AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

Posts Tagged ‘manipulaciòn’

Podcast AFR Nº 174: El Libro del Conocimiento. La conexión ISIS

Posted by Quique Marzo en 29-09-2016

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

En este episodio de Al Filo de la Realidad…

  • Reflexionando sobre el último viaje a México y las enseñanzas del abuelo Tlacaelel. Comentando sobre los próximos viajes y actividades de Gustavo Fernández.
  • Detrás de ISIS hay “algo más”. Los libros revelados y los “contactados”. Las alucinaciones colectivas. ¿Con qué o quién contactan los contactados? Lavando cerebros. Analizando el libro. La generación de un egrégoro. La manipulación.
  • La delincuencia común y la posibilidad de que sean captados por ISIS. Respondiendo a los podescuchas.

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in General, Los Illuminati, Podcast | Etiquetado: , , , , , , , | 1 Comment »

Podcast AFR Nº 173: Reflexiones sobre los Illuminati

Posted by Quique Marzo en 08-09-2016

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

En este episodio de Al Filo de la Realidad…

Orlando Rodríguez desde Tylker (Texas, EE.UU.) entrevista a Gustavo Fernández. Aquí algunos temas que se trataron:

  • Reflexiones acerca del Nuevo Orden Mundial. Los Illuminati. La Matrix. ¿El grupo que manipula al mundo, lo hace sólo por dinero y poder? ¿A qué inteligencias responden? Angustia, miedo y desesperación: el sustento energético de tales entidades. Los “brujos” de los poderosos. Los egrégoros. Los símbolos. La sala de meditación de Naciones Unidas. Breve guía para una vida espiritual.

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in Entrevistas a Gustavo Fernández, General, Los Illuminati, Ovnilogía, Podcast, Política y Esoterismo | Etiquetado: , , , , , , , | 1 Comment »

Podcast AFR Nº 172: Pokémon Go y La Matrix

Posted by Quique Marzo en 15-08-2016

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

En este episodio de Al Filo de la Realidad…

  • El Origen de este juego. El sistema orwelliano quedó anticuado. La “realidad aumentada”. La Matrix está en todas partes. Tecnofobia e hipocresía. La evolución es imparable. La cuestión es cómo y para qué usamos la tecnología.
  • Más reflexiones sobre este tema en este artículo.

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in General, Podcast | Etiquetado: , , , , | Leave a Comment »

PókemonGo y La Matrix

Posted by Gustavo Fernández en 05-08-2016

Hace rato que me he ganado –y con respeto- el mote de “conspiranoico”, así que si hay algo que no me moverá uno solo de los pocos pelos que me quedan es el vendaval (que preveo) de críticas mordaces por estas reflexiones. La mayoría, aunque no lo confiesen, de inevitables usuarios de este jueguito virtual. Y allá ellos con su parecer; y aquí yo (con algunos de ustedes) con estos pensamientos, que la sempiterna Grieta entre Paradigmas no se soslayará con infusos debates en las redes sociales.

Tampoco seré quizás demasiado original, pues ésta no es una información a la que he accedido subrepticiamente mediante el crackeo de sitios gubernamentales ni militares, sino, simplemente y como dice una habitual contertulia mía, acudiendo al San Google nuestro de todos los días. Pero (esto es lo importante) serán devaneos cuasi metafísicos basados en hechos: y éstos, aunque duelan, son la verdad.

Es innecesario a esta altura describir en qué consiste el PókemonGo: inevitablemente, los lectores lo deben estar padeciendo a diario con sólo mirar, en la vía pública, a su alrededor. Esa cotidianeidad me permite pasar directamente a lo que postularé: esta aplicación es una nueva vuelta de tuerca al Ojo del Gran Hermano Illuminati.

pokemon-go-portada-starterConversaba con algunos conocidos estos días que me señalaban que no tenía mucho sentido “escandalizarse” por este inmiscuirse de los recursos de “espionaje” (aunque fuere comercial) a los que alegremente accedemos cuando usamos Facebook, GPS, o el simple y benemérito correo electrónico. Empero, creo que aquí se va un paso más allá y es sobre lo que quiero advertir: quienes manejen el sistema tras bambalinas de esta aplicación, tienen así la capacidad de ver lo que ustedes están viendo cuando corren por las calles a la caza de pokemones. ¿Se nota la diferencia?. Es inevitable (salvo que nos encapsulemos en un termo) que aunque firmemos (bah, hagamos un click) en pretendidos “contratos” que aseguran reservar nuestros datos, éstos están absolutamente disponibles para todos quienes manejan el Sistema. No otra es la razón por la que te llaman por teléfono de bancos a los que nunca siquiera enviaste una pregunta para ofrecerte paquetes de servicios, o que cuando navegas por Internet, o usas Facebook, el tipo de publicidades que te aparecen a ti no son los que en un mismo sitio le aparecen a tu pareja que, unos metros más allá y en otra notebook, visita la misma página. La magia de los algoritmos. Y esto implica detenernos un momento y hablar sobre el sentido de estar “dentro” o “fuera” de La Matrix.

La expresión Matrix -se hizo popular, ya saben porqué; la alegoría de las películas homónimas donde, tras la exageración conceptual y estética, se dejaba traslucir la idea que en este mundo no solamente somos títeres sino engranajes funcionales a maquinarias para producir específicos resultados. Y a partir de allí, se viene instalando acalorados debates sobre si uno está o no dentro de ella. Malas noticias: si estás leyendo estas líneas, estás adentro. Me inspiran cierta tierna simpatía la ingenuidad de aquellos que diatriban que “no caerán en La Matrix” mientras whatsappean desde sus smartphones o compran su boleto aéreo con su tarjeta de crédito. Creo que esa gente se tomó demasiado literalmente la película y deben suponer que estar “dentro” es que te implanten un chip (y a eso vamos…). Pues no: estás dentro del Sistema, de La Matrix, por el sólo hecho que pagues tu hipoteca o que estés en un empleo estable, con seguro social y aportes jubilatorios. Estás en La Matrix cuando visitas al médico. Estás en La Matrix cuando compras tu entrada al recital o al partido de fútbol.

Alguien dirá entonces: “Pero…. ¡eso es una exageración. ¡Entonces nadie puede estar fuera de La Matrix”!. Es que de eso se trata. Salvo que rompas ya tu smartphone, vendas todos tus bienes, vayas al medio de una cordillera o alguna isla perdida (porque si, otra vez, compras un lote de terreno en algún paraje alejado has vuelto a estar…. Bueno, ya sabes dónde) vivas de lo que cultivas, la caza y la pesca, salvo que, repito, hagas todo ello, estamos en La Matrix. Y aún, aunque lo hiciéramos, satélites, chemtrails, residuos químicos y gaseosos, como espasmos sonambúlicos de un gato dormido a tus pies, te seguirían tocando.

La Matrix, con todo lo malo y con todo lo bueno (¿qué?. ¿Acaso hay algo bueno en ella?. Bueno, dado que lo “malo” o lo “bueno” es según la perspectiva y absolutamente relativo, sí puede haberlo) es parte de la ola evolutiva de la Humanidad. Ustedes acotarán que entonces esa evolución fue “dirigida”, en el sentido que no es “natural”, y estarán inevitablemente en lo cierto. No se puede “elegir” la evoluciòn, simplemente sucede. Pensemos por ejemplo –especialmente en este Tercer Mundo- la resistencia, avalada por algunos “opinólogos” de tanta informatizaciòn en todas las cadenas de servicios (accesos bancarios, retiro de bienes, etc.) ante la cual las personas mayores de edad se encuentran “analfabetas” digitalmente hablando. Y entonces surge cierto clamor de regresar a los viejos métodos de atención personalizada, de cumplimentar obligaciones en sitios físicos. Puede demorarse, puede acompañarse. Pero no puede detenerse. La evoluciòn (aún la “natural” o, para ser precisos, especialmente la natural) es amoral. Dura. Lo que no se adapta, se extingue. Como cuando, en tiempos de la Revoluciòn Industrial, los obreros salían a protestar (y pagaban en ocasiones con su vida ese derecho) ante el avance de las máquinas que les quitaban sus fuentes de trabajo. Fue hambre y desesperación para miles. Pero no seamos hipócritas. ¿Concebiríamos al mundo de hoy sin las máquinas?. ¿Con millones de obreros artesanales por caso?. La contaminación está matando al planeta pero, ¿regresaríamos –si pudiéramos- al caballo, el carro, la navegación a vela?. No seamos hipócritas, porque sé que desde el anonimato de Internet más de uno podría hacer un panegírico que “él (o ella) sí”.  Y luego se va al trabajo lo más campante en su automóvil, o de vacaciones en aviòn, o enciende el horno eléctrico para cocer su alimento. El ambiente de la New Age, el pensamiento ecológico y la seudo espiritualidad está lleno de estos hipócritas…

Déjenme contarles una anécdota personal. En diciembre de 2012 (sí, cuando algunos estaban esperando el fin del mundo) me invitaron como conferencista al Segundo Encuentro Internacional de Sabidurías Ancestrales, realizado en Cantona, estado de Puebla, México. Cierto día asistí a la charla de un compatriota, oriundo de la provincia de Mendoza y experto en Permacultura, quien disertaba sobre las bondades de volver a vivir en “uniòn con la naturaleza”. Explicaba como caminaba todo lo posible y no tenía vehículo y en su casa, su familia cocinaba los alimentos sobre fuego de leña (si siete mil millones de personas nos ponemos a cocinar o calefaccionar con leña…) en ollas de barro cocido, y hasta comían con las manos, para evitar el contacto del metal trabajado con sus alimentos…. Bien, la cosa es que al finalizar la charla y en un aparte con un par de conocidos, se suscitó (bah, suscité) este diálogo bizarro:

Yo: “Che, muy bueno lo tuyo. Al margen, ¿cómo llegaste al congreso”?

Él: “Pero Gustavo, ¿olvidaste que te dije que en el mismo vuelo que vos, y como no te conocía no me acerqué a conversar antes?”

Yo: “Cierto. En el mismo aviòn…. No, porque me quedé pensando si te habrías venido al congreso a lomo de mula o caminando. En seis o siete meses, llegabas”

Él (luego de unos segundos de tratar de entender a qué me refería): “Ah, bueno!. Tampoco seamos exagerados!”

Yo: “Ah, bien. O sea, cuando conviene al discurso comemos con las manos. Y cuando conviene, tomamos un aviòn…”

¿Se entiende lo que quise decir?

Entonces, ¿qué hacer?. Estamos, lo querramos o no, dentro de La Matrix. Por lo tanto, eso no está en discusión. Pero aún podemos hacer mucho. Que es ser conscientes (o no) de ello, y actuar en consecuencia. Para ponerlo sencillo: ¿qué permito, me permito, dentro de La Matrix?. ¿Porqué hago, o empleo, determinada cosa?. La diferencia la establece la toma de consciencia. Y la acciòn personal en consecuencia. Para poner un ejemplo hasta tonto: a mi mujer le costó años convencerme de cambiar mi viejo –pero eficientísimo- modelo de teléfono celular. Me bastaba para hablar y mensajear. Hasta que en un momento me di cuenta que podría brindarme otros beneficios. No, no jugar on line, o compartir emoticones sino usos que yo necesitaba para subordinarlos a otras funciones. Es sólo un caso.

En consecuencia, lo que propongo es que en vez de enredarnos en la discusiòn inútil si estamos dentro o fuera, seamos conscientes de qué nos permitimos en el “dentro”. Y el actuar “en consecuencia” no significa discursear sofísticamente porqué lo cambio todos los años sino hacer un uso racional del mismo.

Corre, Pókemon, corre

En este ir y venir de compartir opiniones, algunos me han comentado que es exagerado venir ahora a escandalizarse de este jueguito cuando hace rato que empleando otras redes sociales (como Facebook) los operadores del Sistema ya saben de nosotros todo lo que quieren saber. Cuéntenme algo que no sepa. Y por la razón expuesta más arriba, tampoco creo que la actitud adecuada sea “no tengo Facebook” porque quedate tranquilo que van a saber de vos por mil otros conductos. Cuando vas a un cajero automático bancario, cuando llenas los formularios de tu información tributaria obligatoria, cuando ……… (completar por la línea punteada con todo lo que se les ocurra). Yo mismo no he tenido problemas, por caso, cuando abrí por primera vez mi sitio en algunas de estas redes, en dar información biométrica, precisamente porque ya sé que es inútil hacerme el Anonymus y mentir edad, ciudad de residencia, sexo. Ya saben de mí lo que quieren saber, y un poco más también. Otros amigos, por el contrario, prefieren “mantener su intimidad” disfrazando esos datos, y están en todo su derecho.

Lo que me interesa a los efectos de este artículo no es que a través de PókemonGo obtengan datos de nosotros. Tu smartphone, tu laptop o computadora de escritorio, en este momento, está repleta de bots y troyanos que como laboriosas hormiguitas van y vienen al Gran Hormiguero llevando información (si crees que no, o que con habilitar un “antivirus” y un “cortafuegos” estás protegido, o es que eres muy ingenuo o hace rato no llevas tu aparato al técnico). Lo que realmente me interesa es que los dueños de la aplicación están viendo en tiempo real todo lo que tú estás viendo cuando tratas de cazar a uno de esos simpáticos bichitos (porque en eso vamos a estar de acuerdo: son simpáticos). Quienes diseñan el software de la aplicación, por el camino inverso que en tu pantalla aparece superpuesta la imagen virtual del Pokemon sobre el fondo real, reciben esa información real en tiempo real. Las cámaras y Ojos orwellianos que a todos miraban y vigilaban, las cámaras de seguridad, domos y sistemas de vigilancia interconectados que de por sí eran fuentes de información se ven potenciados entonces por millones de involuntarios agentes de espionaje corriendo por la vía pública sobre toda la faz del mundo civilizado.

Ésta es una de las condiciones que ustedes aceptan al bajar la aplicación:

pokemon

“Podemos revelar toda la información sobre usted (o menores autorizados) que está en nuestra posesión para el control del gobierno”

Pokemon Go fue creado por Niantic, empresa propiedad de un tal John Hanke. Ahora, Hanke también fue parte del proyecto “Ojo de Cerradura”, un sistema de espionaje informático adquirido por Google en 2004, peor que fue originalmente creado con fines militares por una empresa llamada In-Q-Tel, empresa de “capital de riesgo” vinculada a las agencias de Defensa de Estados Unidos. Insisto, éstos son hechos.

Si estuviéramos sosteniendo esta charla en altas esferas de decisiòn, sé que alguien me confiaría un supuesto argumento: ante el avance del terrorismo en todo el mundo, ya no bastan los métodos habituales de vigilancia e inteligencia. Es preciso tener “ojos” frente a cada ciudadano porque (ya hemos visto) cualquier ciudadano puede ser un asesino masivo en potencia. Buen argumento. Pero que no resiste la inversiòn de la carga de la prueba. Como que creando la necesidad (el temor real, el peligro “allá afuera”) es fácil vender a muy buen precio una potencial soluciòn…

Pero, ¿saben que es lo que más me perturba, hoy?. Que cuando comencé estos días a compartir mis primeros comentarios, con una gracia mezclada con preocupación llegaran opiniones de algunos criticando que critique (valga la redundancia) a esta aplicaciòn, con el argumento que es “oscurantista” oponerse al “avance de la tecnología” (estoy tentado a apostar que son los primeros que se bajaron la app). Increíble que uno tenga que estar todavía explicando que el problema no es la tecnología sino el uso (o mal uso, o abuso) que se de a la misma. Más penoso que confundan “tecnología” con “inteligencia”. Me recuerda a esa periodista televisiva en Montevideo que cuando me hacía una entrevista y yo hablé de la Sabiduría Ancestral como “tecnología espiritual”, se enojó porque, según ella, “tecnología” era usar celulares, wifi, cohetes… (la “tecnología” es “el conjunto de procedimientos ordenados que permiten satisfacer necesidades”)… En fin: comentarios de ese tenor creo que, inevitablemente, demuestran que estoy en lo cierto. Lo verdaderamente preocupante, entonces, es que los “defensores” del “avance de la tecnología” necesiten explicaciones tan sencillas y obvias…

Posted in Los Illuminati, Política y Esoterismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | 7 Comments »

Podcast AFR Nº 151: Sociedades Secretas Vs. Sociedades Iniciáticas

Posted by Quique Marzo en 19-07-2015

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

Nuevo episodio de Al Filo de la Realidad. Hoy:

  • Respondiendo críticas de los podescuchas y lectores. Diferencias entre sociedades secretas y sociedades iniciáticas. La aristocracia y la espiritualidad. ¿Somos todos iguales? El Club Bohemio. La verdadera manipulación: lo distinto como peligroso. ¿Dónde están los verdaderos peligros? Una de las leyes de Fernández: La gente no sabe pensar. La libertad de pensamiento, de palabra y de acción.

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX (también estamos en iTunes).

Pueden descargar el podcast de “Al Filo de la Realidad” directamente a sus teléfonos móviles suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox (para iOS y Android).

¡No olviden recomendarnos en las redes sociales!

Posted in Esoterismo, General, Podcast, Política y Esoterismo | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

Podcast AFR Nº 138: Parapsicología y Psicofonías

Posted by Quique Marzo en 12-11-2014

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

Un nuevo podcast de Al Filo de la Realidad. Esta vez es un colega podcaster —Jorge Liébana [*]— quien conduce la entrevista que le realizara a Gustavo Fernández en su paso por España. De esto hablaron:

  • Agradecimientos y breve introducción sobre los temas tratados.
  • ¿Qué es la Parapsicología? ¿Qué hace un parapsicólogo?
  • Fenómeno OVNI, Psicofonías, Parapsicología… La especialización es enemiga de la comprensión.
  • Hipótesis de explicación de las Psicofonías. Psicokinesis producidas por los investigadores. Entidades no-físicas canalizadas. Residuos psíquicos de entidades no humanas.
  • Fenómeno Psicofónico y Fenómeno OVNI: ¿una Inteligencia que se manifiesta según el marco cultural del testigo? ¿Moldea la cultura humana? ¿Y si todos estamos siendo engañados, manipulados?
  • ¿Dónde realizar la psicofonía? Punto de anclaje. Luz roja y violeta.
  • Abril de 1990. Primera psicofonía en un cementerio argentino autorizada por las autoridades. Una pequeña anécdota.
  • Otra anécdota: El fantasma de la guarnición.Nota: Los interesados en esta última anécdota, pueden acceder a texto, podcast y video desde aquí.

    [*] El sitio web de Jorge Liébana está en www.psicofonias.com y también lo pueden encontrar en https://www.facebook.com/blogpsicofonias

Para escuchar en línea, dejar comentarios o descargar el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX (también estamos en iTunes).

¡No olviden recomendarnos en las redes sociales!

Posted in Entrevistas a Gustavo Fernández, General, Ovnilogía, Parapsicología, Podcast | Etiquetado: , , , , , , , | Leave a Comment »

La manipulación Illuminati que se viene

Posted by Gustavo Fernández en 20-02-2014

“Toda nueva creencia es una cuestiòn totalmente política, ya que cualquier novedad en materia religiosa representa una subversión del orden establecido” (Diocleciano, año 297).

La opinión pública tiende a mirar casi con desdén la proliferación de cultos y creencias, especialmente si éstas se multiplican por fuera del establishment aceptado. Ese desdén sólo es circunstancialmente reemplazado por cierto mórbido amarillismo cuando los protagonistas de esas creencias se ven implicados en algún sonado hecho delictivo, haciéndose entonces un illuminatiquizás exagerado hincapié en la capacidad coercitiva de las mal llamadas “sectas”. Y en cuanto a las grandes religiones institucionalizadas, más allá de sus fronteras devocionales “la otra” parte de la opinión pública (la que no comulgue con esas creencias) la observa con indisimulada desconfianza, sospechándola cómplice de enojosas situaciones políticas o económicas.
Hay, empero, un aspecto al que esa masiva opinión pública no le presta la debida atención, y es que esas creencias (o cuando menos, algunas de ellas, no nacidas de una sincera búsqueda de respuiestas espirituales sino de otros intereses) son una excelente herramienta para manipular a las masas. Y si en el ínterin esas masas son sometidas a un desgaste cultural y económico, la simpleza evidente, la contradicción teológica o el autoritarismo inconfeso de esas creencias serán matices olvidables para una masa que no sólo buscará respuestas milagrosas y explicaciones omnisapientes en esas creencias: habrá perdido por el camino la capacidad de un discernimiento consciente, lógico, analìtico, y los individuos que así lo hagan o simplemente serán eclipsados por el pensamiento único del conjunto o, absorbidos por el conjunto, perderán su discernir individual.

Ya he descripto en anteriores trabajos las connotaciones esotéricas del accionar Illuminati, y no me plagiaré a mí mismo aquí. Sin duda habrá lectores que recién llegarán a estas líneas, pero sería farragoso y aburrido repetir conceptos, antecedentes y conclusiones que ya he esbozado, en este blog y en nuestra revista digital “Al Filo de la Realidad”. De modo que aprovecho esta oportunidad para acercar algunos datos sueltos que, en puridad, fortalecen las conclusiones de tantos años.

Curioso. Me entero que en Michoacán, México, existe un cartel de narcotraficantes que se hace llamar “Caballeros Templarios”. Se constituyó el 21 de marzo de 2011 (equinoccio de primavera; no es casual la elecciòn de la fecha y señala que esos individuos tienen, manejan, aprovechan alguna “data” de naturaleza esotérica). A uno de sus capos acaban de confiscarle un “rancho”. Su nombre: Annunaki. Bien, alguien puede decir que es una simple “locura”, un desvarío o, en el mejor de los casos, veleidades seudo esotéricas de esos grupos de poder. Permítaseme dudarlo. La elecciòn, ya mencionada, de la fecha, apunta a un cierto grado de conocimiento y, lo que es más importante, creencia y aceptación de lo esotérico. Aprovecharse de una honrosa Orden con fines espúreos casa perfectamente con el accionar Illuminati, siempre infiltrados, siempre oportunistas. Y hace tiempo que señalé que era evidente el desplazamiento de sus “centrales de inteligencia”, secularmente ubicadas en Inglaterra, hacia regiones donde el poder pasa por otro lado. USA es poco más que mercenario a sueldo de ellos. Supuse, quizás, China. Hoy pienso distinto. Globalizaciòn mediante, el “poder” ya no necesita residir en regiones físicas fijas. Está en cualquier lugar con ágil acceso a Internet. Y el problema de la droga, a nivel internacional, es campo de acciòn más que propicio para sus andanzas. Hay un escalón que temo se haga realidad en cualquier momento: la alianza entre “iglesias” surgidas anárquicamente, como los neopentecostales, y los carteles de la droga. Porque en épocas de creciente escepticismo ante los políticos y lo partidista, en años en que la gente vota por obligación más que por convicción, sus emociones –su manipulación- no está en las manos del demagogo de turno de quien sólo esperan la limosna pública que recogerán por necesidad pero sin credulidad. Han puesto su fe en estamentos religiosos no ortodoxos, que llegan a sus corazones y sus cerebros como soñaría hacerlo cualquier político en ciernes. Insisto: la alianza entre el poder religioso no “oficial” y los Carteles: he ahí el fantasma.

Es interesante reflexionar sobre el hecho que en el sistema dominante la necesidad espiritual es vista como un síntoma de debilidad, ingenuidad o carencias, cuando, precisamente, todo abordaje psicológico y filosófico demuestra que la satisfacción de la espiritualidad es un mecanismo de compensación y equilibrio. El racionalista a ultranza, el materialista pragmático es quien, por el contrario, corre el riesgo de actuar psicóticamente frente a la Espiritualidad y dado que la característica dominante de la psicosis es creer que se está sano y los locos son los demás, jamás se permitirá aprovechar la naturaleza de aquél mecanismo, creyendo que construir un discurso elaborado es en sí una razón cuando sólo enmascara su distanciamiento de la armonía y la sanidad.

Al poder se encarama uno con una cohorte de defectos: corrupción, traiciòn, oportunismo, demagogia, violencia, y con una cualidad: inteligencia. Pero quedan excluídas dos debilidades: idiotez e ineptitud (“ineptitud” para la operaciòn política, digo, no para la funciòn pública, que de eso tenemos sobrados ejemplos). Nadie llega al pináculo del poder a fuerza de ser inútil. Sí, de negociar todo en el camino, de “transar”, de comprar y vender. De resultas de lo cual, ¿nuestros presidentes son incapaces de sostener en el tiempo los esporádicos progresos y avances por incapaces o, por el contrario, porque desde algún lugar se imparte una indicaciòn expresa que, por ejemplo, este país, Argentina, no debe levantar demasiado vuelo?. Por si no se dieron cuenta; en retrospectiva, cada exactamente 6/7 años se produce alguna debacle: Si tomamos, por ejemplo, como punto de partida el desastre financiero y social de 2001, sumando siete tenemos 2008, en que alcanzamos un pico de PBI y exportaciones. Pero al año siguiente, crisis del gobierno con el campo, sequías nunca vistas….. Pero vayamos hacia atrás: 1995, la mini-hiperinflaciòn del segundo gobierno menemista. Antes, 1989, hiperinflación de Alfonsín. Más atrás, 1982, guerra de Malvinas. Antes, 1976, dictadura militar. 1969, Cordobazo y crisis sociales. 1963. Golpe de estado, “azules y colorados”. 1955, revoluciòn antiperonista….. Esa aproximación cíclica a “ondas” de 6/7 años me hace recordar a los ciclos de casi 4 años para señalar el surgimiento de “amenazas de pandemia”, y que tratara en mi trabajo sobre la Gripe AH1N1 “Mutatis mutandis… o todo lo políticamente incorrecto de comentar” que, sobrentiendo, es también parte de la actividad y cronograma Illuminati. Ahora bien, esta ciclicidad es sólo explicable por la ineptitud de nuestros gobernantes?. Insisto: nadie llega ahí por estúpido e incapaz. De modo que si la educación se deteriora de generaciòn en generaciòn y nadie hace nada por recuperarla, si la salud, la seguridad pública, la fortaleza de las instituciones democráticas, van por el mismo camino es porque eso es lo que se busca.

. Cada vez encontramos más evidencias de un plan sistemático y de largo plazo para el Control Mental de la poblaciòn, articulado con las operaciones de las grandes multinacionales en un escenario donde el imperialismo no cae en manos de dictadores o ideologías sino de la economía de mercado. Una característica dominante de la estrategia de esos poderes es realizar actividades que brinden simultáneamente rédito financiero y a la vez permitan manipular a la humanidad. La “polución electromagnética” de las antenas celulares (y los móviles en sí) produce dinero, genera otros negocios (el médico-.farmacéutico, a caballito de las enfermedades neurológicas y oncológicas de los próximos años) y de control mental, articulado con redes HAARP y otras. Y las redes sociales como éstas son parte de esa estrategia, más allá que tomemos conciencia y nos “acomodemos” a nuestros objetivos. ¿Signos?. La enorme mayoría de los consumidores de Facebook hacen “me gusta” sin leer más que el título. Un artículo desarrollado, “de fondo”, tendrá un puñado de lectores. Frases de autoayuda, chistes o agravios por el contrario, pueden sumar centenares de “compartidos” y, sobre todo, claro, gifts, dibujos, fotos y videos (cuanto más breves, mejor, porque aburre sentarse a ver un documental de una hora). Alguien dirá que es “el signo de los tiempos”, que esto no hace más que expresar una “tendencia cultural”. Permítanme señalar como objeciòn esto: hace doce años que deambulo en la Red. Años atrás, sin redes sociales, la gente tenía otros hábitos de consumo de internet. Leía, buscaba, navegaba, bajaba ebooks, consumía documentales…. pero desde el arribo de FB, todo es apenas un “me gusta”, un “¡holiiiiisssssss!!!”, un emoticón, un “abracito de luz” o un “namasté” o, claro, un insulto soez, porque suma la “valentía” de la distancia y el anonimato. Esta forma fugaz de participar, aburriéndose de leer más allá de diez líneas, dejando correr la vista sobre decenas y decenas de “actualizaciones”, compartiendo imágenes y frases hechas como todo aporte a la red social es una costumbre que devino CON la red. Por lo tanto, es un “hábito cultural” CREADO POR LA RED. Eso es manipulaciòn. Sin duda, habrá quienes con todo derecho dirán “YO NO” (si es que leen hasta aquí, por lo que, si postean un comentario diciendo que “ellos no” significa que cumplieron la regla y leyeron por encima nomás), pero el mercado no se basa en excepciones sino en tendencias masivas.

Este es el escenario Illuminati de las próximas décadas: redes sociales, control de creencias y carteles de la droga. Y hay sólo dos aglutinantes que catalizan (en el sentido químico de “una sustancia que acelera la transformación de otra”) la interacciòn y el rédito efectista de esta ecuación: la inseguridad y el vacío existencial.
Sólo miren a su alrededor.

Posted in Esoterismo, Los Illuminati, Política y Esoterismo, Psicología Esotérica | Etiquetado: , , , , , , , , , | 23 Comments »

 
A %d blogueros les gusta esto: