AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

Posts Tagged ‘masonería’

Podcast AFR Nº 180: Influencias sobrenaturales en la geopolítica mundial

Posted by Quique Marzo en 08-02-2017

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

En este episodio de Al Filo de la Realidad…

  • Explicando el contexto de lo sobrenatural. La complejidad del fenómeno trasciende a lo extraterrestre. Las creencias tras la interpretación de la realidad. Las inteligencias no humanas. Todas las organizaciones vinculadas a los Illuminati realizan prácticas esotéricas iniciáticas. Agendas centenarias nos llevan a pensar en entidades no humanas.
  • El análisis se basará en dos contextos: 1) La influencia directa y explícita sobre los hechos o los personajes que digitan la geopolítica mundial. 2) La mirada sobrenatural sobre hechos, eventos y personajes de la geopolítica mundial. Consideraciones sobre el Papa Francisco y la Iglesia Católica. La situación en Oriente Medio. El “Libro del Conocimiento”. James Hurtak y el fundamentalismo.
  • Comentarios acerca de Donald Trump, actual presidente estadounidense. Portal Cobra. La Hermandad de la Estrella. La Hermandad de la Serpiente. El reverdecer de la Teoría de la Tierra Plana y otras, como campaña de desacreditación de movimientos alternativos de cambio de conciencia. El facilismo y la verdadera evolución espiritual.

 

 

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in Los Illuminati, Parapsicología, Podcast, Política y Esoterismo | Etiquetado: , , , , , , , , | Leave a Comment »

EL REFUGIO PROFANO DE UN INICIADO

Posted by Gustavo Fernández en 22-01-2016

Entrada por calle San Lorenzo

Entrada por calle San Lorenzo

Ya he desarrollado en extensión, en otros trabajos (como el que puede leerse siguiendo este enlace) los aspectos simbólicos, inevitablemente esotéricos, del “Castillo Morisco de Pueblo Encanto”, esa creación del conde español Odilio Estévez ubicado en la no menos esotérica Capilla del Monte (sí, al pie mismo del inefable cerro Uritorco y dentro del mismo predio donde se hallara ese “pucará” de desconocida factura y antigüedad). He regresado al tema una y otra vez por lo que evitaré repetirme aquí, sugiriendo la lectura de esas referencias para quien llega por primera vez esta información.
También, al estudiar los orígenes de Capilla del Monte, establecí hilaciones, similitudes y antagonismos. Sirva entonces esta nota sólo a título complementario de esas investigaciones, porque hace unas semanas me permití un rápido viaje a la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, para conocer lo que fuera el refugio profano de este Iniciado: la casa familiar (verdadero palacio) en que habitara en esa ciudad.
Recordemos que su esposa, Firma, era oriunda de la misma así como la hija (adoptiva) de ambos, Lilian Arijón. “Lili”, para los íntimos de las cuales damas hay una par de cosas interesantes que contar.

Escalera de acceso

Escalera de acceso

Como que doña Firma, católica contumaz (en su testamento, redactado años después de

Puerta cancel

Puerta cancel

enviduar, comienza con las palabras “Me declaro devota católica apostólica romana, viuda de….” Y recién continúan sus datos personales) y que tras la muerte de su esposo no quiso volver a ocupar el “castillo morisco”, para lo cual adquirió una vieja casona, aún en pie en el pueblo de Capilla del Monte, conocida como “villa Betty”. Cuando “Lili” contrae matrimonio con otro conde español, don Alfonso Diez de Tejada Conde del Castillo del Tajo, adquieren un campo en las afueras del pueblo donde levantan una residencia alternativa, lo que hoy se conoce como “Complejo el 44”, equívoco nombre de surge de la mala interpretación de la costumbre de la ahora Condesa en escribir su seudónimo colocando las “íes” más debajo de las “eles”. También deberíamos contar que doña Firma seguramente vivía con aprensión las inquietudes espirituales de su metafísico marido, y ello

La fuente

La fuente

seguramente provocara que tras la muerte de éste se negara volver a ocupar lo que hoy es “Pueblo Encanto” (comenzando así la decadencia del lugar, arrasado arquitectónica y mobiliariamente por su cesiòn a sindicatos en tiempos del segundo gobierno peronista, sepultado por pastizales y abandono hasta que el poeta y empresario Alejandro Sebastián Lusianzoff –padre del actual propietario- lo rescatara del olvido y recuperara en 1979). Un detalle: una imagen de la “virgen del Rosario” está colocada en la mansión rosarina pero no en el frontispicio –como era costumbre- sobre sobre una moldura interior; evidencia clara que fue “agregada” en tiempos tardíos, posiblemente tras la muerte del conde.

Bien. Contábamos que parte del año vivían en el palacio de calle San Lorenzo 753, en Rosario, ubicado en diagonal a la Catedral, frente a la plaza fundacional de la ciudad, a unos cincuenta metros del majestuoso “Monumento a la Bandera” , edificio que, hoy, es sede del Museo de Arte Decorativo Municipal de Rosario. En puridad, el museo de arte decorativo ocupa la deslucida planta baja; ascendiendo por la escalera de blanco mármol y asépticos azulejos de igual color, llegamos a la planta alta y allí, sí, nos sumergimos a una dorada época a caballo entre el siglo XIX y el XX. Ofrecemos a continuación una galería de imágenes, más con mero

Jarrones, sospecho que recuperados del castillo

Jarrones, sospecho que recuperados del castillo “morisco”

afán descriptivo y de “conservación visual” que como documentación esotérica accesoria. En efecto, las propias autoridades del museo “Firma y Odilio Estévez” (entidad autónoma que ocupa esa planta superior) sólo pueden limitarse a exhibir el impresionante mobiliario de los Estévez. Ignoran qué vino de Capilla del Monte (excepto el dormitorio matrimonial, del cuals e sabe que íntegramente tiene ese origen) y qué de la propia casa rosarina. Salvo esa deliciosa copia de fuente que remite inevitablemente a la que embellece el frente del castillo cordobés, nada hay en ese mobiliario que sea de interés iniciático: dado que todo ello sobreabunda en Capilla del Monte (como hemos demostrado) demuestra dos cosas: que los detalles “simbólicos” del castillo “morisco” no se debía a simples excentricidades decorativas de Estévez –pues de serlas no se habría privado de repetir e insistir en ellas en ésta, su casa rosarina- y que las prácticas iniciáticas y esotéricas las reservaba exclusivamente a su reducto en Capilla, sin duda porque las características energéticas del lugar eran irrepetibles en Rosario.
A simple título de curiosidad, recordemos que en Pueblo Encanto doña Firma tenía su “rinconcito católico”; éste se reducía a una mínima capillita familiar, en el interior del castillo, que no presentaba en otras áreas interiores o exteriores evidencia alguna de creencias religiosas de sus habitantes. Prueba clara que don Odilio consentía las aficiones eclesiásticas de su mujer, pero quedando restringidas a un espacio menor y secundario.

La tumba de Döering

La tumba de Döering

La tumba del obelisco

La tumba del obelisco

Y ya que estamos hablando de Capilla del Monte: en mi último viaje a ese pueblo pude visitar –por primera vez- el cementerio de la localidad. Localidad la tumba de Adolfo Döering; sí, el mismo que la “refundara” (y mencionado en detalle en el artículo mío sobre su fundación). Bien, allí está su tumba, con cuatro obeliscos egipcios (más bien, masónicos”) y bajo la cruz central, una “x” en piedra, que se corresponde con la otra única tumba extraña del camposanto: una tumba sin cruces, con un gran obelisco y bajo él, ahora sí, una pequeña cruz inclinada. Creo que ambas, la pequeña cruz inclinada y la “x” de la de Döering son una críptica señal de hermanos de Hermandad. Y dije la otra “única” extraña, y mentí: pues hay otra, sin nombre, sólo marcada por una roca, de la que no hay conocimiento alguno en el mismo personal del cementerio…

Sin embargo, dejando de lado la maravilla de objetos de arte que ocupan el palaciego reducto de Rosario –jarrones

Tumba innominada, marcada con una roca

Tumba innominada, marcada con una roca

franceses del siglo XVIII, jades chinos del siglo X, óleos de todas las escuelas entre el siglo

Obras de arte en la colección

Obras de arte en la colección

XVII y XIX- dos objetos llamaron poderosamente mi atención. Se trata de dos columnas de madera talladas –quizás madera de cerezo o bruyère– realmente fascinantes. Una, representa estadíos de evoluciòn de las civilizaciones humanas: persas, egipcios, sumerios, griegos, romanos, caballeros medievales, renacentista… el trabajo da vértigo: no hay dos imágenes, dos vestimentas, dos posturas iguales. Cada una es única e irrepetible (no pude dejar de evocar los “soldados de terracota” de la tumba del emperador Qin Xihuang. La otra, escenbas mitológicas –griegas y romanas- también, todas originales.
Están hoy dispuestas a ambos lados de la arcada que comunica el “patio techado” con el “comedor francés” pero

Patio interno. Las columnas mencionadas, a la izquierda

Patio interno. Las columnas mencionadas, a la izquierd

nada, claro, garantiza que ésa fuera la ubicación original. En lo personal, tengo la fuerte sospecha que son las Joachim y Bohaz de Estévez, las dos columnas de toda logia masónica, que indica la ubicación del “Guardián del Umbral” y el acceso al Oriente…
Cabe la posibilidad que Estévez las tuviera en Rosario para las “Tenidas” eventuales locales. También, cabe la posibilidad que éstas, sí, hayan provenido del “castillo morisco” de Capilla del Monte donde su razón de ser se vería plenamente justificada.

Columna

Columna

DetalleColumnaColumnaKODAK Digital Still CameraKODAK Digital Still CameraKODAK Digital Still CameraKODAK Digital Still CameraKODAK Digital Still CameraKODAK Digital Still CameraKODAK Digital Still Camera

El dormitorio, con origen certificado en Pueblo Encanto

El dormitorio, con origen certificado en Pueblo Encanto

Lili Arijón

Lili Arijón

Firma de Estévez

Firma de Estévez

La imagen de la Virgen del Rosario

La imagen de la Virgen del Rosario

Patio externo

Patio externo

Luminarias originales

Luminarias originales

KODAK Digital Still CameraKODAK Digital Still CameraKODAK Digital Still CameraKODAK Digital Still CameraKODAK Digital Still CameraKODAK Digital Still Camera

Entrada

Entrada “secundaria”

Posted in Los Illuminati, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | 1 Comment »

Podcast AFR Nº 145: El despertar de la Conciencia y las Sociedades Iniciáticas

Posted by Quique Marzo en 13-03-2015

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

Los colegas de “CSI Juan” le realizaron una entrevista a Gustavo Fernández y aquí se la traemos, con estos temas:

  • ACARMAS: Academia Argentina de Masonería, Ciencias Iniciáticas y Primordiales.
  • Florentino Ameguino. La especialización científica. Los avances de la Ovnilogía. Física Cuántica. ¿Luchar por convencer a los panrefutadores militantes o continuar en el camino, esperando que los interesados se acerquen por su propio interés? El mono cien. Está desapareciendo la autocensura. ¿Qué nos espera en el corto plazo, como reacción de los grupos de poder a ese despertar de conciencia de la gente? El cine bastardea la verdad.
  • La Masonería, otras Órdenes Iniciáticas y las dos formas de aprehender la Realidad. Educar al ego. ¿Cómo son los masones? ¿Son una secta? ¿Es una ONG, un club social? La manipulación. El anonimato en la ayuda espiritual.
  • ¿Cómo ayudar al despertar de las conciencias? ¿Somos verdaderamente libres o esclavos? ¿Esta es la vida que queremos? Hay gente que está despertando.
  • Sobre Al Filo de la Realidad, un espacio de reflexión.
  • Comentarios finales, respuestas a los podescuchas, advertencia sobre el tema de nuestro próximo podcast y ¡saludos a los amigos de México!

 Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX (también estamos en iTunes).

¡No olviden recomendarnos en las redes sociales!

Posted in Entrevistas a Gustavo Fernández, Esoterismo, General, Podcast | Etiquetado: , , , , , , , , , | Leave a Comment »

ADEMÁS DE MASÓN…¿EL GENERAL URQUIZA SE VINCULÓ AL TEMPLARISMO?

Posted by Gustavo Fernández en 08-06-2013

Para los lectores no argentinos, contemos que el General Justo José de Urquiza fue uno de esos personajes en que fuera pródigo el siglo XIX. Caudillo, líder de tropas, ora a favor de los proyectos nacionales, ora a favor de intereses particulares, político con cargos electivos supo ser Gobernador de la provincia de Entre Ríos en varias ocasiones y presidente de la incipiente Confederaciòn Argentina (desde 1854 a 1860). Pero también fue un comerciante y empresario de fuste, dueño de cuantiosas riquezas tanto en

Justo José de Urquiza. Fotografía de 1852

Justo José de Urquiza. Fotografía de 1852

su provincia como en otras del territorio nacional. Innovador, emprendedor y pionero en múltiples ramas del progreso tecnológico, maridan en él facetas absolutamente contradictorias que hacen al personaje más interesante: patrón autoritario de miles de obreros a los que explotaba servilmente, a la vez era un obsesionado por la educación de las masas (supo fundar, de su propio peculio, escuelas para ambos sexos en ciudades del interior de esa provincia). Obsesionado por la organización nacional, no tuvo empacho en aliarse a fuerzas extranjeras –especialmente brasileras- para constituir un gran ejército con el que invadiò su propio país en su afán de avanzar sobre la ciudad de Buenos Aires y hacerse con el poder total (cosa que logró). Manipulador de masas y especulador financiero, era a la vez un profundo humanista. Este oxímoron de la naturaleza humana generó tantos aliados como enemigos, y bajo las balas y puñaladas de éstos sucumbiò el 11 de abril de 1870, traicionado por su propia “guardia de corps”, en su Palacio San José, en las proximidades de la homónima ciudad.

Es inconducente juzgar las motivaciones, pensamientos e idiosincrasias del pasado desde la óptica contemporánea. En respeto a ello, no nos detendremos aquì a evaluar esas contradicciones que, a los interesados, les permitirá abrevar en cualquier biografía. Permítaseme en esta ocasiòn proponer algunos repasos y reflexiones sobre ciertos matices de su vida que, a trasluz del personaje, quizás nos permitirán comprender mejor al hombre.

Con once hijos legítimos y habiéndosele reconocido formalmente otros doce ilegítimos, es tradición popular que le endilga entre 105 y 114 hijos ilegítimos. Pero, crisol de contradicciones, Urquiza fue explotador de su servidumbre y forjador de colegios para educar a las masas, sexista autoritario y mecenas de establecimientos para contener, educar y habilitar en oficios a madres solteras, impulsor del libre comercio y estatista, escritor y periodista prolífico y censor autoritario. Dueño de una fortuna para entonces incalculable, dedicó iguales afanes y recursos a un propio `proyecto de país y de sociedad. Fue paladín de esa generaciòn de hombres de la segunda mitad del siglo XIX que, siendo capitalistas salvajes y empresarios ambiciosos, estaban firmemente convencidos de la necesidad por igual de dedicar tiempos y espacios al crecimiento metafísico. Y no hablo aquí de cumplir con las formalidades de la iglesia de turno. Por el contrario, esos hombres fueron verdaderos transgresores de lo “espiritualmente correcto” para esos tiempos. Pienso ahora en los posteriores Francisco Piria, millonario emprendedor uruguayo fundador, entre otros objetivos, de Piriápolis, alquimista y esoterista de cuño. Pienso en el conde Miguel de Estévez, español que levantó “Pueblo Encanto” en Capilla del Monte, provincia de Córdoba, miembros de logias y capítulos herméticos. Y Urquiza, con su propia historia mística que trataré de simplificar, a conciencia que toda simplificación es de por sí odiosa.

Carta patente de logia

Carta patente de logia

No es tema de discusión su filiación masónica. Sin ir más lejos, lo acredita la carta patente exhibida en su palacio San José, en las afueras de Concepciòn del Uruguay.

El 18 de julio de 1860, el Gran Oriente elevó a Urquiza y Bartolomé Mitre al grado 33ª  y en la misma “tenida”, elevó a grado 18º a Domingo F. Sarmiento y nombró  Soberanos Inspectores Generales a Mitre y Santiago Derqui. Y el 27 del mismo mes, en el Templo de la Logia Uniòn del Plata, Mitre y Urquiza se fundieron en un abrazo en el que juraron “obligarse por todos los medios a la pronta y pacífica constitución definitiva de la unidad nacional”. Este hecho nos servirá para comprender mejor un oscuro entresijo de la historia nacional.

Mateando entre batallas

El 23 de octubre de 1859 se libró la batalla de Cepeda, donde  se enfrentaron, en las inmediaciones de este arroyo que divide las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, las fuerzas unitarias de Mitre contra las federales de Urquiza. Hubo cuatrocientos muertos, y los unitarios fueron derrotados. Consecuencia de esa batalla fue el “Pacto de San José de Flores”.

El 17 de setiembre de 1861 se libra la batalla de Pavón, al sur de la provincia de Santa Fe, Derqui era presidente de la Confederaciòn Argentina, habiendo sucedido a Urquiza. Mitre, gobernador de Buenos Aires. Urquiza se puso al frente de las tropas, y así zanjar definitivamente la divisiòn nacional que el Pacto ut supra indicado no había podido consolidar. Mil quinientos muertos, nuevamente es derrotado Mitre. Pero Urquiza, a sabiendas de su victoria, se retira del campo de batalla y regresa a su provincia (en vez de sostener el avance sobre Buenos Aires) lo que permite a las fuerzas porteñas reagruparse y negociar condiciones militares y políticas más honrosas para salir de la derrota que así se transformó en victoria, porque Mitre volvió a arremeter con sus tropas obligando a los pocos meses a Derqui a refugiarse en Montevideo y al Congreso Nacional llamar a elecciones generales, e las que Mitre sale victorioso convirtiéndose en Presidente de la República.
La historia plantea muchos interrogantes sobre la actitud de Urquiza, desde considerarlo un simple traidor a la causa de los “federales” hasta suponer su accionar –que, en definitiva, lo lleva al asesinato años después-  consecuencia de un “pacto masónico”. Si consideramos que en el breve lapso entre la batalla de Cepeda y la de Pavón los tres protagonistas de esta historia se encontraron fraternalmente en la misma Logia, ¿qué podemos deducir?. Pero aún hay más, un hecho que puede parecer menor pero, en mi opinión, tiene insospechadas connotaciones.

Tanto Mitre como Sarmiento (quien públicamente también definìa a Urquiza como un “bárbaro” y un “salvaje”) fueron huéspedes de éste en el palacio San José. En el caso concreto de Mitre, estuvo allí alojado en setiembre de 1860. A ver si nos hacemos una composición de lugar: no se trata de embajadas plenipotenciarias con guardia personal y armada que se alojan en edificios próximos a donde se celebran las sesiones. No. Se trata de individuos, que menos de un año antes se habrían enfrentado en duelo mortal y volverían a hacerlo antes de transcurrido otro año, que se reunían en la residencia particular de uno de ellos, apenas de dos o tres acompañantes, en

Patio interno del palacio Sanb José, adonde daban los dormitorios de Mitre y a pocos metros, de Urquiza y su mujer.

Patio interno del palacio Sanb José, adonde daban los dormitorios de Mitre y a pocos metros, de Urquiza y su mujer.

dormitorios a pocos metros de sus supuestos acérrimos enemigos… ¿visualizan la situación?. ¿Y qué quiero decir con esto?. Sin entrar aquí a hacer conclusiones sobre la moralidad última de sus acciones (insisto: no es sencillo opinar sobre las motivaciones de hombres con mentalidad de mediados del siglo XIX desde la perspectiva contemporánea), esas batallas –y su carnicería- fueron sólo una opereta montada para la opinión pública (o quizás para la Historia) pues ya estaba acordado, sea en el abrazo en la Logia, sea entre mate y mate en el bucólico paisaje entrerriano, el diseño de país que se pretendía.

Habría que ahondar en una verdadera “psicología esotérica” del personaje para entrever el porqué de sus acciones y decisiones. Permítaseme, aquì, solamente aproximar algunas observaciones quizás para iluminar matices más complejos y místicos detrás del hombre público.

La Capilla con visos templarios

Es de sobra conocido el hecho que fueron los Templarios quienes instituyeron la costumbre de erigir sus iglesias sobre plantas octogonales. Fuera de la discusión sobre el porqué de la elecciòn del místico número ocho (cobra fuerza la presunciòn que por influencia del sufismo musulmán) lo cierto es que no encontrarán ustedes en la geografía católica otro diseño así que no responda a esos orígenes. Pero en Argentina, curiosamente, hay dos capillas con “planta templaria” : la capilla dedicada a San Antonio de Padua en Capilla del Monte, provincia de Córdoba (a la que se adjudica, si bien no una filiación templaria –es de fines del siglo XIX- sí envuelta en historias que “fantasean” con la presencia de Templarios en esas tierras mucho antes de la llegada d elos conquistadores españoles) y la capilla privada del palacio San José de Urquiza. Sobre la primera ya me he extendido en otros trabajos. Sobre ésta, déjenme señalar algunas curiosidades:

planta temploa)    la ya citada planta octogonal
altarb)    En el pilar derecho del altar, de manera audaz y flagrantemente pública, en tiempos en que el enfrentamiento entre el Vaticano y la Masonería era por demás abierto, Urquiza ordena cincelar de manera hartamente visible la escuadra y el compás; este verdadero guante al rostro de la Iglesia Católica no sólo no podía ser ignorado por las autoridades eclesiásticas sino en cierto modo prohijado, toda vez que el diseño y ornamentos de la capilla fueron enviados para su aprobación a Roma, de donde nombraron a un veedor de oficio del Arzobispado para que revisara y bendijera las obras y donde un sacerdote católico, designado por la Curia local, oficiaba misa todos los domingos a Urquiza, su familia y su servidumbre. De donde deviene que no era simplemente la expresión irrespetuosa de un desafiante millonario, sino algo consensuado y aceptado por ciertos estamentos de la propia iglesia.
c)    A espaldas de la capilla, las dependencias circunstanciales para el sacerdote, baptisterio incluido. Obsérvese la cruz netamente templaria, que también baptisterioaparece sobre el portal de acceso a la capilla.
reliquiad)    Entre los elementos que tienden a subvalorarse, está una reliquia enviada por la iglesia en España de las reliquias de los Santos Justo y Pastor, proveniente de la iglesia homónima, en pleno corazón gótico de Barcelona. Quizás ustedes recordarán que estuvimos el año pasado estudiando esa iglesia absolutamente templaria, con restos de caballeros templarios sepultados en su interior y que aún conserva su torre octogonal, hoy transformada en librería.

Son, para mí, guiños y sugerentes pistas de, cuando menos, una actitud de adhesión al ideal templario, disimulado todo bajo ropaje ecleciástico. Y fue en esa mitad del siglo XIX donde comienza a inficionarse en Argentina, por cierto, en círculos herméticos y casi elitistas, la difusión del Templarismo a todas luces (por contradictorio que resulte) traído desde España por hombres de la iglesia como portavoces. Recordemos también que es en esos años donde comienza a gestarse en Europa la “Sociedad Vril”, que entre otras posturas filosóficas rescataba la supuesta filiación templaria de caballeros medievales alemanes y sus raíces protoarias…. Desde esa pistas, resulta entonces menos extraño cómo a lo largo del siglo XX se consolidó, en toda la regiòn conocida como “Valle de Punilla”, las especulaciones pronazis que el Grial habría sido traído a estas tierras en tiempos del Temple, especulaciones que resultaron muy funcionales a los nazis que, tras la Segunda Guerra Mundial, hallaron cobijo y prosperidad en nuestras pampas.

Finalmente, otro particular personaje comienza a campear en esta historia. Urquiza trajo para decorar el cielorraso de la capilla, encargándole luego otras obras simbólicas Blanesque conservó en su poder, al pintor uruguayo Juan Manuel Blanes. Esto tal vez no tendría nada de extraño si Blanes no hubiera sido protagonista de una saga esotérica muy particular: quienes hayan podido tener acceso a esa verdadera rareza bibliográfica que es el el libro “El Código Blanes” –en paráfrasis de “El Código Da Vinci”- del escritor Marciano Durán, sabrán a lo que me refiero. Hay un extraño hilo conductor entre Blanes y el alquimista Piria. En su clarividente premoniciòn de la estatua ecuestre de Artigas en la plaza Independencia de Montevideo, reflejada en un cuadro cuarenta años antes que una estatua idéntica fuera erigida en ese mismo lugar (en cuyo hipogeo reposan los restos del héroe uruguayo), en su

"Revista de tropas", donde aparece la estatua de Artigas.... 40 años antes que fuera emplazada.

“Revista de tropas”, donde aparece la estatua de Artigas…. 40 años antes que fuera emplazada.

conocimiento de la Geometría Sagrada explicitada simbólicamente en sus pinturas, Merece un análisis por derecho propio, una correspondencia a la que accedí guiado por mi amigo Jorge Guaraglia (autor también del “trailer” que presenta “El Código Blanes” y que se muestra aquí):

No puedo aceptar que sea por “casualidad”, por simple estética, que Urquiza haya convocado a este pintor y esoterista para decorar su capilla neotemplaria. Por eso entiendo se impone un estudio más detallado y profundo que este breve e insuficiente artículo para hilar fino sobre la simbología de semejantes alianzas que habrán anticipado y codificado, seguramente, los designios escritos sobre una historia que, mansa y cándidamente, suponemos de azaroso decurso.

Posted in Esoterismo, Los Illuminati, Política y Esoterismo, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , | 7 Comments »

Podcast AFR Nº 110: Los Illuminati, el Vaticano y la renuncia de Ratzinger

Posted by Quique Marzo en 27-02-2013

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

Un nuevo episodio de nuestro podcast “Al Filo de la Realidad”, con la conducción de Gustavo Fernández. Una hora reflexionando sobre estos temas:

  • Breves comentarios sobre Las 7 Calaveras de Cristal (Puebla, México)
  • La renuncia de Benedicto XVI. Consideraciones sobre la Iglesia Católica. Abuso sexual infantil. El banco vaticano (IOR) y la mafia.
  • Los Jesuitas. Bertone. El Tercer Secreto de Fátima. Las profecías papales de San Malaquías. Lavado de dinero del narcotráfico. Lo que hicieron Juan Pablo II y Joseph Ratzinger y el futuro radicalizado de la Iglesia Católica. La Masonería. La P2. El Scoutismo. ¿Por qué renunció Ratzinger?

Escuche o descargue el podcast desde nuestro sitio en iVoox y suscríbase al feed para enterarse al instante de la publicación de nuevos episodios.

Posted in Los Illuminati, Podcast | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | 8 Comments »

ILLUMINATI: EL PODER SECRETO DETRÁS DE LA HISTORIA (2º parte)

Posted by Gustavo Fernández en 31-08-2012

La constante esotérica

     Mencionaba unas cuantas líneas atrás que pareciera haber una continuidad esotérico-histórica a través de las edades. Tratemos de rehacer ese recorrido lineal.

    Ya los he aburrido en párrafos anteriores citando, con referencia a la ubicación espacio-temporal de Los Iluminados, con fechas, nombres propios y otras circunstancias. De las agrupaciones esotéricas que siguen, si se desea saber más, nada más sencillo que ir a un “buscador” cualquiera, tipear el nombre elegido y se tendrá más que abundante información. Por lo pronto, lo que aquí deseo hacer es establecer la relación causal entre estas asociaciones, para que el lector saque sus propias conclusiones. Todas, hablan de las raíces de ese, ya tan temido, Nuevo Orden Mundial.

     Posiblemente el origen de esta especulación deba remontarse a la época de la erección del Templo de Salomón, cuando el rey judío ordena a Hiram y Lamek la construcción del mismo. De Lamek volveremos a hablar después. De Hiram, ya sabemos cómo terminó: tres aprendices celosos dieron cuenta —tal vez físicamente, tal vez, simbólicamente— de su vida y, dicen sus seguidores, allí nació la Masonería. Ciertos historiadores dicen que esto es pura leyenda y que para hallar sus fundamentos más remotos tenemos que esperar hasta el siglo XVIII (casualmente, el siglo que vio nacer la orden de Los Iluminados) pero las influencias esotéricas de hebreos y caldeos tuvieron tierra fértil entre los egipcios, de muchos de cuyos rituales también se ceba esa orden. Templarios y, siglos después, Rosacruces se dicen herederos —si unos primeros que los otros, es ahora una discusión bizantina; si la Masonería es tan remota como se atribuye, los Templarios pueden ser sus sucesores; si no lo es, muchas investigaciones reivindican para aquella la heredad de éstos últimos— especialmente estos últimos, que nos hacen recordar el grado de “Caballero Rosacruz” tan caro en ciertas elevadas esferas masónicas. Mientras todo parece apuntar a que los Templarios tras su persecución buscaron refugio en su “Secretum Templi” (América, donde ciertos antropólogos e historiadores los rastrean hasta el Amazonas y tal vez el propio Cono Sur sudamericano) los Rosacruces inficionaron la Orden de Cristo (en Portugal), la de los Hospitalarios (en Francia) y el llamado “Colegio Invisible” en Gran Bretaña, docta cofradía de sabios que luego devendría en la Real Sociedad de Ciencias de Gran Bretaña, el cual, por muy “científico” que pareciera, era sin embargo fuertemente esotérico, como que se hace eco y difunde el primer manifiesto rosacruz. Recordemos que a esta sociedad perteneció Francis Bacon, genio enciclopédico y presunto autor de las obras de Shakespeare, cuya mansión es llamada por sus allegados “el Temple” y que sostenía en sus obras que el verdadero poder mundial estaba en manos de quienes él denominaba los tres Superiores Desconocidos, líderes de una sociedad conocida como el Templo de Salomón.  La Orden de Cristo, a partir del descubrimiento “oficial” de América tuvo plena influencia en el devenir político de las nuevas colonias, no sólo portuguesas, como lo prueba la constitución en tierras americanas de la Logia de San Juan, a la que perteneciera Benjamín Franklin (creador del Gran Sello característico de los billetes de dólar) y “factótum” de la libertad de Estados Unidos en 1776, casual o causalmente, el mismo año en que queda constituida en Europa la Orden de Los Iluminados. A Franklin, está claro, lo acompañaron 56 firmantes de la Constitución, de los cuales 53 eran masones.

     Mientras tanto, en Europa, la orden de Los Iluminados tenía enorme influencia en Francia y en la Revolución, tanta como en la misma —y en el modelo librepensador heredado después— tendrían Danton y Lafayette quienes, como sabrán, venían de hacer algo parecido en América. Los Iluminados y la Revolución Francesa despertaron honda pasión en Italia y la constitución de los carbonarios (a la que pertenecieron el ya mencionado Mazzini y Garibaldi quien, preanunciando quizás a sus remotos descendientes espirituales, se encargó de dejar unas cuantas cuentas pendientes en Argentina; al frente de buques ingleses y franceses, allá por 1845 violentó nuestra soberanía fluvial, bombardeó, saqueó e incendió varias ciudades argentinas y uruguayas —Gualeguaychú, Paysandú y Salto, entre otras—) y a ellos se sumó también el general sudista norteamericano A. Pike, reconocida autoridad también de la Masonería Escosesa. Masón Pike, masón Lincoln. ¿Masones contra masones?. Pero, ¿acaso no es una táctica obvia que quienes se manejan en los cenáculos del poder aparentan enfrentamientos para sellar alianzas ocultas?. Otra vez, recuerden, Bush-Ben Laden. En Argentina podríamos citar un bananero reflejo de esa estrategia, cuando a principios de los años 70 el “montonero” Galimberti secuestra a los poderosísimos empresarios Born y en los noventa la historia los encuentra a los tres… socios en conocidos emprendimientos comerciales.

     Pero no nos desviemos de nuestro hilo conductor: Mazzini funda la Logia P1, de la cual devienen, con el tiempo, la Logia P2 —que en tiempos muy recientes cierto caballero apellidado Gelli usó para monstruosos lavados de dinero bancarios, ocasionando la casi bancarrota del Vaticano y, lo que es más penoso, de muchas economías nacientes tercermundistas— y la Liga de los Hombres Justos, que bajo la advocación del barón Rothschild fomenta y difunde los trabajos de Engels y Marx y que en 1848 provocaría el nacimiento de la Liga Comunistay en 1864 la Primera Internacional.Otra facción de la Liga de los Hombres Justos, con el poeta W. B. Yeats a la cabeza, decide dedicarse a actividades más “espirituales” y funda la “Golden Dawn” o “Amanecer Dorado”, que en los años 20 del siglo XX constituye su filial alemana bajo el nombre de Sociedad Thule. De ella deberíamos escribir extensamente en otra oportunidad; baste recordar que durante muchos años fue Secretario de Actas de esta asociación un oscuro ex cabo del ejército alemán, petiso, histérico y de ridículo bigotito de nombre Adolf y de apellido Hitler.

     ¿Volvemos un poco atrás?. Estábamos hablando de los amigos de Franklin. Muchos de ellos fueron los artífices de la asunción de quien fuera el segundo presidente de los Estados Unidos, John Quincy Adams, ocultista de cuño como que formaba parte de la llamada Sociedad de los Dragones. Miembros de esta sociedad fueron responsables del diseño urbanístico de la ciudad de Washington, en el cual se reconoce un indudable sello metafísico. Y a la misma sociedad perteneció Abraham Lincoln, confeso ocultista y espiritista, cuyo pensamiento siempre influyó —y no precisamente por sus ideales libertarios de la esclavitud— en otro presidente, grado 33 de la Masonería, llamado Franklin D. Roosevelt. Sí, el mismo que internacionalizó el concepto del “New Deal” en palabras y etapas en un todo identificables en las propuestas escritas por Los Iluminados de Baviera.

     No queremos contemplar el Universo mirándonos el ombligo. No queremos creer que el triste, perdido terruño donde uno nació es “Te Pito Te Henua”. Pero, ¿recuerdan a Lamek?. Tras la construcción del templo de Salomón partió con las tribus “perdidas” de Israel. Ustedes ya saben que muchos suponen que con rumbo a América. El ya citado Jacques de Mahieu y el nunca hallado Sir Fawcett los supusieron en la Amazonia o más al sur también. Hay huellas extrañamente templarias en el centro de Argentina y en la Patagonia, dicen quienes saben de esto más que uno. Y desde hace décadas, la Municipalidad de Gualeguaychú, en nuestra provincia de Entre Ríos (la que tratara de destruir Garibaldi, hagan memoria) viene inútilmente tratando a nivel oficial de conseguir subvenciones para exhumar, en sus parajes, lo que historiadores locales sostienen son “restos de un probable barco fenicio y un puerto de ultramar de más de tres mil años”.

     ¿Fenicios en América?. De Mahieu y Fawcett ya habían especulado sobre ello, y no conocieron Gualeguaychú ni a las sucesivas autoridades de esta hermosa y pujante ciudad que no entienden por qué el CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, el organismo gubernamental que regula, beca y supervisa los trabajos científicos considerados de interés nacional) ha negado sistemáticamente hasta ahora hacer prospecciones, argumentando que se trata de una “insensatez”, pero refutando desde la comodidad de sillones y oficinas pues nunca se dignaron siquiera echar una mirada a las evidencias reunidas provisoriamente por los investigadores locales, claro, pobres hombres de provincia.

     No sé si hubo fenicios en América y mucho menos si los hubo en Argentina (N. del Admin: al respecto, ver artículo: ¿Fenicios en Entre Ríos? en Argentina Misteriosa). Sí sé, como todo aplicado estudiante de mi geografía, que el sur de la provincia que habito fue un gran mar primigenio y su ondulada geografía habla de actividad orogénica muy reciente, muy diferente del resto de la región. A no gran distancia de donde escribo estas líneas, hace unos años se encontró un esqueleto parcialmente fosilizado de una ballena y, remontándonos mucho más atrás en el tiempo, yo mismo he encontrado desde antiquísimos trilobites y amonites hasta aun calcáreos restos de conchas marinas en colinas circundantes. Pero como no lo sé, no puedo afirmarlo ni negarlo. Sólo que cabe la posibilidad…

     En fin. De esto escribiré en otra ocasión. Ahora lo que captura mi atención es esa especie de continuidad solapada desde los tiempos de Salomón hasta los actuales, ya que luego de Roosevelt toda otra asociación (incluidos los Bush, el Club Bilderberg, etc.) pueden leerla en los artículos mencionados al comienzo de este trabajo. Permítanme, sin embargo, citar palabras del respetado Eliseo Bayo (“La Caída del coloso soviético” en “Año Cero”, número 16):

     “El final wagneriano del Este, tal como se ha producido es el resultado, en lo esencial, de una conspiración largamente planeada para destruir los Estados-Nación, detener el crecimiento de las poblaciones, parar el crecimiento industrial y tecnológico, balcanizar las regiones, volver a un orden feudal y caminar hacia el gobierno mundial. Este vasto programa se puede encontrar reflejado al pie de la letra en los proyectos secretos de las sociedades de Iluminados que impulsaron los movimientos extremistas del pasado y del presente siglo, en la correspondencia de Lord Palmerston y de los banqueros suizos que crearon, entre otras, las figuras de Marx, Mazzini, Bakunin, Garibaldi y Hegel, como antes habían animado las de Voltaire, Robespierre, Danton y Madame de Stäel. Así lo reveló en su tiempo Heine. Se pueden encontrar sus raíces ideológicas en aquel gran impulsor de conspiradores que fue lord Shelburne y en sus criaturas Bentham, J. Stuart Mill, Hume, Turgot y Quesnay, que iniciaron los movimientos de vuelta atrás con ropaje “progresista”, los Malthus, los Ricardo, los Adam Smith. Casi todos ellos pertenecieron al servicio secreto de inteligencia británico y trabajaban para la Compañía de las Indias Orientales. Ya en nuestros días, este programa de “crecimiento cero” poblacional y tecnológico, contracultural y profeudal, se halla presente en instituciones tan reconocidas como el Club de Roma, la Comisión Trilateral (reunida en Moscú en plena “perestroika”, como si supieran con antelación de qué venía la mano N. de G.F.) el Club Bilderberg y otras no tan aireadas como la Fundación Cini, de la que han salido muchas de las corrientes ocultistas, el Instituto Aspen, el Proyecto 1980 y decenas de organizaciones cuya finalidad es extender los movimientos neomalthusianos y anticientíficos bajo una apariencia de “progresismo” y de “modernidad post-industrial”.

     “La operación ha triunfado y aparentemente es un éxito, pues parecía que el imperio soviético no podría caer por “acciones desde dentro” y que fiar su desmoronamiento a una intervención exterior equivaldría a asumir un riesgo de destrucción nuclear compartido. Las acciones “desde dentro” han sido protagonizadas por las fuerzas políticas agrupadas en torno a la figura de Gorbachov y de su enigmática esposa Raisa, quienes, a cambio del aparente “harakiri” del sistema, han puesto en marcha los mecanismos necesarios para hacer saltar por los aires la Alianza Atlántica, los Estados-Nación europeos y la “casa común” dentro del esquema de complicidades y de voladura controlada del Partido Comunista que se inició hace treinta años con el debate chino-soviético y con la lenta sustitución de los partidos comunistas europeos por la socialdemocracia en la hegemonía de la izquierda mundial. La Europa profeudal, ocultista, financiera, volvió a encontrar el camino de Moscú para meter definitivamente a Lenin en la tumba. El revolucionario se había reído de ellos. Hizo peligrar los intereses coloniales de Gran Bretaña y los intereses financieros de las grandes familias oligárquicas radicadas en Venecia, Génova y Lombardía. Para estos círculos había resultado prioritaria a comienzos de siglo la mutua destrucción de Rusia y de Alemania. Antes habían orquestado la guerra ruso-japonesa e inducido a Rusia a librar guerras contra Austria y Turquía para que se destruyeran mutuamente. El servicio de inteligencia del Kaiser recurrió a los servicios de Parvus para tratar de parar la guerra. Se esperaba que Lenin sirviera de elemento desestabilizador del estado zarista, que ayudaría a extender a Alemania el fermento radical, que se adheriría a la estrategia anglo-veneciana de desmembrar a Rusia, a Turquía y al Imperio Austro-húngaro, para hacer de ellos un amasijo balcanizado de pequeños estados regionales en permanente conflicto (lo que parece que va a ser el mapa de la región entre fines del siglo XX y principios del XXI). Alexander Helphand “Parvus”, patrón de Trotsky en 1905 y de otros muchos líderes bolcheviques en 1917  trabajaba en realidad para el más importante y hermético político veneciano de la época, el conde Volpe di Misurata, el artífice de ese enclave ficticio llamado Libia y coordinador de las guerras balcánicas que condujeron a la Primera Guerra Mundial. Lenin se montó en el tren de Parvus, entró clandestinamente en Rusia, pero no respondió a lo que se esperaba de él. Curiosamente, el siglo XX va a acabar casi como empezó, si se mira atentamente el mapa. Muy pocas de las grandes familias oligárquicas que dirigían el mundo entonces deja de hacerlo hoy. Disponen de más poder y más sofisticado. Lo que está en juego son decenas y decenas de países cuyo destino creen construir en libertad, sin advertir quizás que se hallan en las mismas manos que consideran inacabada la obra iniciada por sus perversos antepasados hace doscientos (¿O miles? N. de G.F.) años”.

     También oportunamente me he referido a la relación —principalmente sanguínea— que existía entre uno de los integrantes descollantes del discutido proyecto Majestic-12 (el doctor Vannevar Bush) y la imperial familia homónima hoy encumbrada en el poder. Vinculando el curioso ascendente que sobre lo ovnilógico entonces esta prosapia familiar parece tener, no es inesperado un pronunciamiento como el que sigue, el cual nos informa nuestro Colega Daniel Muñoz en su informe semanal “NotiOvni“: (notiovni@yahoo.com) ,  el 25 de setiembre de 2002:

 EL PRESIDENTE BUSH REACTIVA LA PROHIBICIÓN DE INGRESO AL ÁREA 51…

     El miércoles 18 de septiembre de 2002, el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, insistió en que el “Área 51” no deberá ser abierta a las investigaciones sobre uso y manejo de materiales tóxicos y nucleares, “y que sus específicas actividades y operaciones pasadas y presentes permanecerán clasificadas y no podrán ser discutidas bajo ninguna circunstancia”… El reporte, proporcionado por el periodista Alex Jonson, de la MSNBC, señala que la ordenanza emitida por Bush es incontrovertible, y que vuelve a activar la especulación de que en realidad, en las instalaciones de Groom Lake, Nevada, se escondan y manipulen artefactos y tecnología de posible origen extraterrestre… http://www.msnbc.com/news/809766.asp (en inglés).

     Es bastante obvio el interés que pueden tener los Bush y su estirpe en ocultar al conocimiento público la realidad extraterrestre; de ello ha referido en extenso nuestro ilustre colega Ignacio Darnaude-Rojas. Básicamente, controlar la economía mundial —y el poder sobre las masas que ello significa— a costa de —repito a los autores citados hasta aquí— “balcanizar” las naciones, regresar a una concepción feudal de la economía (donde los “señores” locales sostienen su poder a sangre y fuego pero respondiendo en pactos y alianzas a un poder centralizado en la figura del rey). Como parte de ese proceso, es necesario:

 a) Ocultar y obstaculizar la relación eventual con otras culturas e inteligencias que, por su sola presencia manifiesta y admitida, desplazaría hacia otra perspectiva cósmica una presupuesta verticalidad sumisa a la historicidad de ciertas raigambres plutocráticas.

 b) “Torpedear” todo progreso tecnológico que pudiera abrir a la humanidad los portales del cosmos, revelando no sólo nuevas tecnologías y formas de energías accesibles masivamente y casi gratuitas —que pondrían en pie de igualdad a rubios anglosajones con pequeños bosquimanos— sino el conocimiento precisamente de la manipulación de que hemos sido colectivamente víctimas hasta aquí.

 c) Crear un específico paradigma de cómo debe evolucionar el intelecto de las futuras generaciones, alejándolas de toda revelación metafísica y trascendente que podría peligrosamente dar alas a los sueños de libertad, mediante un rígido “canon” de academias “científicas” y modos “políticamente correctos” de ascender en la pirámide social con sus prebendas.

     En este proceso manipulador (déjenme decirlo de una vez y claramente) son idiotas útiles dos castas contemporáneas claramente identificables: la de los “racionalistas escépticos”, esos contradictorios “fanáticos de la razón” que aglutinados en entidades como la ARP española o el CSICOP no sólo son verdaderos Torquemada del libre pensamiento, sino, los intuyo, ignorantes peones en un ajedrez que los premia con migajas de atención mediática y ofrendas del limosnero institucional, sintiéndose preclaros fiscales de la conciencia ajena, sin ser más que agentes involuntarios e inconscientes de un Gran Plan que serían intelectualmente incapaces de aprehender en su verdadera dimensión. En segundo lugar, cierta prensa, caracterizada por su inclinación “socialdemócrata” o simplemente petulantes psicobolches de café —maridaje extraño de altas dosis de discurso teórico de izquierdas con el más rancio freudianismo (no sé si existe el neologismo; pero de no existir, habría que inventarlo). Se los llama también “progres”, y con cierta suficiencia fukuyámica digitan qué temas —y lo que es peor, qué pareceres— son “serios”, dignos de su atención y de recursos aplicados, y cuáles no.

     Prescott Bush ya en 1918 integraba la logia estudiantil “Calavera y Huesos”. En honor a su sociedad, y respondiendo a un desafío de sus condiscípulos universitarios, supo invadir un cementerio apache y robar el cráneo del legendario cacique Jerónimo. Comenzada la Segunda Guerra Mundial, Prescott, socio de una compañía de petróleo en Texas, fue severamente sancionado por el gobierno por haber hecho tratos secretos con la nazi Luftwaffe. Experto en vericuetos legales, supo no sólo escapar a todo escarnio sino también supo acercarse a los hombres del poder que habían sido sus correligionarios en “Calavera y Huesos”; tornóse íntimo de los hermanos Allen y John Fuller Dulles. Éste último dirigía la CIA cuando el asesinato de John Kennedy, en tiempos en que asaltado por vaya a saberse qué remordimientos insistió ante Bush a devolver el cráneo de Jerónimo, cosa a que Prescott accedió. No pasó mucho tiempo para que los descendientes de los bravos indígenas descubrieran que el cráneo era falso…

     La amistad con Dulles garantizó que el hijo mayor de Prescott, George H., ejecutivo de la industria petrolera, pudiera acceder a un empleo como agente de la CIA. George se destacó pronto al punto de, en 1961, coordinar la invasión de Bahía de los Cochinos, en Cuba, intentando derrocar al régimen impuesto por los otrora guerrilleros de Sierra Maestra. Fiel a sus raíces tejanas, George mismo bautizó a las embarcaciones que llevaron a los mercenarios hasta la isla de Fidel  como “Zapata” (nombre de una de sus concesiones petroleras), “Bárbara” (su mujer) y Houston (su centro de operaciones). La invasión frascasó, mil quinientos mercenarios fueron presos y más tarde liberados a cambio de U$S 10 millones en alimento y medicamentos para niños. Pese a la derrota, en 1976 George alcanza el cargo de director de la CIA. Apenado por el desempeño de su primogénito como “007”, a estas alturas Prescott se consolaba con el éxito en los negocios petroleros. Y aplaudió la amplitud de visión de su hijo cuando George, a mediados de los años ’60, se hizo amigo de un emprendedor árabe que viajaba con frecuencia a Texas, introduciéndolo a unos pocos de la sociedad local: Muhammad Ben Laden. En 1968, al sobrevolar los pozos de petróleo de Bush, Ben Laden murió en un accidente aéreo en Texas. No importaba: los lazos de amistad entre las familias ya se habían consolidado.

     Eran tiempos en que George Bush andaba más preocupado por las pésimas calificaciones escolares de su hijo homónimo que por la muerte de sus amigos. Arreciaba la Guerra de Vietnam, y para evitar que el hijo fuera convocado, George trató de alistarlo en la fuerza aérea de la Guardia Nacional. Pero la bebida, mientras tanto, impedía que el nieto de Prescott tuviera chance de llegar a ser un buen piloto. Papá George lo incentivó, entonces, a fundar a principios de los ’70 su propia empresa petrolera, la “Arbusto (“Bush”, se dice en inglés) Energy”. Gracias a los contactos internacionales que el padre mantenía desde los tiempos de la CIA, George hijo buscó las inversiones de Khaled Ben Mafouz y Salem Ben Laden, este último el mayor de los 52 hijos dejados por el fallecido Muhammad. Mafouz era banquero de la familia real saudita y casado con una de las hermanas de Salem.  Esos vínculos familiares permitieron que Mafouz llegase a presidente de “Blessed Relief”, una ONG árabe en la cual trabajaba uno de los hermanos de Salem, Usama.

     Al tiempo, Arbusto llamó a convocatoria de acreedores y renació con el nombre de “Bush Exploration” y, más tarde, “Spectrum 7”. Tales mudanzas fueron suficientes para impedir que la bancarrota amenazara al joven George W. Bush. Salem Ben Laden, fiel a los lazos de familia, fue en socorro de su amigo, comprando U$S 600.000 en acciones de “Herken Energy”, que asumió el control de “Spectrum 7”. Y firmó un contrato de importación de petróleo por un valor de U$S 120.000 anuales. Las cosas mejoraron para el nieto del viejo Prescott, que logró embolsar U$S 1.000.000 y obtuvo un contrato con el Emirato de Bahrein, el cual dejó a la Esso mordiendo el polvo.

     En diciembre de 1979, George H. Bush viajó a París para un encuentro entre republicanos y partidarios moderados de Khomeini, en el cual se trató la liberación de los 64 rehenes norteamericanos secuestrados en noviembre en la Embajada de los Estados Unidos en Teherán. Se buscaba evitar que el entonces presidente Jimmy Carter se valiese del episodio al punto de perjudicar las pretensiones presidenciales de Ronald Reagan, a fin de cuentas, otro paladín del “New Deal”. Y, de hecho, papá George hizo el viaje a la capital francesa a bordo del “jet” privado de Salem Ben Laden, entonces su gran contacto en y con el mundo islámico. En 1988, Salem, como su padre, falleció en un accidente aéreo. En aquél mismo año (de 1979), los soviéticos invadieron Afganistán. George, que coordinaba las operaciones de la CIA, recurrió a Usama, uno de los hermanos de Salem, quien aceptó infiltrarse en Afganistán, para, supervisado por la agencia de inteligencia, fortalecer la resistencia afgana contra los invasores comunistas (si quieren cotejar los datos dados hasta aquí, pueden consultar el libro “Un hijo afortunado: George W. Bush y la “fabricación” de un presidente americano”, de Steve Hatfield). Todo lo que sigue es ahora historia harto conocida. Así como el abuelo Prescott fue por la cabeza de Jerónimo, el nieto George fue tras la cabellera de Usama.

(Continuará)

Posted in Los Illuminati, Política y Esoterismo, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comment »

Podcast AFR Nº 88: Los “Expedientes X” del Vaticano (primera parte)

Posted by Quique Marzo en 10-02-2012

Para escuchar, descargar y suscribirse al feed, pase por nuestro canal en iVoox. (Clic en la imagen)En esta primera parte, Gustavo Fernández nos introduce en algunos de los misterios que rodean al Vaticano:

  • El cronovisor.
  • Los archivos secretos.
  • La Sagrada Congregación para la Causa de los Santos.
  • La Institución de la Obra Religiosa y el Banco del Espíritu Santo.
  • La Congregación para la Doctrina de la Fe. La Santa Alianza. El Soladitum Pianum. El Rusicum.
  • La orden de los Jesuitas. Falun Dafa, Falun Gong. El Club Bilderberg.
  • El Derecho Canónico. La transmutación de la energía sexual en intelectual y espiritual.
  • La construcción de un Estado Jesuita independiente en América del Sur. El Rito Escocés masón. Los Caballeros de Colón.

Enlaces:

Escuche o descargue el podcast desde nuestro sitio en iVoox, o suscríbase al feed para enterarse al instante de la publicación de nuevos episodios.

Posted in Los Illuminati, Ovnilogía, Parapsicología, Podcast | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comment »

En busca de otras dimensiones: EXPLORANDO LAS GRIETAS DE LA GEOMETRÍA SAGRADA

Posted by Gustavo Fernández en 09-05-2010

Ya he perdido la cuenta de ensayos, artículos e investigaciones de campo a través de los cuales he intuido, más que descifrado, la sospecha de que la llave técnica, práctica, para acceder a otros planos de la Realidad puede estribar en la manipulación de formas, campos o estructuras geométricas (si hablamos de dos dimensiones) o topológicas (si nos desenvolvemos en tres). Sin duda, no se tratará de pasar las veladas jugando con lápiz, regla y compás; es posible que se trate, más bien, de ejercicios intelectuales donde los conceptos (mejor aún, las ideas) expresadas formal y materialmente a través de las gráficas o ecuaciones, se corresponden (en el sentido más lato del Principio de Correspondencia[1a]) con procesos mentales y éstos, por Ley del Mentalismo[1b] con modificaciones espacio-temporales. Un portal dimensional es, a todas luces, un cambio espacio-temporal ajeno a (pero contenido en) otro momento (no empleo aquí el término como “instante”, sino como “momento matemático”) espacio-temporal.

De lo que estoy hablando es de intuición y pasos mecánicos: intuyo que en las manipulaciones geométricas está, dije, la clave del acceso a otras dimensiones. Deseo dedicar mis afanes a experimentar pasos técnicos que sistematicen la apertura de esos portales. En síntesis, apunto a diseñar una metodología que permita a todos y cada uno de nosotros acceder cuando deseemos —o cuando ciertas circunstancias estén dadas— a esos otros planos.

Se podrá argüir (y en principio debemos aceptar el debate) que el acceso a esos otros planos de Realidad requiere condiciones espirituales antes que tácticas racionales (sean éstas por manipulación de la Geometría Sagrada o de la mecánica cuántica). Debemos, dije, aceptar ese debate. Pero asimismo debemos, entonces, hacernos algunos planteos lógicos (no por racionales, sino por obvios).

Por ejemplo, tendremos pleno derecho a exigir una definición acabada (y demostrable) de lo que entendemos por “espiritual”. Si es lo “no material”, aquello que existe en otra dimensión, vibratoriamente ajena a estas cuatro en las que nos desenvolvemos, será percibido desde aquí como “no material” (por tangible que resulte en el “allá”) y por ende susceptible de ser definido como “espiritual” (insisto: por “no material”). Si lo “espiritual” se asocia a lo “moralmente más elevado”, permítasenos recordar que demonios, djinns y otros tantos entes de parecido perfil también son por definición “espirituales”, con lo cual concluiríamos que lo espiritual es condición de su naturaleza de manifestación, no de conducta moral. Aunque tales imágenes suelen parecerme “kitsch” y degradantemente out, valen como ejemplos. Cielo e infierno más purgatorio no serían más que “n” dimensiones, planos o universos paralelos.

En plan de objetar aquello de las “condiciones espirituales” para acceder a estos planos, podría también decirse que se puede necesitar cierta “sintonización” psíquica para conectar con los mismos. Es posible que ello lo logre lo devocional, la lectura de Chopra, el “copiar y pegar” los mensajes de Oxalc o Ashtar Sheran, el encenderle una vela violeta a Saint Germain, el cultivar con amor arándanos mientras entonamos mantrams angelicales o el frotar cristales hora tras hora contra nuestro sufrido entrecejo. Es posible. Pero también es posible que todo eso nos haga sentir mejor, estar más plenos, hallar algunas respuestas, pero no tenga nada que ver con la conexión con planos espirituales si es que se da el albur de ser éstos, después de todo, “sólo” universos paralelos.

No seré un iconoclasta, hoy. Sólo me propongo explorar otra alternativa.

Esta alternativa se vincula a un muy interesante fenómeno geométrico-topológico conocido como “banda (o cinta) de Moebius”, llamada así en honor a su descubridor, el astrónomo y físico suizo August Ferdinand Möbius[2], quien sin embargo, pese a la casi obsesión intelectual que le acompañó el resto de su vida, nunca pudo explicar.

Repitamos el experimento. Tomemos una banda de papel cualquiera. Como sabemos, tiene dos caras y cuatro lados, con vértices A, B, C y D.

cinta de Moebius

cinta de Moebius

Si deseamos hacer un anillo, sabemos que podemos unir A con C y B con D, quedándonos un anillo de lógicamente dos caras y dos lados o bordes (dos, obviamente, desaparecerán al pegarlos entre sí). Pero si esta unión la efectuamos luego de hacer una torción al papel de modo que ahora A pegue sobre D y B sobre C, surgen las sorpresas: constatando, por ejemplo, al deslizar un bolígrafo sobre su superficie, resultará una sola cara. Y si deslizamos nuestro dedo desde un punto cualquiera en el borde nuevamente habrá quedado uno solo. ¿Adónde se fueron el lado y el borde faltantes?. No hay construcción matemática que pueda explicarlo.

Banda de Moebius final

Banda de Moebius final

Hay otras opciones divertidas. Si tomando un par de tijeras cortan la banda exactamente por su línea media, obtendrán ustedes una banda de Moebius el doble de larga y la mitad de ancha. Pero si el corte lo realizan descentrado, resultarán tantas bandas de Moebius entrelazadas como cortes hagan.

Insisto una vez más: estoy convencido de que si profundizamos el estudio de la Geometría Sagrada —en el escritorio, la biblioteca, pero también en el terreno, ya sea en las antiguas construcciones o los reservorios de energía telúrica de que está cubierto el planeta que, en su disposición, es absolutamente geométrico— descubriremos cómo abrir el paso a otras dimensiones. Humildemente en mis esfuerzos personales, quizás soberbio en mis inquietudes intelectuales, esa es la búsqueda a la que estoy dedicado. A través de mis deambulares, siempre late la expectativa de abrir una puerta. Y atento a la Sincronicidad, descubro que ciertos avatares de mi vida particular se van correspondiendo causalmente con pasos en pro de esos hallazgos. Podría, reconociendo lo solitario que es, siempre, el camino del monje, sentarme a lamer las heridas del camino, mirar con nostalgias los jirones de vida afectiva que uno va dejando atrás y recitar con el Dante aquello de “nel mezzo de mia vida, me retrovai en una selva oscura” (“En el medio de mi vida, me encontré en un bosque oscuro”). Pero comprendo que todo pasa por algo porque —esa es la enseñanza de la Geometría Sagrada— lo que nos ocurre microcósmicamente está en consonancia (Correspondencia) con algo que ocurre macrocósmicamente.

Ver más allá de lo aparente, en nuestro interior y a nuestro alrededor, y descubrir que lo uno resuena con lo otro. En estos agitados —intelectualmente— días he comprendido muchos pequeños trozos de información dispersa, perlas de conocimiento de algún collar por enhebrar. He descubierto que en todas las imágenes religiosas de cualquier vertiente doctrinal, una rodilla descubierta es la señal del Iniciado al Adepto ordenándole divulgar algún saber. Que el tan común saludo militar “¡a la orden!”, es resabio del saludo “a la Orden” (masónica). Que ya he comprobado en catorce iglesias distintas (sobre veintidós censadas) —la última, pocos días atrás, la Basílica Nuestra Señora del Carmen, en Nogoyá, Entre Ríos— que si con una brújula medimos la línea imaginaria que por la nave central comunica el portal de acceso con el altar, aquella se desviará del Norte magnético exactamente 52º. Siempre. Y si esto se repite en iglesias de trescientos, doscientos o cien años de antigüedad, no es casualidad. Es una orden arquitectónica del Vaticano. “¡A la Orden!”, señores prelados. Pero, ¿por qué?. Los curas no lo saben. Pero está allí. Yo lo intuyo. Cincuenta y dos grados. Las catedrales señalan la puerta —una de tantas— a las estrellas, discutía en “Guardianes de la Luz, Barones de las Tinieblas”. Cincuenta y dos grados. Qué casualidad, la misma inclinación de las paredes laterales de la Gran Pirámide. Y las patas de la oca, emblema de aquél juego laberíntico que como tantos otros juegos (las cartas, el ajedrez) son el resabio de viejos caminos de conocimiento, la pata de la Orden de la Oca medieval debe tener su primer y tercer dedos separados, precisamente, por cincuenta y dos grados. Geometría Sagrada.

La Geometría que resuelve los problemas que la Aritmética —enseñando que la lógica no lo puede todo— no logra resolver. Imposible dividir aritméticamente 10 en tres partes iguales, siempre obtendremos una aproximación de 3,3333….33333 etc., pero con compás puedo dignamente dividir un segmento en tres partes exactamente iguales. Extraño, con regla y compás puedo construir fácilmente cualquier polígono regular, excepto un heptágono, y el mágico número 7 adquiere entonces otra significación. Geometría Sagrada. Y la cuadratura del círculo, aritméticamente imposible, es posible geométricamente.

Y la Geometría construye las formas, y las formas dan realidad al universo. Del mismo modo que el movimiento no puede existir sin una dirección determinada, la energía no existe sin una forma definida. No es que la energía “forme” una partícula o una onda. La forma “es” la energía. Y nos permite entonces —digo, a través de las expresiones geométricas de las formas— resonar con otras energías (formas).

El principio de resonancia es sencillo.  Si hacemos sonar un diapasón en una habitación donde haya un piano, cada cuerda del instrumento afinada en el mismo tono comenzará a vibrar. Esto es la resonancia. Todas las cuerdas restantes, afinadas en distintas notas, permanecerán inmóviles. A través de la resonancia, la energía es transferida del diapasón a la cuerda, provocando la vibración. Así, es como entramos en resonancia con campos telúricos. Así es como podemos ascender vibratoriamente.

Los biólogos piensan que el secreto de la vida se halla contenido en el ADN, pero se concentran en su estructura química. Lo que aquí sugiero es que la estructura física de aquél puede ser de tanta o mayor importancia, cumpliendo una doble función: con su estructura química al transmitir el código genético, con su estructura física, al resonar con las vibraciones.

La forma es la base de la salud. Si tomo un grupo de células de mi hígado y las cultivo en una matriz de Petri, no crecerá como un hígado clonado, sino como una masa indiferenciada de tejido, y si se reinjertaran, se desarrollarían como cáncer. En ratas, células del hígado reinjertadas se transformaron en tumores metastásicos. Lejos de la matriz bioenergética las células no cuentan con un “molde” energético y geométrico para su diferenciación. El cáncer es desorganización geométrica de la energía.

También en la docencia esotérica, las elecciones profesionales reflejan muchas expectativas, aspiraciones, sueños. En mi caso, debo admitir que trabajar esta disciplina me lleva, humildemente y casi en un susurro, a afirmar que, si fuera posible (¿y por qué no?) dedicaría en un futuro exclusivamente mis esfuerzos intelectuales al estudio —y obvia aplicación— de esta disciplina. No es sencillo (aunque siempre ansiado) encontrar una Síntesis, una Piedra Filosofal del Conocimiento verdadero, una herramienta de multiuso intelectual y espiritual con la que continuar el camino; y no creo estar muy lejos de la verdad si sostengo que es precisamente la Geometría Sagrada , la gema del Grial, si no el Grial mismo.

Suena rimbombante, soberbio, casi solipsista, digamos. Pero no mentiroso. Pues de ello se trata: así como Einstein buscaba una ecuación Universal que explicara al Universo en su conjunto y en sus mínimas partes, la Geometría Sagrada enhebra en una continuidad  armónica el Macro y el Microcosmos. En algún punto, casi por el medio, está el ser humano. Y es en su esfera vivencial donde podemos aplicar los descubrimientos de aquella.

Repasemos el concepto. La Geometría Sagrada puede comprenderse según en que dirección miremos: hacia lo infinitamente grande o hacia lo infinitamente pequeño. Pero podemos comprenderlo mejor si partimos de un punto intermedio, por ejemplo, nuestro propio entorno.

¿Dónde está allí la Geometría Sagrada? Ya he citado a lo largo de varios artículos algunos ejemplos. Valga volver sobre el particular: muchas iglesias católicas tienen una desviación de la nave central —proyección del acceso hasta el altar— respecto del Norte magnético, tanto como 52º. El mismo ángulo que la Gran Pirámide. Y que la abertura de la Pata de la Oca, símbolo esotérico de raigambre. Aún más, ciertos ritos masónicos sostienen que ese, y no otro, debe ser el ángulo que separe las patas del compás emblemático. O los pentáculos que se descubren sobre tantas geografías al unir en un mapa centros espirituales o devocionales. O la correspondencia entre la disposición de las tres pirámides de Gizeh y el cinturón de Orión. O entre las catedrales góticas francesas y la constelación de Virgo. La Geometría Sagrada está presente en el octógono de las iglesias templarias, en el misterio de las catedrales (Fulcanelli dixit), en las “divinas proporciones” (o “número áureo”) de Notre Dame de París y el Partenón, en la disposición y distancia de los centros ceremoniales del Ánahuac mexicano que reproducen en un todo la disposición y distancia de los planetas del Sistema Solar entre sí, en tiempos en que oficialmente en Europa sólo se conocía el mismo hasta Saturno. En el trazado de las calles de tantas ciudades (Washington en Estados Unidos y La Plata en Argentina). En las relaciones de planta entre el Vaticano y (otra vez) Gizeh. En las “líneas Ley” extendidas sobre toda Inglaterra y Francia. En los laberintos de Cnossos. En las espirales astronómicas y la “iglesia retorcida” de Saint Outrille. En la “estrella de David” (en realidad, el “sello de Salomón”) del rosetón principal de acceso a la catedral —obviamente católica— de la ciudad de Formosa, Argentina. Los ejemplos son innumerables y su sola mención agotarían.

La torre de la iglesia de Saint Outrille, Francia

La torre de la iglesia de Saint Outrille, Francia

Notre Dame

Notre Dame

Partenón

Partenón

El “número áureo” se repite en exponentes de culturas tan distintas como Notre Dame y el Partenón.

Relación entre la Gran Pirámide y la Tierra

Relación entre la Gran Pirámide y la Tierra

La Geometría Sagrada une lo humano con lo cósmico; las proporciones de la Gran Pirámide proyectadas desde el Ecuador hacia un Polo, culmina en el centro de la Luna centrada en la cara superior de la cuadratura del círculo terrestre. ¿Casualidad?. No. Causalidad.

Proporciones entre el sistema solar y las pirámides de Gizeh

Proporciones entre el sistema solar y las pirámides de Gizeh

Mencioné de paso las “líneas Ley”, llamadas así por vincular poblaciones o sitios antiguos cuyos nombres finalizan en la sílaba “Ley” o “Leigh”. Pero no puedo dejar de señalar la importancia del aporte de la Geometría Sagrada en este punto, toda vez que la “geometrización de la superficie terrestre”, de acuerdo a determinados y puntillosos criterios, permite establecer —otra vez— figuras geométricas como pentáculos, o indicar puntos coincidentes con anomalías magnéticas o de características energéticas particularmente significativas para la vida humana (como la red de Bruce Cathie, las líneas Hartmann, etc). De hecho, me pregunto cuántos geobiólogos, radiestesistas o especialistas en Feng Shui se han abocado a estudiar, siquiera por curiosidad, la Geometría Sagrada; de hacerlo —como yo lo he hecho— encontrarían allí no solamente argumentos y evidencias de peso, sino criterios muy útiles para optimizar la vida cotidiana de sus consultantes. Cathie, sin incursionar (que sepamos) en aspectos tan sutiles, señalaba ya en los tardíos ’60 que las “líneas de fuerza” geométricamente señaladas por él sobre el globo terrestre explicaban la naturaleza de la propulsión —o el comportamiento— de los OVNI. No fue nunca tomado en serio por ovnílogos que ni siquiera tuvieron la humildad intelectual —o la metodología científica— de investigar antes de opinar. Y que —sugestiva señal de poca perspicacia— nunca se plantearon esta hipótesis que aquí esbozo (y dejaré para otra oportunidad ampliar): si es correcta la teoría del Campo Unificado einsteniano y la Gravedad, entonces, no es una “fuerza” en sentido electromagnético sino la deformación espacio-temporal en un punto dado y, en consecuencia, esta inevitable e indetenible fuerza que nos atrae hacia el centro de la Tierra (en nuestro caso) es “sólo” una manifestación geométrica del espacio-tiempo, ¿entonces no es obvio que cualquier otra línea de energía geométrica —sobre este planeta o cualquiera en el espacio, etc.— tendrá una fuerza tan aprovechable (si sabemos dirigirla) como la propia gravedad? Que es como decir, ¿y si la naturaleza de los OVNIs o, cuando menos, sus sistemas de traslación, fueran revisados con criterios de Geometría Sagrada?

Un “pantáculo energético” sobre la superficie terrestre.

Un “pantáculo energético” sobre la superficie terrestre.

En este conjunto de patrones comunes, que todo pase por unos pocos polígonos y poliedros no es casual, pues es fácil comprobar que esas mismas figuras y formas se repiten a escala cósmica. Los mismos patrones organizan y ordenan al Universo. Esto es —si para ustedes semejante “aval” es importante— una verdad científica, toda vez que el descubrimiento de los fractales constata para el paradigma tecnológico contemporáneo la validez milenaria de la voz de Toth hablándonos desde el más remoto pasado (“Es verdad, es cierto y muy verdadero, que lo que es arriba es como lo que es abajo y lo que es abajo es como lo que es arriba para hacer el milagro de Una Sola Gran Cosa bajo el Sol”). En consecuencia, la repetición de esos patrones geométricos en el legado de tantos pueblos antiguos y tantos grupos de conocimiento esotérico de hoy no habla solamente de la Sabiduría de comprender que el Todo es Geometría Pura. Habla también de otra cosa.

Y aquí entra a tallar la Síntesis. Pues si el Orden Universal, la Armonía Cósmica[3] responde a patrones geométricos, la armonía personal (en nuestra vida de interrelaciones sociales, en nuestros afectos, en nuestro trabajo, nuestra salud física y psíquica y, claro, nuestra espiritualidad) también dependerá de que exista —o no— orden, organización, relaciones proporcionales. Y esta Organización ha de ser una expresión “fractal” de aquella que ordena al Universo.

Enfoquémonos en este punto. Si admitimos que podemos “corresponder” (asociar con fundamento) los eventos de nuestra vida con formas y figuras geométricas, a fin de cuentas éstos no resultarán más que proyecciones fractales inmensamente microcósmicas de aquellas que —en la otra dirección— se perciben en el Cosmos. Por definición, los problemas, los conflictos, los obstáculos todos, más allá de su manifestación aparente (o “percipiente” en nuestra vida cotidiana) serán la expresión del desorden y desorganización cada vez más alejada del patrón geométrico original. Pues bien, como ya se ha señalado, se cumple a rajatabla el Principio de Correspondencia[4], y por carácter transitivo, será la aplicación conciente del Principio del Mentalismo lo que nos permitirá vivir en resonancia con una Serialidad positiva de eventos en nuestras vidas. Trabajaremos pues, en Psicogeometría, representando —que es hacer real lo ideal— polígonos y poliedros en función de ciertas aplicaciones en situaciones cotidianas.[5]

Se comprenderá entonces que, así, la Geometría Sagrada se transforma —dicho está— en una Síntesis genial de la Realidad. Y abre, lógicamente, vías de especulación e investigación fascinantes. Por ejemplo, ante el misterio de los “agrogramas”[6]. No solamente tiene sentido e interpretación bajo la luz de los preceptos de la Geometría Sagrada. Está en el albedrío de cada uno el comprender que se trata de un “metalenguaje” de orden superior.

Agrograma

Agrograma

Dos “agrogramas”, que quizás deben ser comparados con (y estudiados a la luz de) la sapiencia maya, en este ejemplo, parte de su calendario astronómico y millonario en años.

Agrograma

Agrograma

Finalmente —last but not least, como solía escribir el genial Antonio Ribera— es necesario dar a la Geometría Sagrada su justo lugar en nuestra vida. Su “sacralidad” es más un referente a su presencia en la cultura que a una naturaleza divina; no debemos deificarla ni creer que a través de ella seremos, como self made men, apoteósicamente disparados a la meta del camino espiritual. Es, lo escribí ya, una herramienta, pero eso sí, formidable. A fin de cuentas, Dios/Diosa, Él/Ella es el/la Gran Arquitecto/a del Universo y debe ser, necesariamente, un/a formidable Geómetra.

Mecánica geométrica del Tzolkin

Mecánica geométrica del Tzolkin

No sé. Tal vez un día de estos, en la cima de un cerro consagrado o en las profundidades de una caverna telúrica, con un viejo libro de Geometría del colegio en una mano y un péndulo en la otra, encuentre algunas respuestas.

Recuerde que si a usted le interesa profundizar en esta disciplina, tiene a su disposición un Curso Gratuito de Geometría Sagrada en este mismo blog, secciòn “Descargas”, por el link en “Cursos” y dispondrá de ése y otros materiales interesantes.


[1] Para saber más acerca de la Ley de Correspondencia, puede solicitar el siguiente material (cliqueando en los enlaces y enviando el mensaje vacío): Lección de AutoDefensa Psíquica Nº 2, AFR Nº 5 y AFR Nº 28. También resultará de intererés la consulta a nuestras series Radiónica y Fundamentos Científicos del Ocultismo.

[2] Tal su apellido original, pero como las antiguas máquinas de escribir no tenían diéresis, se solía reemplazar por la pronunciación aproximada, “oe”. Sigo esta tradición al escribir, por costumbre entonces, Moebius.

[3] Como ya he escrito en alguna ocasión, prefiero hablar de “Armonía” y no “Equilibrio”, pues este puede ser de dos clases: estable e inestable. El inestable —un cuchillo sobre su filo— requiere de fuerzas de tensión para lograrse y se pierde a la menor contingencia. El estable —un cubo apoyado sobre una de sus caras— no, pero al mismo tiempo cuenta con una brutal inercia que le impide todo cambio, toda “evolución a otra situación”. Al igual que en el espíritu humano, un “equilibrio” interior puede ser inestable (exigir grandes tensiones para lograrse, y al mismo tiempo y por ende extremadamente imprevisible y momentáneo) o estable (pero fosilizado, anquilosado, entonces el individuo no evoluciona). Algo similar a la expresión “paz interior”: la “paz” es la de los cementerios. Por eso remitimos a la expresión “Armonía”.

[4] Principios Fundamentales del Universo, ver “Al Filo de la Realidad” números 2 a 17.

[5] A título meramente informativo, diremos que trabajamos en Psicogeometría con doce figuras y formas, doce “mudras” y doce “posturas”.

[6] También conocidos como “agroglifos”, “círculos en las cosechas”, “crop circles”, etc.

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo, General | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , | 7 Comments »

 
A %d blogueros les gusta esto: