AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

Posts Tagged ‘Alquimia’

Retiro de Aprendizaje Espiritual en Piriápolis (Uruguay)

Posted by Gustavo Fernández en 14-12-2016

lugar-sagrado-piriapolis-maldonado-uruguay-la-ciudad-iniciatica-gratis-tarot-de-maximo-1Un nuevo Viaje Grupal a la mística Piriapolis en la Republica Oriental del Uruguay ciudad creada por el millonario y alquimista Francisco Piria para conocer secretos e historias del lugar y su esotérico creador .
Nos alojaríamos en el Complejo Laderas del Cerro, con todo el poder energético del Cerro Pan de Azúcar custodiando nuestros sueños, y una vista impresionante de la ciudad y el mar.

Trabajaremos la Alquimia Espiritual, abriendo nuestros corazones y nuestras mentes a otras fronteras del conocimiento, acompañado de la meritoria guía especializada de Carlos Rodríguez, radiestesista, geobiólogo, profundo conocedor del simbolismo hermético y experto local en los aspectos místicos de este enclave. Tendremos un día para recorrer Punta del Este, donde además de las bellezas del lugar hay secretos espirituales que te conduciremos a develar. Todo, bajo la guía y coordinación de Gustavo Fernández
QUE ES LA ALQUIMIA ESPIRITUAL?

Hay dos clases de Alquimia entendida esta como la técnica de Transmutación de quién la práctica; la Espagiria o química ( la conocida de laboratorio) y la espiritual, que busca y alcanza los mismos objetivos mediante meditaciones guiadas, posturas corporales y sitios de especial energía espiritual. Es en este sentido que Piriápolis es lugar propicio para este aprendizaje

POR QUÉ PIRIÁPOLIS?

No conocida esta su característica por el gran público, Piriápolis fue concebida para optimizar la energía del lugar en base a disposiciones cabalistas de su urbanización, arquitectura, etc donde los conocimientos de Alquimia y Esoterismo de su fundador

(iniciado de prosapia ) son evidentes a cada paso para quien tiene ojo avizor para ello .
Si querés ir profundizando , esta nota lo sorprenderá https://alfilodelarealidad.wordpress.com/2016/02/04/los-místicos-alquimicos-de-piriapolis/

Y aquí, en rápidas imágenes:

https://www.youtube.com/watch?v=fMKFU4_EqfY

Para conocer dónde nos alojaremos: http://www.piriapolisportal.com.uy/es/alojamientos/complejo/laderas-del-cerro
FECHA 30 de marzo al 3 de abril de 2017

PROGRAMA:

Jueves 30: Partida en Buquebus desde Buenos Aires, combinación en Colonia o Montevideo con bus, llegando a Piriápolis a primera hora de la tarde. Resto del día libre.
Viernes 31: Desayuno. Día de Tour Místico por Piriápolis: Cerro San Antonio, Plaza de Venus, Cerro El Toro, Hotel Argentino, Hotel Piriápolis y otros puntos energéticos. Caminata de meditaciòn y experiencias radiestésicas de mediciòn de energías.
Sábado 1: Desayuno. Salida hacia Punta del Este. Experiencias en la Iglesia de La Candelaria y la Rosa de los Vientos. Paseo por la Brava y la Mansa. Paseo por Avenida Gorlero.

 

Domingo 2: Desayuno. Libre hasta la tarde. Limpiezas energéticas alquímicas en Comunidad del Drago (lugar de fuerza telúrica)

 

Lunes 3: Luego del desayuno, regreso a Buenos Aires.

 

FECHA LÍMITE DE RESERVA: 20 de febrero de 2017 (o hasta completar vacantes), con el 50 % del total.

Alojamiento: Disponemos ya de 12 plazas en el complejo Laderas del Cerro. Una vez cubiertas las mismas, los restantes serán alojados en otras comodidades según disponibilidad a esa fecha.

INCLUYE: Traslado Buenos Aires – Piriápolis – Buenos Aires (Servicio Colonia Express, ferry hasta Colonia y bus hasta Piriápolis). Cuatro noches de alojamiento con desayuno. Tour místico. Limpiezas Energéticas Alquímicas. Traslados en Piriápolis. Bus a Punta del Este y regreso. Manual con teoría y prácticas. Transfer in/out en Piriápolis.

NO INCLUYE : Comidas. Propinas.

ARANCEL : ( Base habitación doble ) : 600 dólares (en moneda local, al cambio vigente del dólar al día de pago, Referencia al 15/12/16: $ 9.500)

Amig@s de Uruguay (sumándose en Piriápolis): u$s 480

Formas de pago:

Mediante depósito en:
Banco de la Nación Argentina
Caja de Ahorro Nº 2650-3907270516 (Sr. Alberto Enrique Marzo)
Transferencia electrónica:
CBU: 01103906 – 30039072705165
CUIL: 20-21512438/0

o bien

Nuevo Banco de Entre Ríos S.A.
CBU 3860001003000029467852
(Gustavo Mario Fernández)

CUIT: 20-12154716-4

o bien

Por Western Union a:

Apellido: Fernández
Nombres: Gustavo Mario
DNI: 12.154.716
Paraná, Entre Ríos., Argentina
(notificar junto con sus datos personales, el número de depósito o transferencia).

Informes: por inbox o por mail a: gusfernandez21@yahoo.com.ar

 

Posted in Esoterismo, Revisionismo histórico, Vivir Mejor | Etiquetado: , , , , | Leave a Comment »

ALQUIMIA: LLEGÓ EL MOMENTO DE EXPERIMENTAR

Posted by Gustavo Fernández en 13-12-2016

Mi ejemplar del libro de Stelardo

Mi ejemplar del libro de Stelardo

Tuve mis resquemores a la hora de escribir este artículo. Uno deambula tanto tiempo en estos menesteres que aquello de “Osar, Poder, Saber, Callar” se encarna, y uno se pregunta si no estará violando algún código ético universal al revelar —o, mejor aún, al proponer— ciertos secretos. Pero las dudas, cuando menos en mí, suelen durar poco. Ésta es la Era de Acuario. Y uno —yo— hace tiempo que aprendió que el Dharma de su vida es revelar lo no revelado. Así que inspiremos hondo, y aquí vamos.

Tal vez resultaría cómodo escudarme en que el Secreto lo revela un secretista. Julio C. Stelardo era su nombre, uruguayo de nacimiento y fallecido, si la memoria no me falla, hace unos once años. Supe de él en una “gira” por ese hermoso país. Pero sirva esta nota como homenaje a un casi desconocido para el mundo que, sin embargo, supo sentar escuela en esas tierras.

Reproduciré a continuación algunos párrafos de un difícilmente hallable libro de Stelardo, titulado “La Alquimia y el Grial en el Río de la Plata”. Personaje curioso este Stelardo. Sus mismos discípulos hacen un gesto de extrañeza mezclado con admiración cuando a él se refieren, señalando grandes virtudes a la par de algunos “dislates”. ¿Serían tales, o simples maniobras de un espagirista acostumbrado a lidiar con un exoterismo académico pertinaz pero insuficiente para transmitir otras verdades?

Me apasionan ciertas implicancias. Mis conocimientos de química son menos que cero. Así que, sin opinar sobre esto (rompiendo mi vieja regla de no enseñar lo que yo mismo no he probado pero, ¡qué tanto!, a veces las reglas se hicieron para romperlas) simplemente transmitiré lo que Stelardo enseña: a convertir plata en oro. Esto, según él mismo propone, no es metafórico: es literal, real. Así que invito a la comunidad de lectores entre los que sé muchos con fuerte formación profesional, a experimentarlo. Si fuera realidad, y juguemos sólo con esa posibilidad, las implicaciones son fenomenales, y la comunidad de “Al Filo de la Realidad” habrá sido la primera en resucitar la Alquimia.

Una de esas consecuencias es que si esto es posible, es posible también que afirmaciones más audaces de Stelardo sean igualmente ciertas, y aquí dudo. En efecto, el maestro propone algo de una audacia rampante: que hace unos cincuenta mil años, una raza previa a la atlante vivía en lo que hoy es el territorio uruguayo, desarrollando conocimientos increíbles hasta que mudó al Tíbet. Vimanas y Grial, un río de los “Urunagas” (o “adoradores de los Nagas”) que sería el gentilicio de la región y no el idioma avañeé de los guaraníes, Shambala y Agharta, túneles y cerros manipulados por la megaingeniería de esos antecesores jalonan su teoría.

Julio C. Stelardo

Julio C. Stelardo

Invoca, nada menos, que a H. P. Blavatsky, quien en “La Doctrina Secreta” y su Glosario dice que: “la voz Uragas nace en Uruguay creada por los indios por apócope del vocablo Urunagas (…) Son los Nagas del Potala, los maestros antípodas sudamericanos establecidos por milenios en la actual República Oriental del Uruguay. Serán los propios Urunagas al retirársela valle sagrado de los Incas y al Nepal quienes llevarán el fonema Uraga con ellos (…) Estos últimos desde Nepal transmitieron el término y su significado al Tíbet y a la India y a su debido tiempo se incorporó al sánscrito con su aceptación actual: Uraga significa Serpiente Estelar”.

Pavada de linaje.

Esto es interesante en cuanto alimenta la leyenda de la “Escuela Universal de Las Antípodas”[1], la convicción de la creencia en todo el Valle de Punilla de nuestra provincia de Córdoba —con el inefable Uritorco como señal preclara— en la continuidad cuando menos energética y transmitida por maestros milenarios uniendo lugares tan distantes del globo. Stelardo sostiene que la orografía de su país fue en parte modificada en tiempos muy pretéritos por estos maestros; concretamente, los particulares “cerros chatos” del Uruguay habrían sido el resultado de operaciones propias de la mudanza de monasterios. Y escribe: “La ribera occidental del río de los Urunagas (hoy río Uruguay) no era habitable en esas edades por ser una gran sabana, inundable, pantanosa y cenagosa. Pasarían milenios antes que las aguas del río y sobre todo el gran caudal del Paraná aportaran las tierras de aluvión suficientes para darle nivel y consistencia a las actuales provincias argentinas de Entre Ríos y Buenos Aires, y redujeran a un mero estuario el ancho mar allí existente en esos tiempos. En cuanto a los cerros chatos de la actual República Argentina, tienen otro origen y otra historia”.

¿Otro origen y otra historia? Aun ahora me sacude el recuerdo del escalofrío que me corrió por la espalda al leer estas líneas. Porque aquí caía una ficha perfecta de este alocado rompecabezas: un par de años atrás, en esta misma revista reflejamos un trabajo de nuestro amigo Gustavo Andrés Laphitz, de Misiones, cuando llamó nuestra atención hacia unos extraños “cerros” en la (casi totalmente) planísima provincia de Corrientes. Estos cerritos están, oh casualidad, en las cercanías del río Uruguay y mi tocayo siempre insistió sobre su “aspecto artificial”. Incluso, en su momento, pusimos a disposición de nuestros lectores un programita[2] diseñado por Laphitz donde se pueden observar imágenes y subsecuentes demoras me han impedido apersonarme in situ a investigar. Siempre tuve cierta resistencia, ¿dentro de qué teoría podían encajar estos “cerros”, de ser artificiales? Ahora, siempre y cuando menos en teoría, lo veo claro: en la de Stelardo, por ejemplo.

Ahora (siempre y cuando, claro, ustedes no tengan nada más interesante que hacer) vamos a fabricar oro.

“Hubo un tiempo en que sacerdotes de oro celebraban misa en cálices de madera. Hoy, sacerdotes de madera celebran misa con cálices de oro”. Julio C. Stelardo

“Vayamos, pues, adelante con una probada receta de los sopladores de carbones, receta que desde antes de la edad media se efectúa con positivos resultados.

Queda de antemano un interrogante: luego que puedas dar crédito a tus ojos y a la experiencia, luego que los resultados del análisis químico confirmen la transmutación de plata en oro, ¿qué harás? ¿Esperarás primero resultados y luego pensarás qué hacer?

Suele el hombre primero hacer y luego pensar. Este camino muy frecuentemente se lamenta el haberlo transitado. Sólo los pocos primero piensan y de éstos muchos menos cumplen lo pensado luego de los hechos.

Estás advertido: transmutarás oro. En sí misma es una rentable acción. Si eso buscabas pronto será el fin de camino, pero para pocos, muy pocos, serán el fin de la pista y elevarán vuelo, dejando a los otros y al oro en el suelo, pues con ese lastre se anda pero no se vuela.

Bien, ahora recuerda a Hermes y abramos nuestra caja de Pandora.

Hablaremos del más sencillo de los procedimientos arquímicos[3]. Consiste en manejar el resultado y las consecuencias de las violentas reacciones que tienen los ácidos sobre las bases. Durante esas convulsiones de la mezcla se logra la creación de cuerpos nuevos.

Así se logra partiendo de alguno de los metales próximos al oro, como el cobre, la plata, el plomo, etc., producir pequeñas cantidades de oro.

Desarrollaremos la secuencia espagírica partiendo de la plata, el amable lector lo podrá duplicar e incluso hacer partiendo de otros materiales. Este proceso tiene el éxito asegurado.

Veamos.

1) En una retorta de vidrio alta, de forma tubular, poner hasta la tercera parte de su capacidad Ácido Nítrico Puro (antes llamado “agua fuerte”) = NO3H. Atención: este ácido es muy corrosivo y su contacto con la piel genera gravísimas quemaduras. Haga esta experiencia con la participación de un químico experimentado con el manejo del ácido nítrico en el laboratorio. Utilice probetas y materiales de excelente calidad. Sobre todo, cuidado con las salpicaduras y los riesgos de rotura de la probeta, por falta de pericia y experiencia por parte del operador. Tenga muy en cuenta esta advertencia.

2) Luego adapte un recipiente (conectarlo) también de vidrio, que tenga tubo de escape.

3) Apoyarlo en un baño de arena y calentarlo suavemente sin llegar al grado de ebullición del ácido, pro que esté próximo a él.

4) Apagar el fuego, destapar la boca del tubo.

5) Introducir una pequeña porción de plata. Que sea plata virgen o plata de Copela que no tenga ningún vestigio de oro.

6) Entonces comenzará la emisión de peróxido de nitrógeno, o sea la emisión de nitrógeno con el máximo de oxidación que este elemento permite. Es uno de los óxidos llamados “singulares” pues los peróxidos son manantiales de oxígeno.

7) Se apreciará que la emisión de peróxido cesa cuando la efervescencia del ácido se detenga.

8) Volver una y otra vez a introducir plata (siempre en pequeñas dosis) y cada vez esperar a que la nueva ebullición cese.

9) Cuando sea visible la poca energía de la ebullición, o sea cuando los vapores rojos salgan más lentamente por saturación, hay que cesar de agregar trozos de plata.

10) Dejar quieto cuarenta minutos, inclinar lenta y suavemente la probeta trasvasando la solución (deberá estar aún caliente y su coloración será clara). Tener cuidado de no arrastrar el poso de sedimento.

11) En el fondo de la retorta habrá de verse un pequeño poso de apariencia de arena negra.

12) Lávese con agua destilada tibia y vuélquese en una pequeña taza de porcelana. Ensayos que se pueden realizar: (a) No se disuelve en ácido clorhídrico; (b) Sí se disuelve en agua regia; (c) Sí se disuelve en ácido nítrico. La primera de estas tres opciones no lleva a ninguna parte, aunque (por ello) da indicios de qué elemento se trata. La tercera nos retrotrae al proceso que iniciamos. La segunda es la que sugerimos y seguiremos.

13) Disolver el poso en agua regia y se obtendrá una hermosa solución amarilla de bello color, como el tricloruro de oro. Se conocen dos cloruros de oro: Cloruro auroso, AuCl, el protocloruro de oro y el cloruro áurico, AuCl3, el tricloruro de oro. El cloruro áurico o tricloruro de oro es la sal de oro por excelencia. Si se disuelve en éter se logra lo que en los libros antiguos se llamaba oro potable (¡no se le ocurra beberlo!). Pero no es esta nuestra finalidad, así que sigamos adelante.

14) Si añadimos a nuestra solución, a nuestro licor dorado, agua destilada y lo precipitamos por una lámina de zinc suavemente inclinada, se depositará un polvo amorfo, muy fino, color mate – marrón rojizo, idéntico a la coloración que da el oro natural que se reduce de esta forma.

15) Lavando y secando este precipitado polvoriento, si lo comprimimos contra un vidrio o mármol dará una lámina brillante de un bonito color amarillo por sus reflejos y de color verde por transparencia.

16) Hemos llegado, pues, al oro más puro, pero es muy pequeña la cantidad.

17) Entonces, aumentémosla. Tomemos la solución que nos quedó en el numeral 10 que era de color claro y estaba aún tibia. Llamémosla por su nombre: Nitrolunar, Nitrato de Plata, la sal de lata por excelencia. Agréguese el agua del lavado del numeral 12. Luego hagamos la reducción (consiste en quitar oxígeno agregando un metal ávido de él) como el nitrato responde a la fórmula NO3Ag, esto resultará. Introducir zinc o cobre, luego decantar en chapa de zinc y luego lavar en abundancia y desecar por calor.

18) Y así recuperaremos como polvo de plata aquella parte que no se transmutó de ella y la volveremos a usar.

cid_017601c7c8e7f2b24b400100a8c0pca

Comentarios y puntualizaciones sobre la Transmutación realizada

Hemos logrado oro joven, oro naciente. Tiene todas las características del oro común, salvo su densidad. Pesa más que la plata pero menos que el oro común. No es un estado alotrópico de la plata. Es oro. No es un compuesto inestable. Es oro. Puede por contracción mecánica llevársele a la densidad elevada del oro adulto.

Y una (in)necesaria aclaración del autor de este artículo: ya sé que lo realmente trascendente de la Alquimia no es la transmutación material, sino la espiritual que debe acompañarle. Ya sé que algún exégeta puede enrostrarme dirigir el foco de atención de mis lectores a un materialismo pragmático en lugar de reclamar sus esfuerzos espirituales en pos de una metamorfosis más metafísica. Pero reivindico esto: deberá haber —espero— quienes hagan este experimento y nos informen de sus resultados. Podrá ocurrir entonces que (a) sea un fiasco y, coherentes con nuestra línea editorial, de ello daremos cuenta, o (b) que resulte exitoso. Si fuera éste el caso, no sólo pondrá sobre el tapete de la atención pública esta ciencia milenaria y sagrada; fortalecerá el espíritu de búsqueda de muchos, así renovados en sus energías tras una Piedra Filosofal más feérica. Y no será poco.

“Yo alabo sobremanera el valor con el cual habéis combatido los discursos ordinarios de algunos espíritus, que creen que su honor está en juego si no califican de patrañas todo lo que no conocen, porque no quieren que se diga que otros pueden percibir o descubrir verdades para los que ellos carecen de toda comprensión”. Eudoxio, 400 A.C.

Nota complementaria: Fue allá en el año 2007 cuando publiqué una primera versiòn de este artículo en nuestra revista digital “Al Filo de la Realidad”. En ese entonces, ya teníamos más de diez mil suscriptos. Y sólo un lector -recuerdo que era un estudiante avanzado de Química, de la ciudad de Córdoba, Argentina- me escribiò para -claro- “refutar” la “imposibilidad” de esta transmutaciòn, invocando infusas leyes químicas. Porque, por supuesto, ni había hecho ni haría la experiencia por ser (¡cómo dejaría de ser evidente!) una pérdida de tiempo.

Nadie más escribió. Claro que me queda la esperanza que alguno, desde la comodidad de su riqueza transmutada en oro, siga leyendo este blog y sonría satisfecho…

——————————————————————————–

[1] Ver “Nazis a la caza del Grial”, en AFR N° 100.

[2] Puede descargarse desde nuestra web, sección Software, en: http://www.alfilodelarealidad.com.ar

[3] Stelardo hace una clara distinción entre “Espagiria”, “Arquimia” y “Alquimia”, a la que nos referiremos en otra oportunidad.

Posted in Esoterismo, Psicología Esotérica | Etiquetado: , , , , , | 4 Comments »

PIRIÁPOLIS MÍSTICO: Spa y Espiritualidad

Posted by Gustavo Fernández en 08-05-2016

Spa y EspiritualidadTe invitamos a compartir cuatro días para mimarte y tratarte bien, no sólo tu cuerpo sino tu mente y tu espíritu. Un nuevo Viaje Grupal a la mística Piriápolis, en la República del Uruguay, ciudad creada por el millonario y alquimista Francisco Piria, para conocer secretos e historias del lugar y su esotérico creador. Nos alojaremos en el exclusivo Hotel & Design de Punta del Este, donde tendrás acceso a baños sauna, finlandés, masajes, hidromasajes, es un ambiente de absoluto relax y confort, en uno de los considerados tres mejores hoteles de la ciudad. Guiará estos días Gustavo Fernández, con quien tendrás un Taller de Alquimia Espiritual (exclusivo para los participantes del grupo) y dispondrás de tiempo libre para recorrer la ciudad y sus paisajes o salir de compras.

 ¿Qué es la Alquimia Espiritual?

Hay dos clases de Alquimia, entendida ésta como la técnica de Transmutaciòn de quien la practica: la Espagiria o química (la conocida de laboratorio) y la espiritual, que busca y alcanza los mismos objetivos mediante meditaciones guiadas, posturas corporales y sitios de especial energía espiritual. Es en este sentido que Pioriápolis es lugar propicio para este aprendizaje.

 ¿Porqué Piriápolis?

No conocida ésta su característica por el gran público, Piriápolis fue concebida para optimizar la energía del lugar en base a disposiciones cabalísticas de su urbanización, arquitectura, etc., donde los conocimientos de Alquimia y Esoterismo de su fundador (iniciado de prosapia) son evidentes a cada paso para quien tiene ojo avizor para ello. Nos acompañará en la recorrida el amigo Carlos Rodríguez, geobiólogo, hermetista, radiestesista y profundo conocedor de los recovecos místicos del lugar.

Si quieres ir profundizando, esta nota lo sorprenderá: https://alfilodelarealidad.wordpress.com/2016/02/04/los-misterios-alquimicos-de-piriapolis/

 FECHA: 18 al 21 de julio de 2016

 Programa:

 Lunes 18, por la mañana: partida en buque de Buquebus desde Retiro, Buenos Aires, hacia Punta del Este. Conexiòn con bus en Colonia hasta Piriápolis. Arribo aproximadamente 18 hs. Resto de la tardenoche, libre

 Martes 19: Excursiòn a Piriápolis. Recorrida mística guiada por la ciudad, con prácticas en el terreno. Almuerzo incluido. Retorno a Punta del Este

 Miércoles 20: Día de Spa. Hidromasajes. Sauna. Baño Finlandés. Optativo: masajes personalizados (descuentos promocionales). Por la tarde: Taller de Alquimia Espiritual.

 Jueves 21: Mañana libre. A primera hora de la tarde, regreso hacia Buenos Aires.

 INCLUYE: Pasajes BsAs-PDE-Bs As. Alojamiento en Awa Hotel Boutique & Design (base habitación doble). Desayunos incluidos. Almuerzo Pîriápolis. Traslado PDE-Piriápolis-PDE. Honorarios y movilidad en tour místico en Piriápolis. Derecho a descuentos promocionales en masajes personalizados. Taller de Alquimia Espiritual.. Acceso a Baños Sauna, Finlandés, Hidromasajes.

 NO INCLUYE: Otras comidas. Propinas.

 ARANCEL (Base habitación doble): $ 11.000 (once mil pesos)

Habitaciòn single: $ 14.000

 FECHA LÍMITE DE INSCRIPCIÓN: viernes 24 de junio de 2016

 CÓMO PARTICIPAR:

 Abonando el 50 % del monto en esta cuenta

 Cuenta Banco Nación:
Caja de Ahorro
Alberto Enrique Marzo
C.AH.: 2650-3907270516
CBU: 01103906 – 30039072705165
CUIL: 20-21512438/0

Enviando número de transferencia y datos personales (nombre y apellido completo, fecha de nacimiento, teléfono de contacto, domicilio, número de documento de identidad) a: caintegral@yahoo.com.ar donde también daremos curso a toda consulta.

 Saldo al partir de Retiro.

 Saludos cordiales

El Equipo de AFR

Posted in Esoterismo, Terapias, Vivir Mejor | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

EL PORQUÉ Y EL CÓMO DEL APRENDIZAJE EN LAS SOCIEDADES INICIÁTICAS

Posted by Gustavo Fernández en 06-02-2016

estrella 356-En numerosas oportunidades me han preguntado el porqué de la discreción (que no “secreto”, lo que es muy distinto) de las Enseñanzas recibidas en el seno de las Órdenes y Sociedades Iniciáticas en general, y de la Orden Hermética y Pitagórica –a la que pertenezco- en particular. Va de suyo que responder a esta inquietud implica que, en el proceso, hemos dejado de lado tanto las “seudo órdenes” meramente comerciales como aquellos cenáculos disfrazados de tales más con el propósito de conciábulo político o económico, valiéndose así del “secretismo” para establecer alianzas con un fin espúreo, muy lejano del trascendente y filantrópico de servicio y evoluciòn que se supone, debe caracterizarlas. Pero es también una obviedad que, en tales casos, no son “las” Sociedades Iniciáticas quienes tienen fines tan mundanos y malsanos, sino las personas que las integran. Y que toda Iniciaciòn, si de verdad responde a su espíritu primero, habrá expulsado rápidamente (si no alejado desde el comienzo) a las puertas mismas del Templo.

Hago una claro distinción entre “discreciòn” y “secretismo” porque a nadie se le niega el acceso a una Orden (lo que sería requisito del segundo adjetivo). Pero jamás se hará “conscripción de socios”, campañas públicas y masivas del tipo “traiga un amigo y paga uno”; unas de las frases más populares entre los miembros de éstas –sea cual fuere- es “el Estudiante debe golpear a las puertas tres veces”, que no significa literalmente que el interesado haga mecánicamente eso, sino que debe demostrar a través de su insistencia que su interés va más allá de la frívola y circunstancial curiosidad. A partir de ese momento, los criterios son variados: responder con silencio o cierta indiferencia el pedido inicial de ingreso, demorar o simplemente no responder la carta o el mail de pedido de ingreso, ya que la conducta subsiguiente del interesado dirá mucho. Si no vuelve a hacerlo (por desilusiòn o simple olvido) ciertamente su interés no era muy profundo.

Todo miembro de una Orden asume tres compromisos: el intelectual (estudiar y practicar las Enseñanzas), el económico (aceptar las condiciones que provean al sostenimiento y continuidad funcional de la misma). Una vez más: si el hecho de contribuir económicamente le produce incomodidad –quizás porque espera que los gastos lo paguen de sus bolsillos otros- esto no sólo demuestra su poco “espíritu de grupo”: si su bolsillo es más sensible que su corazón…. Por cierto, alguien puede objetar que algunas “cápitas” o aportes le resultan altos; simplemente, existen innumerables espacios iniciáticos con distintas exigencias, y sólo se trata de seguir buscando y preguntando. Lo que, después de todo, es parte de la naturaleza de un Buscador. El argumento previsible –el Conocimiento no se compra ni se vende- es correcto. Tan correcto como que toda Logia tiene gastos operativos (local, material de trabajo, franqueos) y social (donativos y compromiso con actividades sociales) que deben ser solventados solidariamente entre sus miembros, pues es muy fácil hablar de “compromiso” mientras el mismo trate de no rozar siquiera sus bolsillos.
Además, todo miembro asume un tercer compromiso, el Social o Espiritual, que implica hacer solidaridad o trabajo social anónimo (la única forma verdaderamente espiritual de la solidaridad: cualquier otra es propaganda o publicidad).

Es aquí cuando se nos plantea el porqué no presentar libremente esos Conocimientos. Libremente, aunque más no sea, en forma de un curso, un libro, conferencias. De hecho, mucho de lo que por siglos fue parte del acervo de las Órdenes y Sociedades hoy sí –para bien o para mal- está disponible libremente. Pero hay, ciertamente, Aprendizajes (así, con mayúsculas) que requieren –otra vez- la discreción de un cenáculo esotérico. ¿Le pedirían ustedes a un docente de alguna Facultad de Medicina que suba un video a Youtube explicando cómo se extraer un tumor quirúrgicamente?. ¿Le pedirían a un arqueólogo un tutorial sobre cómo tratar milenarios restos arqueológicos para ir, pala en mano, a infiltrarse en algún yacimiento recién descubierto?. En el primer caso, el docente les diría que, si tanto les interesa, ingresen a la carrera de Ciencias Médicas y en algún momento de los siguientes años aprederán cómo hacerlo. Lo mismo para el segundo. Pues se trata de preparación previa para estar en condiciones intelectuales y prácticas de ser responsables de la información que se busca.
Y lo mismo ocurre en el ámbito Esotérico. Seguro que alguien creerá que está “suficientemente preparado” para recibir cierto Conocimiento. Pero, ¿lo está?. Ese proceso, ese aprendizaje paulatino previo, es parte de esa preparación. Y si no se quiere hacer ese esfuerzo, si es “demasiado esperar”, si se quiere “el conocimiento ya”… pues lo suyo es más curiosidad que ansia de saber. Y, por definición, eso desnaturaliza el Saber. Allá otros si quieren darlo (o venderlo) libremente. Nosotros lo vemos como una irresponsabilidad, y no seremos partícipe de eso. Y no porque detentemos ninguna “condiciòn superior”. Simplemente, somos como los estudiantes “de carrera”, con unos años de cursadas encima, ante el entusiasmo inicial de los recién ingresados. Simplemente, hemos comenzado a recorrer ese camino antes.

Ahora bien, ¿de qué clase es el Conocimiento brindado en el seno de estas Sociedades?. Varía según la Orden y la Sociedad (una de las razones por las que hay tantas: en la finitud humana, distintos caminos para aprehender la infinitud del Universo metafísico). En algunas es puramente intelectual. En otras, implica el trabajo físico, corporal. En otras más, ambos abordajes conviven sanamente. Pero algo unifica a todas: abrir la mente, el corazón y el espíritu del Aprendiz a la comprensión de las “leyes sutiles” del Universo. Uno de esos Caminos, es la traducción al lenguaje llano –la explicación simbólica- de enseñanzas codificadas por los grandes Maestros.

Daré sólo un ejemplo (por obvias razones). Sabemos que la Alquimia es, más que un conglomerado de técnicas químicas de transmutación de elementos, un reservorio de técnicas de Transmutaciòn Espiritual. Ahora bien, ante la lectura de un texto de Alquimia, ¿cómo hacer la interpretación correcta para obtener la Enseñanza adecuada (que luego deberé aprender a aplicar prácticamente?. Enseñaré –sólo a este efecto- aquí, cómo se interpreta alquímicamente (es decir, esotéricamente) un texto de Van Helmont, el de su propia fabricación de oro a través de la Piedra Filosofal:
“Una vez me dieron la cuarta parte de un grano de polvo envuelto en un papel. Lo proyecté sobre ocho onzas de Azoth calentado en un crisol. Y de golpe, toda la materia, con un cierto ruido, dejó de ser fluida y se solidificó, volviéndose algo así como un terrón amarillo. Este, después de ser vertido soplando sobre los fuelles, produjo ocho onzas menos once gramos de oro purísimo. Por lo tanto, un solo grano de aquel polvo había transmutado 19.156 partículas de plata viva en el mejor oro”.
Debe aplicarse una atención sutil para detectar cuándo un escrito es esotérico y cuándo debe interpretarse literalmente. En este párrafo de Van Helmont deduje que era lo primero por ciertas “señales” crípticas que deja pasar el autor, como aquello de “cuarta parte de un grano de polvo” (un grano es ya de por sí una partícula mínima –sobre todo si es de polvo- de manera que hablar de la “cuarta parte” del mismo sería redundante) o lo de “envuelto en un papel” (¿cómo envolverían una minúscula partícula de polvo?) o lo de las 19 mil y pico partículas de plata (no lo imagino al ilustre químico contando una por una motas de polvo plateado para dar un número tan exacto). Así que para que no pierda usted años en un galponcito mezclando las más extrañas sustancias tratando de salir de pobre, este es el método para interpretar estas Enseñanzas:

“Una vez me dieron la cuarta parte (1/4 = 0,25 = 0+2+5 = 7) de un grano (el punto: esotéricamente, símbolo de la Unidad) envuelto en un papel (el conocimiento o la Tradición escrita). Lo proyecté (lo hice realidad) sobre ocho onzas (Teníamos el 7, que en el Arbol es la Sabiduría (o la Bondad) + 8 (Inteligencia) = 15 = 1+5 = 6 (Belleza)) de Azoth (nombre hebreo del “ázogue” o mercurio, pero Mercurio, en Astrología, es símbolo de la inteligencia práctica y creativa) calentado en un crisol (sinónimo de “atanor”, el horno alquímico = el ser humano). Y de golpe, toda la materia (el ser) , con un cierto ruido (con dificultad) dejó de ser fluida (potencial) y se solidificó (se transformó en “acto”) , volviéndose algo así como un terrón (tierra=Malkuth) amarillo (color de la inteligencia, es decir, el intelecto dando resultados prácticos, materiales) . Este, después de ser vertido soplando sobre unos fuelles (el “soplo”, “Ruasch Elohim”, es el espíritu de Dios que nos bendice cuando buscamos la Verdad), produjo ocho onzas menos once gramos ( 8-11 = -3, la “Trinidad negativa”, no en el sentido de maligna, sino de opuesto complementario –como un negativo fotográfico- es decir, de “sombra” de la Trinidad Cósmica) de oro purísimo (de resultados esperados). Por lo tanto, un solo grano de aquel polvo había transmutado 19.156 (1+9+1+5+6= 22, número maestro que habla de la enseñanza y el aprendizaje) de plata viva (inteligencia) en el mejor oro (símbolo del Sol, que expresa la realización crística = el ungimiento de la esencia divina en el microcosmos humano).”

Posted in Esoterismo | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

PIRÁMIDES, REPTILIANOS Y MAGIA NEGRA

Posted by Gustavo Fernández en 15-08-2015

Sé que lo que menos se dirá de esta teoría es que es quizás demasiado audaz. No me preocupa, ciertamente, toda vez que por petición de principios no me preocupan las opiniones ajenas y por extensión se comprenda que, precisamente, esto es una teoría, no una especulación. Y digo “teoría” porque a mi ver hay evidencias suficientes. Evidencias que remiten al lector a suponerlo consecuente seguidor de otros artículos míos donde he ido brindando las piezas de este gigantesco rompecabezas, y conocedor –aunque sea superficialmente- de los tres ítems genéricos que dan título a este trabajo.

Pirámide de Qin Shi Huang

Pirámide de Qin Shi Huang

Quin Shi Huang fue el primer emperador de la China unificada, viviendo entre el 260 y el 210 antes de nuestra era. Se dice que desde muy joven su familia primero y personalmente él después dirigieron la construcciòn de la pirámide –mausoleo que albergaría su tumba, actividad premonitoria o decreto propio de la Ley de Atracciòn porque apenas finalizada, falleciò. Ubicado en la provincia de Shaanxi, al noroeste de China, es famosa mundialmente por las figuras en terracota de tamaño natural de guerreros y caballos, más de siete mil descubiertas hasta ahora.
Lo interesante, a efectos de este artículo, es la tumba propiamente dicha del emperador, cuya localizaciòn está determinada con bastante aproximación pero que aún no ha sido explorada. Las razones son diversas, desde las más burocráticas hasta las más conspiranoicas. Desde el argumento que el proceso de relevamiento arqueológico lleva tiempos y cuidados que van más allá de urgencias mediáticas –habida cuenta que en el dilatado terreno estimado en 3,5 kilómetros cuadrados se calcula la presencia de otras ciento ochenta tumbas de menor importancia nobiliaria pero de máximo interés histórico- hasta las ¿infundadas sospechas? que en ella se encontrarían artefactos de origen pretendidamente extraterrestre o pertenecientes a civilizaciones desconocidas y desaparecidas.

Fosa nº1 del mausoleo

Fosa nº1 del mausoleo

Lo cierto, sin embargo, es que casi todos los arqueólogos están convencidos que muy seguramente las fuentes antiguas están en lo cierto cuando describen el catafalco propiamente dicho donde descansarían los restos del emperador como situado en una pequeña isla artificial ubicada en el centro de un río de mercurio. El techo de esa sala, repujado en cobre, imitaría las constelaciones y una gran estatua del emperador cubriría con su manto el receptáculo de la última encarnación del emperador. Es interesante remarcar que esta fantástica perspectiva no es propia del campo especulativo sino por el contrario, considerada como “muy probable” por parte de los mismos arqueólogos, aquellos que aducen, también, otro motivo para proceder en la búsqueda con exasperante lentitud: las numerosas trampas mortales dispuestas por los constructores (ballestas automáticas, trampas rotativas y otros diabólicos ingenios dispuestos para eliminar intrusos).
La situación es que el mausoleo se encontraría, subterráneamente, a aproximadamente un kilómetro del límite actual de las excavaciones. Se sabe que allende continúan los guerreros, los caballos, las trampas, la fortaleza del inframundo. Porque esas hileras de estatuas de terracota se encuentran separadas por muros de tierra apisonada, con puertas, trampas y tabiques que dan acceso de una a otra hilera, distribuidas, precisamente, como una laberíntica fortificaciòn. Si se tratara del mundo de los vivos, se supondría a las hileras de soldados ocupando los accesos ingeniosamente complicados al búnker central donde se guarece el emperador.
Lo más extraño –si cabe- comienza ahora. Hace pocas semanas el gobierno chino, siempre negativo a aceptar colaboración internacional para las investigaciones, acudió a una firma holandesa , Janssen Pharmaceutical NV, ante la presencia de un hipotético “hongo rebelde” que estaría atacando las figuras. Excusa difícil de digerir en una superpotencia con laboratorios avanzadísimos de guerra bacteriológica. Los rumores dicen que esta “tercerización” obedece a la necesidad de crear un “think tank” internacional con una cobertura supuestamente científica ante el hallazgo de otra cosa. Y esta otra cosa, dicen los rumores, es que a medida que las excavaciones progresan en direcciòn a la pirámide que guardaría el cuerpo de emperador (una pirámide de trescientos cincuenta metros de lado y setenta y cinco de altura, aunque se sabe que la erosiòn le restó en dos milenios unos cuarenta metros) esos guerreros, todos distintos, cada uno con facciones distintivas, copiados evidentemente de modelos naturales, vivos, aparecen con sus rostros pintados de verde y algunos, con rasgos indisimulablemente reptiloides. La deducciòn es implícita. Si los otros siete mil fueron copiados de modelos naturales, éstos, ¿por qué no?.
Pâra comprender la hilaciòn de estos hechos, recordemos algunos aspectos oscuros de este emperador. Es un hecho demostrado que realizaba, a través de sus “magos”, numerosos sacrificios humanos. No hesitó en sacrificar las vidas necesarias en la erecciòn de la Gran Muralla –que también ocurriò durante su reinado- no una erecciòn en un sentido literal sino la unificación de numerosas murallas preexistentes. Exterminó a la casi totalidad de la clase intelectual de entonces y ordenó que fueran quemados cuántos textos existieran, según se dice, para que las generaciones venideras creyeran que la Historia comenzaba con él. Como entiendo una intenciòn inútil e ingenua en un individuo de quien pueden decirse muchas cosas menos que no era inteligente para suponer que tarde o temprano la Historia igualmente saldría a luz, propondré otra explicación para este holocausto del saber: borrar el recuerdo de ciertas civilizaciones, ciertos conocimientos y ciertas presencias arcanas y quizás no humanas para reservarse, para sí mismo y su élite gobernante, el poder de esos conocimientos.
Efectivamente, Qin dedicaba ingentes esfuerzos y recursos del reino a la práctica e investigación de la hoy llamada “magia negra”. Es posible que fuera un narcisista psicópata obsesionado con obtener la inmortalidad sólo para sí mismo, pero es aquí donde ciertas conductas no son para mí susceptibles de explicaciones tan banales. Tengamos en cuenta que la Arqueología “académica” expeditivamente llama “objetos de culto” a cualquier artefacto cuya verdadera naturaleza no sea obvia, y “rituales religiosos” a toda práctica que no sepa o no intente reproducir. En este contexto, ¿son los rituales de “magia negra” supersticiosos intentos de obtener poderes supranaturales –como la “matrix” oficialista nos ha hecho creer a través de siglos de condicionamiento cultural- o la herencia (si bien o mal conservada, es tema de discusión) de técnicas de manipulación del Tiempo y el Espacio para abrir portales a dimensiones paralelas?. Creo –no, estoy convencido- que algunas “supersticiones” (nunca mejor empleado el término; “superstición” proviene de “supérstite”: lo que sobrevive) como la Magia (Negra, Blanca o del color que prefieran) y la Alquimia ha formado parte, en un remoto pasado, del “corpus” de conocimiento formal legado por visitantes extraterrestres.
Y voy un paso más adelante: creo que el uso perverso (en el más estricto sentido psicologista del término: “desviado de lo correcto”) de la “magia negra” es una estrategia que en un remoto –o no tanto- pasado ciertos Illuminati (humanos, pero vinculados a entidades que no lo eran) aplicaron a algunos de esos conocimientos tanto en provecho propio como para hacer “perder el camino” a buena parte de la humanidad después.

Permítanme ahora remitirme a otros dos descubrimientos arqueológicos, ambos recientes y paradójicamente, provenientes de tiempos más antiguos: los realizados bajo el llamado “templo de Quetzalcoatl” en Teotihuacán, y bajo la pirámide principal de Chichén Itzá.

Esferas de Klerksdorp

Esferas de Klerksdorp

En el primer caso, hace años se descubrió –como sin duda ustedes ya saben- un túnel de más de cien metros que desde el zócalo o plaza frente a dicha pirámide o “templo” corría recto hasta por debajo del mismo. Además de enormes cantidades de evidentes ofrendas votivas –estatuillas, caracolas, ánforas- se encontró, primero, una cantidad desusada de extrañas esferitas metálicas. Extrañas porque no se tiene la menor idea de su uso. No eran abalorios ni cuentas de collares, eso es seguro. Cuentan con un núcleo de cerámica y una superficie de pirita, en la mayoría de los casos, a su alrededor. Parecen más partes de algún sistema o engranaje mecánico que “ofrendas rituales” y no puedo menos que asociarlas al extraño hallazgo de miles de esferas similares en Klerksdorp, Rusia, fuertemente imantadas. Pero mucho más extraño fue otro hallazgo, posterior: residuos de mercurio. Los científicos discuten si este mercurio residual es todo lo que quedó, luego de unos cuando menos dos mil años –datos oficiales: en lo personal creo que Teotihuacán tiene otros, cuando menos, dos mil años más de antigüedad-, o son el emergente de un depósito aún no descubierto a mayor profundidad. Un lago o río subterráneo bajo esta pirámide remite, inevitablemente, al mausoleo de Qin Shi.

Túnel bajo la pirámide de Quetzalcoatl

Túnel bajo la pirámide de Quetzalcoatl

Y en cuanto a Chichén Itzá, la noticia es más reciente aún: se ha descubierto un “cenote”, que algunos medios periodísticos describen equivocadamente como un “río subterráneo” pero que en realidad es un estanque, de unos treinta metros de diámetro y otros tanto de profundidad, bajo la pirámide de Kukulkán, el correspondiente maya a Quetzalcoátl. Y ya se ha encontrado mercurio también (sólo que en otras construcciones) en ese sitio arqueológico. Entonces la existencia de depósitos líquidos –de agua o del mineral en ese estado- en puntos tan alejados me hace inevitablemente pensar en una correspondencia.
Aquí sí entraríamos en el terreno de las especulaciones. Los estudiosos de Geobiología y Piramidología tendrían mucho que escribir sobre esta93af8-alineacion-orion-teotihuacan-gizeh ubicación de pirámides sobre depósitos de agua, en cuanto aquellas actuarían como amplificadoras de la radiación telúrica generada por éstos. Y en cuanto al mercurio, recordemos su significado alquímico: es la uniòn de lo material con lo espiritual, lo opuesto al azufre. Fue usado para preparar óxido de mercurio rojo por el calentamiento del elemento en una solución de ácido nítrico. La reacción del mercurio con el ácido nítrico es impresionante: crea una capa gruesa roja de vapor sobre la superficie y de cristales brillantes que se precipitan al suelo. Los Alquimistas

El túnel en Teotihuacán

El túnel en Teotihuacán

estaban convencidos de que el mercurio transcendía a ambos estados sólido y líquido, tanto en la tierra como en el cielo, tanto en la vida como en la muerte., siendo uno de los siente metales de la alquimia (oro, plata, mercurio, cobre, plomo, hierro y estaño). Pero también recordemos esto: los Vimanas (vehículos de los “dioses” en la epopeyas indias del Rig Veda y el Mahhabaratta) se impulsaban, según esos mismos textos, “por el calentamiento del mercurio”.
Ahora, sigan este razonamiento: si aceptamos que la Alquimia es la disciplina que por Principio de Correspondencia, hace que simultáneamente a las transmutaciones materiales que opere el Iniciado se producirán transmutaciones espirituales, y si aceptamos –lo que es indubitable- que la alquimia es absolutamente alegórica, entonces las herramientas, los elementos, los materiales empleados actúan tanto en un plano denso, material, como en un plano sutil, espiritual. Que es decir, en una realidad simultánea, paralela. Otra dimensiòn. Pues bien, siendo así, el mercurio es símbolo y herramienta entre distintos planos. “Trascender la muerte”, según dicen los arqueólogos, es sólo su percepción profana de la búsqueda de trascender dimensiones. Profanaciòn

Cenote bajo la pirámide de Kukulkán

Cenote bajo la pirámide de Kukulkán

cultural no menor que la de los clérigos que llegaron a América con la Conquista, y que no pudiendo comprender la idea del término náhuatl “teotl” (como “esencia” o “semilla cósmica”) simplemente lo relacionaron con el “teos” griego y lo tradujeron como “dios”, iniciando la monstruosa –pero muy conveniente para el genocidio- confusiòn del inexistente politeísmo de las culturas mexicas. Y no es menor el “guiño cómplice” de la afirmación que el mercurio se opone al azufre, cuando el “olor a azufre” ha estado milenariamente vinculado a la aparición de entidades demoníacas. Y en muchos episodios OVNI, también.

Siendo que la “Línea de Tiempo” nos dice que, de pasado a presente, la sucesiòn de hechos aquí presentados sería Teotihuacán – Chichén Itzá – Qin Shi Huang, mi teoría se resumiría diciendo que el legado de conocimientos extraterrestres, presente en los dos primeros sitios mencionados, fue tardíamente manipulado por los antecesores de los luego denominados genéricamente Illuminati (cuyos vínculos con entidades no humanas he demostrado en muchos otros trabajos; si los mismos son reptilianos, allí correrá por cuenta y riesgo de cada uno) tal como se manifiesta en el tiempo, la historia y el legado del emperador chino. Recordemos que fue entre la aproximada ubicación temporal de Chichén Itzá y el nacimiento de Qin, en algún momento alrededor del año 600 antes de nuestra era, cuando se constituye la Hermandad de la Serpiente en Egipto, la primera referencia (para algunos, histórica, para otros, legendaria; pero referencia al fin) de grupos de poder político dedicados ampliamente a prácticas esotéricas (es decir, Illuminati en toda la regla) y la difusión tanto

Merek y sus observaciones (imagen de su Facebook)

Merek y sus observaciones (imagen de su Facebook)

de la cultura como de la filosofía y el hermetismo egipcio en todo el orbe en manos de los carios, como desarrollé aquí, es más que evidente.
Por cierto: muy recientemente (debo el dato a Mónica Andreo Sáhnury) el investigador Sahú Ari Merek ha encontrado, precisamente en Chichén Itzá, pruebas de la presencia egipcia. Concretamente, la

Loto azul (detalle de un termplo egipcio)

Loto azul (detalle de un termplo egipcio)

representación del “loto azul” exactamente idéntica en ambas culturas.
Uno (yo) estaría feliz de imaginar que los inmediatos años por venir nos sorprenderán con hallazgos, si no fuera que un diablito escéptico me susurra al oído que, seguramente por sorprendentes, tratarán de ocultárnoslos…

Posted in Arqueología Revisionista, Contacto Extraterrestre, Esoterismo, Los Illuminati, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | 9 Comments »

EL LABORATORIO DE UN REY ILLUMINATI

Posted by Gustavo Fernández en 09-12-2014

Vista aérea de El Escorial

Vista aérea de El Escorial

Por fin cumplí un sueño largamente acariciado: caminar por esos salones sobre los que tanto había leído y especulado, los salones de ese palacio-monasterio ordenado construir por un rey español, Felipe II, paradigma del bastiòn noble de la fe católica. Porque si hubo un rey que más se ganó un lugar en la Historia como paladín de la Iglesia fue precisamente él. No gratuitamente fue en el período de su reinado que la Inquisiciòn (no la Vaticana, sino la Española, es decir, la que respondía a fueron propios) alcanzó, si no el mayor número de asesinatos –que es posible- el de mayor control, dominaciòn mental de las masas, una estructura multitudinaria y polifacética que se imbricaba hasta la trama más cerrada de la urdimbre social de la España de entonces. El ojo del Gran Hermano Católico, Apostólico y Romano todo parecía verlo; los “familiares” (miembros laicos informantes) estaban en todas partes, las gentes vivían en el miedo permanente de ser acusados, arrojados a la pestilencia de una mazmorra y sus bienes incautados en nombre de la Cruz. Pero ese mismo rey, que tan fanático puede parecer a la mirada superficial de quienes creen sin cortapisas la historia oficial, era a la vez un profundo cabalista, un apasionado de la Alquimia, un exigente coleccionista de tratados herméticos, esotéricos y un protector de sabios a contrapelo del relato inquisitorial, a los que protegía pero a la vez exigía para apoderarse de sus conocimientos. Esta mixtura de poder –económico, especialmente, en tiempos que el Imperio Español estaba en su apogeo- esoterismo, doble discurso me ha llevado a considerarlo un exponente típico de

Felipe II

Felipe II

los Illuminati históricos, a caballo de la definiciòn de los mismos que he hecho en otros trabajos. Y que, considerando el impacto en el diseño histórico y geopolítico del mundo tal cual hoy lo conocemos tuvieron sus acciones en su tiempo demuestra esa naturaleza por sí mismo.

El Monasterio de San Lorenzo de El Escorial es un complejo que incluye un palacio real, una basílica, un panteón, una biblioteca y un monasterio. Se encuentra en la localidad de San Lorenzo de El Escorial, en la Comunidad de Madrid, España (a escasos cincuenta kilómetros de la ciudad), y fue construido entre 1563 y 1584. El palacio fue residencia de la Familia Real Española, la basílica es lugar de sepultura de los reyes de España y el monasterio -fundado por monjes jerónimos- está ocupado actualmente por frailes de la Orden de San Agustín.

No voy a extenderme aquí en lo que el lector curioso puede encontrar “googleando” el nombre, el detalle de los aspectos históricos y artísticos del lugar. Sí detenerme en lo que nos concierne: su faz esotérica.

El Pudridero

Uno de los grandes atractivos del lugar es la cripta que guarda los restos mortales de los reyes de España. En salones anexos, también, infantes, príncipes y otros personajes. Pero detengámonos en esta sala. Es tétrica y a la vez, fascinante. Octogonal: evitaré aquí hacer asociaciones

Cripta o Panteón de los Reyes

Cripta o Panteón de los Reyes

neotemplarias, y dirigiré mi atención a este eterno número 8, tan asociado en todos los continentes y todas las culturas a lo sagrado, y sobre el cual, exclusivamente, deberé extenderme en alguna oportunidad. Es interesante señalar que la cripta se encuentra completa. O no. Si se “cegara” el acceso hoy público, cabrían –exactamente- dos sarcófagos más. ¿Y después qué?. Se preguntarán ustedes. No hay forma de abrir una entrada desde otro lado, con lo cual la cripta quedaría completa y “sellada” el día que Juan Carlos y Sofía fallezcan. ¿Es que Felipe II no tomó en cuenta que en unos cuatro siglos el lugar iba a estar completo, dejándole el problema a quienes vinieran después?. Arriesgo otra explicación: que Felipe II sabía, ya en aquél entonces, que la Monarquìa Española no tendrá más reyes, posiblemente luego del actual. Es ésta una afirmación arriesgada, lo sé. Pero el tiempo dirá quién tiene la razón. Y, ¿qué ocurriría si mi especulación fuera cierta?.
No puedo dejar de pensar que la dinámica de la realeza española, hoy, es parte de un interesante tiempo de cambios. Juan Carlos abdicó a favor de ¡oh lala! su hijo Felipe… en tiempos donde un Papa abdica como no se recordaba en siglos, el mismo tiempo donde un Dalai Lama –“el” Dalai Lama- anuncia públicamente que “no serán necesarios nuevos Dalai Lama luego de él”. ¿Es casualidad que estos tres ejemplos confluyan en este momento de la Historia?. ¿Es casualidad que Felipe (II, el del Escorial) sólo contemplara espacio disponible en la cripta hasta este presente?.

Pero antes de ser depositados en su lugar de descanso final, los cuerpos son introducidos en una pequeña sala que pasa habitualmente desapercibida. Los turistas pasan frente a ella sin reparar en esa pequeña puerta negra. Yo, alertado, le pregunté al guardia: “¿Dónde está El Pudridero?” y, pillado por sorpresa, con un gesto sumamente extrañado me la señaló.
El Pudridero es un lugar donde los cuerpos son colocados para pudrirse naturalmente durante 25 años antes de ubicarlos en su féretro de destino. ¿El motivo?. Escuché una explicación de una guía y casi se me escapa una risotada: para reducir el tamaño de los cuerpos, así los féretros podían hacerlos un poco más pequeños. ¿Imaginan a la realeza española teniendo que ahorrar veinte centímetros menos de ataúd?. Serían como suponer que no se quiere que se pudran en la gran cripta por alguna filtración de olor o alguna otra excusa profiláctica.
Sin duda, no es esta la verdadera razón de un lugar siniestro el que en El Escorial prefieren no hablar. Quizás no por escatológico sino por razones más profundas. ¿Cuáles pueden ser éstas?. Estoy convencido que alquímicas.
En la Obra alquìmica, el proceso exige que la materia prima de la futura Piedra Filosofal permanezca “operando” –es decir, en cocciòn- bastantes años –adivinen cuántos, según algunas escuelas- en plena “putrefactio”, hasta que su carcasa oscura, negra, se quiebra y surge de ella “la Estrella de la Mañana”.Según el lenguaje alquímico, es cuando debe ser retirada del atanor y puesto en una matriz o retorta para iniciar otro ciclo de sublimación. El cadáver del rey pasa 25 años en “putrefactio”, en un lugar oscuro, casi clandestino, aislado, para luego pasar a un gran cáliz octogonal….
Debo hacer aquí una disgresiòn, lógicamente, alquímica. ¿Saben cuál es la razón esotérica –que algunas religiones, desconocedoras de esta razón, pontifican bajo el disfraz de enseñanza ancestral que sólo sus jerarcas conocen- para preferir que los cadáveres sean sepultados y no cremados?. Que, alquìmicamente, la cremación, al interrumpir el proceso natural de putrefacción, interrumpe la sublimación alquìmica del espíritu contenido, que es –otra vez, Macrocosmos y Microcosmos- lo que en el cuerpo humano repite la Obra Alquìmica del atanor. No debatiremos aquì si estamos de acuerdo o no con esta lectura: simplemente la enunciamos. Es posible imaginar toda una corriente filosófica que realmente pensaba en la posibilidad de transmutar el espíritu a un nivel de existencia superior (un mítico Paraíso) repitiendo en el cuerpo y a nivel masivo los enunciados quìmicos de la alquimia.

Los jardines

Jardines. foto del autor

Jardines. foto del autor

Uno puede suponer que eran simplemente espacios recreativos, pero las figuras regulares, simbólicas pero casi laberínticas de setos y caminos dan el marco perfecto a un edificio cuajado de secretos. Falta un estudio minucioso de los símbolos en los jardines, de la alegoría de sus espacios en superficie, de la numerología codificada en escalinatas y balaustradas.

La leyenda del Perro Negro

La leyenda dice que en algún momento de los últimos años de la existencia del rey, ciertos experimentos esotéricos realizados en la torre laboratorio del palacio provocaron la aparición de un gigantesco perro negro, que en las noches rondaba el mismo, aullando y ladrando ferozmente. Incluso, se le adjudicaron algunas extrañas desapariciones de aldeanos. Dice la leyenda que el mismo Felipe, cuando permanecía por varias semanas seguidas en El Escorial tenía verdadero pánico de la posible aparición de este animal que, pese a todos los esfuerzos, nunca pudo ser capturado. Y que desapareciò para siempre cuando muriò el rey.

La Boca del Infierno

La elecciòn del lugar donde se erigirían palacio y monasterio no fue accidental, ni estuvo sujeta a las bellezas paisajísticas del escenario. Eran tiempos en que la capital del reino era todavía Toledo y las afueras del pequeño villorrio elegido para la magna obra tenía, según astrólogos y curanderos de

El autor en los jardines

El autor en los jardines

entonces, una fama sombría: allí estaba una de las bocas del infierno, uno de los accesos al Averno. De manera que se ordena construir la monumental edificación al mismo tiempo como una forma de cerrar ese acceso y vigilarlo. Recordemos aquì que la planta del palacio y monasterio –uno adosado al otro- si bien según los “historiadores oficiales” reproduce la parrilla donde fuera martirizado al fuego San Lorenzo, ésta es una explicación de circunstancia que, además, no se condice con la realidad: la semejanza de parrilla de la planta de la construcciòn sólo parece ser tal al finalizar las numerosas obras que, a través de décadas, sumaron ampliaciones y extensiones edilicias que no se contemplaban en los planos originales. En cambio, ellos, los diagramas originales, sí reproducían algo: la planta del Templo de Salomón. Extraño, muy extraño, en tiempos en que el furibundo catolicismo veía a los judíos como enemigos de la fe y cuando millares de ellos terminaban crepitando en las hogueras…
Ene este contexto, reviste otra importancia que El Escorial reúne la mayor colecciòn de “reliquias” sagradas de la Cristiandad: unas 7.500, ubicadas en 507 puntos distintos de la planta, la mayoría de ello dentro de cofres de cobre ubicados en las torres, almenas, etc., como si “sellaran” el lugar de salidas no deseadas.

La Biblioteca Esotérica

Cuando algún amigo a la distancia me habló de ella, creí que era una simple exageración o un rumor. Y hoy que lo cuento sé que muchos de ustedes, lícitamente, podrán pensar lo mismo, toda vez, por ejemplo, que no exhibo fotografías, aunque quienes hayan visitado el lugar saben que las mismas

Una de las bibliotecas

Una de las bibliotecas

están terminantemente prohibidas y la vigilancia es cercana y permanente. Pero, claro, aún así, alguien dudará. Pero es verdad: Felipe se encargó de reunir la más impresionante biblioteca sobre cuestiones esotéricas, ocultistas, alquìmicas, astrológicas, mágicas, para ese entonces. Se habla de más de quince mil volúmenes (en total las bibliotecas palaciegas sumaban cuarenta mil, de donde lo dedicado a lo esotérico es una parte muy importante), algunos de muchos siglos de antigüedad, verdaderos griales del Conocimiento. Esa biblioteca está allí. Y, ¡oh, sorpresa! Los libros están ubicados con sus lomos hacia adentro, mostrando de cara al exterior el borde de sus hojas.. Verdaderamente insólito. Preguntado que hube a un guardia, me dijo que era para “preservarlos” permitiendo que así las hojas se airearan de la humedad. Me parece una tontería: existen muchos métodos técnicos para preservar los textos –el Escorial, verdadero patrimonio de la Humanidad, no carece de presupuesto cómodo para las tareas de restauración, preservación y conservación de su ingente capital artístico e intelectual- y un simple deshumidificador ambiental es por sí solo mucho más efectivo que esa costumbre que, por otra parte, se cumple sólo en la “biblioteca astrológica” (así se la llama) y no en las otras del palacio, que son varias. Entonces, ¿porqué?. Opino, sencillamente, que la idea es que ni el público ni el personal de menor rango sepa qué volúmenes, de qué autores, se guardan allí. Quizás por valuación, quizás por el poder que esos libros encierran…..

La Torre que explotó

Dentro de esta constelación de acertijos alquìmicos y herméticos, esta historia es casi una anécdota de color: En 1572, una de las torres, consagrada como laboratorio alquímico, voló por los aires. Nunca quedó claro quién o quiénes eran los infortunados laboratoristas que allí trabajaban y, mucho menos, qué tipo de experimento hacían, pero no me extrañaría que, hombre práctico al fin, Felipe ordenara que en el “programa de actividades” estuviera contemplada la fabricación de algún nuevo tipo de material bélico.

La sala de los horóscopos

El lugar donde pudimos toma una de las pocas fotografías de interiores sin ser vistos; las ventanas eran aprovechadas por el rey y sus colaboradores inmediatos para realizar estudios arqueológicos, habiéndose ubicado, en el suelo mismo, dos verdaderos “nomones” astronómicos, perfectamente

Guía zodiacal en el piso. foto del autor.

Guía zodiacal en el piso. foto del autor.

identificados zodiacalmente. Curiosamente, las dos salas colindantes donde se encuentran están en el Ala de las Infantas, una parte que ocupaba la alcoba y otras dependencias de una de las parientes directas del rey y, por consiguiente, garantizaba discreción y reserva sobre lo que allí se llevaba a cabo.

La Sala del Secreto

Ubicada al oeste del edificio, destaca en primer lugar por ser lóbrega y por demás austera. Pero su gran particularidad (por eso se la llama también “la sala de los susurros”) es que, ubicado uno en cierto punto y musitando frases en voz tan queda que otras personas, a unos tres metros, nada escuchan, sí lo hace con claridad cualquiera que se coloque al otro lado de la espaciosa sala. Hay una anécdota divertida. Cuando Juan de Herrera –uno de lo arquitectos, y que, obviamente, conocía la propiedad de esta sala que no había revelado al rey), molesto porque el monarca no aumentaba la paga de los jornaleros, se valió de la misma con fines prácticos. Estaba el Rey en un extremo del salón, pensativo y solo, y Herrera se dirigiò al punto que conocía, disimulando entre otras personas que caminaban por la misma, musitando: “Majestad, no está bien que los trabajadores no cobren lo suyo”. Dicen que el Rey, alarmado, dijo en voz alta: “¡¿Quién habla?!” (pues nadie se encontraba próximo a él). Y el pícaro arquitecto dice en voz baja: “El ángel guardián de los trabajadores”, y sale del recinto. El rey, asustado, dio un jugoso aumento inmediato, y la anécdota sólo la contó Herrera en sus memorias.

David y Salomón

En el gran patio se encuentran estas estatuas del rey David y su hijo, el rey Salomón. Algo muy bíblico. Solamente bíblico, dirán ustedes. Lo curioso –y

David y Salomón. Foto del autor

David y Salomón. Foto del autor

esotérico- es que el rostro de David no es un rostro cualquiera… ¡sino el del rey Carlos I, su padre!. Así que el mensaje es claro: si “David” es Carlos I, “Salomón” es Felipe II. Ahora bien, a sabiendas de la fama de cabalista y alquimista que se ganó Salomón, podemos sospechar que el mensaje críptico era que el dignatario se consideraba igualmente sabio en ciencias herméticas.

Adamitas y El Bosco

Felipe II tenía una verdadera obsesiòn por las obras de Jheronimus Bosch, llamado Jeroen van Aeken o Van Aken y conocido como El Bosco o Hieronymus Bosch. Enviaba representantes por toda Europa a la búsqueda de sus obras sin hesitar en pagar los precios que se demandaran. Uno podría suponer que todo se reducìa a cierta extravagancia artística, peor el hecho es que El Bosco, en vida (vivió entre 1450 y 1516) por poco había escapado al brazo secular de la Inquisiciòn. En parte por el cariz definitivamente sarcástico y cruel de sus representaciones, aún las religiosas. Y en parte, porque era activo integrante de la secta cristiana conocida como los Adamitas. Éstos, que tomaban su nombre del hebreo Adam Kadmon, era interpretadores bastante

"La tentaciòn de San Antonio". El Bosco

“La tentaciòn de San Antonio”. El Bosco

fundamentalistas de ciertos pasajes bíblicos pero exégetas de otros, y tenían una característica, curiosa y socialmente escandalosa: consideraban que cubrir el cuerpo era un ofensa al Creador, de manera que andaban desnudos. Cuando menos, dentro de sus casas o en los ámbitos que compartían, aunque solía vérseles así aún en espacios públicos. Esto, por supuesto, era inaceptable para la sociedad de entonces (bah, también lo sería para ésta) por lo que eran perseguidos. Así que El Bosco no era, en ciertos círculos sociales (económicamente poderosos, vinculados a la nobleza, el clero o la milicia) ciertamente un personaje bienvenido. Pero Felipe no tenía miramientos n buscar sus obras que –vale la aclaraciòn- tiene, en muchos –si no todos- casos una lectura esotérica y cabalista.

Silla de Felipe II

Si ustedes ascienden (nosotros no tuvimos tiempo de hacerlo) Las Machotas, en la misma sierra de Guadarrama, llegarán a un tallado escalonado en la roca conocido como “silla de Felipe”. La leyenda popular dice que la hizo tallar el monarca para desde allí contemplar el avance de las obras en El Escorial, pero diversos estudios han desestimado esta fábula. Primero, porque desde esa altura nada se ve con detalle y las condiciones visuales –y el esfuerzo en llegar- no le hacen nada cómodo para esos fines. Y luego (y fundamental) que los estudios arqueológicos han determinado su data muy anterior: posiblemente alrededor del siglo V de nuestra era, y se supone que era un altar o de sacrificio o de adoración de los vetones. ¿Y porqué es de interés para mí mencionarlo?. Porque nos retrotrae a una historia del paraje vinculada al misticismo y lo fantástico: que el espacio geográfico que fuera lugar de “poder” para ese pueblo haya sido durante siglos considerado “boca del infierno” y, a su vez, asiento de El Escorial, edificio que desde su concepción fue destinado a mucho más que las funciones habitacionales o clericales habituales, con un

La "silla de Felipe"

La “silla de Felipe”

significado “oculto” reafirma cuando menos la presunción de la “magia” del lugar. Y el cabal conocimiento que de ello tenía un rey que tuvo un discurso de cara a la sociedad, una “vida políticamente correcta” de acuerdo a sus ansias y sus conveniencias de poder y dominaciòn, pero íntimo conocedor de las “realidades ocultas” de la Naturaleza y eficaz practicante de las artes que le permitieran poner a su disposición, para sus fines mundanos, los planos sutiles. Y eso lo hace un Illuminati más.

Posted in Esoterismo, General, Los Illuminati, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comment »

TLAZOLTEOTL: un camino de Regeneración Alquímica

Posted by Gustavo Fernández en 05-12-2013

El camino chamánico es una caja de sorpresas constante. Cada recodo, cada reunión, cada entrevista, cada práctica, cada ritual conlleva  el desafío (que, en sutil pero sublime reverencia al Albedrío, omnipresente y tangible,  verdadera deidad de la imperfecta naturaleza humana, susurra su presencia) de atravesarle como una anécdota más en el rosario de imponderables, o profundizar, deteniéndose, en el  Conocimiento necesariamente esotérico que se oculta tras bambalinas.

Paráfrasis de la Vida misma, cualquier camino tiene el perfil microcósmico del Camino. Hace rato que aprendí que salvo extrema necesidad -o escasez de tiempos- mejor que tomar la vía rápida, el avión, la autopista directa, el bus “puerta a puerta” es, si se puede, hacerlo lentamente. Deteniéndose donde la curiosidad -o la magia- requieran nuestra atención. He llegado a muchos destinos sólo para recordar, con mezcla de placer y añoranza,  cómo había disfrutado la huella dejada atrás.

Y en el campo de la Toltecayotl, mal traducida como “Toltequidad”, uno puede acumular experiencias e información, recorrer sitios sagrados y museos, hablar con maestros -de los “ascendidos” o no- y creer que tomó la “pole position” de la Trascendencia, o detenerse a hurgar donde quizás pocos, tal vez nadie, lo ha hecho antes.

Así, mucho se ha escrito y devocionado sobre las “deidades” mexikas y poco se ha profundizado filosóficamente en ellas. No es barruntar intelectual el que propongo, no es agotar la escasa paciencia del lector internáutico. Es arar en un concepto al cual me he referido en muchas ocasiones, siempre necesario de testificación con hechos, aquello que de que “la Sabiduría Ancestral no era una religión, menos aún un culto. Era -es- una Tecnología Espiritual”

Uno de los procesos que lleva a ese escalón siguiente en la comprensión es hacer el esfuerzo de desprendernos del condicionamiento netamente judeocristiano de las “deidades personificadas”. Fue el problema, tic repetido históricamente, de los frailes de la Conquista cuando buscaban comprender la cosmopercepción de los Ancestros. En el caso del Anahuac, sus pininos de traducción encontraron un obstáculo para ellos insalvable: Teotl. ¿Qué era eso?. Y partiendo del axioma que los aborígenes eran necesariamente incultos y primitivos, incapaces ad hoc de riqueza intelectual, suspendieron el esfuerzo de los tlataninime (“transmisores de conocimiento”) supervivientes por hacerles comprender la idea y buscaron en su vocabulario algo que, por semejanza, se correspondiera. Y lo encontraron en el prefijo “teos”. ¡Ah, ya!. Por lo tanto, “teotl” tenía que ser “dios” y claro, como los locales mostraban tantas imágenes de estos “teotl” deberían ser sucesivos, diferentes dioses de una creencia politeísta. Y hasta el día de hoy en todos los manuales escolares (con el silencioso visto bueno de los académicos universitarios, claro) esta concepción persiste. No es extraño, en una América donde aún muchos tratan de disimular sus genes autóctonos…

Desfaziendo renacentistas entuertos castellanos…

“Teotl” simplemente se traduce (¡simplemente!) como “esencia cósmica”. Para decirlo en palabras del maestro Tlakaélel: es un Principio Ordenador Inteligente. Nada de dios antropomorfizado, nada de luengas barbas o colmillos sangrantes, nada de armas mayestáticas o emplumadas, etéreas alas. Quienes han incursionado en el apasionante campo de la Geometría Sagrada comprenderán, sin duda, más fácilmente este concepto.

El único Dios, en todo caso -aún hay quienes se sorprenden al enterarse que los mexikas eran monoteístas- es Ipalnemouani, “Aquél por lo que Existimos”. Como Ipalnemouani es Increado e Inmanifestado, para actuar sobre la naturaleza material del Univero se desdobla en Ometeotl. Ometeotl es una “emanación”: Ome= dos. Masculino y Femenino, polaridades opuestas y necesariamente complementarias, Sí, sí, Yin y Yang.

Pero como la vibración de esta Emanación (cualquier semejanza con el Árbol de la Vida y los Sefirot cabalísticos no sólo es aceptable, sino también bienvenida) es demasiado elevada para su impregnación en la naturaleza espiritual humana, Ometeotl se desdobla a su vez, en otras Cuatro Emanaciones principales: Quetzlcoatl (Inteligencia), Tezcatlipoca (Inconsciente), Huitzilopochtli (Voluntad), Xipec Totec (Acción). Sí, las mismas que fueron malinterpretadas (si accidental o voluntariamente, júzguenlo ustedes) como “dioses”.

¿Por qué la representaciòn antropomorfa de estos conceptos, entonces?. Porque estas representaciones codifican simbólicamente esa esencia. Son, a su manera, “mandalas”.

Es posible -sólo posible- que haya contribuido a la confusión el hecho que algunos pueblos o grupos étnicos, tardíamente y por haber perdido las claves de la Enseñanza tolteca ancestral, realmente creyeran que se trata de “dioses” por sí mismos, de manera similar a como algunas piadosas señoras en el mundo católico se enojan un día con la Virgen de Fátima porque no les cumplió un pedido y se van a orar a la Virgen del Rosario… La comparación no es ociosa: si empleamos con los católicos el mismo tipo de extrapolación que se emplea con los Ancestros, podríamos decir que la sacrosanta iglesia es politeísta y necromántica. Politeísta, porque si bien tienen un dios superior hay trinidad, ángeles, santos y un largo etcétera. Y necromántica por la “intercesión” de los santos, personajes de carne y hueso que deambularon sobre la Tierra antes de tener su parcela en la urbanización cósmica, intercesión que p0co los distingue de los espiritistas.

En este orden de ideas, hay que saber, ahora, que luego de esas cuatro Emanaciones de orden superior había otras emanaciones secundarias. “Ehecátl”, el mal comprendido “dios del viento” es indistinguible, en un análisis serio, de Ruah Elohim, el Aliento de Dios en tanto Acto Creador. Y aquí aparece Tlazolteotl, “La Que Come Suciedad”.

“Diosa” femenina, que es sugestivo. La que, a estar de trasnochados historiadores, sería la que redimiría en el último aliento los pecados en este mundo. De poca presencia en las crónicas, quizás en tiempos contemporáneos sólo  Gary Jennings, albacea literario de los Illuminati que en su deplorable ¿novela histórica? “Azteca” (de la que hablaremos en su ocasión) le da cierto protagonismo. Producto, una vez más, de la confusión castiza de la Conquista, siempre quedó relegada al umbroso limbo de las deidades menores , en el mejor de los casos, anotadas en lista de espera para reemplazar a Caronte.

Pero resulta que Tlazolteotl es otra cosa. Es una herramienta espiritual, una de las que hemos hablado.

tlazolteotlRepresenta, es, algo innato en la naturaleza humana. La capacidad de resurgir de las cenizas. El Ave Fénix. Es la Fuerza que destruye para regenerar. Es la basura, los residuos, los detritus pero en su faceta fecunda, cuando abona algo que crece sobre él, sobre aquella, sobre éste. Es comprender que si nuestra casa está sostenida peligrosamente con alambres y tablones, no podremos nunca mejorarla de forma permanente si primero no la derrumbamos en su totalidad -antes que caiga sorpresivamente sobre nuestras cabezas mientras dormimos- y levantamos desde cero sus cimientos tras haber limpiado el terreno. Son los miedos que tenemos en el temascal, especialmente, quizás, esa primera vez, cuando casi por instinto de conservación sentimos que queremos escapar, que nos falta el aire, que nos quemamos. A veces, así actuamos, corremos fuera, algunos al grito de “¡me quemo!”, para descubrir después, si insistimos, que no sólo es soportable sino también agradable. Cuando los miedos se metabolizaron en introspección. Porque sólo son los miedos -o, mejor aún, el miedo al miedo- lo que actúa como disparador haciéndonos correr del lugar en que queremos estar en la vida.

Cuando los amigos en que con fiamos nos traicionan, en esa confianza y a veces en otras cosas menos importantes también, como el dinero, la credibilidad, el honor. A veces en todo eso junto. Y es cuando podemos dejarnos doblegar por la decepción, la ira, el desánimo, o encontrar en esa basura moral que alegremente echaron sobre nosotros el fermento vital de un nuevo emprendimiento.

Al perder todo. Confundiendo esto con el final del Camino, cuando en puridad es sólo el comienzo de uno nuevo.

Tlazolteotl. Cuando todo esté perdido, menos el honor, aún está todo por hacerse.

Posted in Esoterismo, Indigenismo, Psicología Esotérica, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , | 2 Comments »

ALQUIMIA E IGLESIA CATÓLICA

Posted by Gustavo Fernández en 23-08-2013

Si el Microcosmos replica el Macrocosmos e inevitablemente la parte del Todo refleja al Todo, el tan mentado “salto cuántico” de la Humanidad debe tener su contraparte a nivel individual. Todavía especulo sobre el salto colectivo. Pero sería poco sincero si no aceptara que en mi pedestre experiencia humana no he tenido mis propios “saltos cuánticos”.
El lector atento, que viene siguiendo mis artículos y reflexiones de los últimos tiempos, ya habrá percibido una pista: mi interés creciente en la Alquimia. Interés que se disparó “cuánticamente” cuando mi profundizar en el Campo Junguiano me estimuló a una relectura de esos viejos textos que ya había conocido en mi adolescencia pero, seguramente como muchos, interpretado como un aplicación literal de enseñanzas veladas de confusiones y sombras.  Como en la “Carta Robada” de Poe el hecho está ahí, a la vista de todos. Pero será que cuando nos sumergimos en la Alquimia estamos esperando algún otro áureo hallazgo, en las mismas palabras de los alquimistas está dicho: quien busca solamente fabricar el oro material es apenas un “soplador”. El verdadero alquimista busca otro oro. El espiritual.

El rey y la reina, yin y yang, masculino y femenino: la Obra implica la complementaridad de opuestos

El rey y la reina, yin y yang, masculino y femenino: la Obra implica la complementaridad de opuestos

Digámoslo de una vez para los recién llegados: hallazgos químicos y hasta supraquìmicos son, en el proceso de la operación alquímica, apenas una consecuencia colateral. Seguramente beneficiosa en muchos casos, pero no lo que buscaba el operador. ¿De qué se trata entonces?. La Alquimia es una gimnasia de cuerpo, mente y espíritu, una Yoga de laboratorio donde, al realizar disciplinadamente ciertas rutinas materiales repetidas a través del tiempo, se producen específicos cambios espirituales y mentales en el operador. Es una gimnasia del espíritu. Y este enfoque nunca fue ocultado por los mismos alquimistas. Lo que sí lo fue, y con lógica, fueron los procedimientos. Y precisamente porque se trataba de un entrenamiento mental y espiritual así debía ser, para que busque quien tenga voluntad de encuentro. Ya que si todo estuviera allí, meramente al alcance de una lectura superficial, ¿qué mérito trascendente tendría?. Un simbolismo tan rico como el de la Alquimia debe siempre su existencia a una razón suficiente y nunca a mero capricho o a juegos fantasiosos. En ella se expresa cuando menos una parcela del alma.
En consonancia con ello, debo al enfoque junguiano las herramientas que me han permitido levantar algunos velos. Y reflexionar, desde otro lado, las conclusiones circunstanciales que deseo acercarles.

No está en mi espíritu (hoy) hacer ningún comentario crítico a la institución católica. Que, para solaz de exitistas y oportunistas (especialmente si son argentinos) pasa por sus quince minutos de fama al entronizarse un Papa argentino. Ya me he extendido sobre algunas consideraciones políticas e históricas en otra oportunidad: respecto a esto, no puedo evitar el irónico pensamiento de recordar que, si es cierto como dice el popularísimo refrán popular de tierras gauchas “Dios es argentino”; ésta vez quedó completamente demostrado: acomodó a un pariente.
Mi interés absolutamente intelectual y sin duda profano trasciende hoy la mundanidad de la institución: la historicidad de la Iglesia la mantiene blindada contra tejes y manejes financieros, manipulaciones partidarias y oportunismos sociales. Si tenemos la capacidad –sé que no es fácil para muchos, quizás el autor incluido- abstraer nuestra observación  de ese marco sociopolítico, humano, material, quizás reparemos en la fuerza oculta de una religión que, como todas otras religiones, deben ser diferenciadas de las iglesias. “Iglesia”, que proviene de “ekklesía”, “reuniòn de hombres” es la institución terrenal. “Religiòn”, “religio”, “religare”, lo que permite al ser humano refundirse con el Uno, la Totalidad, el Cosmos. Es tentador –desde el laicisismo librepensador que me define- sumarme a la quintacolumna de fustigadores de lo eclesial. Y no tengo problemas en hacerlo, si es oportuno. Pero de lo que quiero escribir hoy remite a otra cosa.
Esa “otra cosa” es una lectura desde lo alquímico que permite comprender algunos contenidos de la misma y también señalar, con la humildad de un “outsider”, ciertos bemoles que le quitarían lo que debe ser el bien más preciado de todo Esoterismo milenario (y que alguien venga a discutirme que la Iglesia Católica no lo tiene): su Tradiciòn. Porque más allá de Papas y Bancos Ambrosianos, de curas pederastas y confesores de genocidas, en ésta, como en cualquiera, hay un poder oculto, secreto, que escapa a los propios Illuminati: la entelequia de su Tradiciòn.

Desde ese lugar, hay algo más que evidente: la iglesia cambia lo que no debería cambiar y no cambia lo que sí debería cambiar. De lo segundo, su incapacidad de aggionarse a las políticas sociales, al paradigma cultural dominante, a la propia evoluciòn de la Humanidad. Curas que no se pueden casar y monjas que no pueden dar misa son apenas el eczema de una gangrena que, si no reaccionan a tiempo, puede enfermarla de muerte. Y aquí permítaseme una disgresiòn: muchas voces se levantan aplaudiendo los “cambios” que Francisco, el actual Papa, está imponiendo en su papado. Uno no puede ser ciego a esos gestos. Y, como estudioso de lo inconsciente –individual y colectivo- uno sabe que todo gesto es por definición un símbolo, con una gran carga metafórica, que habla a las profundidades del alma aunque no lo comprendan los sentidos físicos. Pero esos mismos espíritus entusiastas continúan en una espiral de ilusiones, en primer lugar definiendo a esos gestos como “cambios” y, en segundo lugar, pronosticando que son apenas la antesala de los cambios que se vienen. Amigos, lamento el baldazo de agua fría. Los cambios, de haberlos, serán apenas cosméticos. Y más allá de presiones de poder u obligaciones de hermandad, no habrá tales cambios profundos, revolucionarios (¿acaso hay un oxímoron mayor que hablar de un “Papa revolucionario”?) porque por definición no puede haberlos ya que la fuerza de la iglesia es su Tradiciòn y un Dogma que sólo será su columna vertebral mientras se mantenga impertérrito.

Entonces, ¿de qué hablamos si no esperamos ese tipo de cambios que todos aguardan?. Déjenme, siempre desde la óptica alquìmica,  hacer algunas puntualizaciones:

–    Llevar adelante la Misa en la lengua local: la cacofonía, las remembranzas y ecos del latín lo asimilan a un cantar “mántrico”. La fuerza de los sonidos, sus letanías, sus ecos corales, hablan al espíritu, no a la mente. No sería problema dar charlas introductorias a los fieles o distribuirles material explicando cuál es el contenido y, eventualmente, la traducción literal de esos párrafos. Pero hacerlo en el idioma nativo creyendo que se llega más al corazón de los fieles sólo se comprende si consideramos que buena parte del clero contemporáneo ha perdido (o le ha sido negado) el conocimiento esotérico inmanente a su religión.
–    Hacerlo de cara a la feligresía en lugar de espaldas a ésta, porque no es darle la espalda a la gente: es ocupar el puesto, el rol de guía que lleva a su rebaño hacia dios. En la metáfora de los movimientos hay todo un lenguaje gestual que apunta también a lo profundo de nuestra alma: ningún guía lo hace caminando de espaldas. El sacerdote que conoce la vena mística profunda sabe que tiene que mirar hacia el frente, ahí, delante de todos sus seguidores, indicando un camino a seguir.
–    Por eso es importante señalar el valor fundamental de la Reforma luterana para preservar –supongo que Martín Lutero lo sabía- la esencialidad de la Tradiciòn. Que no significa ser retrógrado, reaccionario, ni siquiera ultra conservador: significa no dejar que la “religio” se transforme en un protocolo de fórmulas vacías carentes de espíritu. Por eso el error de Calvino, quien descreyó del “hecho mágico” de la Misa (¿alguien cuestionaría que toda Misa es un ritual de Alta Magia Blanca?) y la convirtió en una “celebración”, en el sentido de representación, despojándola, inevitablemente, de su espíritu.
–    Aceptar con naturalidad la cremación. Sí, este es un tema que, propuesto a debate, puede parecer casi retrógrado. Desde lo profiláctico, lo sentimental y hasta la planificación urbana puede haber muchas razones sensatas para sostener y aceptar la cremación de cadáveres. Pero desde lo alquìmico, hay un detalle. Planteo aquì el razonamiento alquimista y no diré más; sea cada uno quien concluya lo que desee. Pues para la Alquimia, lo correcto es sepultar el cuerpo sin ataúd directamente a la tierra. Así, se consumirá completamente, sirviendo de abono y fertilizando nuevas formas de vida pero también haciéndose un favor espiritual: así como la materia trabajada en el “atanor”, en el horno alquímico, debe pasar por la etapa de “putrefactio” para luego cumplir las sucesivas de “nigredo”, “rubedo” y “albedo” (estoy simplificando; en realidad las etapas de la Obra son doce), es decir, podrirse para que en su seno surja la “estrella matutina” que indica el nacimiento de la sustancia Filosofal, en el cuerpo del difunto deben producirse esas etapas (otra vez; lo Macrocósmico se replica en lo Microcósmico) para que la chispa del espíritu se libere “transmutada” en una naturaleza de orden superior.
–    Cierta cultura progresista nos hace ver como sadomasoquismo la “mortificaciòn” de los ascetas históricos. Uno (yo) tendría que ser cínico y aceptar que sí, que uno mismo así lo ha visto pero, por otro lado, nobleza obliga y debemos aceptar que la apertura mental necesaria –especialmente al asistir a las “Danzas del Sol” mexikas donde los danzantes se cuelgan de las ramas de un árbol con ciertas sogas y espinos que les atraviesan la piel- tiene otras connotaciones. La primera: la “mortificatio” provoca el estado de “nigredo” alquimico.

Pero ocurrirá, seguramente, que habrá quien cuestione la “raíz esotérica” del Catolicismo en particular y el Cristianismo en general. Excede los alcances de este trabajo abordarlo; pero se nos permitirá hacer algunas observaciones, tal como la rica simbología histórica sobre la cual, consultados los mismos sacerdotes, reconocen ignorar su significado u origen que resulta, inevitablemente, encontrarse en la Alquimia.

cruz de evangelización

cruz de evangelización

Tal el caso de la cruz de evangelizaciòn, con una “manta” cruzada sobre el travesaño horizontal que es en puridad la transfiguración de la serpiente de Esculapio.  O la propia, solar figura del Cristo. Generalmente el acento cae sobre la ”realidad histórica” de la existencia de ese Redentor, con lo que su naturaleza simbólica queda en tinieblas, aunque el haberse hecho dios hombre constituyera una parte esencial del símbolo: la confesiòn de fe. Pero la eficacia del dogma no se funda en modo alguno en la realidad histórica, verificada una sola vez e irreparable, sino sobre la naturaleza simbólica, en virtud otra imagen de cruz de evangelizaciónde la cual es la expresión de un supuesto psíquico relativamente ubicuo, que existe aún sin la existencia del dogma. Hay, pues tanto un Cristo precristiano como un Cristo no cristiano, en la medida que el Cristo es un hecho psíquico que existe por sí mismo. Y se sentiría uno tentado a interpretar el ritual de transmutaciòin alquìmico como una caricatura de la misa, si no fuera el ritual de origen pagano y en milenios anterior a aquella.
Lo que es importante comprender es que a la Alquimia (como a la Psicología Junguiana) no le interesa “prima facie”, si Jesús es quien los cristianos dicen que es, ni siquiera si históricamente existiò. Les interesa como hecho psicológico. A ese respecto, el mismo Jung, sobre un tema al que volveremos repetidamente, los OVNIs, escribiò en “Sobre Cosas que se ven en el Cielo” (Editorial Sur, Buenos Aires, 1961) que a los efectos de su abordaje (sólo a esos efectos) no importaba si estos objetos existían o no físicamente, sino su significado psicológico. Pero

 Figures hieroglyphiques d'Abraham le Juif (siglo XVI).jpg


Figures hieroglyphiques d’Abraham le Juif (siglo XVI).jpg

fue más allá cuando sostuvo que su conclusión era que el fenómeno existía tanto en lo físico como en lo psíquico. Y en este punto, la psicología jungiana ve en la figura de Cristo el Arquetipo del Avatar, innato de nuestra naturaleza. Es cuando, entonces, un cristiano podría decir –con buen criterio- que el hecho fáctico de Jesús cristaliza el Cristo arquetípico. Y eso es obra alquímica.

Como elementalmente es Alquimia la interpretación y efecto en la vida cotidiana de las acciones conscientes hechas en los planos sutiles, las observaciones que anteceden en cuanto al valor ancestral de la Tradiciòn y la desnaturalizaciòn que la pérdida de ellas significa compete absolutamente a la exploraciòn intelectual de aquella. Pero aún más: he escrito y declamado numerosas veces que, entre las distintas causas

La vida como laboratorio

La vida como laboratorio

de la pauperización moral de la sociedad contemporánea tiene un rol no menor la “desacralización” de la vida cotidiana. Ver la vida, el trabajo, las relaciones sociales y todo el orbe de nuestro andar por este mundo como individuo y como sociedad de una manera “sagrada”, no significa estar de rodillas elevando preces todo el día ni encendiendo cirios a cada santo a cada paso: es ser voluntariamente consciente de la trascendencia de esos actos cotidianos. Que comer, trabajar, disfrutar del ocio es eso y mucho más. Que nuestras acciones objetivas tendrán un resultado, sí, quizás meramente material, pero una consecuencia espiritual. “Nuestras acciones en esta vida tendrán un eco en la Eternidad”, decía Máximo Décimo Meridio, “El Español”, personaje de la película “Gladiador”. De eso se trata. Y esa desacralización de la vida cotidiana va de la mano con la pérdida de la capacidad de simbolizaciòn y abstracción del mundo contemporáneo, donde es responsable cierto una “cultura popular” que apunta al estímulo sensorial y quizás intelectual, pero no espiritual. En todas las eras, la danza era sagrada, el consumo de vino, de tabaco, de enteógenos era sagrado. El flirteo y seducciòn estaba cargado de erotismo sagrado. Hoy, bailamos por lo sensorial, nos atiborramos de drogas y alcohol para embotar los sentidos, tenemos sexo sin tantos preámbulos. Y perdimos la carga sagrada de las acciones. Eso, satisfecho lo sensorial, desnuda el vacío interior; allí nacen muchas de las angustias existenciales que se precipitan como “penurias”. El individuo siente que “cae” a un remolino pero percibe que allí, en el vórtice, ya no está su Selbst, sino lo espera el vacío. Y para evitar la succiòn arroja allí los estímulos que toma del exterior, buscando llenar un pozo sin fondo. La angustia de sentirse atraído a esas profundidades vacuas aumenta su desesperación vivencial e, incapaz de interpretarlo, trata de dilatar la irremediable atracción arrojando más desechos de estímulos sensoriales que son cada vez más escasos para llenar el vacío que siente que crece. Éste es el Infierno que la iglesia católica disimula bajo símbolos prefabricados. Y con toda esa manipulación, la iglesia católica manipuló a las masas: convirtió su latente Arquetipo del Avatar en el Arquetipo del Consolador. Por esta razón, quien no comprenda y realice concientemente la alquimia subyacente en las pueriles y al parecer infantiles enseñanzas del catolicismo queda excluido del potencial transmutador de su Tradición. Si algo debe señalarse, entonces, como corolario de estas reflexiones, es que sin duda habrá mentes en el Vaticano que conocen perfectamente (y sin duda, con mayor profundidad que un servidor) estos matices: pero son a la vez conscientes que el poder mundano e la institución no se sostendría con una feligresía (ni siquiera con sus propios cuadros inferiores) conscientes y plenos de ese significado, sino embotados en la nube turbia de los simplismos, dejando sólo, otra vez, a ciertas élites la capacidad de comprender, saber, osar. Y callar, claro.

Posted in Esoterismo, Psicología Esotérica, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , | 11 Comments »

 
A %d blogueros les gusta esto: