AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

Posts Tagged ‘Sergio Chorro’

EL EXTRAÑO LEGADO DE UN MILLONARIO ESOTÉRICO

Posted by Gustavo Fernández en 18-06-2017

No tengo problemas en reconocer todo lo que me falta por aprender en la vida. Por eso, cuando mi entrañable amigo Sergio Chorro Rocamora dijo aquello de “Tendríamos que ir a Sintra”, enarqué una ceja, curioso. Era la primera vez que escuchaba ese nombre.

En Sintra

Habíamos llegado a Lisboa con nuestras familias el día anterior, y descansábamos, relajados, tomando un oporto –qué otra cosa beber si se está en Lisboa-, mientras mirábamos el intenso ajetreo de la gente que iba y venía en esa agradable noche de abril por la Avenida Da Liberdade, a pasos del Teatro Tívoli.  Nuestro viaje al territorio lusitano fue casi una escapada al viejo estilo sesentista, subir al auto, poner una meta y ya, sobre la ruta, ver qué íbamos encontrando.

Como dije, ni idea tenía de la existencia de Sintra. Así que comencé a googlearlo, cuando Sergio me agrega: “creo haber leído por ahí que hay un lugar con mucho simbolismo que seguramente te interesará”.

Y vaya si me interesó. Sorprendido (si al mejor cazador a veces se le escapa la liebre, a mí se me había escapado una tortuga) vine a descubrir que a media hora de donde estaba sentado en ese momento, disfrutando una copa de ese vino dulzón y “fortificado” que era ese Ramos Pinto Tawny de 10 años, no sólo nos esperaba un pueblito paradisíaco, declarado “Patrimonio de la Humanidad”. Nos esperaba un reservorio de conocimientos esotéricos.

Al día siguiente ya caminábamos sus callejuelas. Derramándose sobre las sierras frondosas de árboles y no lejos del mar, Sintra es un poblado de ensueño, de abigarradas casonas de tres y cuatro pisos pintadas sus fachadas de vivos colores. Y allá arriba, subiendo una empinada colina, aguardaba la Quinta da Regaleira.

La historia parece sucinta.

Antonio Carvalho Monteiro, De Husond – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4024463

Sintra, una villa hermosísima de unos treinta mil habitantes a poco menos de treinta kilómetros de Lisboa, guarda numerosas construcciones de tipo renacentista y arquitectura “manuelina”. Pero el Palacio da Regaleira, edificaciòn principal de la “Quinta da Regaleira”, es relativamente reciente (comenzó a construirse en el año 1892) por parte del millonario Antonio Augusto Carvalho Monteiro, excéntrico hombre de negocios, nacido en Brasil de familia acaudalada y radicado en Portugal desde donde dirigía sus numerosos negocios (maderas, café, etc.) con su patria de origen.

Nace en 1848 y fallece en 1920, y a sus numerosos intereses rosacrucianos, masónicos, alquímicos y templarios se deben los excéntricos edificios y secretos de la Quinta que visitamos. Incidentalmente, permítaseme señalar como este profundo conocedor del Hermetismo (en efecto, Carvalho Monteiro no fue simplemente un “diletante” de lo esotérico sino un aplicado estudioso y experimentador del mismo)  dejó “señales” simbólicas no sólo en el camino de su vida sino más allá también: en efecto, el portón principal de acceso al Palacio da Regaleira se abre con la misma llave que su tumba, ubicada en el Cementerio Dos Prazeres,y que su palacio en Lisboa, sobre la Rua do Alecrim.

El Pozo Iniciático, visto desde el exterior

De sus prácticas alquímicas hay registro de un laboratorio que Monteiro había dispuesto en la torre octogonal del Palacio. De sus otras filosofías, numerosos símbolos accesibles a la observación y al experimento, que señalaremos a continuación.

 

La Torre Iniciática

La idea de “torre” es un tanto equívoca, por lo cual también se le conoce como “el pozo iniciático”. Tiene 33 metros desde el fondo a la cima, y dos terceras partes se hunden en la tierra. Presenta nueve rellanos, posiblemente emparentados con los nueve estadíos de la divina Comedia, y se trata de una profunda horadaciòn dentro de la cual desciende una cómoda escalera en espiral, cono baranda sobre el vacío, presentando en el fondo una Rosa de los Vientos sobre una Cruz Templaria. Por sobre la superficie, el tramo exterior es disimulado con rocas a semejanza de una pequeña colina, y el acceso a la misma presenta dos magníficas puertas – trampa de piedra, una deslizante –de manera lateral- y otra giratoria. Ambas hoy inutilizadas, se nos ocurre que debe haber sido sencillo manipularlas simplemente cubriendo el sueño de aceite o grasa.

Puerta de piedra deslizante

La razón de ser de éstas es evidente: se cerraba así el acceso durante la realización de ciertos rituales en ese pozo “iniciático”. Hay quienes hablan de rituales “masónicos”, pero sospecho más bien ceremoniales mágicos. Es interesantísimo descubrir que al fondo se abre un corredor que se pierde en un intrincado laberinto tallado dentro de la roca viva, con salidas detrás de cascadas artificiales o por detrás de balcones de playones ceremoniales a distintos niveles, porque todo el conjunto de La Regaleira está edificado en una verdadera colina extremadamente boscosa, con lo cual construcciones como este Pozo permite aprovechar distintos e intrincados niveles de acceso.

A medida que avanzábamos en nuestro relevamiento, se nos hace evidente que como parte de los ceremoniales allí llevados a cabo el perturbar y alterar los sentidos físicos o la percepción de la Realidad era parte preponderante. Cito dos ejemplos: uno, una “fuente”, aún útil –con agua en su interior- a un lado de una de las aras ceremoniales. A simple vista, la superficie del agua parecía estar a unos diez centímetros del borde de la misma. Pero –repetimos la experiencia varias veces- evidentemente la geometría de la fuente y el uso de colores de distintos materiales hacía que uno tuviera que bajar unos treinta centímetros la mano hasta realmente poder tocar el agua. Otro efecto apasionante, cuando buscábamos la salida de unos de las galerías laberínticas, encontramos, casi a la salida misma, unas banquetas talladas en la roca. Nos sentamos, disfrutando lo que frente a nosotros parecía un ventanal de alucinada geometría y (supusimos) un doble vidrio repleto de agua en

Palacio da Regaleira

su interior. La sensación era estar viendo desde el interior de un acuario. Y la sorpresa fue que, al salir y observar ese ventanal desde fuera, éste presentaba un sencillo vidrio que en nada explicaba la ilusiòn percibida anteriormente.

El “juego” con las ilusiones sensoriales no es ajeno al propio espíritu de la práctica ceremonial mágica, ya que, precisamente, ilustra sensorialmente el principio que “el Mago crea una Realidad a su albedrío”. No se trata de autoengañarse, de hacer creer a otros que esas ilusiones visuales “sean” Magia. Es como cuando los Magos de todas las épocas manipulaban el entorno arquitectónico para generar “ilusiones” visuales, auditivas, cinestésicas. Así como cuando el Chamán, para liberar a la persona enferme de su mal, entiende que debe “escupir” un insecto, el cual tendrá en la boca mientras “succiona” la enfermedad (en puridad, la componente de negatividad en el plano astral que en lo físico se expresa como “enfermedad”) frente a lo cual el antropólogo “erudito” cree que ese chamán engaña a sus “clientes”, haciéndoles creer que el insecto escupido “es” la enfermedad (y una vez más, eso no

Jardines

es lo que el Chamán trata de hacer creer, sólo atraer, por aquello de “lo semejante atrae lo semejante” la “miasma astral” que se manifiesta como enfermedad hacia el cuerpo astral de un insecto, molusco o lo que sea, cuerpo astral de poca evoluciòn como su expresión biológica), el Mago que manipula sensorialmente las “ilusiones de la percepción” sabe que el órgano sutil de ver Más Allá debe entrenarse quitándole –quitando a su poseedor- de la Realidad ordinaria. Y una de las maneras de lograrlo es “perturbar” la percepción de esa Realidad.

Saliendo del laberinto, el ventanal “efecto pecera”

Volvamos al Pozo Iniciático. Los practicantes trabajan –según el objetivo a alcanzar- en dos niveles: uno Ascendente y otro Descendente. En el Ascendente, el iniciado penetra al atardecer desde los jardines, con ojos vendados tiene que encontrar al tacto el camino dentro del laberinto hasta la base del Pozo. Allí es descubierto y participa de la Ceremonia, a la luz de una Luna (o un Sol, dependiendo de la ceremonia y por ende, la fecha) que se centra con el abierto orificio, allá arriba. Y para otras ceremonias, Monteiro había dispuesto un símil metálico de rama de árbol que permitía hacer pender una luminaria en el centro de la abertura, allá arriba. Luego, ascendía por la escalinata hacia el Cenit para salir al mundo de todos los días.

Pero la práctica Descendente era la más peligrosa, en términos físicos y en términos espirituales. Pues entraba al Iniciado a descender a su propio infierno y a los estratos más bajos del universo espiritual. Se ingresaba por la parte superior, cerrándose la puerta a sus espaldas –claro mensaje simbólico de “ya no puede volverse atrás” y el sujeto

El vidrio de la “pecera” desde el exterior

descendía hacia las profundidades y por ende las oscuridades. Pero a lo largo del camino, en veintitrés nichos, le esperaban agazapados otros iniciados con enigmas que tenía que superar, con obstáculos a sortear. Al llegar al fondo, le esperaban para, luego de la ceremonia, venderle los ojos y arrojarle al interior del laberinto, del que tenía, a la inversa, que buscar la salida a la luz de un Sol que amanecía.

La Quinta da Regaleira presenta varias Aras Ceremoniales, creados con todo primor, desde su orientación espacial –que permitía seguramente en fechas calendáricas dadas (solsticios y equinoccios) hacer coincidir el Sol naciente con el centro de las mismas- como el detalle de su construcciòn, empleándose calcita cuarcífera, verdadera joya geológica que refulgiría al sol del amanecer. Y dotándole, a estar del conocimiento de la llamada Gemoterapia, de propiedades vibratorias energizantes de las acciones allí llevadas a cabo.

La capilla desde el coro

Tiene también su propia capilla cristiana. Pero, ¿no es un contrasentido una capilla cristiana entre tanto Esoterismo?. Para la mirada del Vaticano y los católicos romanos, seguramente sí. Para la mirada cristiana gnóstica de Monteiro, definitivamente no. Ningún esoterista de cuño ha dejado (ni dejará) de honrar el vasto conocimiento durmiente en el llamado Cristianismo Esotérico cuando, aún más y dada la filiaciòn Templaria, si no de los saberes, por lo menos de los afectos, de este millonario, es esa Orden de Caballería el mejor reservorio de aquél.

Pero la capilla reservaba otros misterios. Debajo de la nave central (por otro lado, con el suelo orlado con un mosaico de un “urbe et orbis” muy interesante) se descendía a otro recinto, con su propia ara perfectamente alineada con el altar de la parte superior y el suelo cubierto de mosaicos alternativamente blancos y

Frente de la capilla

negros (el embaldosado masón, donde caminar sobre baldosas blancas y negras simboliza como en el andar de la vida pasamos de la luz a la oscuridad y de allí a la luz, sucesivamente). Esto significa que, por caso, mientras en la parte pública, “exotérica” se estaba celebrando una misa, en la parte inferior, “esotérica” se llevaba a cabo otro ritual que, al ser simultáneo y “conectado” con el superior, tomaba la energía de éste para multiplicarse.

El recinto subterráneo de la capilla

No es menor el hecho que este recinto subterráneo tenía otra salida, en diagonal y subterránea, que se alejaba de la capilla para emerger en…. Un cruce de túneles laberínticos transportadores de agua.

Es difícil detenerse en lo que cada uno pueda considerar más enigmático o sugestivo de este lugar, de manera que cerraré exponiendo tres comentarios, tes observaciones (en realidad, dos observaciones en el terreno y una reflexiòn) brindándole al lector, como hiumilde criterio, destacar aquerllo que en lo personal me enseña algo más que no haya sabido antes sobre los conocimientos esotéricos.

Primera observaciòn: llegando a la cima de la colina, existe una gigantesca roca, quizás un peñasco rodado en tiempo inmemorial de un lugar más elevado. Pero lo interesante es que ese peñasco -calculo, no menos de una veinte toneladas- está ubicado sobre una plataforma artificial. No la supongo

La roca de referencia

exageradamente antigua; tiene mortero y cal en su construcciòn, por lo cual seguramente es otro de los trabajos del excéntrico milonario. Pero la pregunta es: ¿para qué tomarse el trabajo de elevar, aunque más no fuera unos coincuenta centímetros, semejante mole en el lugar (para lo cual habría que haber movilizado hasta esa altura y sitio tan incómodo, maquinarias y personal de trabajo) sólo para hacer una plataforma y volver a depositar el peñasco

Maravilloso ara ceremonial en jardines de la Quinta, con sus dos obeliscos masónicos y simbolismo para Iniciados

sobre ella?. Mi opiniòn: Monteiro sabía que ese peñasco tenía valor ancestral, quizás un sitio de valor menhírico (de “menhir”) de pueblos primigenios (recordemos que la primitiva poblaciòn de Sintra fue de origen celta) y debías permanecer allí, como una aguja de acupuntura, para determinado efecto, debe tocar un punto y sólo ese punto de los meridianos energéticos de nuestro cuerpo.

Segunda observaciòn: La capilla, con todo su extraño simbolismo, está consagrada a… San Antonio de Padua. Otra vez San Antonio, patrono de la particular capilla y el pueblo de Capilla del Monte y de Piriápolis. ¿Hay una ruta de San Antonio de Padua a través del globo que identifica lugares que, detrás del velo católico, encierran secretos herméticos?. Y la reflexiòn: Monteiro en Sintra, Odilo Estévez en Capilla del Monte, Francisco Piria en Piriápolis… ¡y todos trabajando en la misma época, simultáneamente!. ¿es casualidad?. ¿Integraban todos ellos -y seguramente otros que iremos descubriendo- la misteriosa pero pwersistentemente poderosa Orden de los Caballeros de Heliópolis?.

Capas de calcita cuarzífera cuidadosamente dispuestas en el ara ceremonial

Algunas personas suponen que este interés metafísico de estos personajes (todos prósperos millonarios, pero -cabe destacar- no millonarios de cuna sino “self made men”, de hecho y por lo menos dos de ellos, de cuna verdaderamente paupérrima- ) es sólo una curiosidad circunstancial. Estoy convencido, por experimentaciòn propia, que los conocimientos que detentaban eran fundamentales y funcionales a la prosperidad que alcanzaron, verdadera herramienta para modelar su Realidad. Y me quedo pensando en cuántos entusiastas estudiosos de estas disciplinas, siguen penando en un mundo de infortunios cryendo que su búsqueda espiritual es necesariamente conflictiva con su prosperidad material, la que nunca se dan la oportunidad de alcanzar…

 

 

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo, Política y Esoterismo, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | 3 Comments »

EL SUBLIME ROMPECABEZAS DEL SANTO GRIAL

Posted by Gustavo Fernández en 12-06-2012

“Los Templarios vociferaban su presencia, su paso y su mensaje a través de un camino de espirales que comenzaba en París, hablándonos de un secreto vinculado al Conocimiento y la Sangre. Yo tengo la absoluta convicción que este Secreto era propiedad de los Cátaros, quienes lo recibieron de sus relaciones con las dinastías Merovingias, y tras el exterminio de los primeros fueron los Templarios los encargados de conservarlo quizás siendo esto parte de la precipitación de su propia caída. Seguiré en un futuro tras los rastros del “después”.” En cuanto al Grial (que, por donde pasa, deja señales en forma de velloncinos de oro, vírgenes negras e historias de inframundo), ese secreto habla por un lado de la Sangre de Jesús; su descendencia, tal como sostiene la “historia revisada” tan de moda gracias (o a pesar de) “El Código Da Vinci”. Y de Conocimiento: cómo era, cómo debía profesarse y practicarse el Cristianismo original, más cerca del Budismo que del Catolicismo. ¿Olvidaremos que los cátaros, que se llamaban en realidad “buenos cristianos” (uno de las interpretaciones de la  expresión “cátaro”, aunque sorprenda, es despectiva, y remite, en provenzal, a la calumnia de sus enemigos que afirmaban que los “albigenses” (como también se les conocía) besaban el ano de un gato, lo que hace eco todavia en la partícula “cat”. Otra interpretación, más romántica, la aproxima a un término en griego que significaría “perfectos” término éste con el que, después de todo, se nombraba a quienes trascendían la vida mundana dentro de la colectividad). Reencarnaciòn, pacifismo, matriarcado y vegetarianismo serían sus cuatro principales pilares. (del autor, en este mismo artículo)

 
 RECOMENDACIÓN IMPORTANTE: Hay un orden de lectura de trabajos previos que sugerimos para un mejor aprovechamiento de este artículo. A saber:

“Templarios y Gnósticos de Palestina a la Patagonia: la pista francesa”

“El idioma de los ángeles”

“El Grial de la Búsqueda”

“Venas del Dragón: ¿Camino de los ángeles”

“La extraña tumba de un asesino de Cátaros: la marca de la Diosa”

“La pirámide de cristal del Louvre: ¿Marca del Anticristo o mensaje al futuro?”

             Sergio se recostó relajado en el sillón mientras miraba, vaya a saberse buscando qué, en el fondo de su copa, donde el cognac (cuando todavía podía llamarse así y no “brandy”) “Terry” de 1943, verdadera delicia arqueológica –si tal maridaje fuese posible-  reflejaba con sus matices de caoba la tenue luz de las velas que nos rodeaban. E insistió, inclinándose hacia mí:

–         Tienes que ver ese caracol, Gustavo. Hay allí alguna señal, algún acertijo que se nos escapa.

 Acabábamos de cenar algo informal (apenas unos trozos de jamón ibérico, queso curado de cabra con almendras, unos espárragos “cojonudos” de Navarra, unos bonitos del norte en aceite de oliva y otras olivas, pero de Cieza) en la terraza de su hogar en Murcia, apenas a la luz de algunas velas y el pálido reflejo lejano de las luminarias de la calle. Nuestras damas se habían retirado a descansar y estábamos empeñados en un meduloso y por momentos bizantino debate sobre los temas que nos hermanaban y apasionaban: cátaros y templarios, Esoterismo y el simbolismo del Grial. Hacía pocos días que habíamos llegado a España y si bien ya acumulábamos muchos kilómetros y hallazgos, no había comenzado a ordenar en mi mente los datos que me permitieron, tiempo después, “conectar” algunos descubrimientos.

            De modo que, cansado del trajín de ese día y disfrutando la espirituosa bebida, mi perezoso cerebro quizás no interpretaba el entusiasmo de mi amigo. Era bueno estar allí, en la templada noche de primavera, disfrutando la amistad y el placer de estar vivo. Levantarse bien temprano para partir raudamente rumbo a Caravaca, el pueblo de la cruz milagrosa, no entraba en mis planes y me parecía un esfuerzo innecesario, aún más cuando luego deberíamos seguir viaje a Cartagena. Cartagena, el puerto de fenicios y romanos, de cartagineses y griegos, el puerto deseado por las tropas napoleónicas, el de la mirada que se pierde en el desierto africano, no visto pero hacia allí, hacia el horizonte, intuido.

Puerto de Cartagena. Mariela ante los dos pilares muy egipcios que reciben a lols navegantes y con clara connotaciòn masónica.

Puerto de Cartagena. Mariela ante los dos pilares muy egipcios que reciben a lols navegantes y con clara connotaciòn masónica.

Anfiteatro romano en Cartagena

Anfiteatro romano en Cartagena

        Pero esos son los momentos en que se impone la educación familiar y, cómo no, se tiene la cortesía de complacer a un anfitriòn tan cortés, y especialmente tan sibarita, como mi buen amigo. De modo que acepté y me resigné a una brevísima noche de descanso para partir al amanecer. Pero me costó conciliar el sueño: de pronto, comencé a recordar otros caracoles que habían merecido mi atención.

Saliendo de la bahía de Cartagena, nidos de ametralladoras y cañones de todos los tiempos. Doblando el peñón, los "bunkers" de submarinos.

Saliendo de la bahía de Cartagena, nidos de ametralladoras y cañones de todos los tiempos. Doblando el peñón, los “bunkers” de submarinos.

 El laberinto en espìral

             Ya en mi artículo “El Grial de la Búsqueda” establecí claramente la relaciòn entre las trece ocas de la catedral de Barcelona , el plano de París y los templarios. Este deambular por la vieja Europa estaría plagado de huellas templarias tan significativamente simbólicas, y por lo tanto esotéricas, con grialescas connotaciones, donde sólo la lectura en perspectiva permitiría ir articulando las piezas de este rompecabezas.

             Seguimos, bajo la guía de Sergio Chorro, sumando “espirales”. Como la de la catedral de Murcia, donde en el paso de la sacristía a la nave central puede observarse, en el cielorraso, esta espiral:

Espiral en el cielorraso de la catedral de Murcia

Espiral en el cielorraso de la catedral de Murcia

Sobre el altar de la catedral de Murcia. Ecos del símbolo de la "Policía Astral"...

Sobre el altar de la catedral de Murcia. Ecos del símbolo de la “Policía Astral”…

Y por si alguien cree que es apenas una rareza arquitectónica sin otro significado, ahí está la imagen bajo la pila de agua bendita, con un caracol en espiral a sus pies:

Obsérvese el caracol al pie de la talla

Obsérvese el caracol al pie de la talla

Pero todo suma. Murcia es conocida por sus danzas en espiral. Danzas en Semana Santa, una escenificación sacral de Cristo como “Dóminus Daedali”. Éstas son alegorías de puertas hacia el Paraíso, laberintos protectores de Cristo o caminos-laberintos hacia la salvación espiritual. Son ejecutadas por los “armaos”, personas disfrazadas de soldados romanos, y se llaman “danzas del caracol”. En tanto que la espiral simboliza el camino hacia el Más Allá, y las pruebas que el espíritu probo debe superar para llegar a la Iluminaciòn en la vida material y la Unidad con el Todo en el plano metafísico, estas danzas son una alegoría del camino espiritual del Cristo.

Danzas en caracol

Danzas en caracol

            Si la espiral es un símbolo de la Transmutaciòn Ascendente del espíritu, los círculos concéntricos son un símbolo de la Unidad con el Todo, de la identificación de lo Microcósmico –el punto central- con el Macrocosmos –la circunferencia exterior: “dios es un círculo cuya circunferencia está en todas partes y su centro en ninguna”. La cita es de Descartes, si no me equivoco). Eso explica que en Oriente, los “mandalas” fueran lisa y llanamente instrumentos de meditaciòn para superar las limitaciones del Ego, y que en Occidente, en una umbría ignorancia sólo superada por élites, las masas fueran inducidas a una “despersonalizaciòn instintiva” al someterlas al efecto “mandálico” de los rosetones de las catedrales. Y recordemos que fue en la catedral de Murcia donde observé esa imagen de un “peregrino de Compostela” pero con el corte de pelo de los reyes merovingios (ver “El arcano misterio de un cura millonario”). Los Templarios vociferaban su presencia, su paso y su mensaje a través de un camino de espirales que comenzaba en París, hablándonos de un secreto vinculado al Conocimiento y la Sangre. Yo tengo la absoluta convicción que este Secreto era propiedad de los Cátaros, quienes lo recibieron de sus relaciones con las dinastías Merovingias, y tras el exterminio de los primeros fueron los Templarios los encargados de conservarlo quizás siendo esto parte de la precipitación de su propia caída. Seguiré en un futuro tras los rastros del “después”.

El rosetón de las catedrales góticas como "mandala"

El rosetón de las catedrales góticas como “mandala”

             Pero la cuestiòn no se agotaba con las danzas, o el caracol en el techo, o al pie de la pila: en el mismo patio de la Facultad de Letras de la Universidad de Murcia –que al día siguiente de esta fotografía me vería dictando en sus claustros la conferencia que allí me concitó-  alguien, con conocimiento de causa (o no, sólo una hoja arrastrada por el viento de las sincronicidades) decidiò que el amplio suelo mostraría este símbolo:

Espiral en la Universidad de Murcia

Espiral en la Universidad de Murcia

 En Caravaca

             Ya en el trabajo “Venas del Dragón: ¿Camino de los Ángeles?” hablé del enigma de la Torre templaria en las Fuentes del Marqués, junto al río Argos, y del templete de Caravaca, así como de la anécdota con el cura del lugar. De modo que permítame el amable lector centrarme en lo que me interesa señalar: los acertijos encarnados en la propia iglesia de Caravaca.

Frontispicio de la iglesia con pirámides

Frontispicio de la iglesia con pirámides

      Podría señalar, quizás como el menos significativo, la rica simbología de su frontispicio; sin ir más lejos, esas pirámides perpendiculares a la fachada y dispuestas en forma regular. ¿Por qué considero importantes esas “pirámides”?. Porque las creo una “marca de cantera” típicamente egipcia, como egipcia en la cuna de esos obeliscos en el puerto de Cartagena, y egipcia la raíz de las Vírgenes Negras, ya que éstas son trasposiciones de cultos a Isis. Y porque estando probada,. como referiré en otro trabajo, la relaciòn entre la iglesia copta egipcia y la cristiana primitiva irlandesa con fuerte componente celta, todo a espaldas de Roma, son por esas mismas razones el contexto documental donde el Grial, como Conocimiento, debe ser rastreado.  Pero prefiero enfocar la atención en estos dos detalles:

Caracol en voladizo

Caracol en voladizo

            Otro caracol, otra espiral, en un volado de un techo interno y de menor importancia que da al atrio. O no tan menor, pues a su inmediata izquierda –como marca de reconocimiento- señala la presencia de una extraña habitación circular, a la que es muy difícil acceder, y cuya finalidad es desconocida. Nada explica su presencia. Apenas tiene una pequeña ventana y en ninguna parte aparecen indicaciones sobre su funciòn o razón de ser. Y es aquì donde debo remitirme a otro amigo y compañero de estos caminos, el ya citado Josep Bello.

Desde el atrio, la habitaciòn circular

Desde el atrio, la habitaciòn circular

             Cuando  visitamos Vilajüiga y nos alojamos en su casa, comenzamos a desandar el apasionante recorrido de decenas de misterios en unos pocos kilómetros a la redonda. En efecto, tomando como centro de operaciones en bucólico pueblito de unos mil habitantes, con el buenazo de Josep viajamos hasta el Cap de Creus, donde los Pirineos se arrojan en brazos de la mar; Cadaqués, retiro de ese loco lindo que fuera Salvador Dalí, Port de la Selva, donde la luz angelical del sol mediterráneo nos recibiò en ese tranquilo pueblito de la Costa Brava para almorzar distendidamente, Empurias, donde pudimos darnos el solaz de un día de mar y playa, las ruinas de Empuries, donde junto a la amiga Fina Sánchez recorrimos un lugar que nos dejó maravillados. Pero, muy especialmente, el castillo de Quemançor, el monasterio de San Pedro de Rodas…. Y el enigma del monte Pani y la “curva de la muerte”, pero de eso hablaré en otra nota.

En Cap de Creus

En Cap de Creus

En Port de la Selva

En Port de la Selva

Iglesia, quizás románica, de Vilajuïga

Iglesia, quizás románica, de Vilajuïga

             Vilajüiga (qué extraño me resultaba que un pueblito tan mínimo pudiese existir desde tiempos medievales), “Villa Judía”, que tal su gentilicio, es parte del Camino de Santiago con su iglesia y un castillo en ruinas al cual ascendimos, Quermançor. De él se dice que tiene túneles secretos que llevan a cuevas ignotas donde una “cabra de oro” (según otras versiones, una “oveja de oro”, y aquì la inevitable vinculaciòn con el “velloncino de oro” argonáutico –ver “El idioma de los ángeles”– me estaba advirtiendo que tras las leyendas se esconde otra cosa) me permitía clavar otro alfiler en el mapa para reflexionar después. Pero, sin duda –cuando menos, así lo veo yo- esa leyenda es un guiño críptico al futuro para perpetuar en el canto de trovadores y juglares (luego, en el cuento de sobremesa de abuelas y tíos) un saber ancestral: el Grial pasó por allí. Y voy por más: por donde pasa el Grial, hay Vírgenes Negras e historias de inframundos. Creo que ambas, las Vírgenes Negras y las historias de mundos subterráneos, son transposiciones semióticas del recuerdo de un matriarcado original, de una Diosa Madre, de un cristianismo hermafrodita que actualiza hace dos milenios el poder de la energía femenina (y por eso la compulsión maníatica de la Iglesia de Roma es descastar a la mujer como género, a la Magdalena como individuo, y “someter” el culto mariano a ser un mero “escalón intercesorio” con Jesús, Dios y el Espíritu Santo que, como se sabe, son bien machitos.

Marca del Camino de Santiago en la iglesia Sant Feliú, en Vilajuïga

Marca del Camino de Santiago en la iglesia Sant Feliú, en Vilajuïga

Castillo de Quermançor

Castillo de Quermançor

 Deténgase el lector un momento, para ordenar algunas ideas pues no deseo confundirle, pero la interpretación del mensaje no es sencillo, simplemente porque sólo quien tiene ojos para ver, verá. Dije que para mí, el Grial es un Secreto de Conocimientos y de Sangre. De la Sangre de Jesús;: su descendencia, tal como sostiene la “historia revisada” tan de moda gracias (o a pesar de) “El Código Da Vinci”. Y de Conocimiento: cómo era, cómo debía profesarse y practicarse, el Cristianismo original, más cerca del Budismo que del Catolicismo. ¿Olvidaremos que los cátaros, que se llamaban en realidad “buenos cristianos” (uno de las interpretaciones de la  expresión “cátaro”, aunque sorprenda, es despectiva, y remite, en provenzal, a la calumnia de sus enemigos que afirmaban que los “albigenses” (como también se les conocía) besaban el ano de un gato, lo que hace eco todavia en la partícula “cat”. Otra interpretación, más romántica, la aproxima a un término en griego que significaría “perfectos” término éste con el que, después de todo, se nombraba a quienes trascendían la vida mundana dentro de la colectividad). Reencarnaciòn, pacifismo, matriarcado y vegetarianismo serían sus cuatro principales pilares.

 Pero regresemos a la habitación circular de Caravaca, que de ella estábamos hablando. ¿Porqué ese salto a Vilajuïga?. Porque en el monasterio de San Pedro de Rodas, que visitamos, existe una igual. Y Josep Bello nos cuenta de la misma, copiando el texto de un mail reciente: “Pues bien, esta alarma es referente a otra habitación circular encima de la iglesia de Sant Pere de Rodes. ¿Recuerdas el folleto que cogimos a la entrada de la visita? Me diste uno. ¿Conservas el tuyo (No, no lo conservaba, y Josep tuvo la amabilidad de escanearme el que estaba en su poder, del cual reproduzco un fragmento) ?. En la página en que explica el (18) Deambulatorio Superior, al final del párrafo, dice: “…Al lado de las escaleras del final de la girola, encontramos el acceso a una pequeña cámara circular, hoy llamada Capilla de Sant Martí, que habría hecho las funciones de sacristía de la capilla de Sant Miquel.”. ¡Es la habitación que a mí me produjo “claustrofobia” hace muchos años, y que tanto afectó a mi mujer el martes siguiente a tu visita! (Aquí, Josep nos remite a un comentario que nos hizo durante nuestro viaje, en el sentido que padeciò muy incómodas sensaciones en esa habitación, y que días después de nuestra partida visitó con su señora, a quien perturbó bastante.). Josep escribe esto pensando en un párrafo sobre la habitación circular de la iglesia de Caravaca que yo comenté en un trabajo anterior (y cito): “esa extraña e inaccesible habitación circular en lo alto de la iglesia de Caravaca, vacía de simbolismos y riquezas, ajena a la arquitectura convencional… con mucho de “occultum”, de lugar de práctica esotérica”. Mi comentario había sido motivado por el recuerdo de un párrafo de Eliphas Levi quien, en “Dogma y Ritual de alta Magia”, menciona que el occultum ideal debe ser circular… Y sigue Josep: “Evidentemente no podía usarse como sacristía con un acceso tan incómodo. Pero si, como dices de la de encima de la iglesia de Caravaca, se usó para prácticas esotéricas, ¿pudo quedar impregnada con tanta intensidad que mi mujer y yo, que nunca hemos participado en rituales de magia ceremonial, tuviéramos que salir huyendo?. Creo, amigo Gustavo, que en tu próximo viaje a Europa tendrás que hacer otra visita con más tiempo a Sant Pere de Roda. Y con mejor tiempo, subir al castillo de Sant Salvador de Verdera, no sea que tengan razón las leyendas que te linké ayer, y resulte ser, realmente, el Castillo del Grial.”….

 ¡Bingo!. Un nuevo castillo explícitamente vinculado al Grial (recuerden mis alfileres clavados en el mapa) y, que duda cabe, tendré que volver al monasterio… y buscar caracoles y espirales en el mismo. Hoy por hoy y hasta aquí, ¿es mucho para un solo día?. De acuerdo, seguimos en otro próximo artículo. Porque aún faltaba mucho, porque aún no lo sabíamos pero, desde París, un dedo remoto nos estaba señalando…

Monasterio de San Pedro de Rodas

Monasterio de San Pedro de Rodas

Gustavo y Josep en el monasterio

Gustavo y Josep en el monasterio

 

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo, Psicología Esotérica | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 Comments »

EL ARCANO MISTERIO DE UN CURA MILLONARIO

Posted by Gustavo Fernández en 02-06-2012

RECOMENDACIÓN IMPORTANTE: Hay un orden de lectura de trabajos previos que sugerimos para un mejor aprovechamiento de este artículo. A saber:

“Templarios y Gnósticos de Palestina a la Patagonia: la pista francesa”

“El idioma de los ángeles”

“El Grial de la Búsqueda”

“Venas del Dragón: ¿Camino de los ángeles”

“La extraña tumba de un asesino de Cátaros: la marca de la Diosa”

De resultas de mi viaje traigo, sobre el enigma de Rennes le Chateau, tres posibles hipótesis: (a) la ya “clásica” de la pretendida paternidad de Jesús, fruto de su uniòn con María Magdalena; (b) un tesoro, material, Templario (o visigótico), o (c) un Santo Grial oculto en la regiòn, que es mucho más de lo que habíamos supuesto. Y lo que creo que suma: algunas observaciones (¿será mucho llamarles “descubrimientos”?) originales…

 

Que José Luis Giménez es un muy buen escritor es un hecho que cualquiera puede comprobar[1]. Pero lo que es igualmente cierto –y no conocido seguramente por sus muchos lectores- es que es igualmente bueno tras el volante de su Honda Civic. Que lo digamos nosotros, que ese domingo 29 de abril cruzamos el Languedoc en una y otra direcciòn, acumulando curvas en el camino como polvo bajo nuestros pies a una velocidad sobre la que elijo echar un piadoso manto de olvido.

Ah, que fecha especial. Mi cumpleaños número cincuenta y cuatro, y festejándolo así: del castillo de Quéribus (último bastiòn cátaro) al castillo de Puivert, de éste a Rennes, donde la imagen idílica de almorzar con mi mujer Mariela, José Luis y Maricarmen bajo el sol, calle de por medio con la iglesia del cura Suaniére mientras un buen vino rouge acariciaba el paladar ( y algo más, una deliciosa mesa de Paté de canard, cassolette, tartas y helados, cafés.…)  y sin tiempo para remoloneos, agotar la investigación en el lugar y seguir rumbo a Montségur, para brindar por un momento en silencio mis respetos a los cuatrocientos “perfectos” quemados allí por sus creencias, y culminar la jornada en Carcasonne…. Maratónico raid que además de encandilarnos con la belleza de los paisajes y las historias, me permitiò actualizar mi información –hasta entonces, a la distancia- y arriesgar algunas nuevas aproximaciones. Con, si se me permite, el humilde aporte de algunas observaciones que creo originales.

Castillo de Quéribus

Castillo de Quéribus

En el castillo de Quéribus

En el castillo de Quéribus

El castillo de Puivert

El castillo de Puivert

Otra vista del castillo de Puivert desde la "torre de homenaje"

Otra vista del castillo de Puivert desde la “torre de homenaje”

En Montségur, donde la estela recuerda la inmolaciòn de los cuatrocientos "perfectos" cátaros

En Montségur, donde la estela recuerda la inmolaciòn de los cuatrocientos “perfectos” cátaros

Caminando con José Luis, a la entrada de Rennes le Chateau

Caminando con José Luis, a la entrada de Rennes le Chateau

Disfrutando mi cumpleaños. Cruzando la calle, la iglesia de Sauniére

Disfrutando mi cumpleaños. Cruzando la calle, la iglesia de Sauniére

Apretada y necesariamente incompleta crónica

Callejuela de Rennes

Callejuela de Rennes

Rennes le Chnateau es un pequeñísimo pueblo en el sudeste de Franca, en tierras de lo que antiguamente se conocía como Occitania, patria de cátaros (sobre los que escribì en una nota anterior) magos y caballeros templarios. No ha crecido prácticamente nada en los últimos doscientos años, y se levanta sobre las ruinas de Rhadés, la antigua capital de los visigodos, allá a principios de nuestra Era.

Cualquier búsqueda en Google dará información más abundante que la que elijo ocupar en este espacio sobre el “enigma de Rennes”. Empero, y para ahorrarle a algunos perezosos la búsqueda –que siempre resultará aleccionadora- vaya aquì una síntesis que no hace justicia a la riqueza de matices y vericuetos de la historia.

A fines del siglo XIX se destina a la parroquia a un ignoto cura llamado Bérenguer Sauniére. Durante un par de años

El "pilar del escándalo"

El “pilar del escándalo”

dirige la menguada parroquia, viviendo en condiciones casi insalubres, al punto que tiene que salir a pescar y cazar para obtener el diario sustento. Pero un día sorpresivamente todo cambia: gracias al donativo de algunos fieles decide hacer algunas refacciones en la deteriorada iglesia (consagrada desde tiempo inmemorial a María Magdalena; como se verá, éste no es un dato menor) y al voltear un antiguo pilar en el altar, descubre un vetusto envoltorio con dos pergaminos en su interior. (En realidad, la historia del pilar tiene sus propios vericuetos, sobre los que regresaré).

Durante algunas semanas prácticamente se encierra en solitario dedicado a su interpretación. Pronto realiza un par de viajes a París y allí comienza la leyenda: porque, casi como si de la nada. Sauniére comienza a hacer, durante los siguientes quince años, demostraciones exacerbadas de dinero: reconstruye la iglesia, se hace erigir también un palacete a sus espaldas para vivir, cómodos jardines, una enigmática torre (que llama “torre Magdala”) unida por una galería a un invernadero en donde cultiva flores exóticas. Importa licores de todo el mundo y ofrece fastuosas comidas a amigos llegados de toda América. Lleva a vivir consigo a su jovencísima ama de llaves, Marie Denarnaud y a la familia de esta, y a pesar de los comentarios de todo el pueblo primero y la comarca después, que llegan a oídos del obispo en Carcasonne, nada detiene esta vida de lujos. El propio obispo se reúne dos veces con Sauniére y, extrañamente, no sólo no interfiere en su vida, ostentosa y licenciosa, sino que avala su actuar con informes favorables al Vaticano, donde los ingresos del sacerdote se justifican como “donativos anónimos de almas caritativas”.

Todo sigue así hasta 1914, en que el comienzo de la Primera Guerra Mundial impide a Sauniére seguir efectuando sus viajes al exterior (que parecían estar relacionados de alguna manera vital con su fortuna) y comienzan los problemas financieros: atrasos en los pagos –de obras que se siguen realizando- y deudas impositivas que le son reclamadas por grandes extensiones de tierra que ha comprado. Muere en 1917 dejando como única heredera a Marie, quien pese a ser propietaria por esa razón de bienes inmensos no se deshace de ninguno de ellos a pesar de los aprietes económicos que con los años llegaron, asegurándoles a sus allegados que antes de morir revelaría un secreto que les daría dinero y poder. Pero un inesperado ACV la imposibilita totalmente y fallece, a su vez, en 1953.

 El ninja catalán

En este viaje tuve suerte, mucha suerte. Como siempre reniego de la palabra “suerte”, estoy tentado de buscar otras explicaciones, como algún duende solidario acompañándonos todo el viaje y abriendo puertas allí donde a otros se les cerraban. De este punto en particular no diré más aqui (pero no porque tema hacerlo, sino porque le dedicaré un podcast). Sólo permítaseme comentar que, poco antes de irnos de Rennes, se me ocurre acercrme a una de las “siempre cerradas” puertas de la galería cubierta que corre bajo la vereda que en arco de semicírculo va desde la torre Magdala al invernadero…. y cede fácilmente bajo mi mano.

Entro sigilosamente, conciente que cuando cualquier responsable del lugar me vea, me echará con cajas destempladas. Les hago un gesto a Mariela, Maricarmen y José Luis que entren detrás mío. Es un depósito polvoriento de muebles, estanterías y allí, al final, un hogar y a un costado, una escalera en caracol que asciende… ¡sí, aquí estoy, donde las excavaciones de hace años descubieron la piedra cúbica a la que me he referido en “Templarios y Gnósticos, de Palestina a la Patagonia: la pista francesa”!. La alegría de estar pisando esa tierra removida supera con creces el riesgo de ser descubiertos y expulsados. La tensiòn crece en el ambiente, las chicas caminan evitando cuidadosamente las tablas flojas del suelo para evitar todo ruido, respiramos casi sofocados, hasta por temor a que la misma nos delate, hablamos con susurros mínimos, el corazón expectante y a la defensiva que alguien irrumpa colérico… ¡y he aquì que el buenazo de José Luis, tan delicado como un bisonte en una cristalería, atravies la sala pisoteando estrepitosamente la tablas flojas del piso,  que salen disparadas, se elevan casi hasta el cielorraso y caen en ruido infernal!. Y como si no bastare, no una, sino dos veces hace José Luis el mismo recorrido con el mismo escandaloso efecto. Convencido que en segundos seríamos descubiertos y poco menos que entregados a los gendarmes, sólo se me ocurre decirle:

¿Recuerdas a Kwai Chang Caine? (el protagonista de la serie Kung Fu, que en todas las presentaciones de la misma mostraba cómo caminar sobre papel de arroz sin dejar ninguna marca como prueba de autocontrol) – Si a vos te hacen la prueba del papel de arroz rompés hasta las baldosas del piso…

La galería de la anécdota

La galería de la anécdota

¿Cómo no creer, ciegamente, que estábamos protegidos de manera celestial?. NADIE pareciò escuchar nada…

El extraño tesoro

 ¿Qué hizo millonario a Sauniére?. Todos los investigadores están de acuerdo que una de estas tres opciones:

a) Descubrió documentos que probaban que María Magdalena había sido mujer de Jesús. Recientemente este tema fue puesto de moda por la novela “El Código Da Vinci” pero, en contra de lo que se cree popularmente, la idea es antigua, habiendo muchos historiadores reunido sobre ello una gran variedad de evidencias. Recordemos que es casi una certeza histórica –y lo comprobé durante mi viaje a la regiòn- que luego de la Crucifixiòn María Magdalena, acompañada de José de Arimatea y Santiago el Menor habrían huido a través del Mediterráneo hasta arribar a costas francesas. Allí, ella habría tenido una hija (Sara, cuya tumba aún es lugar de peregrinaciones). María Magdalena habría predicado el cristianismo en la regiòn hasta su muerte (recordemos que no sólo la iglesia de Rennes le Chateau, que a su vez está cerca de Narbonne, donde se dice que vivió aquella) sino muchas otras iglesias de Francia están dedicadas a ella precisamente por esa historia. José de Arimatea habría seguido viajando hasta la actual Inglaterra –donde la abadía de Glastonbury señalaría su iglesia primitiva y el lugar donde murió) y Santiago hasta el norte de la actual España, donde la Catedral de Santiago de Compostela guardaría sus restos. Esos hipotéticos documentos tendrían tanto peligro para la institución ecleciástica establecida que Sauniére habría extorsionado a la misma, cobrando su “cuota” en cuentas fantasmas en bancos extranjeros para desviar la atención del dinero y así pasar la operación desapercibida.

b) El tesoro de los Templarios: cuando los Caballeros Templarios regresaron de Tierra Santa trajeron consigo el tesoro del Templo judío, según las crónicas, magnífico en artefactos de oro, piedras preciosas, plata… Los Templarios habrían designado a los Cátaros cuidadores de ese tesoro tras la disolución de la Orden, y estos lo habrían ocultado en esa regiòn cuando comenzaron las persecuciones. Opciòn alternativa a los Templarios: los propios Visigodos, guerreros germánicos que luego de saquear Roma se desplazaron hasta el sur de Francis y norte de la actual España fundando por un par de siglos su reino allí, y sepultando sus tesoros (su rito mortuorio solía incluir, por ejemplo en las exequias de reyes y otros gobernantes, sepultar también grandes riquezas) y siendo Rhadés (es decir, la actual Rennes) provisoria “capital” por algunas décadas, bien es posible que hayan sepultado algo en las cercanías. Recordemos que todo el SO de Francia es rico en cavernas naturales.

 c) El Santo Grial: casi todos los investigadores acordamos ya que el Grial no es la “copa” donde se habría recogido la sangre de Jesús, sino un eufemismo para referirse a otra cosa: una de las hipótesis, una descendencia de Jesús con María Magdalena (así, la “copa” sería simbólicamente el vientre de quien lleva “la sangre de Jesús”). Otra hipótesis dice que es un conjunto de conocimientos, de enseñanzas que predican cómo debe ser verdaderamente practicado el Cristianismo y muy distinto del que católicos y protestantes difundieron después, más cercano a la vida de los Cátaros que al Vaticano. Así, el dinero de Sauniére sería la paga de su silencio.

 d) La hipótesis más improbable. La que es casi imposible de digerir. Pero sin embargo… la dejaré para el final

Las claves y señales

 La investigación obliga a seguir extrañas “señales” y pistas que se presentan tanto en la iglesia como en sus alrededores. Su descripciòn completa exigiría un libro entero. Citemos, entonces, las que quiero sumar y que ustedes no encontrarán en otros textos sobre el tema (creo):

San Antonio de Padua

San Antonio de Padua

 La estatua de San Antonio de Padua es la más importante de la iglesia  (cuando debería ser una de Jesús o de la propia María Magdalena, a la que está consagrado el lugar): el santo, como sabemos, es patrono de los objetos “perdidos”. Pero la relaciòn va más allá. Y me provoca un escalofrío.

1) La cuestiòn es ésta: una de las visitas más conspicuas que recibía Sauniére era un noble de la casa de los Habsburgo, Juan. Algunos historiadores, incluso, han llegado a comentar que tal vez el “secreto” que descubriò Sauniére tendría que ver con esta casa real –gobernaron Austria, España, Alemania) y Juan de Habsburgo era “comisionado” para asegurarse la obtención de toda la documentación, objetos físicos o lo que fuere. Pero lo que casi todos los investigadores europeos ignorantes que Juan de Habsburgo estuvo a principios del siglo XX en la mitológica localidad de Capilla del Monte (a los pies del no menos mítico cerro Uritorco) en Córdoba, Argentina, y se alojò en el Hotel “Edén”, de la cercana localidad de La Falda, con toda su propia historia, tal como he descripto en mi trabajo “Nazis a la caza del Grial”. Pero el tema no termina así: coincidentemente, San Antonio de Padua es también el patrono de Capilla del Monte. Y, como si no bastare, también de Piriápolis, en la vecina Uruguay, esotérica ciudad trazada y construida por otro millonario, el esoterista y alquimista Francisco Piria que en la misma época, incluso, hacía sus negocios en la cercana Barcelona. ¿Exagero si intuyo una relaciòn explícita entre Rennes –Juan de Habsburgo – Capilla del Monte, donde el santo sirve de guiño críptico para “los que tienen ojos para ver…”?.

"María Magdalena"

“María Magdalena”

2) A la entrada, dice, no “Marie Madeleine” como debería (recordemos que estamos en Francia) sino “María Magdalena” en castellano, y la imagen lleva en sus manos una cruz que señala en direcciòn a España. Allí encontraríamos, después, otros misterios asociados a esta historia. Y, sobre todo, la frase enigmática, en latín: “Terribilis est locus iste” (“Terrible es este lugar”), frase extraña para una iglesia (aunque sobre esta frase, volveré próximamente pues hay un concepto que se les está escapando a muchos investigadores).. Con mi brújula, tomé la direcciòn en que “señala” la santa: SSO. Y José Luis me dice, con una gran sonrisa, que en esa direcciòn se encuentra el Monasterio de Santes Creus, Aiguamurcia, Tarragona; y en cuyo interior se encuentra el retablo de María Magdalena embarazada, así como otros detalles consecuentes (y que por otra parte también podemos leer en los libros de José Luis, “El Legado de María Magdalena” y “El Triunfo de María Magdalena – Jaque mate a la Inquisición”).

3) Ésta no es una observación mía, pero es por demás interesante: En el Vía Crucis reproducido en el interior de la iglesia, la estaciòn correspondiente a la bajada del cuerpo de Jesús de la cruz y su depósito en la tumba tiene una particularidad: es de noche y con luna llena, lo cual, claramente, no nos está hablando de la introducción de un cuerpo en aquella sino del retiro, en las sombras de la noche, del mismo. (¿quiere decir que Sauniére sabía que los discípulos habrían hurtado el cuerpo para justificar la “resurrección” después?).

Acceso a la iglesia. A la derecha, entrada a la galería y gruta.

Acceso a la iglesia. A la derecha, entrada a la galería y gruta.

4) Si uno cruza el jardín que se encuentra –visto de frente- a la derecha de la iglesia, llega, luego de superar la entrada al cementerio –que permanece cerrada- a una gruta artificial que el cura hizo construir. En realidad es una “doble gruta”, un portón da acceso desde la calle a una galería y después de un espacio al aire libre, se llega a la gruta en sí. Lo extraño es que esa galería, en vez de nacer perpendicular a la calle (y por ende, en diagonal a la iglesia cercana) fue construida en perfecto paralelo a ésta, al igual que la gruta, con lo cual incluso se desperdicia mucho espacio que, si la galería hubiera sido la proyecciòn normal del portón de acceso, se hubiera aprovechado. Pero no. Allí están, galería y gruta, paralelas perfectamente a la iglesia, como un “misterio de diseño” que aún no hemos develado.

María Magdalena, al pie del altar.

María Magdalena, al pie del altar.

5) María Magdalena, como dije, no tiene una imagen preponderante en el interior de la iglesia. Sin embargo, fuera del hecho que a ella esté dedicada la misma, hay dos detalles impresionantes: en su representación al pie del altar, se encuentra junto a una calavera (calavera sola o calavera y tibias cruzadas (como vemos en el frontispicio del cementerio de Rennes, en lugar de una piadosa cruz), este símbolo tiene implicaciones iniciáticas : ver mi nota “Templarios y Gnósticos de Palestina a la Patagonia: la pista francesa” ) pero aparece sugestivamente embarazada. Y en esta otra representaciòn, con la sempiterna calavera a sus pies, lleva en las manos un jarroncito o grial; clara expresión que Sauniére sabía que, fuera lo que fuera el Grial, María Magdalena lo había traído

Entrada al cementerio

Entrada al cementerio

María Magdalena, con el vaso en la mano

María Magdalena, con el vaso en la mano

consigo.

Digamos de paso que la devociòn a María Magdalena está extendidísima en toda Francia, así como la profusiòn de “vírgenes negras”, prueba palpable que desde tiempos inmemoriales existìa la convicción de su presencia y tarea en esas tierras, al punto que la iglesia a ella dedicada en París es tal vez una de las más maravillosas, con un aspecto distintivo de todas las demás en su frontispicio claramente helenizado.

Iglesia de Marie Madeleine, en París

Iglesia de Marie Madeleine, en París

5) Los reyes brujos: Aquí debemos hacer un alto y extrapolar. Recordemos que los visigodos, en su estadía en Francia, dieron origen (según unos) o se mezclaron sanguínea y culturalmente (según otros) con el linaje de los reyes merovingios, primeros reyes en la Francia de entonces, que serían tardíamente reemplazados por los carolingios. Los merovingios fueron llamados así por Meroveo, su primer rey, y dieron castas históricas como las de Clodoveo, Dagoberto, etc. Pese a ser cristianos tenían una fuerte impronta pagana en general y celta en particular: Dagoberto II se educó en el monasterio irlandés de Slane (siglo VII) que era donde se concentraba el saber de entonces, pero también viajó en su juventud por el norte de España y todo el sur de Francia. Eso le hizo aprender la estrecha relaciòn que existía entre la iglesia irlandesa y la iglesia egipcia, y esta relaciòn no es tan extraña como puede parecer (por lo menos, hasta que Roma, escandalizada por los “componentes paganos” que se estaban filtrando entre los irlandeses y galos, enviò misiones evangelizadoras). Esta relaciòn llevó de Egipto a Europa el cristianismo nazareo, que luego cristalizaría como el Catarismo.[2], al mixturarse con las enseñanzas de Arrio.

 El tema no es menor; esta relaciòn establece un puente entre celtas y egipcios, y explica porqué, por ejemplo, hubo tantos “cultos a Isis” en Francia y España pre-históricas, devenidas luego en las “vírgenes negras” como la Moreneta en Barcelona. En efecto, no se trata de extrañas representaciones de María y Jesús sino de la adaptación a la creencia cristiana, en su color (negro, que simboliza África pero también el nigredo alquìmico), postura mayestática y simbolismo, de Isis con su hijo Horus.

 Esa relaciòn explica, por caso, nombres de lugares en Irlanda como Desertmartin, Desert Oeufrus, cuando no hay “desiertos” en la isla. Que en el siglo XI circulara en Irlanda copias manuscritas del libro “Salthair Na Rann”, una traducción del libro “De Adán y Eva” del cristianismo copto del siglo V, que no se encontró en ningún otro país. Que haya ilustraciones egipcias en monasterios irlandeses, que se repitan las mismas misas y plegarias apócrifas en los cristianos del Medioevo en Irlanda y Egipto, que en Waterford se hayan hallado cálices de cristal claramente egipcios, lo mismo que la campana del siglo V de St Patrick, y que el barco desenterrado en Sutton Hoo sea claramente egipcio.

 Con un esfuerzo pequeño de creatividad, podemos enfocarnos ahora en lo siguiente: los reyes merovingios –que entonces tendrían una fuerte influencia celta pero también egipcia- eran conocidos como “los reyes brujos”, porque se les atribuía facultades extrasensoriales. Eran, en verdad, “reyes – sacerdotes”, al estilo de los faraones egipcios o los “patesis” mesopotámicos. Como cultores de un conocimiento pagano, a la vista de monjes y cristianos ortodoxos lógicamente tenían que aparecer como brujos. Ellos fueron los iniciadores de la tradición que dijo –hasta épocas muy recientes- que el rey tenía “don sanador” (todavía en el siglo XIX se creía eso, y la costumbre que un monarca apadrine al séptimo hijo varón de una familia es un atavismo de sus capacidades sobrenaturales para ponerle a salvo de la maldición de ser “hombre lobo”. Se caracterizaban por llevar afeitad la cabeza hasta la mitad, pero el resto del pelo, por detrás, muy largo. Y, al fallecer, su cráneo era horadado para que sirviera al heredero en el trono de instrumento de comunicación con su antecesor en el Más Allá.

Ahora, en la Catedral de Murcia, hallé esta imagen.La concha en su pecho lo identificaría como un peregrino que hace el camino a Santiago de Compostela. Pero fíjense en su cabello: es claramente merovingio. Y la particularidad es que en esta catedral mi amigo Sergio Chorro me llamó la atención sobre una extraña serie de espirales que se repiten… y aquì, necesariamente, han de recordar mi artículo “El Grial de la búsqueda” para comprender cómo articula esta pieza en el rompecabezas… A fin de cuentas, el rey Segisberto IV instaló su corte en Rhadés (Rennes le Chateau) en el 681…

 

 Volviendo a Juan de Habsburgo:

          Por pereza, cito a mi colega Luis Burgos, quien en “La Trama Secreta de las Profundidades”, escribe: “El 25 de Noviembre de 1852, nació Jean Nepomuceme Salvator de Habsburgo, hijo de Leopoldo II, príncipe imperial de Austria, príncipe real de Bohemia y hungría y gran duque de Toscania y de la princesa Margarita de las Dos Sicilias. Desde joven le apasionaron las artes, y en su inevitable camino de la herencia real tuvo dos opciones por delante: reinar algún día en un sitio de Europa o cumplir con la tradición y vaticinio de Carlos V. Pero rápidamente sus tiempos se acortaron, ya que al morir misteriosamente su primo, el archiduque Rodolfo, hijo de Francisco José, rey desde 1848, se lo acusó de conjurar en la muerte, por lo que en Febrero de 1889 hace su testamento y renuncia a la herencia, pasándose a llamar de ahora en mas JEAN ORTH. Tal es asì, que el 26 de Marzo de 1890 se embarca en Chatam, puerto cercano a londres, en el “Santa Margarita”. Su destino ?. Era obvio, las pampas argentinas…por lo que el 19 de Abril arriba al puerto de la Ensenada, en la provincia de Buenos Aires (mi lugar de nacimiento). Con 38 años a cuestas, el archiduque pasó los siguientes tres meses organizando su próxima partida y reclutando algún ensenadense de confianza. Al escribir éstas líneas, un mágico pensamiento recorre mi mente: se habrá cruzado con él, mi abuela Aurelia, que por entonces tenía tan sólo 6 años y correteaba por ésas calles ?. O habrán sido acaso vecinos por un tiempo ?…

 Así las cosas, el 10 de Julio emprendió viaje hacia la…TIERRA DEL FUEGO, región que de ahora en mas reiteraré varias veces. Qué buscaba Jean Orth ?. Lo inquietante es que a partir de allí, se “pierde todo rastro y nunca mas se supo de él”. Hasta su muerte parece extraìda de una película de terror, ya que se le enterró en tres sepulturas distintas !. A saber:

 a) A principios del siglo XX, contando con unos 50 años, habrìa fallecido en Noruega con el nombre de Hans Kohler, a orillas del lago Traum, donde había construído un Museo en “su” Castillo de Orth…

 b) La segunda muerte habría acontecido en el invierno de 1910, a los 58 años, en la estancia “Cañadón Largo” de la provincia de Santa Cruz, bajo el nombre de Fred Otten, según consta en crònicas de Jean Liniers, bisnieto del conocido virrey Santiago de Liniers…

 c) Por último, su tercer deceso se habría producido en 1923, en Buenos Aires, a la edad de 71 años, siendo enterrado en el cementerio británico con el nombre de Juan Guameri. Lo curioso es que desde 1914 a 1946 no figuró ningún ingreso de féretro con ésa identidad…

 Muertes mas, muertes menos, éste archiduque gustoso de ponerse pseudónimos, desapareció en Argentina, y aquí mismo habría tomado contacto con enigmáticos personajes que lo condujeron a lugares secretos e inexpugnables de la Patagonia y la cordillera andina. El propio JULIO VERNE llegò a merodear literariamente los pasos de Orth, a sabiendas que sus movimientos siempre resultaron misteriosos.

 A Luis se le escapa –bueno, nadie tiene todas las piezas en su puño- el paso de Juan por Capilla del Monte, que hemos chequeado personalmente en Córdoba. El hecho que sus pasos se pierdan en la Patagonia, no es menor: ¿entienden ustedes ahora porqué el primer artículo de esta serie se titulaba, ya saben, “Templarios y Gnósticos de Palestina a la Patagonia…. Etc”?

 Un enigma dentro de otro misterio

 Durante décadas, los “buscadores de tesoros” han cavado a diestra y siniestra en la regiòn, tras el hipotético hallazgo de algo que no hubiera sido descubierto en su momento por Sauniére. Estudiando ahora el material recolectado, me pregunté que pasaría si aplicaba ciertas nociones de Geometría Sagrada (ya que siempre está vinculada a lugares de poder) a Rennes. Y recordé esa extraña “anomalía arquitectónica” en la galería y gruta del jardín. ¿Recuerdan?. El hecho que no se construyera perpendicular al acceso, sino en paralelo a la iglesia. E hice esta prueba:

Tracemos una línea que una la Torre Magdala con el Invernadero, al final de la vereda. Luego, desde la entrada a la galería que conduce a la gruta, una nueva línea que pase por la puerta de la iglesia (en realidad, por la ubicación de Asmodeo), y las prolongamos, se unirán en un punto en los bosques que rodean al pueblo, como se indica en la ilustración, tras formar un perfecto triángulo isósceles. Si esto es “casual” y hay o no algo allí, es lo que dejo a otros investigadores en el terreno.

Triangulaciòn sobre Rennes

Triangulaciòn sobre Rennes

El demonio Asmodeo

          Estoy seguro que además de pistas para conocer la naturaleza de su secreto, Sauniére tuvo la amabilidad de dejar, cifrados en simbolismos, parte del conocimiento que adquirió. Esto se ve claramente en la sorprendente, icónica pero nunca bien explicada imagen del demonio Asmodeo bajo la pila de agua bendita.

A la izquierda, Asmodeo, a la derecha, el autor (aclaramos por las dudas)

A la izquierda, Asmodeo, a la derecha, el autor (aclaramos por las dudas)

Los ángeles y el signo

Los ángeles y el signo

       Inmediatamente sobre ésta podemos observar esa imagen religiosa de cuatro ángeles con la frase “Par ce signe tu le vaincras”. ¿De qué signo habla?. Obviamente, del signo de la cruz: nótese que el ángel de la parte superior lleva sus dedos a la frente; el de abajo, al centro de su pecho, el de la derecha, a su hombro izquierdo y el de la izquierda, a su hombro derecho. De todos modos, el feligrés o visitante, tras mojar sus dedos en el agua de la pila, obviamente hace sobre sí mismo ese signo. Pero la frase en sí es interesante. A primera vista, es la traducción al francés de “In hoc signo Vinces”, la frase que junto con la cruz vio Constantino en su momento, antes de la batalla que abriría las puertas grandes al Cristianismo en Europa. Pero hay un error ex profeso: la traducción debería ser “par ce signe le vaincras”. El “tu” permite traducirlo como “por este signo TÚ le vencerás”. ¿Qué tiene de importante esta sutil diferencia?. Que pone el poder de derrotar al Mal, a la negatividad, en fin, a la entropía, más que en el signo, en quien lo haga, cada uno de nosotros mismos.  ¿Conocen la Ley de Atracción?. De eso se trata: nos hace “dioses” individuales, pues somos nosotros quienes tendremos el poder. Casi blasfemo para una ortodoxia donde el poder está el los ritos y en los intermediarios con dios…

          Luego, el demonio mismo, inclinado, agobiado por el peso de la pila y el agua bendita. No se trata como algunos simplistas han dicho- de una muestra de “satanismo” o perversión religiosa: es una imagen simbólicamente impactante del poder de quien entiende el esoterismo cristiano.

         Pero fíjense en esa mano a la izquierda. Índice y pulgar forman un círculo. Hay dos posibilidades: u originalmente llevo algo allí (una pica, quizás) o es un signo también críptico. Nunca lo sabremos: aunque sospecho lo primero. ¿La razón?. Traten ustedes de formar un círculo así de perfecto con sus pulgares e índices en réplica a la imagen: no lo conseguirán. Y como al artista no podría escapársele esta limitaciòn de la articulación de la mano humana, es obvio entonces que ha sido funcional a alguna herramienta.

La argentinidad al palo

          Como si no alcanzaran los misterios sin resolver, las preguntas con “multiple choice” que hasta aquì se desparramaban a nuestro paso, al husmear en las habitaciones del pequeño “museo de sitio” un encuentro me dejó perplejo: una maqueta del lugar, primorosamente hecha por un artista local hace unos treinta años. Allí, un poco “kitsch”, tenemos a las construcciones del lugar dentro de una especie de cápsula plástica y todo el conjunto reposando…. Sobre un tablero circular de aspecto ajedrecístico. De uno u otro lado, piezas d ese ajedrez, pero piezas asaz extrañas. Cilíndricas, cúbicas, con símbolos esotéricos y astroógicos… era lógico que no haya llamado la atención en particular de ningún otro investigador que haya escrito o hablado sobre el lugar, lo cual simplemente demostraba, ntonces, que yo era el primer investigador argentino: porque ese extraño tablero no era otro que el panajedrez de Xul Solar…

 

La maqueta de referencia

La maqueta de referencia

Otra vista de la maqueta

Otra vista de la maqueta

Otra vista de la maqueta

Otra vista de la maqueta

panajedrez

panajedrez

         No es nada muy especial: sólo había que ser argentino para reconocerlo, porque Xul Solar ni siquiera es muy conocido entre nuestros compatriotas. Pero, ¿quién era él?

          Uno de sus mejores amigos, nada menos que Jorge Luis Borges, escribiò: “Hombre versado en todas las disciplinas, curioso de todos los arcanos, padre de escrituras, de lenguajes, de utopías, de mitologías, huésped de infiernos y de cielos, autor panajedrecista y astrólogo perfecto en la indulgente ironía y en la nerosa amistad, Xul Solar es uno de los acontecimientos más singulares de nuestra época. Hay mentes que profesan la probidad, otras, la indiscriminada abundancia; la invención caudalosa de Xul Solar no excluye el honesto rigor. Sus pinturas son documentos del mundo ultraterreno, del mundo metafísico en que los dioses toman las formas de la imaginación que los sueña. La apasionada arquitectura, los colores felices, los muchos pormenores circunstanciales, los laberintos, los homúnculos y los ángeles inolvidablemente definen este arte delicado y monumental. El gusto de nuestro tiempo vacila entre el mero agrado lineal, la transcripción emotiva y el realismo con brocha gorda; Xul Solar renueva, a su modo ambicioso que quiere ser modesto, la mística pintura de los que no ven con los ojos físicos en el ámbito sagrado de Blake, de Swedenborg, de yoguis y de bardos.”

Una de sus obras: "Desarrollo del I Ching"

Una de sus obras: “Desarrollo del I Ching”

Tarot de Xul Solar

Tarot de Xul Solar

         Oscar Alejandro Schulz Solari nació en Buenos Aires, en 1887. Murió en su casa del Delta del Tigre, sobre el rió Luján, en 1963, era hijo de inmigrantes ítalo-alemanes, en 1912 abandonó su hogar y se embarcó en un barco mercante visitando Italia, Inglaterra, Alemania y Francia. En 1920 expuso en la Galería de Arte de Milán junto al escultor italiano Arturo Martini. En 1924 regresó a Argentina, se asoció al grupo ” Martín Fierro ” en cuya revista aparecían sus trabajos . En 1925 expuso en el Salón de los Independientes de Buenos Aires, y en los años 1926 y 1926 en los Amigos del Arte junto a Pettoruti en la primera ocasión y junto a Antonio Berni en la segunda. En una época tan temprana como 1925, formuló un sistema pictórico de escritura ” Neocriollo ” , que se basaba en el español, portugués y otras lenguas, reflejando sus estudios de filosofía, astrología, idiomas y notación musical. La obra de este místico y visionario evolucionó a lo largo de toda su vida. Así mientras que sus primeras pinturas sobre todo acuarelas y témperas, son una muestra de fantasía y de humor, a partir de los años treinta su pintura se vuelve más esotérica, representando paisajes imaginarios y ciudades futuristas, frecuentemente realizadas de forma monocroma. Pasando los años sesenta retorna al uso del color, pero reduciendo sus imágenes a signos y formas.

En 1977 se celebró, en el Musée d’Art Moderne de la Ville de París, Una exposición antológica de su obra bajo el título de Xul Solar, 1887 – 1963. Las matemáticas no fueron ajenas a sus intereses. Xul utilizaba un sistema basado en el zodiaco de carácter duodecimal. No es extraño que quisiera analizar la estructura astrológica de sus amigos y ocasionales visitantes. Era la forma de conocerlos realmente.

Xul Solar vivió siempre austeramente con humildad. Se definía a sí mismo como : ” recreador – no inventor – campeón mundial de un panajedrez y otros serios juegos, padre de una panlengua que quiere ser perfecta y padrino de otra lengua vulgar sin vulgo, autor de grafías plastiútiles, exegeta de doce ( más una total ) religiones y filosofías.”

         Por si el dato suma: Xul era primo de Benjamín Solari Parravicini, el “Nostradamus argentino”. Parece que el gen profético estaba en esos tiempos particularmente activo en la familia.

          Bien, entonces aquí teníamos también su panajedrez. Cierto, no contemporáneo a la época de Sauniére pero la pregunta flotaba: ¿qué llevó, qué quiso decirnos el desconocido artista que fabricó esa maqueta con ese “signo”?. ¿Porqué montarla sobre el pananjedrez?. Hay varias lecturas posibles: una, repasar la obra pictórica de este artista en busca de claves que “resuenen” con Rennes (no me consta que Xul haya pasado por el lugar, aunque ya había visitado Francia en 1912 –es decir, en vida de Sauniére-). Otra: sugerirnos su parentesco, y revisar las psicografias de Parravicini en la misma búsqueda. La tercera, la que me parece más factible: el panajedrez es, simbólicamente, un juego en múltiples dimensiones (de hecho, para jugarlo aceptablemente bien, es necesario que el jugador piense en varios frentes simultáneamente) por lo que cabe la posibilidad que el maquetista insinuara que Rennes (o la iglesia y su entorno) fuera un “vórtice” de “n” dimensiones…

 

¿Y si…?

 Dije que había otra hipótesis para explicar el arcano misterio del cura millonario. Pero por su complejidad (y la necesidad de sustentarlo con algunos argumentos de sus defensores que cuando menos le eviten la categoría de “delirio”) le dedicaremos otra próxima nota completa. Porque recuerden: aún no contamos la “otra historia” del pilar visigótico y la otra interetaciòn de la frase del frontispicio, además de algunos simbolismos ue parecen haberse escapado a la aguda observaciòn de muchos. Historias de cementerios, de lápidas alteradas…

         Esto ha sido apenas un superficial y rápido repaso por los misterios del lugar. Nos alejamos, y mientras a nuestras espaldas Rennes comenzaba a teñirse de ocres y dorados por el fuerte sol de la tarde, no se necesitaba un gran esfuerzo de imaginación para intuir al fantasma de Sauniére, reclinado sobre la baranda de la torre Magdala, sonriendo irónicamente.


[1] Por ejemplo, con su trabajo: “El triunfo de María Magdalena: jaque mate a la Inquisición”, disponible en ediciòn gráfica y electrónica, informes www.jlgimenez.es

[2] En efecto, cuando se habla de Jesús de Nazareth, se comete un error histórico: Nazareth, el pueblo, no existiò hasta el siglo I…DC, es decir, no existía en épocas de Jesús aún. Esto es una mala traducción de “Jesús el Nazareo” que remite NO a Nazareth sino a la secta de los Nazareos, una facciòn religiosa del Judaísmo integrada por un número importante de fariseos.

Desde el interior de la iglesia

Desde el interior de la iglesia

"Villa Betania", el palacete de Sauniére

“Villa Betania”, el palacete de Sauniére

El valle de Rennes, desde la vereda que comunica la torre y el invernadero

El valle de Rennes, desde la vereda que comunica la torre y el invernadero

Frente a la torre Magdala

Frente a la torre Magdala

Capilla privada de Sauniére

Capilla privada de Sauniére

Algunas de estas fotografíws se deben a la amabilidad de nuestro amigo Sergio Chorro. Otras, a la cámara de José Luis Giménez. Las menos atractivas, seguramente, serán las del autor.

 

Muchas más fotos de Rennes le Chateau, en nuestra cuenta en Flickr!

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo, Política y Esoterismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 35 Comments »

 
A %d blogueros les gusta esto: