AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

Posts etiquetados ‘tenochcas’

NUEVOS RASTROS DE EXTRATERRESTRES EN LA ANTIGÜEDAD

Publicado por Gustavo Fernández en 04-05-2013

Este artículo es apenas una serie de apuntes de mis viajes un poco desordenados, tratando de encontrar alguna hilaciòn antes que se pierdan en la bruma de mi memoria y el polvo de mis archivos, aunque la memoria sea virtual y el polvo, metafórico.
Si una larga travesía se compone de un número inmenso, pero necesariamente finito, de pasos, la construcciòn de una teoría, por universal que fuese, conlleva muchísimos, pero seguramente también finitos, datos. De forma tal que aportaré aquì unos pocos, nuevos quizás, originales, emprolijados mientras ponía en orden mis archivos.

Estas evidencias –en el caso concreto de este artículo- atañen a la antigüedad americana, y en todos los casos su valor, que puede ser relativo y discutible, cuenta por lo menos con el “bonus” a favor de haber sido recogidos por el autor de primera fuente, caminando sobre el terreno mismo.

La dinastía que bajó del cielo

Que presumamos la visita extraterrestre en el remoto –o no tanto- pasado del Anahuac (luego conocido como México) no es ninguna novedad. Que lo fortalezcamos con estos aportes, ya suena a algo distinto.

Un Chimalpopoca, custodio de los restos de Cuauhtémoc, en Ixcateopan

Un Chimalpopoca, custodio de los restos de Cuauhtémoc, en Ixcateopan

Uno de los linajes sanguíneos más antiguos de los mal llamados “aztecas”(1)  que continúa hasta la actualidad es el de los Chimalpopoca. Históricamente, vinculados a las castas gobernantes (una Chimalpopoca era esposa de Cuauhtémoc, el último Huey Tlatoani mexica). Aún hoy, existen Chimalpopoca distribuidos por todo el Eje Central Volcánico mexicano y, de hecho, es una rama de esta familia la custodia de los sagrados restos del mismo Cuauhtémoc, en Ixcateopan.

Iglesia "desacralizada" por el Vaticano en Ixcateopan, donde descansan y se le rinde culto a los restos de Cuauhtémoc

Iglesia “desacralizada” por el Vaticano en Ixcateopan, donde descansan y se le rinde culto a los restos de Cuauhtémoc

Uno puede preguntarse porqué esa pertenencia a un linaje sagrado. Y la respuesta puede estar en la etimología del apellido. El nahuatl –la lingua franca del Anahuac- es un idioma de aglutinación (como la mayoría de las lenguas amerindias, tal como el guaraní avañe-é, por caso) donde nuevas palabras nacen por la agrupación de otras, cada una con significado propio para construir un significado de conjunto. Así, Chimalpopoca conjuga “Chimalli” (escudo), “Popo” (Humo, como en el volcán Popocatepetl –“el cerro que humea”- o “popoxcomi” –el sahumador donde se quema el incienso-) y “Ca” (Gente). Por lo tanto, “gente del escudo humeante”. No puedo dejar de pensar en el típico OVNI lenticular…..

Las enseñanzas de la serpiente emplumada

Aún hoy, la “mexicanidad” que no debe interpretarse como la aficiòn cultural a mariachis, tequila y charros, sino la continuidad del Me-xi-Co ancestral, el “ombligo de la luna” (que eso significa el término), el tiempo en que los mexicas convivìan con los dioses, se transmite en agrupaciones llamadas “kalpullis” (“familia” no en un sentido sanguíneo, sino social y cultural, más cercano a nuestro concepto de “hermandad”). Fui formado años atrás en el kalpulli “Koakalko” (del cual,

Documento de representatividad en Argentina del kalpulli Koakalko

Documento de representatividad en Argentina del kalpulli Koakalko

inclusive, supe ser representante en Argentina, y del cual traje por primera vez a nuestro país uno de sus jefes o “tekutli”, Marco Mazatl) y en charlas profundas con su máximo mentor, Tlakaélel (seudónimo espiritual de Francisco Jiménez, el “Abuelo de abuelos”; Tlakaelel era la menciòn honorífica del máximo consejero del emperador o Huey Tlatoani) llegamos inevitablemente a una revelaciòn que él me hiciera: “La serpiente es sagrada porque es el símbolo del conocimiento que los Ancestros trajeron desde las estrellas”. Le pregunté abiertamente al Abuelo si eso

En el kalpulli Koakalko, con el abuelo Tlakaélel y Marco Mazatl

En el kalpulli Koakalko, con el abuelo Tlakaélel y Marco Mazatl

significaba que él –y sus antepasados- creían en la presencia extraterrestre en la antigüedad, y me respondiò con una sonrisa: “¿acaso puede no ser obvio para alguien?”.
La Serpiente está presente en las prácticas de la Toltecayotl (o Toltequidad: la continuidad del antiguo conocimiento de los Toltecas, palabra cuya traducción significa “sabios artistas”) con el uso de la “vincha”, cinta alrededor de la cabeza o, más precisamente, “ixcoatlmecatl”. Que se descompone en “ixcoatl” (Galaxia, Vía Láctez, por “ix”, bruma, niebla, y “coatl”, serpiente, es decir, “serpiente de niebla”, una forma extraordinariamente poética de llamar a la Vía Láctea en los límpidos cielos de aquél entonces) y “Mecatln”, banda, cinta. Aún más, ¿qué tiene que ver esta “cinta de la Galaxia” en nuestra frente?. Para no olvidar los orígenes.

Uno de mis ixcoatlmecatl

Uno de mis ixcoatlmecatl

Cuando traje a Marco Mazatl en su primer viaje a Argentina, en una entrevista en Canal Once de Paraná

Cuando traje a Marco Mazatl en su primer viaje a Argentina, en una entrevista en Canal Once de Paraná

¿Es necesario aclararlo?. Una de las razones por las que sigo practicando y profundizando la Toltecayotl es por mi íntima convicciòn que entre sus pliegues duermen enseñanzas y técnicas legadas por los hermanos de las estrellas…

Por su parte, don Francisco de San Antón Muñón Chimalpáhin Cuauhtlehuanitzin, descendiente cristianizado e hispanizado de los príncipes de Chalca –regiòn entonces al sur del desaparecido lago Texcoco, dentro del cual sobre islas se levantaba Tenochtitlán- escribió a principios del siglo XVII la historia de su pueblo. No la de los chalcas, llegados a la regiòn alrededor de 1250, sino de los nonohualcas teolixcas tlacochcalcas, llamados después tlamanalcas chalcas y finalmente, por supresión, sólo chalcas.  Su lugar de origen ¿mítico? Se llama Tlapallán, y llegaron al Anahuac después de cruzar “ teohuatl ylhuicoatoyatl”, que se traduce como “gran mar divino fuera del espacio y del tiempo” (¡!). Seamos francos: cruzando el cosmos.

El avatar cósmico

Mucho se ha escrito, mucho más se ha especulado sobre la naturaleza de Quetzalcoatl, y sin lugar a dudas no será éste el lugar idóneo por falta de espacio, tiempo y sobre

Una vista de la "Puerta de Amatlán"

Una vista de la “Puerta de Amatlán”

todo, lucidez para referirnos in extenso a un personaje de importancia fundamental. Sólo acotemos nuestras opiniones a uno de los varios posibles Quetzalcoatl (tantos quizás como “Budas” ha habido), concretamente a Ce Acátl Topilitzin Quetzalcoatl, “nacido” alrededor del año 950 de nuestra era en el poblado de Amatlán, en el estado de Morelos. Quiero evitar aquì extenderme sobre lo que quizás es el aspecto más fascinante de este personaje: los hechos de su historia –como todas, discutibles- tan similares a las que jalonaron al arquetípico Jesucristo. Tanto, que se ha afirmado –en boca de estudiosos responsables- que en realidad son falacias, fábulas sumadas al personaje histórico para sensibilizar el

Al pie de la "puerta de Amatlán", desde hace más de un milenio, se siguen dejando ofrendas...

Al pie de la “puerta de Amatlán”, desde hace más de un milenio, se siguen dejando ofrendas…

corazón de los indígenas y acercarlos más a la Cruz. Es posible. Pero en esa línea, entonces podriamos decir que tantos parecidos de igual tenor entre Jesús y Khrisna pueden permitir afirmar que el personaje judío “copia su historia” del hindú. Lo que también puede ser. Pero me atrae más otra teoría:

Supongamos la existencia de seres extraterrestres no físicos, sino energéticos. Y supongamos que deciden “encarnar” en un cuerpo absolutamente humano para su actividad. Es absolutamente posible entonces que esos “cuerpos”, es decir, esos individuos históricos “repliquen” similares instancias en sus vidas porque, a fin de cuentas, la energía encarnada es de similar tenor…

El punto es que el “nacimiento” de este Quetzalcoatl fue muy especial: apareciò a través de la “puerta de Amatlán”, una puerta en la roca.
Yo he estado allí. No tiene siquiera buen aspecto de puerta; apenas un par de fisuras en el muro de piedra que permiten, con mucha buena voluntad, pensar en una puerta. Por allí apareciò y en una ocasiòn volviòa a entrar y salir cuando la escasez de alimentos entre el pueblo lo obligò a “ir a buscarlo” a otra parte… Y he aquì: esa “otra parte”, supòngo, es una dimensiòn paralela.
Dato no menor: Quetzalcoátl era hijo de Iztac Mixcoátl, dios…. De la Vía Láctea.

Las conchas voladoras

Antigua puerta cubierta de Spondylus, en Pachacamac

Antigua puerta cubierta de Spondylus, en Pachacamac

Tanto en tierras del Anahuac como en las del Tawantinsuyo inkaico se daba especial reverencia y valor a las conchas o vulvas del “Spondylus”, un tipo de crustáceo de fuerte color rojizo. Desde ambas regiones partían expediciones, por tierra o por mar, hasta la altura de Colombia y Ecuador, donde es posible recolectarlas, pues no existen naturalmente en los lugares donde más interés se les daba. Y me he preguntado durante un tiempo porqué tanto valor. Son atractivas, es cierto. Son escasas, es cierto, pero existen innumerabls objetos bellos y escasos como para que en ambas latitudes le den importancia por igual.
En el santuario de Pachacamac, en las afueras de la actual Lima, se halló una puerta cubierta de Spondylus, que guardaba más del mismo y que

En el santuario de Pachacamac

En el santuario de Pachacamac

los defensores, a la llegada de los españoles, defendieron con sus vidas. Y existe incluso una teoría que sostiene que el aspecto “aserrado”, visto en conjunto, de los formidables muros de Sacsayhuaman, son así para imitar el borde aserrado del Spondylus. Y bien, ¿recuerdan a Don Francisco de San Antón Muñón Chimalpáhin Cuauhtlehuanitzin?. Pues bien;en su “Crónica” aclara puntualmente que el cruce de “gran mar divino por fuera del espacio y el tiempo” se realizó a bordo de… conchas voladoras.

La importancia de la concha o caracola en la Toltecayotl es tal, que, llamada "atekokoli", es fundamental para llamar con su son a las ceremonias. Aquí en este altar se le observa junto al "popoxcomi" o sahumador.

La importancia de la concha o caracola en la Toltecayotl es tal, que, llamada “atekokoli”, es fundamental para llamar con su son a las ceremonias. Aquí en este altar se le observa junto al “popoxcomi” o sahumador.

Y les dejo reflexionando.

(1)  Efectivamente, mal llamados así porque el término “azteca” es espúreo, tanto, que la primera menciòn escrita del mismo corresponde a un momento tan tardío como 1801. No eran “aztecas” quienes vinieran de “Aztlán”, la mítica tierra original, ya que de ser así serían, en todo caso, “aztlanecas”. No eran “aztecas” los enemigos de Cortés, los habitantes de Tenochtitlán, que era, precisamente, “tenochcas” y, más genéricamente, “mexicas”.  Su empleo es parte de la “desculturalizaciòn” programada desde el fondo de las edades: como en el caso de los “tobas” (en realidad, “Qöm”, porque “toba” significa salvaje”) y “Comechingón” (en puridad, “henia-kâmiare”, ya que “comechingón” significa despectivamente “vizcacha”) en nuestro país.

Publicado en Arqueología Revisionista, Contacto Extraterrestre, Indigenismo, Investigación OVNI, Ovnilogía, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 Comments »

24 IMÁGENES PARA LAS COINCIDENCIAS SIGNIFICATIVAS, o cuando la suma de las casualidades hace a la Causalidad

Publicado por Gustavo Fernández en 27-10-2010

Debo reconocer que durante mucho tiempo tuve una particularmente resistencia a Facebook. Y en algún punto, la sigo teniendo. Comprobar que masas crecientes de personas llegadas hace poco al uso de las computadoras parece conocerle sólo dos empleos al aparatito:  Facebook y el Messenger, que tantos siguen llamando, erróneamente, “chat”. Ignorando todas las otras aplicaciones (útiles e inútiles) que tiene la maravilla digital, mucha gente sólo sabe comunicarse (y enterarse) a través de ellos. Ya me está hartando la gente que encuentra uno en el camino y que, al darles mi direcciòn de email, gusfernandez21@yahoo.com.ar me responden algo así como “¡Ay, qué pena!. Yo tengo Hotmail…” y allá voy explicando que el correo electrónico no es el Messenger… pero no era éste el fin del artículo.

El punto es que debatiendo con mi amigo Quique, nos dijimos que si queríamos llegar a un público poco habituado a la revista digital, al blog y a las listas de correo, teníamos que presentarnos en sociedad, en el FB. Lo hicimos. Pero –nobleza obliga- para descubrir que también pueden surgir ideas interesantes.

De eso trata esta nota.

Pues en el ida y vuelta que seguramente ustedes conocerán mejor que yo, con algunos amigos que hurguetearon en mis álbumes de fotos comenzamos a descubrir interesantes analogías. De lo posteado, debatido, comentado en esos días va este trabajo, sencillo pero no por ello menos emotivo homenaje a la gente que me sigue en el Facebook y son, de alguna forma, copartícipes necesarios, no de un delito, sino de estas observaciones.

Se trata más bien de un ejercicio de la imaginación. Subir algunas imágenes, casi todas de mi cosecha personal (a años luz de aquél nostálgico libro de Erich Von Däniken titulado “Mi mundo en fotos”) y establecer analogías que ustedes considerarán de algún interés. O no.

El sitio arqueológico de Las Pilas guarda una originalidad que, a la luz de las comprobaciones que he efectuado y reflejado en este trabajo, no es menor: es el único punto de la dilatada geografía mexicana -y de sus variopintas culturas y naciones- donde los enterratorios humanos, sean muertos en batalla, sacrificados -a estar de la historia oficiosa académica-, víctimas de accidentes o enfermedades, etc., no lo son en posiciòn fetal, ni a lo largo, ni en cuclillas. No. Aquí, y solo aquí, los restos son sepultados en posiciòn de loto. ¿Acaso no es esto muy significativo?

 

Tomé esta fotografía en Xochitecátl, un sitio arqueológico en México principalmente dedicado a cultos femeninos. ¿Observaron el parecido de esta efigie con los “moais” de la Isla de Pascua?

 

Sigo sumando coincidencias. La foto de la izquierda, proporcionada por mi amiga Cris Elola, muestra a su hija, Evelyne, haciendo una postura de Yoga conocida como “saltamonte rematado” (no me digan nada a mí; ése es el nombre…). La de la derecha está tomada en el Museo de Arqueología e Historia en el DF, y se trata de una estatuilla olmeca, de unos dos mil quinientos años de antigüedad…

 

 

 

Continuando con las coincidencias significativas…. Las cuatro primeras imágenes son de representaciones asirias. La última, la obtuve en el Museo de Sitio de Chalcatzingo, México (más precisamente, en la zona ea la que me referi en el último número de nuestra revista digital, en el trabajo “El corazón energético de México”)

 

 

 

 

 

 

 

A la izquierda, una representaciòn de Astarté asiria. A la derecha, talla ignota en Xochicalco, México.

 

El octógono tiene un valor simbólico fundamental -y conocido- entre los chinos. Pero, ¿qué hace en la iglesia del Tepeyac, en México, donde se apareciera, supuestamente, la virgen de Guadalupe, y en la cúpula de la misma basílica?

Museo de Anrqueología e Historia, México, DF. Una talla, quizás zapoteca, con un sujeto sentado dentro de “algo” donde la cabeza de pájaro sugiere la idea de vuelo…

…. y otro, al comando de…. ¿un dragón?

Mismo museo, Talla olmeca. ¿Un monje chino?

¿Un luchador de Kung Fu?

Talla zapoteca. Un ser saliendo de unos discos concéntricos…

Comparar con la imagen inferior de estas pinturas rupestres en Tassili N’Ajer, en el Jabbaren sahariano…

Mejor contrastadas aquí para su reconocimiento.

Dicen los téxtos yóguicos que Kundalini es “una serpiente que duerme, enroscada en la base de nuestra columna vertebral, tres veces y media“…

Miren el símbolo. Pero mírenlo bien. Es Ollin, representaciòn del continuo movimiento cíclico del Tiempo y el Espacio, entre los olmecas. Mírenlo. Y díganme si no ven el Tao, el Pakua, el símbolo del Yin y el Yang….

Entre los tenochcas, el símbolo del “Dador de Vida”. Puede ser. Yo veo un espermatozooide.

 

 

Y lo que viene ahora, en fin….. me ha dejado pensando largamente y no tengo una idea clara. Estamos en Monte Albán, Oaxaca, bellísimo Oaxaca, México. Monte Albán, nombre que, sin duda, no es el original de esta perdida ciudadela zapoteca. Todos sus edificios se encuentran correctamente alineados longitudinalmente en la plazoleta, perdida entre las nubes de la cumbre de la montaña. Todos, menos uno. Un templo, casi fortificado, que greita su esoterismo y que, además y como se ve en esta captura con el Google Earth, tiene una particular configuraciòn pentacular. El pantáculo, hermético símbolo omnipresente… Dejo a ustedes aportar teorías, interpretaciones, especulaciones.

Aquí, todas las imágenes que capturé en Monte Albán, Oaxaca

Publicado en Arqueología Revisionista, Contacto Extraterrestre, Esoterismo, General, Libros en Venta, Ovnilogía Esotérica | Etiquetado: , , , , , , , , , | 3 Comments »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 867 seguidores

%d personas les gusta esto: