AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

El negocio con las enfermedades

Por cortesía del preclaro investigador sevillano Ignacio Darnaude Rojas-Marcos les hacemos llegar un interesante trabajo (“En nombre de todos los pueblos del mundo“) que denuncia las complicidades entre los laboratorios farmacéuticos mundiales y que en otros artículos de “Al Filo de la Realidad” hemos señalado como “El Gobierno en las Sombras“, sea éste llamado “Nuevo Orden Mundial” o, más esotéricamente, “Los Iluminados” (1).

Si bien temáticamente podrán ustedes señalar que no condice con el habitual contexto de nuestra revista, creemos que sí lo comparte filosóficamente, en tanto y en cuanto brinda una cosmovisión de lo cotidiano directamente opuesta al stablishment del sistema dominante.

Como hemos expresado en otras ocasiones, hablar en “Al Filo de la Realidad” de ovnis, fenómenos paranormales y otras lindezas es, en ocasiones, sólo una excusa para nuestras verdaderas motivaciones: hacer tambalear las estanterías de los pensamientos fosilizados, derribar los cerrojos oxidados del quietismo intelectual…

Denuncia por genocidio y otros crímenes contra la humanidad
perpetrados en relación con el «negocio con las enfermedades»
de la industria farmacéutica y la reciente guerra de Irak.

El Dr. Matthias Rath y otros presentan esta denuncia ante la
Corte Penal Internacional en nombre de todos los pueblos del mundo.

La Haya, 14 de junio de 2003

El negocio con las enfermedades


El equipo de AFR.

Referencias:

(1) Recomendamos especialmente —por sus implicancias y por articularse con un momento dramático de la Historia contemporánea— el trabajo “Illuminati: El Poder Secreto detrás de la Historia”, de nuestro director, Gustavo Fernández, una propuesta a inducirles a la reflexión, que publicamos en la Revista AFR Nº 89.

Tal vez pase este trabajo sin pena ni gloria, tal vez no. Pero queremos llamar su atención sobre la necesidad no sólo de detenerse unos cuantos minutos para su consideración, sino también referirnos a la oportunidad de reenviarlo a sus conocidos y otros contactos.

Porque lo que se plantea en “Illuminati: El Poder Secreto detrás de la Historia”, es un llamado a la reflexión —como condición previa necesaria a toda reacción— para comprender de qué manera el tan remanido Sistema (siempre odiado, escasas veces descrito) programa a través de los siglos nuestras vidas, nuestras colectividades, nuestros sueños y anhelos. Cómo define quiénes vivirán y quiénes morirán, quiénes serán halagados con una pitanza de lo que nuestras a veces escasas mentes consideran “felicidad” —en cualquier envase que la misma sea presentada— y quiénes no.

Revisaremos el surgimiento histórico de esa secta, pero nos retraeremos a sus arcaicas raíces. Señalaremos cómo, en mayor o menor medida, todas las sociedades secretas que tuvieron marcada incidencia en el devenir de la Humanidad estaban conectadas entre sí, o eran unas sucedáneas de otras. Demostraremos cómo la suma del poder económico y político de los últimos doscientos años estuvo en manos de no más de unas ciento cincuenta familias repartidas por el orbe y vinculadas
comercialmente o sanguíneamente entre sí. Anotaremos cómo sucesos aparentemente periféricos y secundarios —tales como las mutilaciones de ganado en Argentina, experimentos secretos de naturaleza médica en remotos campos, la pandemia del SIDA y maniobras militaristas de los nuevos gendarmes del mundo en territorios tercermundistas— responden a una programática donde a todas luces se renuevan las estructuras del poder, pero asistimos al discurrir aburrido de los mismos rostros de siempre.

Sucesión necesaria de nuestra serie de números especiales donde estudiábamos los aspectos más ocultos del atentado a las Torres Gemelas, ocasiones en las cuales, como ustedes recordarán, el razonamiento y análisis de los hechos nos llevó por andariveles que no pensábamos transitar, este trabajo será oportunamente criticado, denostado o alabado. De lo que estamos seguros es que, una vez más, no permanecerán ustedes indiferentes.

2 comentarios to “El negocio con las enfermedades”

  1. Eduardo Nieto said

    mmm…Si existen los illuminati , tambien existen los oscurinatis, osea aquellos que mantienen el cerebro en oscuridad permanente y que son la mayoría, ya que no saben emplear el voto, se dejan llevar por las telebobelas, por los partidos de futbol, etc etc. Y esos oscurinatis si que son peores eh.
    Sería lindo gustavo que hicieras un programa sobre estos seres oscurinatis que son los verdaderos enemigos del mundo. Ellos todo lo permiten.
    Jesucristo dijo: Si quieres cambiar al mundo comienza por ti mismo. Y yo por supuesto que me pregunto “y como van a hacer ellos para cambiarse el software que tienen instalado en sus cerebros?”.
    Un abrazo desde Barranquilla

    Me gusta

  2. María Elena Alvado said

    Los felicito hermanos. Como los Chilenos, van por buen camino. Hermosa Webb, voy a leer todo,soy nueva pero ya andaba con ganas de irme por Uruguay, hay gente y grupos muy valiosos que espero me desburren y compartirles
    lo que se porque lo vi. SALUDOS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: