AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

Posts Tagged ‘Portugal’

EL EXTRAÑO LEGADO DE UN MILLONARIO ESOTÉRICO

Posted by Gustavo Fernández en 18-06-2017

No tengo problemas en reconocer todo lo que me falta por aprender en la vida. Por eso, cuando mi entrañable amigo Sergio Chorro Rocamora dijo aquello de “Tendríamos que ir a Sintra”, enarqué una ceja, curioso. Era la primera vez que escuchaba ese nombre.

En Sintra

Habíamos llegado a Lisboa con nuestras familias el día anterior, y descansábamos, relajados, tomando un oporto –qué otra cosa beber si se está en Lisboa-, mientras mirábamos el intenso ajetreo de la gente que iba y venía en esa agradable noche de abril por la Avenida Da Liberdade, a pasos del Teatro Tívoli.  Nuestro viaje al territorio lusitano fue casi una escapada al viejo estilo sesentista, subir al auto, poner una meta y ya, sobre la ruta, ver qué íbamos encontrando.

Como dije, ni idea tenía de la existencia de Sintra. Así que comencé a googlearlo, cuando Sergio me agrega: “creo haber leído por ahí que hay un lugar con mucho simbolismo que seguramente te interesará”.

Y vaya si me interesó. Sorprendido (si al mejor cazador a veces se le escapa la liebre, a mí se me había escapado una tortuga) vine a descubrir que a media hora de donde estaba sentado en ese momento, disfrutando una copa de ese vino dulzón y “fortificado” que era ese Ramos Pinto Tawny de 10 años, no sólo nos esperaba un pueblito paradisíaco, declarado “Patrimonio de la Humanidad”. Nos esperaba un reservorio de conocimientos esotéricos.

Al día siguiente ya caminábamos sus callejuelas. Derramándose sobre las sierras frondosas de árboles y no lejos del mar, Sintra es un poblado de ensueño, de abigarradas casonas de tres y cuatro pisos pintadas sus fachadas de vivos colores. Y allá arriba, subiendo una empinada colina, aguardaba la Quinta da Regaleira.

La historia parece sucinta.

Antonio Carvalho Monteiro, De Husond – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4024463

Sintra, una villa hermosísima de unos treinta mil habitantes a poco menos de treinta kilómetros de Lisboa, guarda numerosas construcciones de tipo renacentista y arquitectura “manuelina”. Pero el Palacio da Regaleira, edificaciòn principal de la “Quinta da Regaleira”, es relativamente reciente (comenzó a construirse en el año 1892) por parte del millonario Antonio Augusto Carvalho Monteiro, excéntrico hombre de negocios, nacido en Brasil de familia acaudalada y radicado en Portugal desde donde dirigía sus numerosos negocios (maderas, café, etc.) con su patria de origen.

Nace en 1848 y fallece en 1920, y a sus numerosos intereses rosacrucianos, masónicos, alquímicos y templarios se deben los excéntricos edificios y secretos de la Quinta que visitamos. Incidentalmente, permítaseme señalar como este profundo conocedor del Hermetismo (en efecto, Carvalho Monteiro no fue simplemente un “diletante” de lo esotérico sino un aplicado estudioso y experimentador del mismo)  dejó “señales” simbólicas no sólo en el camino de su vida sino más allá también: en efecto, el portón principal de acceso al Palacio da Regaleira se abre con la misma llave que su tumba, ubicada en el Cementerio Dos Prazeres,y que su palacio en Lisboa, sobre la Rua do Alecrim.

El Pozo Iniciático, visto desde el exterior

De sus prácticas alquímicas hay registro de un laboratorio que Monteiro había dispuesto en la torre octogonal del Palacio. De sus otras filosofías, numerosos símbolos accesibles a la observación y al experimento, que señalaremos a continuación.

 

La Torre Iniciática

La idea de “torre” es un tanto equívoca, por lo cual también se le conoce como “el pozo iniciático”. Tiene 33 metros desde el fondo a la cima, y dos terceras partes se hunden en la tierra. Presenta nueve rellanos, posiblemente emparentados con los nueve estadíos de la divina Comedia, y se trata de una profunda horadaciòn dentro de la cual desciende una cómoda escalera en espiral, cono baranda sobre el vacío, presentando en el fondo una Rosa de los Vientos sobre una Cruz Templaria. Por sobre la superficie, el tramo exterior es disimulado con rocas a semejanza de una pequeña colina, y el acceso a la misma presenta dos magníficas puertas – trampa de piedra, una deslizante –de manera lateral- y otra giratoria. Ambas hoy inutilizadas, se nos ocurre que debe haber sido sencillo manipularlas simplemente cubriendo el sueño de aceite o grasa.

Puerta de piedra deslizante

La razón de ser de éstas es evidente: se cerraba así el acceso durante la realización de ciertos rituales en ese pozo “iniciático”. Hay quienes hablan de rituales “masónicos”, pero sospecho más bien ceremoniales mágicos. Es interesantísimo descubrir que al fondo se abre un corredor que se pierde en un intrincado laberinto tallado dentro de la roca viva, con salidas detrás de cascadas artificiales o por detrás de balcones de playones ceremoniales a distintos niveles, porque todo el conjunto de La Regaleira está edificado en una verdadera colina extremadamente boscosa, con lo cual construcciones como este Pozo permite aprovechar distintos e intrincados niveles de acceso.

A medida que avanzábamos en nuestro relevamiento, se nos hace evidente que como parte de los ceremoniales allí llevados a cabo el perturbar y alterar los sentidos físicos o la percepción de la Realidad era parte preponderante. Cito dos ejemplos: uno, una “fuente”, aún útil –con agua en su interior- a un lado de una de las aras ceremoniales. A simple vista, la superficie del agua parecía estar a unos diez centímetros del borde de la misma. Pero –repetimos la experiencia varias veces- evidentemente la geometría de la fuente y el uso de colores de distintos materiales hacía que uno tuviera que bajar unos treinta centímetros la mano hasta realmente poder tocar el agua. Otro efecto apasionante, cuando buscábamos la salida de unos de las galerías laberínticas, encontramos, casi a la salida misma, unas banquetas talladas en la roca. Nos sentamos, disfrutando lo que frente a nosotros parecía un ventanal de alucinada geometría y (supusimos) un doble vidrio repleto de agua en

Palacio da Regaleira

su interior. La sensación era estar viendo desde el interior de un acuario. Y la sorpresa fue que, al salir y observar ese ventanal desde fuera, éste presentaba un sencillo vidrio que en nada explicaba la ilusiòn percibida anteriormente.

El “juego” con las ilusiones sensoriales no es ajeno al propio espíritu de la práctica ceremonial mágica, ya que, precisamente, ilustra sensorialmente el principio que “el Mago crea una Realidad a su albedrío”. No se trata de autoengañarse, de hacer creer a otros que esas ilusiones visuales “sean” Magia. Es como cuando los Magos de todas las épocas manipulaban el entorno arquitectónico para generar “ilusiones” visuales, auditivas, cinestésicas. Así como cuando el Chamán, para liberar a la persona enferme de su mal, entiende que debe “escupir” un insecto, el cual tendrá en la boca mientras “succiona” la enfermedad (en puridad, la componente de negatividad en el plano astral que en lo físico se expresa como “enfermedad”) frente a lo cual el antropólogo “erudito” cree que ese chamán engaña a sus “clientes”, haciéndoles creer que el insecto escupido “es” la enfermedad (y una vez más, eso no

Jardines

es lo que el Chamán trata de hacer creer, sólo atraer, por aquello de “lo semejante atrae lo semejante” la “miasma astral” que se manifiesta como enfermedad hacia el cuerpo astral de un insecto, molusco o lo que sea, cuerpo astral de poca evoluciòn como su expresión biológica), el Mago que manipula sensorialmente las “ilusiones de la percepción” sabe que el órgano sutil de ver Más Allá debe entrenarse quitándole –quitando a su poseedor- de la Realidad ordinaria. Y una de las maneras de lograrlo es “perturbar” la percepción de esa Realidad.

Saliendo del laberinto, el ventanal “efecto pecera”

Volvamos al Pozo Iniciático. Los practicantes trabajan –según el objetivo a alcanzar- en dos niveles: uno Ascendente y otro Descendente. En el Ascendente, el iniciado penetra al atardecer desde los jardines, con ojos vendados tiene que encontrar al tacto el camino dentro del laberinto hasta la base del Pozo. Allí es descubierto y participa de la Ceremonia, a la luz de una Luna (o un Sol, dependiendo de la ceremonia y por ende, la fecha) que se centra con el abierto orificio, allá arriba. Y para otras ceremonias, Monteiro había dispuesto un símil metálico de rama de árbol que permitía hacer pender una luminaria en el centro de la abertura, allá arriba. Luego, ascendía por la escalinata hacia el Cenit para salir al mundo de todos los días.

Pero la práctica Descendente era la más peligrosa, en términos físicos y en términos espirituales. Pues entraba al Iniciado a descender a su propio infierno y a los estratos más bajos del universo espiritual. Se ingresaba por la parte superior, cerrándose la puerta a sus espaldas –claro mensaje simbólico de “ya no puede volverse atrás” y el sujeto

El vidrio de la “pecera” desde el exterior

descendía hacia las profundidades y por ende las oscuridades. Pero a lo largo del camino, en veintitrés nichos, le esperaban agazapados otros iniciados con enigmas que tenía que superar, con obstáculos a sortear. Al llegar al fondo, le esperaban para, luego de la ceremonia, venderle los ojos y arrojarle al interior del laberinto, del que tenía, a la inversa, que buscar la salida a la luz de un Sol que amanecía.

La Quinta da Regaleira presenta varias Aras Ceremoniales, creados con todo primor, desde su orientación espacial –que permitía seguramente en fechas calendáricas dadas (solsticios y equinoccios) hacer coincidir el Sol naciente con el centro de las mismas- como el detalle de su construcciòn, empleándose calcita cuarcífera, verdadera joya geológica que refulgiría al sol del amanecer. Y dotándole, a estar del conocimiento de la llamada Gemoterapia, de propiedades vibratorias energizantes de las acciones allí llevadas a cabo.

La capilla desde el coro

Tiene también su propia capilla cristiana. Pero, ¿no es un contrasentido una capilla cristiana entre tanto Esoterismo?. Para la mirada del Vaticano y los católicos romanos, seguramente sí. Para la mirada cristiana gnóstica de Monteiro, definitivamente no. Ningún esoterista de cuño ha dejado (ni dejará) de honrar el vasto conocimiento durmiente en el llamado Cristianismo Esotérico cuando, aún más y dada la filiaciòn Templaria, si no de los saberes, por lo menos de los afectos, de este millonario, es esa Orden de Caballería el mejor reservorio de aquél.

Pero la capilla reservaba otros misterios. Debajo de la nave central (por otro lado, con el suelo orlado con un mosaico de un “urbe et orbis” muy interesante) se descendía a otro recinto, con su propia ara perfectamente alineada con el altar de la parte superior y el suelo cubierto de mosaicos alternativamente blancos y

Frente de la capilla

negros (el embaldosado masón, donde caminar sobre baldosas blancas y negras simboliza como en el andar de la vida pasamos de la luz a la oscuridad y de allí a la luz, sucesivamente). Esto significa que, por caso, mientras en la parte pública, “exotérica” se estaba celebrando una misa, en la parte inferior, “esotérica” se llevaba a cabo otro ritual que, al ser simultáneo y “conectado” con el superior, tomaba la energía de éste para multiplicarse.

El recinto subterráneo de la capilla

No es menor el hecho que este recinto subterráneo tenía otra salida, en diagonal y subterránea, que se alejaba de la capilla para emerger en…. Un cruce de túneles laberínticos transportadores de agua.

Es difícil detenerse en lo que cada uno pueda considerar más enigmático o sugestivo de este lugar, de manera que cerraré exponiendo tres comentarios, tes observaciones (en realidad, dos observaciones en el terreno y una reflexiòn) brindándole al lector, como hiumilde criterio, destacar aquerllo que en lo personal me enseña algo más que no haya sabido antes sobre los conocimientos esotéricos.

Primera observaciòn: llegando a la cima de la colina, existe una gigantesca roca, quizás un peñasco rodado en tiempo inmemorial de un lugar más elevado. Pero lo interesante es que ese peñasco -calculo, no menos de una veinte toneladas- está ubicado sobre una plataforma artificial. No la supongo

La roca de referencia

exageradamente antigua; tiene mortero y cal en su construcciòn, por lo cual seguramente es otro de los trabajos del excéntrico milonario. Pero la pregunta es: ¿para qué tomarse el trabajo de elevar, aunque más no fuera unos coincuenta centímetros, semejante mole en el lugar (para lo cual habría que haber movilizado hasta esa altura y sitio tan incómodo, maquinarias y personal de trabajo) sólo para hacer una plataforma y volver a depositar el peñasco

Maravilloso ara ceremonial en jardines de la Quinta, con sus dos obeliscos masónicos y simbolismo para Iniciados

sobre ella?. Mi opiniòn: Monteiro sabía que ese peñasco tenía valor ancestral, quizás un sitio de valor menhírico (de “menhir”) de pueblos primigenios (recordemos que la primitiva poblaciòn de Sintra fue de origen celta) y debías permanecer allí, como una aguja de acupuntura, para determinado efecto, debe tocar un punto y sólo ese punto de los meridianos energéticos de nuestro cuerpo.

Segunda observaciòn: La capilla, con todo su extraño simbolismo, está consagrada a… San Antonio de Padua. Otra vez San Antonio, patrono de la particular capilla y el pueblo de Capilla del Monte y de Piriápolis. ¿Hay una ruta de San Antonio de Padua a través del globo que identifica lugares que, detrás del velo católico, encierran secretos herméticos?. Y la reflexiòn: Monteiro en Sintra, Odilo Estévez en Capilla del Monte, Francisco Piria en Piriápolis… ¡y todos trabajando en la misma época, simultáneamente!. ¿es casualidad?. ¿Integraban todos ellos -y seguramente otros que iremos descubriendo- la misteriosa pero pwersistentemente poderosa Orden de los Caballeros de Heliópolis?.

Capas de calcita cuarzífera cuidadosamente dispuestas en el ara ceremonial

Algunas personas suponen que este interés metafísico de estos personajes (todos prósperos millonarios, pero -cabe destacar- no millonarios de cuna sino “self made men”, de hecho y por lo menos dos de ellos, de cuna verdaderamente paupérrima- ) es sólo una curiosidad circunstancial. Estoy convencido, por experimentaciòn propia, que los conocimientos que detentaban eran fundamentales y funcionales a la prosperidad que alcanzaron, verdadera herramienta para modelar su Realidad. Y me quedo pensando en cuántos entusiastas estudiosos de estas disciplinas, siguen penando en un mundo de infortunios cryendo que su búsqueda espiritual es necesariamente conflictiva con su prosperidad material, la que nunca se dan la oportunidad de alcanzar…

 

 

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo, Política y Esoterismo, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | 3 Comments »

 
A %d blogueros les gusta esto: