AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

Posts Tagged ‘Rennes-le-Chateàu’

Un Illuminati en Entre Ríos, Argentina

Posted by Gustavo Fernández en 07-01-2016

Johann_Salvator_Austria_Toscana_youngJuan Salvador Nepomuceno María Anunciada José Juan Bautista Fernando Baltasar Luis Gonzaga Pedro Alejandrino Zenobio Antonino de Habsburgo-Lorena es el rimbombante (y difícilmente memorizable) nombre de quien la Historia guarda registro, simplemente, como Juan de Habsburgo, Príncipe de Toscana y Archiduque de Austria –por lo tanto, perteneciente a una de las más poderosas y, sobre todo, antiguas casas reales de Europa, precisamente la de los Habsburgo cuyos antecesores son rastreables hasta siglos antes de Cristo- nació el 20 de noviembre de 1852 en Toscana, Italia, hijo de Leopoldo II de Toscana y de María Antonieta de las Dos Sicilias. Amigo íntimo del príncipe heredero Rodolfo, único hijo del emperador Francisco José y la emperatriz Isabel de Baviera (la famosa Sissi), llegó a general (pues se volcó a la carrera militar) muy joven en el Ejército Imperial de Austria Hungría.
Esto es lo que llana y aburridamente cuentan los libros de Historia. Disimulan su verdadera pasiòn por el Ocultismo y el hecho que perteneciò a distintas Órdenes y Sociedades Iniciáticas (las más obvias: Masonería, Rosacruces…) en las cuales no invirtió ni demasiado tiempo ni esfuerzos, seguramente porque pronto encontró lo que le interesaba (sea lo que fuere) en otras más secretas, quizás clandestinas. Recordemos aquí que la Casa de Habsburgo es depositaria responsable de la Orden del Toisón de Oro, que se dice hermana con la Orden del Dragón (de inexcusable filiaciòn Illuminati) y heredera -cuando menos legendaria- del Velloncino de Oro. Sí, el del mítico Argos y sus Argonautas. Y eso nos retrotrae a ese bastiòn templario junto a un inesperado río “Argos” en Murcia, España…

Lo cierto es que en 1889 decide abandonar sorpresivamente todo (vínculos familiares, títulos, se dice que hasta sus enormes recursos financieros –aunque esto, como se verá, tal vez sea dudoso-) y en un gesto que tiene mucho de simbolismo místico, decide cambiar su nombre, pasándose a llamarse Jean Orth (“Orth”, era el nombre de la localidad donde su madre poseía uno de sus castillos).

No se dedica –cuando menos, no inmediatamente- a viajar por el mundo, frecuentar lugares vacacionales o retirarse a algún monasterio, sino que encamina sus pasos hacia la pequeña y entonces ignota localidad francesa de Rennes Le Chateau (sí, ésa misma, donde el cura Bérenguer Sauniére se hizo millonario de la noche a la mañana al descubrir “algo” que remitía a secretos sobre María Magdalena, Jesús o Los Templarios) donde se vuelve íntimo amigo del famoso sacerdote vinculado al “enigma sagrado” de María Magdalena. Estuvo casi un año completo. La fuente no es únicamente la memoria popular de Rennes que conoció al Archiduque como “el extranjero”, sino, sobre todo, los archivos de los servicios de inteligencia -en concreto del Deuxiéme Bureau- para los cuales no pasó por alto la presencia de un miembro de la familia real de una potencia extranjera y, además, enemiga. Juan Salvador fue interrogado por los funcionarios sobre los motivos de su presencia en Rennes. “Turismo” contestó…

Algunas referencias dicen que viaja entonces a Girona, Catalunya. Y lo hacen responsable (cuando menos, financiero) de la erecciòn de una réplica casi exacta de la famosa “Torre Magdala” de Rennes le Chateau pero en esa otra ciudad, con fin y utilidad que se desconoce. Luego se dirigió a Fiume, Italia, donde realiza a consciencia un intenso curso de pilotaje de navíos y obtiene su licencia de “patrón de yate”. Compra una nave de tres mástiles, a la que bautiza como “Santa Margarita”, contrata tripulaciòn (veinte hombres) y navega a Londres, donde contrae matrimonio con la que fuera su amante durante años, la cantante y bailarina Ludmille Millie Stereubel. Luego, continúa con su barco hacia Sudamérica, mientras Millie lo hace en un navío de línea comercial.

La Raíz Illuminati

Debo recordar aquí algunos conceptos para definir la idea de “Illuminati” y que la misma sea asequible al lector.
1) Los Illuminati son una alianza creada por vínculos fundamentalmente sanguíneos y, en segunda instancia, matrimoniales –aunque éstos sirven para entretejer los primeros- que desde hace 400 años fácilmente comprobables (pero posiblemente algunos miles de años por inferencia racional) operan más allá de ideologías, religiones, nacionalidades con el fin de controlar el decurso de la historia de la Humanidad (en todos sus frentes: geopolítica, economía, religiones).
2) Este Poder en las Sombras refuerza sus vínculos perteneciendo a Sociedades Secretas de fuerte raigambre espiritualista (o seudo espiritualista), ocultista o mística. Así, se les encontrará siempre circuambulando –nunca abierta o manifestadamente- “sitios de poder”, personas con secretos arcaicos o espacios trascendentes. Y se identificarán con signos, símbolos o actitudes de hondo contenido críptico.
3) Algunos críticos sostienen que de existir tales alianzas no necesita de la consanguinidad. Permítaseme afirmar lo contrario: el parentesco y, más aún, los afectos personales, obligan como ningún otro tipo de pacto. El argumento de la “obligación de sangre” explica tanto por un lado el racismo de las élites y por otro, la discriminación de algunas etnias en funciòn de otras.
4) Una línea de vanguardia en el ambiente “conspiracionista” (el que avisa no es traidor: yo, entre ellos) señala que estos Illuminati podrían tener algún tipo de relaciòn con entidades no humanas (si extraterrestres o espirituales, cada maestrito con su librito) con las que se vinculan precisamente a través de las prácticas rituales de esas Sociedades que integran. Esas entidades les proveen medios de manipulación global y colectiva (tanto cuantitativamente como a través de los tiempos) y a cambio del poder terrenal y mundano que les significa, generan aquello que a esas entidades les es funcional (desde víctimas humanas “secuestradas” –abducciones- hasta energía emocional liberada por las masas que sería parte de su alimento).
5) Son síntomas de la “naturaleza Illuminati” no solamente su obsesiòn desmesurada y aparentemente infinita por el poder y el dinero (cuando alguien reúne un capital por el cuál podrán vivir como jeques árabes sus hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y choznos, ¿qué sentido tiene?) sino que elaboran estrategias para cien o más años hacia delante, siendo evidentemente así funcionales no a sí mismos, si a una organización atemporal a la que se deben.

Llegando a Entre Ríos

Tenemos entonces a este hombre de la élite aristocrática europea, fuertemente ilustrado en cuestiones esotéricas, que pasa un tiempo considerable en un lugar emblemático de antiguos misterios y que tiene con su cambio de nombre un guiño claramente ocultista. Pero no finaliza allí: En Buenos Aires se reunió con su esposa, quien había viajado en un barco diferente. Allí reemplazó la tripulación de su barco por marinos inexpertos y sorprendió con declaraciones como “aunque muera, seguiré viviendo” o “jamás me volverán a ver, aunque no haya muerto”. Pocos gestos más esotéricos que este, que remite al concepto “Iniciático” de la “muerte espiritual”, cuando el Iniciado decide salir del mundo profano (por lo tanto, rastreable) fingiendo su propio deceso.
El 12 de julio de 1890 zarpó nuevamente rumbo a Valparaíso, Chile.. Fue la última vez que Juan, su esposa y la tripulación de la nave fueron vistos. El emperador promovió varias búsquedas infructuosas del buque y el archiduque Juan fue declarado desaparecido. La Gran Duquesa-viuda María Antonieta siempre se negó a llevar luto por Juan, convencido de que su hijo seguía vivo. Y hay evidencias. Entrerrianas, en este caso.

Informes de José Boglich, jefe de policía de Concordia, provincia de Entre Ríos, dan cuenta de la presencia en esa ciudad en 1899 de “Jean Orth, austríaco, comerciante, cuarenta y seis años aproximadamente, calvo, algo canoso el bigote, barba corta. Camina militarmente.” Posteriores pesquisas lo ubican en Yeruá y en el Chaco entre 1899 y 1905, y los rumores daban cuenta de su partida a Japón antes de la guerra con Rusia.
El Senador Argentino Eugenio Garzón, afirmó haberlo encontrado en Concordia, provincia de Entre Rios, entre 1899 y 1903. Trabajó en los astilleros Nino y luego marchó a Villa-Rey en Paraguay.

En 1906, otra fuente, el periodista francés George Sacour, publicó un artículo en la revista “Je sais tout” en la que afirmaba que en el curso de un viaje desde Concepción del Uruguay a Buenos Aires, le acompañó en el tren un extraño personaje que conocía perfectamente la vida palaciega de las dos ramas de los Habsburgo. Por lo demás su parecido físico con las últimas fotos que constaban del Archiduque era extraordinario y a pesar de que negó serlo, el periodista no albergó la menor duda sobre quién se trataba.

Si se trataba en estos casos del misterioso Archiduque de Habsburgo, devenido en “Jean Orth” que luego de fraguar su muerte en el mar, en el lejano sur, retornó para vivir unos quince años en nuestra provincia de Entre Ríos… ¿qué podría ser de tanta importancia para traerlo aquí?.

Dos datos accidentales pero importantes: hay referencias que en los inicios del “Hotel Edén”, en La Falda, provincia de Córdoba (cercana al mítico cerro Uritorco, para más precisión) se le supo ver. Y también: recordemos que la Casa de Habsburgo mantiene entre sus títulos nobiliarios (aunque imprácticos), hasta hoy, el de “Rey de Jerusalén”.
A partir de aquí serán sólo suposiciones. Pero esta provincia tiene algunos apasionantes enigmas que –unos, habiendo recibido sobrada publicidad periodística. Otros, por el contrario, permaneciendo sólo en el conocimiento de unos pocos entendidos- pueden dar una pista. Vamos a hacer ese listado:

– El “portal de apariciones OVNI” en la ciudad de Victoria y alrededores. En las afueras, “casualmente” los benedictinos levantaron hace un siglo una abadía. Y algunos investigadores (como el argentino Eduardo Fuentealba, asesinado en extrañas circunstancias por lo demás) sostuvieron que la misma fue construida para actuar como “custodia” de algunas galerías subterráneas de maléfica naturaleza.

– En las afueras de Rosario del Tala, también desde hace un siglo, existe una infusa “estaciòn experimental agrícola” (hoy desactivada, pero de ingreso prohibido) de capitales extranjeros, fundamentalmente ingleses, en un punto también “caliente” de observación OVNI y de mutilaciones de ganado.

– Apenas finalizada la Segunda Guerra Mundial, corriò el rumor que un aviòn nazi se habría estrellado en las proximidades de Gualeguaychú, portando secretos tecnológicos.

– Y ya que hablamos de Gualeguaychú, de todos es conocida en esa ciudad la historia del historiador local Juan Carlos Almeida, querido y respetado en vida por las fuerzas vivas de esa ciudad, homenajeado en más de un ocasiòn. Pues bien, Almeida sostenía que sobre el río homónimo habría detectado restos de un puerto y una embarcación… fenicios (!). Ignoro el fundamento de sus afirmaciones, pero vale recordar que incluso la Municipalidad de esa ciudad supo contactar al gobierno nacional en varias ocasiones solicitando apoyo logístico y humano para realizar las correspondientes prospecciones. Y por razones que desconocemos (¿illuminati?) pese a las respuestas positivas “en el papel”, nunca llegaron a esa ciudad ni los recursos ni los medios para ello…

Posted in Esoterismo, Illuminatis, Los Illuminati, Política y Esoterismo, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | Leave a Comment »

Incómodas reflexiones sobre remotos extraterrestres, reyes-sacerdotes y geopolítica actual

Posted by Gustavo Fernández en 25-11-2015

El archiduque Johann Salvator von Habsburg (de la casa real de los Habsburgo) renunció a sus títulos y honores en 1889. Se recluyó en Rennes Le Chateaux, nada menos, donde el cura Bérenguer Saunièré había accedido a misteriosos secretos centenarios que aún se discuten. “Murió” oficialmente poco después, pero como muchos maestros del conocimiento secreto decide “morir” para el mundo y, con renacida identidad, reconstruirse en otra vida. Para esta nueva vida, llamándose Jean Orth, elige la Argentina.

Jean Orth, el ex archiduque, conocía el secreto: Jesús no había muerto en la cruz sino, sobreviviendo a la misma, había emigrado con su mujer (conocida a través de los tiempos como María la de Magdala; la Magdalena) y su hija al sur de Francia donde, asentada y protegida la familia, parte luego él hacia el norte de la India a la búsqueda del conocimiento de Agharta con el fin de consolidar su legado que hasta entonces, más allá de la historia oficial, era más político que espiritual. Jeshua ben Josef, Jesús, hijo de José, de la casa de David y la tribu de Judá, era un rey-sacerdote sin reino y sin religión, heredero genético de una primitiva manipulación no humana para producir una estirpe de terrestres gendarmes de otros terrestres, un ente no humano, no terrestre, quizás no físico, cuyo verdadero nombre era la pronunciación aproximada de “Yehow” (demostrado está hace rato que era una “deidad ctónica” de quien Jetro, el suegro de Moisés, era sacerdote). Este grupo —cuya pureza racial estaba asegurada por la íntima convicción que instrucciones divinas imponían la segregación de los “goim”— sabe que es sólo cuestión de tiempo que una limitada numéricamente pero poderosa geopolítica y económicamente sociedad secreta, el Priorato de Sión (quien salga a afirmar que el mismo “es un fraude” sólo muestra con esa conclusiòn qué efectiva fue la manipulaciòn de la informaciòn), entronice en los Estados Unidos de Europa a un descendiente sanguíneo de aquél que, por carácter transitivo, aparecerá ante los “gentiles” como uno más, cuando en realidad responde a una programación arquetípica que los propios judíos, en su gran mayoría, desconocen a sabiendas. En las sombras, un poder detrás del poder —los Illuminati— conoce este entresijo y perpetúa en el mundo material la alianza con beneficios recíprocos hecha con inteligencias de Fuera de nuestro común Tiempo y Espacio.

Porque, ¿es sólo una casualidad que esa sociedad secreta elija, precisamente, llamarse Priorato de Sión, y “sionismo” sea la expresión politizada y segregadora del judaísmo?.

Sobre Pedro (petrus: piedra) se funda la Iglesia cristiana. Todos los evangelios vuelven constantemente sobre la categoría fundacional de una piedra. En el 2004 excavan la torre Magdala, en Rennes le Chateau, mandada construir por el padre Sauniéré, y donde el radar de profundidad hacía presumir la quizás presencia de un arcón con documentos o un cofre con tesoros… sólo se encuentra una piedra, cúbica y basta, que los arqueólogos dejan a un lado enfadados frente a las cámaras mismas de televisión del mundo entero. Jesús, la piedra angular del Templo, la Roca kaabade Sión. La roca cúbica de la obra masónica. El “sarcófago” de la Gran Pirámide (también quebrado en un ángulo, para simbolizar que la tarea humana puede aproximarse a la perfecciòn divina, pero nunca igualarla). Pero también la Kaaba islámica que, además, es meteorítica reafirmando su procedencia de los cielos.a propósito, en la Kaaba se encuentra una roca, presuntamente meteorítica, guarnecida en un relicario de plata…. sospechosamente similar a una vagina. Dice el Islam que “llegó de Venus”. ¿Extraterrestre o un guiño a la Diosa?). Y de los “cielos”, de “arriba” desciende según la tradición una energía que, ingresando en nuestro campo áurico a través del “chakra” coronario, vitaliza nuestro cuerpo energético. Jesús, el rey-sacerdote, se perpetúa en el tiempo a través de la dinastía merovingia y se han encontrado cráneos de monarcas de ese linaje que muestran en la coronilla lo que parece ser una incisión o agujero ritual. Incisiones parecidas se encuentran en los cráneos de sumos sacerdotes de los primeros tiempos del budismo tibetano. La tonsura clerical posterior, aun hoy, es un residuo de la práctica merovingia, lo cual expresa muy claramente que algunas personas en el Vaticano no sólo conocen su funcionalidad energética sino que la aprueban y estimulan, privando al común de la gente de esta información. Y si dos o más personas comparten un conocimiento y lo esconden a sus congéneres, es el germen de una conspiración del silencio.

Los merovingios eran llamados los “reyes brujos”. Se los consideraba capaces de curar por imposición de manos, siendo iniciados en ciencias arcanas y dignos rivales de Merlin, su contemporáneo por otra parte. Estas propiedades ¿genéticas? desaparecían si se interrumpía la secuencia de transmisión sanguínea, ya sea por parte de padre o madre (lo que explica tantos casamientos interparentales en Europa hasta época reciente, buscando reforzar esa cualidad genética) y de allí el origen del atributo “divino” de la nobleza. Una nobleza que históricamente es calificada como de “sangre azul”, curiosa particularidad fisiológica que pone manifestamente de relieve la intervención artificiosa que hace a estos humanos no tan iguales a otros humanos.

De manera que tenemos aquí dos posibles lecturas: o los reyes merovingios (y sus descendientes legítimos, que aún existen) son la continuidad de Jesús, hijo de Dios, y la realeza tiene derecho espiritual a reivindicar el poder temporal aún hoy, o cierta nobleza desciende de Jesús, rey-sacerdote sin poder pero con la lucidez de comprender que su estirpe debía perpetuarse para imponerse en el mundo futuro, imposición temporal que sus seguidores aceleraron disfrazando la conquista política de revelación religiosa. Y la experiencia religiosa camuflando un programa diseñado desde tiempos inmemoriales para controlar (al decir de Salvador Freixedo) la granja humana.

Si la historia del Priorato de Sión es cierta y Jesús tuvo descendencia, los cristianos deberían admitir la carnalidad de Jesús y hacerle descender un escalón de su “divinidad”. Sería, entonces, sólo un “avatar”. Pero las masas no lo comprenderían y ¿qué religión se beneficiaría (de las más importantes) por tener de suyo muchos profetas? (lo más parecido a “avatar” que la gente puede entender): los musulmanes. Recuerden cómo muchos grandes esoteristas (René Guénon, por caso) terminan volcándose al Islam (los propios templarios en secreto).

La "piedra negra" meteorítica

La “piedra negra” meteorítica

Pero si se disemina el Islam, la posibilidad de que la gente explore el camino de “avatares menores” también crece. El Islam, con su “despersonalización de imágenes” y su sensualidad, liberaría institucionalmente otras energías en la humanidad, más “eróticas” (ya que la represiòn sexual que tanto obsesiona a los cristianos es por definiciòn, “thanática”. Liberaciòn de enerde masas que bien puede ser el “alimento” de entidades no físicas). Entonces, hay que demonizarlo. ¿Quién mejor que un musulmán que desencadene tragedias en nombre del Islam (Osama bin Laden, DAESH)?. Pero, en este caso, hay pistas: “la base” (la traducción de “Al Qaeda”). Los grupos fanáticos verdaderamente musulmanes jamás dejarían de usar nombres sagrados, como Jihad, Hamas, Jezbollah y Al Fatah) y los atentados en los propios países musulmanes. Si la afirmación de George W. y sus acólitos fuera cierta, el Islam atacaría más en Occidente que en Oriente. Pero es exactamente al revés. Sólo que de este lado, la sangre tiene más televisión.

Posted in Contacto Extraterrestre, Esoterismo, General, Illuminatis, Investigación OVNI, Los Illuminati, Ovnilogía, Ovnilogía Esotérica, Política y Esoterismo, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , | Leave a Comment »

El Logos Solar, Cristo y los Cátaros

Posted by Gustavo Fernández en 02-09-2015

El autor, en el Prat des Cremats, al pie de Montségur

El autor, en el Prat des Cremats, al pie de Montségur

Los caminos del Langedoc-Rousillón francés son maravillas sinuosas entre montes y bosques. Fueron jornadas donde la Historia casi me sepulta: Carcassone, Rennes-le-Chateau y ahora, hacia Montségur. El castillo en la alta peña, casi inaccesible, refugio de los cátaros, donde los nazis buscaron afanosa e inútilmente el Santo Grial. A mi lado mi mujer, Mariela, se extasiaba ante el paisaje, esos villorrios de casitas de dos plantas y techos rojizos que salpican aquí y allá el paisaje, mientras hablaba sin parar con Maricarmen, la señora de mi amigo el escritor catalán José Luis Giménez quien no apartaba su mirada de los mandos del auto en caminos harto conocidos por él. Yo, estirando el cuello, clavaba la vista en el horizonte, recortado entre montañas, anhelando el momento que apareciera el mágico castillo. Montségur, cantado por bardos y trovadores, respetado por los Templarios, tan legendario como el Camelot del rey Arturo…

16 de marzo de 1214. Es apenas el día siguiente al equinoccio de primavera cuando doscientos cuarenta y cinco “cátaros” bajan cantando del castillo de Montségur, en el Languedoc francés, donde durante meses resistieron el asedio de las tropas mercenarias enviadas por la Iglesia de Roma y el Rey de Francia, el que sería conocido alguna vez como “San Luis”. Cantando caminaron cuesta abajo el empinadísimo camino y cantando, tomados de la mano, aceptaron su destino: ser empujados, atados de a tres, de a cuatro, dentro de un gigantesco foso rodeado por una

Ascendiendo al castillo de Quéribus

Ascendiendo al castillo de Quéribus

empalizada donde hacía horas ardía una monstruosa fogata. Quemados vivos, así comenzó el principio del fin para la “herejía cátara”, en lo que hoy todavía se llama “Prat des Cremats” (“Campo de los Quemados”), en provenzal. Un fin que se externdería hasta 1256, en que cae su último refugio en tierra hoy francesa, el castillo de Quéribus. En el ínterin, persecuciones en masa, decapitaciones masivas (sólo en Bèziers, las tropas al mando del sanguinario Simón de Montfort masacraron a veinte mil habitantes, mucho de ellos que sin ser cátaros se habían negado a traicionar a sus vecinos, responiendo la orden del representante papal, Arnaud Amaury, quien ante la consulta de Montfort respecto a cómo reconocerían a los herejes de quienes no lo eran, respondiò aquella célebre frase: “Matadlos a todos; Dios reconocerá a los suyos”.

Pero, ¿quiénes eran los cátaros?

Está instalada la idea que eran llamados así por la palabra “khatarii”, en griego, que significa “puros”. Ellos simplemente se llamaban a sí mismos, cristianos. Y el resto del pueblo, cálidamente, los llamaba “les bones hommes” (“los hombres buenos”). También conocidos como “albigenses”, erróneamente interpretado esto por considerarse que su fuerte era la ciudad de Albi (lo que no es verdad; allí eran pocos y, de hecho, muchos nativos de Albi no tuvieron inconveniente en conchabarse como cruzados en su contra por una buena paga); al parecer el término se les empleaba en un juego de palabras con la pureza (“alba”: blancura, sinónimo de inocencia).
¿Cuál era su credo?. Ellos se consideraban herederos de Cristo, pero de un Cristo distinto al Jesucristo aceptado por el Vaticano. Fuertemente dualistas, consideraban que Dios, siendo puro Amor, no podía haber creado este mundo donde impera la maldad. Por consiguiente, el mundo debiò haber sido creado por el Diablo. Toda creación material,

Castillo de Montségur

Castillo de Montségur

nosotros mismos por caso, compartimos ese grado de maldad, por lo que Cristo no podía haber nacido de mujer, ni vivido como hombre, porque esa sola condiciòn lo habría hecho impuro. En consecuencia, ellos sostenían que Cristo, el verdadero, era una manifestación exclusivamente espiritual y divina, y que las historias sobre la vida de Cristo Jesús eran simples alegorías para ilustrar a las masas. Por lo tanto, cuestionaban la realidad histórica del Nazareno, y así explicaban, por ejemplo, las contradicciones que los mismos textos testamentarios presentaban. Además de esto eran pacifistas, vegetarianos (aunque se permitían comer pescado por el hecho de no nacer de una cópula) y totalmente desprendidos de ritos y de posesiones. Andaban por el mundo predicando su doctrina, poniéndose a trabajar por voluntariado con cuanto granjero, artesano, albañil encontraran en su camino sólo a cambio de algo de comida y un lugar caliente para pasar la noche. Se distinguían por un hábito azul o negro atado con una cuerda basta a la cintura y un mínimo de sacramentos y liturgias. Sólo la imposición de manos para curaciòn y el “consolamentum” a quienes se aproximaban a la muerte.
Su organización era sencilla: los “creyentes”, personas que llevaban una vida normal pero asistían a sus enseñanzas y cuidaban ser solidarios, pacíficos y vegetarianos, y los “Perfectos”, que vivían consagrados al servicio, en castidad y trashumantes.
Todo esto soliviantaba a la Iglesia, porque esa regiòn –con fuertes tendencias independistas, que se conocía a sí misma como “el país de Oc”, que hablaban y escribían una lengua propia, el occitano, con más afinidad con los reinos del norte de lo que alguna vez sería España que con la entonces paupérrima París, y, sobre todo, desconfiados de la dinastía de los Capeto –que estaba en el poder- justamente ellos, los occitanos, que se sabían herederos de los legendarios visigodos. Y la soliviantaba porque ponía en ridículo el propio afán de posesiones y poder del Papado, porque desnudaba a un clero absolutamente ajeno a las cuitas y necesidades del pueblo, sólo interesado en disfrutar su posición social y atenazar a los vasallos con impuestos.
Pero algo más violentaba a Roma. Los Cátaros poseían un secreto. Un secreto que podía hacer colapsar su hegemonía…

Ese secreto era, seguramente, lo que buscaban quienes sitiaron a Montségur. En un extraño gesto de misericordia que no tuvieron en tantos pueblos arrasados, los sitiadores ofrecieron respetar la vida de todos los ocupantes del castillo si renunciaban a su fe y abandonaban la plaza. En otro extraño giro, los sitiados pidieron un plazo, y, aún más raro si cabe, se les dio los quince días de plazo que pidieron. En el ínterin, está sobradamente demostrado que dos “perfectos” primero, y días después otros tres, escaparon descolgándose por los peligrosísimos precipicios que rodean al peñasco. Los primeros llevaban –se dice en los reportes del Tribunal de la Inquisiciòn- dos grandes bultos. Los segundos, un atado pequeño, “como del tamaño de un bebé”. Algunos han teorizado que podría tratarse de un “tesoro material”, lo cual es un error: de haberlo habido, en bienes materiales esos bultos no podían sumar tanto y, menos aún, valer la vida de quienes decidieron quedarse para que esos pequeños grupos escaparan. Más aún: descolgarse peligrosamente por esos abismos no sería posible con grandes y pesados bulos de riquezas. Seguramente se trataba de otra cosa: para unos, el Grial. Para otros, documentos de lo que entonces se decía “vox populi” y aterrorizaba a la iglesia católica: que María Magdalena había sido compañera y amante de Jesús, huido a las Galias y vivido allí, y que la dinastía de los merovingios –derrotados luego por los carolingios, quienes se hicieron con el poder-, los llamados “reyes brujos” por sus dones de curaciòn con las manos, eran descendientes sanguíneos de Jesús… Incidentalmente, recordemos que Bernard de Claravel, el cisterciense fundador de la Orden Templaria, fue enviaod al Languedoc a convertirles, y pese a ser tratado burlonamente y literalmente expulsado, siem pre hizo especial hincapié en que el proceder de estos “herejes” no sólo no era reprobable sino “imitable”. Fueron justnte otros cistercienses los que empujaron el genocidio en décadas posteriores, pero los propios Templarios jamás quisieron involucrarse en ello. Los Templarios, aquellos que menos de un siglo después del exterminio cátaro serían exterminados a su vez por razones presunta y extrañamente similares a las que justificaron la matanza albigense.

Delgadas ventanas del castillo perfectamente alineadas con los solsticios...

Delgadas ventanas del castillo perfectamente alineadas con los solsticios…

Sea lo que fuere, llama la atención el plazo pedido y acordado. Quince días, lo que permitiò a los cátaros pasar en el castillo el Equinoccio de Primavera que, ese año, cayó el 15 de marzo. Este es unos de los detalles que avalan mi teoría que el catarismo era algo más que “una herejía cristiana”. Eso, y el propio castillo de Montségur. Hace décadas ya que el famoso ingeniero y matemático Ferdinand Niel demostrò que sus muros y esquinas se encuentran perfectamente alineadas con equinoccios, solsticios y los “ortos solares”, es decir, el punto de salida del Sol en cada signo zodiacal.

Las alineaciones del castillo de Montségur

Las alineaciones del castillo de Montségur

Un castillo por demás extraño, muy extraño. Se sabe que toda la regiòn fue, desde tiempos inmemoriales, mágica y sagrada. Y se sospecha de anteriores edificaciones -hoy completamente perdidas- donde luego se levantara un castillo que difícilmente estaba concebido como residencia o resguardo de un gran número de personas. Un “castillo” más bien residencia de sabiduría que fortificaciòn…

Es que el Catarismo fue la herencia occidental y cristiana de las enseñanzas de Mani, un Iniciador, un maestro espiritual o “avatar” persa quien enseñara esa Dualidad de la que habláramos antes. Discípulo de Zaratustra (o Zoroastro) según la tradición, tomaban al Sol y al fuego como expresiones simbólicas de las fuerzas inteligentes que dominaban los espacios interplanetarios. Mani enseñó a sus discípulos que en esta “guerra cósmica” entre las Fuerzas del Bien y el Mal, tienen papel preponderante los “Logos planetarios”, llamados luego por los griegos “kosmokratores”, fuerzas espirituales inteligentes que son “regentes” de cada astro planetario; en nuestro caso, estaríamos protegidos por un “Logos solar” que encarna en cada ser humano una “chispa de Divinidad”: el Arquetipo Solar. Y Cristo –según entendían los cátaros, herederos del pensamiento “maniqueo”- no habría sido entonces una persona, sino el símbolo de esa “luz interior” que duerme en todos y cada uno de nosotros. Todos tenemos un “Cristo interno”, y está en nosotros, en nuestra conducta y obras, manifestarlo.
Aún hoy es para muchos difícil comprender –y mucho más, aceptar- esta doctrina, en tiempos donde el fetichismo religioso y esperar que la salvaciòn venga “de afuera” es dominante (y si no, miren a su alrededor…). Cómo no iba a ser, además de incomprensible, francamente escandaloso para aquellas mentes retrógradas que sólo entendían el lenguaje de la fuerza bruta y la satisfacción de los meros deseos materiales que ordenaron el exterminio de “los hombres buenos”…

Cualquier semejanza con la actualidad, aunque sea metafórica, quizás no sea coincidencia.

En mi perspectiva, la riqueza simbólica del Catarismo comparte con el Templarismo provocar un eco profundo cuya motivación nos resulta inconsciente pero es intensamente movilizadora. Ya lo escribì alguna vez: aún en estas tierras, tan lejanas en lo geográfico y cultural a aquellos territorios europeos de gestas históricas, uno dice “Templarios” y genera una curiosidad intensa aún entre quienes admiten, sinceramente, “no saber muy bien de qué se trata” (alguna vez comenté, por ejemplo, que en la ciudad donde radico –que no se caracteriza precisamente por una intensa y masiva tradición cultural- una conferencia mía sobre ese tema reuniòn un número de asistentes como seguramente otros pocos temas culturales e históricos han tenido en esta localidad). Lo mismo ocurre con otros íconos: El Grial, por caso. A fin de cuentas, ¿no ocurre lo mismo en muchos países con el rey Arturo, la Tabla Redonda, Camelot, pueblos muchos de ellos totalmente ajenos a la tradición cultural sajona?. Y también sucede con los Cátaros: muchos no saben bien de qué va el tema, pero experimentan una instintiva atracción por acercarse a ello.
Y esto puede tener sólo una explicación: que esos ítems codifiquen y resuenen con imágenes arquetípicas del Inconsciente Colectivo. Es en ese sentido que adquiere relevancia el Héroe Solar que duerme en cada uno de nosotros. Perseo, el caballero que rinde culto al “amor cortés” medieval, San Jorge, Cristo mismo, Quetzalcoatl, Pachacutec, Kon Tiki Wirakocha, Hermes Trimegisto, Beowulf, el Sigfrido de Richard Wagner, trascendiendo su realidad histórica (o no) son Héroes Solares. Paradójicamente (o no tanto, yin y yang laten en cada uno de nosotros, independientemente de nuestro sexo) lo son también Juana Azurduy, Juana de Arco, Rosa de Luxemburgo, Boudica, Hipatia. Y todo Arquetipo se realimenta cuando un contexto doctrinal –que es decir, un paradigma filosófico- lo acoge y estimula, es decir, lo despierta. Esos son los Cultos Solares, explícitos : desde los egipcios a los inkas, la adoración a un “sol” que sólo la frivolidad y superficialidad académica contemporánea puede suponer concebido por los ancestros como un dios por sí mismo, perdiendo la perspectiva que lo tomaban como símbolo manifiesto de otro Principio Sutil (el Logos Solar), o implícitos, donde detrás de la concepción de una Dualidad se esconde una completa cosmogonía, de fuerzas –ya lo citamos- espirituales en permanente antagonismo y con “territorialidades” manifiestas: son las “inteligencias espirituales” asociadas a los astros, los Logos, los Kosmokratores, los Genios Planetarios. Pero lo que podría parecer sólo un complicado panteísmo tiene honduras metafísicas: hay un Principio de Correspondencia que señala que emanaciones, reflejos, hálitos de esas fuerzas superiores espirituales duermen en la baja y densa naturaleza humana y –lo escribimos ya- está en nuestra Voluntad despertarles.

El secreto de María Magdalena. El Grial, improbable objeto físico. O los documentos que enseñaban a despertar el Héroe Solar particular. Cualquiera de esos elementos no sólo harían colapsar a la iglesia católica como la conocemos: sería una bomba de tiempo para los Poderes dominantes, por un colectivo de razones que he expuesto en otros trabajos. Por ello el exterminio cátaro. Pero el secreto sigue a resguardo. Y, cualesquiera sea su verdadera naturaleza, ya ha comenzado a develarse. La evidencia: todo cuanto se ha escrito, teorizado, fabulado, mentido o aseverado desde hace años sobre temas prohibidos durante siglos, ¿acaso no es evidente expresión que las pistas han abandonado los cenáculos crípticos donde estaban celosamente guardados?

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 Comments »

UNA EXTRAÑA HISTORIA DE TEMPLARIOS Y VIAJEROS EN EL TIEMPO

Posted by Gustavo Fernández en 08-06-2015

Ruinas del castillo templario de Opoul-Périllos

Ruinas del castillo templario de Opoul-Périllos

Como algunos de mis lectores saben, investigar los meandros de Templarios, Cátaros, la presencia de María Magdalena, consorte de Jesús, en Europa, el simbolismo del Santo Grial y la verdadera naturaleza de las enseñanzas del Cristianismo primitivo es una actividad que me está ocupando años, me ha llevado a recorrer tierras europeas en busca de cotejar fuentes y referencias en el terreno, intercambiar con otros especialistas de reconocida trayectoria mundial (forjando sólidos lazos de amistad con algunos de ellos) y, siempre, encontrar más preguntas que respuestas. Y en esta singladura aparecen historias, quizás colaterales a esos enigmas, quizás no, y uno no puede dejar de preguntarse cómo articularán –si es que lo hacen- en ese gigantesco rompecabezas sobre el que se construyó la historia de Occidente –y las implicancias para todo el mundo- de los últimos dos mil años. Ya escribiré sobre ese pico misterioso que es el monte Bugarach, en el Languedoc – Rousillón francés, que como nuestro Uritorco, el Shasta californiano, Montserrat en España, Machu Picchu y tantos otros es a la vez casi un “faro” para la aparición de OVNIs, refugio de un mitológico dragón y portal de mentadas ciudades subterráneas. Ahora, relataremos una extraña historia que se cruzó en nuestro camino.

Existe un pequeño, muy pequeño pueblo conocido como Opoul Périllos, en el distrito de Perpignan. Ochocientos

El monte Bugarach

El monte Bugarach

habitantes, apenas, y las ruinas de un castillo–encomienda Templario en sus afueras. Como tantos otros sitios que hemos caminado, el lugar es bucólico, agradable, pleno de historia y por qué no, leyendas. Y la de este pueblito en particular no es menor: se dice que donde se encuentra ese castillo se refugiaron María Magdalena y Jesús durante algunos meses.
Esta versiòn puede resultar ridícula a algunos lectores y francamente hereje a otros. Podemos discutir –quienes no somos cristianos claro, porque el resto está a priori condicionado por su propia creencia- la presencia o no de Jesús junto a su pretendida mujer en el sur francés: recordemos que según algunos historiadores –revisionistas, claro- habría descendido vivo de la cruz, su cuerpo convenientemente “secuestrado” luego de una pantomima de entierro y cuidado en secreto; pero habría fallecido de las heridas unas tres semanas más tarde. Otra corriente supone que partiò hacia el norte de la India, concretamente a la regiòn de Cachemira (donde al día de hoy el culto reverencial de Ysa Ussuf –el nombre de Jesús en esas regiones- y su sepulcro en Srinagar sigue siendo el epicentro de la devociòn de unas dos millones de personas que allá sostienen esa creencia). Algunos más, especulan que partiò hacia tierras americanas –donde la figura de Ce Acatl Topilitzin Quetzalcoátl, “aparecido” en Amatlán, Morelos, hace unos dos mil años, de aspecto y enseñanzas con tantas resonancias “crísticas”, da pábulo a esa teoría- y un número importante, como ya dijimos, entiende que se reuniò luego de un largo viaje por tierra, quizás años después, con su esposa, la de Magdala, en tierras celtas del Imperio Romano.
Todo esto es altamente discutible. Lo que no lo es, como dijimos, es la presencia de María Magdalena en el sur de

Posible cráneo de María Magdalena, en Saint Maximin (foto: José Luis Giménez, www.jlgimenez.com.es )

Posible cráneo de María Magdalena, en Saint Maximin (foto: José Luis Giménez, http://www.jlgimenez.com.es )

Francia. Habiendo llegado con las otras dos Marías –la de Betania y la Jacobea- José de Arimatea, su criada Sara y su hermano Lázaro a través del Mediterráneo, habrían atracado en lo que hoy es Saintes Maries de la Mer, vivido y predicado en Narbonne, Marsella y Saint Maximin muriendo y siendo en principio sepultada en esta última localidad, aunque luego parte de sus huesos –como reliquias- partieron con rumbo disperso. Mientras que el gran amigo e investigador catalán José Luis Giménez señala fuertemente a Tarragona como depositario de su cuerpo si bien su cráneo aparentemente aún está en Saint Maximin. De hecho, toda Francia tiene una devociòn increíblemente intensa hacia la santa y ni en ámbito profanos, ni religiosos, ni académicos se cuestiona –en esa tierra- la realidad histórica de estos hechos.

Bien. Pero como señalara, María Magdalena no solamente habría pasado por ese pueblito de Opoul-Périllos, sino que lo habría hecho en compañía nada menos que del propio Jesús (recordemos que existe una larga mitología, sostenidas oralmente de siglo en siglo, que apunta a que en cercanías del poblado de Rennes Le Chateau -antiguamente “Rhadés”, capital del imperio visigodo, los mismos que saquearan, con Alarico a la cabeza, la Roma inmortal- estaría el sepulcro del mismísimo Redentor). Verdad o mentira en la creencia de cada uno, lo cierto es que esa estadía de la sagrada pareja en Opoul-Périllos no la discuten en toda la regiòn. Y que habrían tenido como refugio una modesta choza construida precisamente donde, poco más de un milenio después, los Caballeros Templarios, en homenaje, levantaron ese castillo que hoy vemos en ruinas.Y bien, a esto, se suma este extraño dato.

En el año 2001, comienza a desarrollarse en Francia un proyecto, conocido con el nombre de “Proyecto Kéo”. Consiste en el lanzamiento de un satélite esférico, de unos 80 cm de diámetro, en una órbita excéntrica con la Tierra en uno de los focos, y un reingreso a la atmósfera de nuestro planeta planeado para dentro del 50.000 años. Bien, el Kéo –lanzamiento pospuesto por diversos motivos desde hace unos años, se llevaría a cabo antes de fin de este 2015- es un “arca del tiempo”, un reservorio de informaciòn en soportes de alta tecnología de todo lo que es la civilización humana, el aspecto de nuestros continentes, la clasificaciòn de nuestra flora y fauna global. Como otras experiencias parecidas ya llevadas a cabo, esta “cápsula del tiempo” busca contarle a nuestros remotísimos descendientes cómo es el mundo de hoy, en primer lugar. Pero en segundo lugar, lleva una propuesta inquietante: propone –visualmente, sonora y literariamente- a la gente del futuro que, en la suposición que ya han logrado el viaje en el tiempo, regresar, concretamente un 1 de mayo entre el año de lanzamiento y el año 2035, a un momento y lugar en la Tierra para contactar a los hombres y mujeres del pasado que apostaron a ese proyecto.
Y, ¿adivinen cuál es el punto en la superficie terrestre propuesto para la cita temporal?.

Acertaron. Opoul-Périllos.

¿Por qué?. Los responsables del proyecto simplemente sonríen cálidamente, se encogen de hombros y dicen que es un “lugar como cualquiera”. Quizás con ese hermoso paisaje, fácil acceso para los creyentes en el “contacto con el futuro” y a la vez suficientemente tranquilo… como para que, de ocurrir, dado que la “tecnología” que podría esgrimir los “crononautas” nos es desconocida, no poner en potencial peligro ningún gran centro urbano.
No sabemos –aún- si en el futuro realmente dominarán el viaje en el tiempo. El “Kéo” ni siquiera ha despegado, todavía, a bordo del “Arianne-5”, el cohete que Francia destina a este tipo de experimentos científicos. Ni siquiera sabemos si el “Kéo” sobrevivirá semejante periplo a través de los evos. Pero no podrán ustedes desmentir que es extraño, muy extraño, que con tantos lugares asaz más idóneos sobre la superficie del planeta sea, justamente, Opoul-Périllos el elegido para el encuentro con la humanidad (hipotética) del futuro. Y uno se pregunta, entonces, sobre las otras “historias” sobre Jesús. La de su origen, ni divino ni humano, sino pretendidamente extraterrestre… ¿o quizás, proveniente también del futuro?. ¿Y si fuera ésta, de éste modo, la tan mentada “Segunda Venida”?.

Addenda: el querido amigo Josep Bello (ya finalizada la redacciòn de este artículo) me pasa un dato cuando menos inquietante: el código postal de Opoul-Périllos es… 66600

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 8 Comments »

Viaje Iniciático Tras María Magdalena, Cátaros y Templarios

Posted by Gustavo Fernández en 25-05-2015

VIAJE INICIÁTICO TRAS MARÍA MAGDALENA,
CÁTAROS Y TEMPLARIOS
con Gustavo Fernández y José Luis Giménez
Partida: 27 de abril de 2016
Circuito A: Hasta el 12 de mayo
Circuito B: Hasta el 20 de mayo
Recorriendo Francia, Mónaco y España

Te invitamos a una verdadera aventura geográfica y espiritual. Acompañanos a recorrer Francia y España profundizando en tres enigmas de la Historias y el espíritu: la presencia de María Magdalena, con todo su significado como compañera de Jesús, en esas tierras; la herencia espiritual de los Cátaros y su tragedia, y el misterio redivivo de los Templarios. Recorreremos con movilidad propia el Langedoc, visitaremos los lugares donde desembarcó y viviò la Magdalena, penetraremos en las profundidades de castillos e iglesias medievales y meditaremos en lugares que pocos han conocido. Todo ello con la guía del afamado escritor, conferencista e investigador catalán José Luis Giménez​ y Gustavo Fernández.
El viaje está diseñado en dos Circuitos, y tú eliges acompañarnos en el primero o en ambos. En el Circuito A recorreremos el sur de Francis, Cataluña y finalizaremos en Madrid (con la fantástica experiencia de conocer El Escorial y Toledo). El Circuito B comenzará entonces, y será una gira fantástica por el resto de España, con dos días de descanso en las playas de Alicante incluidas, un circuito donde nos maravillaremos también con la exhuberancia, el exotismo y el Esoterismo árabe en Al – Andalus.
Pero también será Iniciático porque se irá enseñando y explicando los simbolismos ocultos sobre el Grial presentes en esa geografía y, dado que este Conocimiento en parte importante d elas Enseñanzas de la Respetable Orden Hermética y Pitagórica (de la cual es Maestro de Primer Grado Gustavo Fernández) durante el Circuito A y a quienes así lo soliciten se les iniciará como Hermanos Menores de Octavo Grado de la Logia “Ad Lucem Per Voluntatem”
El Circuito A ocupará 15 días
El Circuito B (que, obviamente, incluye el A) ocupará 22 días.
Llegada y pasrtida con tolerancia de +/- 24 horas.
Éste es el itinerario completo:

Día 1. Llegada Barcelona:
100_2222– Alojamiento en hotel y resto del día libre (dependiendo de la hora de llegada, a menos que se decida realizar alguna visita si queda tiempo, se podría visitar algunos edificios modernistas: Casa Batlló, Casa Milá – la pedrera-, el Puerto, monumento a Colón).
Ver videos: https://www.youtube.com/watch?v=WZjdekkBaFg
Y también

2. Barcelona:
100_3062– Visita Barrio Gótico (Catedral, Basílica Santos Justos y Pastor, Call judio, Plaça del rei, Plaça Sant Jaume, Basílica Ntra. Sra. del Mar, Colegiata de Santa Ana), Parque Güell.

Ver videos: https://www.youtube.com/watch?v=wHcCxJ9Qs7A

Y también


3. Montserrat:
– Visita del conjunto del Monasterio Benedictino de Montserrat, visita a las cuevas del salitre en Colbató (si queda tiempo).
Ver video: https://www.youtube.com/watch?v=6G3Gd0txcxw
4 Narbona/Abadía de Fonfroide/Bèziers:
– Visita de la ciudad de Narbona, Catedral, abadía de Fontfroide (una de las principales del Císter), Bèziers (Iglesia de Santa María Magdalena, Catedral de Sant Nazaire). Alojamiento.
Ver videos: Abadía de Fontfroide: https://www.youtube.com/watch?v=jBPfjSoAfvg

Video: Países cátaros, Carcassonne: https://www.youtube.com/watch?v=UBEXnPydizQ

5. Saintes Maries de la Mer/Marsella:
-Visita de la iglesia fortaleza de Santa María Magdalena (siglo X), playa donde desembarcó María Magdalena a su llegada a las Galias, Cripta de Santa Sara (Sara la negra o la diosa Kali), Marsella (visita catedral, ciudad y puerto). Alojamiento.
Video: https://www.youtube.com/watch?v=9z7CCM8V5ws
6. Saint Maximin/Mónaco:
-Visita de la basílica de Santa María Magdalena, sepulcro, la Santa cueva. Mónaco (visita del principado). Alojamiento
Video: https://www.youtube.com/watch?v=9z7CCM8V5ws

7 Mónaco – Carcassone:
100_2382-Viaje hasta Carcassone (5 horas de viaje) (visita de la Cité medieval). Alojamiento
Video: Países cátaros, Carcassonne: https://www.youtube.com/watch?v=UBEXnPydizQ

8. Rennes le Château-Montségur:
-Visita de la iglesia de Santa María Magdalena, casa museo del abad Saunière, Tour Magdala. Montségur (subida al castillo cátaro y visita de la estela cátara). (Alojamiento o regreso al “cuartel general” en Carcassonne).
SDC12246Video: Rennes le Château: https://www.youtube.com/watch?v=IvAQTiy8syM

9. Castillos cátaros: Arqués, Perypertousse, Puivert, Quéribus:
DSC03263-Visita de los castillos mencionados y viaje a Tarragona. Alojamiento
Video: https://www.youtube.com/watch?v=UBEXnPydizQ

10. Tarragona/Santes Creus/Miravet
Videos: Tarragona – Imperial Tarraco – Anfiteatro romano:

Santes Creus: https://www.youtube.com/watch?v=rLyliOG5KpA

Santes Creus
Castillo templario de Miravet: https://www.youtube.com/watch?v=EGICXtJ1XHk
11. Madrid
12. Toledo
13. El Escorial
FIN CIRCUITO A
Comienzo Circuito B
14. Córdoba
varias agosto 33715. Córdoba, visitando los recovecos mozárabes de la ciudad, sus patios andaluces y su impresionante Mezquita.

16. Granada
17. Granada los barrios judío, gitano -en el Sacromonte- y árabe (El Albaicín) y, fundamentalmente, la Alhambra, un sueño hecho realidad.

18. Alicante
100_273819. Alicante, dos días de descanso con ascenso al Castillo Árabe

20.Barcelona
21. Barcelona y partida
Interesad@s: escribir a: caintegral@yahoo.com.ar

En sucesivos boletines iremos precisando detalles de recorridos, costos, servicios, etc. Quienes soliciten info por mail recibirán atenciòn preferencial

Saludos cordiales
El Equipo de AFR

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , | Leave a Comment »

EL MUNDO SUBTERRÁNEO DE TOLEDO Y EL SECRETO DE HÉRCULES

Posted by Gustavo Fernández en 27-11-2014

Frente a la catedral de Toledo

Frente a la catedral de Toledo

El concepto de un mundo intraterreno ya es arquetípico en la cultura humana. Desde la idea de una verdadera “Tierra hueca” hasta el concepto geológica e históricamente más evidente de continentes atravesados por túneles y pasadizos, ora naturales, ora artificiales, su magia y misterio es de una atracción casi imposible de resistir. Tan imposible que, caminando que hubimos las calles de Toledo, bastó que se nos relataran las leyendas, se evocaran nombres mágicos como el de Hércules, el del rey Rodrigo, el de la Mesa de Salomón y se nos insinuara que bajo la maravillosa y medieval ciudad toledana se extendía un reino subterráneo para que, en contra de lo que nuestro siempre exigente itinerario nos demandaba, encamináramos nuestros pasos para atisbar, aunque más no fuere, la punta de un iceberg que aquí es, en puridad, el vano de la puerta a un abismo de insondables acertijos. En eso, y mucho más, pensaba mientras desandaba las laberínticas callejuelas de la bella ciudadela, es lo que era mi primera visita -que sé no será la última- al lugar. Pensaba en Hércules, en los mundos subterráneos y en este impredecible y maravilloso Universo que me da la oportunidad de estar allí, sobre lo que otros leerían después.

A las puertas de Toledo, antes de cruzar el Tajo

A las puertas de Toledo, antes de cruzar el Tajo

Ciertamente, toda la geografía española –como el de tantas geografías de todo el orbe- es pletórica en referencias (si alegóricas, si literales y comprobables, cada caso amerita una consideración individual) a umbrosos ámbitos bajo nuestros suelos, territorio de elfos, de fantasmas, de semihéroes, de tragedias y proezas. Recordemos sólo aquellas leyendas catalanas que rodean a las ruinas del castillo de Quemançor pero también la realidad de la cueva chamánica de La Serreta. Es siempre el reino de las profundidades la comarca de fuerzas preternaturales, de seres fronterizos con la realidad. Nos hablaron de él en Alicante, en Cartagena, en Barcelona –cómo no-, en Córdoba, en Granada. Pero en Toledo, ese reino subterráneo tenía un zaguán atractivo llamado “las cuevas de Hércules”.
Se denomina Cueva de Hércules a unos espacios subterráneos abovedados de época romana que se localizan fundamentalmente en el número 2 y en el número 3 del callejón de San Ginés, bajo un inmueble que ocupa el solar de la que fue iglesia de San Ginés hasta 1841.

La ciudadela

Hoy podemos acceder a la mitad de la construcciòn subterránea, ya que la otra mitad se encuentra en terrenos privados que no autorizan su acceso, pero como se le supone simétrico, un efectivo espejo de piso a techo y pared a pared crea una interesante sensación de “completitud” en el habitáculo.
Tal como lo encontramos, se sabe que fue un enorme depósito de agua construido a mediados del siglo I de nuestra era; esto es, plenamente romano. Pero la historia local dice que lo que hicieron los romanos fue aprovechar excavaciones preexistentes, y que de hecho le dieron un destino de alberca para que, al inundarse, desalentara a cualquier intruso de lo que verdaderamente se quería aislar: la entrada a extensos pasadizos subterráneos que habrían sido excavados por Hércules durante su paso por la regiòn. Es sugestivo que todo parezca indicar que luego, en época visigótica, hubo allí una iglesia y más tarde, cuando la llegada del Islam, una mezquita. Esta funcionalidad religiosa aplicada a una construcciòn originalmente tan banal como una gigantesca cisterna parecería un despropósito si no cumpliera, simbólicamente (y no tan simbólicamente) el mismo fin: proteger físicamente primero, espiritualmente siglos después,  algo.

Cruzando el Tajo

Cruzando el Tajo

El edificio se va deteriorando durante un prolongado período de la época moderna. Abandonada y cerrada al público durante el siglo XVIII, la iglesia es demolida en 1841; conservándose de ésta parcialmente el muro de la entrada, donde aparecen empotrados varios relieves visigodos, y en el interior restos de la sacristía. El solar fue puesto a la venta y se parceló entre varios vecinos, afectando esta parcelación también a las bóvedas romanas sobre las que se levantan viviendas.

Según la leyenda, Hércules edificó un palacio encantado cerca de Toledo, construido con jade y mármol, y ocultó en su interior las desgracias que amenazaban a Hispania. Puso un candado en la puerta y ordenó que cada nuevo rey añadiera uno, ya que las amenazas se cumplirían el día en que uno de ellos fuera curioso y entrara. Según la leyenda, Don Rodrigo fue ese rey, lo que precipita la caída del reino en manos de los musulmanes y del palacio sólo queda la actual cueva que ocultaría maravillosos tesoros, entre ellos la famosa Mesa de Salomón.

En los últimos años, buscadores de tesoros investigan por las cuevas y subterráneos de Toledo, dando por hecho que el verdadero tesoro no ha sido hallado aún. Pese a que es cierto que fue a esa ubicación donde descendieron los “bragados”, exploradores enviados por el Cardenal Silíceo en 1546 que

Descendiendo a la cripta

Descendiendo a la cripta

regresaron contando terribles historias de fantasmas y monstruos y que en el curso de pocas semanas morirían, estudios más rigurosos basados en antiguos escritos no ubican las cuevas de Hércules dentro de Toledo, sino que sitúan allí la entrada (que se encuentra desaparecida), mientras que las cuevas se encontrarían en las afueras de la ciudad.
Hubo tesoros, por cierto. Samuel-Ha-Levi, tesorero del rey Pedro el Cruel, tenía riquezas increíbles que llegaron a oídos de su amo. Dice la crónica que:
“El Rey Don Pedro dixo: “Si don Samuel me diera la tercia parte del más pequeño montón que aquí está, yo no le mandara atormentar. “E dexose morir sin me lo decir!”, se lamenta el rey cuando finalmente encuentra 170.000 doblas, 4.000 marcos de plata, 125 arcas llenas de paños de oro y seda y muchas joyas ocultas en aquellos subterráneos…
La tradición popular cuenta que, durante la Guerra Civil, muchas personas huyeron a través de esas cuevas desde Toledo, saliendo a través de una

Descendiendo a la cripta

Descendiendo a la cripta

bóveda hundida cerca de la vecina población de Mocejón.
Allí, existen unas enigmáticas cuevas construidas por el hombre y datadas en el 4000 a. C. a las que se accede a través de la bóveda derruida, desde la que se llega a una planta tan grande como la Catedral de Toledo, laberíntica, con salas de reunión, mesas donde se supone han realizado sacrificios, etc. Desde esta planta se pasa a otras salas y a otras galerías que se orientan hacia Toledo, pero que 100 metros más adelante se encuentran cegadas por el paso de los años.
Lamentablemente, las cuevas se encuentran en una finca privada y en un estado de conservación deplorable y peligrosísimo (en todo ese cerro se observan hundimientos y accesos adicionales a galerías cegadas). Esto, especialmente que no se trate de patrimonio nacional, ha impedido realizar una investigación oficial.

El comienzo de la leyenda, el verdadero Hércules

En la profundidad de "las cuevas de Hércules". Mi hijo, David, sirve como referencia de proporciones

En la profundidad de “las cuevas de Hércules”. Mi hijo, David, sirve como referencia de proporciones

Las “Cuevas de Hércules” rodeadas de misterios y leyendas, resumen en cierto modo la tradición “subterránea” de Toledo. La tradición dice que este lugar fue labrado por el propio Hércules y que allí enseñaba las ciencias ocultas.Esto me llamó poderosamente la atenciòn: conocía bastante de la ¿historia? de Hércules, y aún a sabiendas que sus famosos “doce trabajos” tenían más bien una interpretaciòn esotérica y/o astrológica que meramente mitológica, era la primera vez que escuchaba que fuera catedrático, aunque diera lecciones de Teurgia. Y aquí vino una nueva sorpresa: mientras la gente común, al referirse al lugar como “las cuevas de Hércules” piensa en el ícono griego-romano, los estudiosos saben que en la antigüedad el término se refería al “Hércules Egipcio”: Túbal.

Túbal se llamaba en realidad Túbal Caín (sí, como quien ya saben…) e hijo de Lamec y, por lo tanto, nieto del fraticida famoso. Pero dejando a un lado el karma de semejante genealogía familiar, Túbal Caín era el símbolo, en los pueblos del norte de África, del progreso cultural y la metalurgia (hoy, generalizaríamos diciendo “la ciencia”). Y es más sencillo comprender porqué lo de “Hércules” si recordamos que este término viene del griego “Herakles”. Y “herakles” no es un nombre propio: es un alto grado militar. Con lo cual he aquí que cuando se habla de un “hércules” (así, con minúsculas, sea romano o griego) se habla de un “general” y sus trabajos famosos, los trabajos -sin duda alegóricos- de toda una “tropa”. Cuando leemos que Wellington venció a Napoleón, no creemos que se trataba de dos individuos peleando solos en medio de un campo, sino lo interpretamos como es: una generalizaciòn. Como con un “herakles”.

Así que entonces tenemos a un alto militar y a la vez científico que habría recalado en las tierras tardíamente toledanas para formar discípulos, ocultar cuevassus riquezas y crear espacios físicos que, siglos después, serviría a quienes no solamente sabían de su existencia sino tenían las clavs para acceder a los mismos, con el fin de ocultar maquinaria y elementos que no deberían caer en manos de cualquiera. Y si hablamos que siglos después de Túbal Caín había quienes detentaban el secreto, es que hablamos de un secreto transmitido. Y si hablamos de un secreto transmitido, hablamos de una hermandad, logia o sociedad iniciática.

Se decía que en esas cuevas había figuras o pinturas escondidas antes de la llegada de los árabes, cuyo desvelamiento acarrearía grandes males. En estas cuevas se sitúa también el tesoro que encuentra el joven judío del manuscrito de Rosso de Luna, por sólo poner algunos ejemplos.

Hasta 1839 no se intentó otro reconocimiento de la cueva, a raíz de la demolición de la iglesia de San Ginés. El vizconde de Palazuelos dice en su “Guía”, escrita en 1890:

«Una vez en el solar, vimos en el suelo, a la izquierda, un cuadrado boquete, ingreso de la cueva, recinto casi lleno actualmente de escombros que no impiden, sin embargo la entrada, ni hacerse cargo de lo que queda descrito. Formada por bóvedas de piedras paralelas y, semicirculares de indudable fabricación romana, unidas por arcos prácticamente cerrados. En los extremos de la estancia hay ciertos boquetes o puertas tapiadas que, sin duda, comunican con alguna bóveda inmediata.”

Posteriormente, la casa fue entregada por Enrique IV a don Juan Pacheco, marqués de Villena, y comenzó a conocerse como “casa o palacio de Villena”. Se decía que en ella vivió don Enrique de Aragón, llamado impropiamente marqués de Villena, y que utilizó esos subterráneos para sus brujerías y nigromancias, viéndose al filo de la media noche resplandores amarillentos que surgían de los subterráneos, al tiempo que se oían cadenas y choque de cristales y redomas, aunque lo cierto es que de haber habido algo, la cosa no pasaría de simples experimentos de alquimia. Luego el palacio se arruinó y los subterráneos fueron cobijo de mendigos, hasta que se construyó la casa y se creó el museo del Greco.

La Mesa de Salomón

Supuesta reconstrucción de la Mesa de Salomón, siglo XVII

Supuesta reconstrucción de la Mesa de Salomón, siglo XVII

Pero sin duda el enigma que acapara toda la atención es la afirmación, extrañamente sostenida y consistente a lo largo de los milenios, que el artilugio conocido como “Mesa de Salomón” habría estado oculto, precisamente, en las “cuevas de Hércules”. Recordemos que éste era uno de los artefactos poderosos robados del Templo de Salomón, construido, al igual que el templo mismo, por ese genial arquitecto, matemático y sin duda, hermetista que fue Hiram de Tiro. Algunos autores la identifican con el “mar de bronce”, usado para abluciones rituales, esa hemiesfera de ese metal de 6,50 metros de diámetro. Otros, en cambio, la ven más “rectangular, de estructura broncínea y orlada de esmeraldas –una fuente habla de 365- y su superficie como “un gran espejo donde se ve el pasado, el presente y el porvenir”, es decir, un adminículo antecesor de las “esferas de cristal” mánticas de los siglos venideros. Fuera, ciertamente, un equipo de sobrenatural tecnología capaz de alterar las leyes del Tiempo y el Espacio o simplemente un monumental y artístico mueble de uso meramente religioso, no cabe ninguna duda de su existencia histórica: aparece en los inventarios romanos de los bienes confiscados al templo cuando su saqueo, y se lo menciona entre los distintos especialistas de esa época como parte del botín visigodo llevado, primero, a Rennes-le-Chateau (nada menos) y luego a Toledo. Si permanece allí o si los musulmanes se la llevaron, es todavía materia opinable, tsan opinable como su verdadera naturaleza y funciòn. Pero, insisto, es una realidad histórica.
Dado que formara parte del mismo tesoro con el Arca de la Alianza, y dada mi convicción que la misma no era tanto un “objeto de inspiración divina” como sí pura tecnología claramente extraterrestre, este tema me interesa fuertemente porque, obviamente, considero que la “mesa de Salomón” surfacetambién lo era. Recordemos cuando hace unos años, Microsoft lanzó el proyecto “Surface” (“Superficie”) ordenadores (o computadoras) horizontales y planas, táctiles…. Como mesas. El proyecto no tuvo acogida comercial; pero era –y es- perfectamente practicable. Ahora pensemos en una de estas computadoras frente a cualesquiera hace dos mil años, operable, desplazando menúes y “pantallas” al mero hecho de tocarla… Pienso que sería conceptualmente indistinmguible de lo que pasó a la historia como el “mágico” objeto llamado “mesa de Salomón”.

Allí permanecen, aún, los túneles, las cuevas y los recintos subterráneos de Toledo y alrededores, esperando quizás a los exploradores del futuro, tal vez a la decisiòn política de aceptar profundizar en el pasado para atisbar mejor el futuro. Con el rojo atardecer tuvimos que partir de la ciudad de los aceros imbatibles, con la agradable sensación de haber orillado, apenas –pero siempre es mejor que sólo leerlo a la distancia- un misterio apasionante.

Referencias históricas: http://www.leyendasdetoledo.com/

Posted in Arqueología Revisionista, Contacto Extraterrestre, Esoterismo, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | 3 Comments »

Clave alquímica en el misterio de Rennes-le-Chateau

Posted by Gustavo Fernández en 13-01-2014

Los misterios que rodean a la vida y actividades del cura Sauniére y Rennes-le-Chateau han ocupado espacios más que abundantes en terreno de los interesados por los enigmas de la Arqueología y la Historia como para repetirme aquí con obviedades. Tal vez, empero, sirva al recién llegado a estos menesteres (porque es poco respetuoso dar por sentado que necesariamente el lector está impuesto de los detalles) sugerirle la previa lectura de mi artículo “El arcano misterio de un cura millonario”. La magia de Internet permite, así, en la mera línea de un enlace resumir el introito que en otros tiempos hubiera exigido para ponernos en tema. E ir al meollo de la idea.

Que no es más que poner de relieve una “coincidencia” que, va de suyo, es para este autor cualquier cosa menos una coincidencia. Y la posible, no sé si probable, interpretación de la misma. Ya decía el poeta que “el azar es la firma de Dios cuando quiere figurar anónimo”. Es también la huella en las páginas del Tiempo de las conspiraciones, las logias y las cofradías.

Sabido es que uno de los ¿menores? interrogantes de la iglesia María Magdalena del cura de Rennes es el “misterio de las

Con José Luis Giménez, impresionante cicerone, frente a la iglesia María Magdalena, en Rennes-le-Chateau

Con José Luis Giménez, impresionante cicerone, frente a la iglesia María Magdalena, en Rennes-le-Chateau

manzanas azules”. Éstas “pommes bleues” se proyectan sobre la pared opuesta al vitral lateral de la iglesia como un conjunto de círculos azules que sólo aparecen al mediodía de cada 17 de enero. Ni un día antes, ni un día después. El manejo genial del juego de luces y cristales pone sobre el tapete mucho más que un acertijo óptico: arroja el guante de su significado.
En efecto, ¿porqué alguien –supongamos, el mismo Saunière- habría de tomarse tanto trabajo en definir la técnica (o encargar a algún misterioso especialista) para provocar ese efecto si es que no tuviera un particular significado?. Que es lo mismo que decir, si no fuese símbolo de algo. De modo que permítaseme enlistar estas “coincidencias”:

–    Como quedó dicho, los 17 de enero, poco después del mediodía, aparecen las “pommes bleues” en la iglesia de Rennes.

Aparecen las "pommes bleues" (fotografía de Sergio Chorro)

Aparecen las “pommes bleues” (fotografía de Sergio Chorro)

–    Un 17 de enero, del año 1917, Bérenguer Saunière sufre un ataque de apoplejía. Fallece el 22, pero algunas pistas –que hemos comentado en otra ocasiòn- señalan que si no se trató de un suicidio es posible que haya sido una muerte “aparente”, algo a lo que nos han tenido acostumbrados tantos esoteristas a través de la historia para pasar fácilmente al anonimato.
–    Quien sí falleciò un 17 de enero, pero del año 1791, fue Marie de Negri, marquesa de Blanchefort, remoto linaje que emparentarían luego con los Hautpouil y cuyo

Castillo Hautpouil de Blanchefort, en Rennes

Castillo Hautpouil de Blanchefort, en Rennes

castillo aún sobrevive en Rennes. Marie habría sido custodia “reconocida” del “secreto de Rennes” y, como ya hemos señalado, se han dejado interesantes pistas en la propia lápida de la marquesa.
–    En la famosa “tumba vacía” de Jean Vié (“Juan Vida”, tiene más de críptico e irónico acertijo que de nombre real) y que habría inspirado el célebre cuadro de Poussin, “Et in Arcadia Ego…” figura, también y semiborrada, la fecha 17 de enero.
–    17 de enero es la Festividad de San Sulpicio, santo sobre el cual regresaremos necesariamente después.
–    Pero también es la fecha de la Santa Rosalinda
–    Rosalinda es paráfona de “rossline”, “línea rosa”, que remite a la línea de latón en la iglesia de Saint Sulpìce, instalada a

El autor junto a la "línea rosa" en Saint Sulpice, París

El autor junto a la “línea rosa” en Saint Sulpice, París

instancia de los astrónomos Cassini, padre e hijo (algunas fuentes dicen que los Cassini sólo hicieron las “relaciones públicas” pero el trabajo técnico habría sido realizado por un astrónomo inglés, Henry Sculy), para determinar la fecha adecuada para las Pascuas considerando la luna llena después del equinoccio de primavera- La pregunta es: ¿porqué en Saint Sulpice, si el observatorio astronómico de París o la catedral Notre Dame, por citar sólo un par de ejemplos, hubiera tenido más relevancia?. Quizás porque si se extiende la “línea rosa” en Saint Sulpice hacia el sur intersecciona con Rennes-le-Chateau. Y si se hace hacia el norte, ya en Escocia, coincide con la capilla Roslyne, de la familia Sinclair, donde tantas huellas templarias se ha hallado. Y sigo preguntándome (respecto a Saint Sulpice): ¿es gratuito el hecho que la línea de latón se dirija hacia un obelisco egipcio (que fue llevado a esa iglesia en 1743)?.
–    Finalmente y aquí está, a mi criterio, la llave maestra: en el libro del alquimista Nicolás Flamel “El sagrado libro de Abraham el Judío, príncipe, sacerdote, levita, astrólogo y filósofo de aquella tribu de judíos que por la ira de Dios fueron dispersados entre los galos” , de 1382, el autor refiere que obtiene la primera transmutación alquímica al  mediodía del 17 de enero.

No se les escapará a ustedes que si en distintos momentos históricos se pone de relieve ex profeso una coincidencia simbólica, la dataciòn más antigua de dicha coincidencia posiblemente sea la clave que definiò la continuidad en el tiempo de la costumbre como referencia. De modo que debo pensar que, en primer lugar, la importancia del 17 de enero en este contexto remite a una interpretación necesariamente alquìmica. Ahora bien, ¿cuál?. ¿Literal o simbólica?. Esto es, ¿hacer los habituales malabarismos dialécticos para darle un metasentido a las palabras?. ¿O colegir que, simplemente, tanto detallismo sólo tenía como objetivo señalarnos a Flamel y sus métodos?. ¿Encerró o encierra Rennes secretos alquímicos?. ¿Fue la Alquimia la base de la fortuna de Saunière?. ¿Fue Rennes laboratorio alquímico de los Templarios y luego llevaron su secreto a Escocia y de allí, quizás a América? (a nadie que haya visitado esa capilla se le escapará la profusiòn de altorrelieves con clara representación de plantas americanas, como el maíz y el tomate). Y sabiendo que la verdadera Alquimia, antes que la transmutación física de los metales, busca la transmutación espiritual del operador, ese “secreto alquímico” tuviera que ver con la verdadera aplicación de las enseñanzas de un cristianismo primitivo y esotérico borrado de la faz de la tierra por el catolicismo romano?

Creo que debemos profundizar en el proceso de leer entre líneas y desmenuzar los textos por anodinos que parezcan. Por ejemplo, tienen ustedes allí el otro enigma, el de porqué Saunière construyó esa torre -donde mudó su biblioteca y donde se encerraba literalmente a leer con apasionamiento- con su piso ajedrezado de 64 baldosas (porque, a contrapelo de lo que muchos escriben sobre la iglesia de Rennes sin haberla visitado, ésta NO tiene un piso ajedrezado de 64 baldosas: es, obviamente, de planta rectangular. El piso cuadrado de 64 escaques sí es el de la Torre Magdala) y la llamó Magdala. Porqué su caserón palaciego es “Villa Betania” y “Magdala” (no “Magdalena”) esa extraña torre – atalaya. “Magdalena” o “Magdala” proviene de la expresiòn hebrea “Magdal-eder” que significa, precisamente, “atalaya”.
Son preguntas que me hago, con respuestas que aún se me escapan. Aún.

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo, Illuminatis, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , | 5 Comments »

“El secreto de María Magdalena” (conferencia pública)

Posted by Gustavo Fernández en 30-10-2013

conferencia ma magda

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo, Illuminatis, Los Illuminati, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.112 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: