AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

Archive for the ‘Los Illuminati’ Category

Podcast AFR Nº 189: Texas y Nuevo México misteriosos

Posted by Quique Marzo en 13-08-2017

Escuchá AFR, con Gustavo FernándezUn programa especial con los comentarios y reflexiones de Orlando Rodríguez y Gustavo Fernández, en su paso por Aurora, Texas y Roswell, Nuevo México; el Museo de la Creación en Glen Rose (con un martillo de millones de años) y las huellas de dinosaurios en el lecho del río Paluxy mezcladas con otras… ¡humanas y de pies calzados! También pasaron por el “museo de JFK” y nos ofrecen sus reflexiones sobre otra de las grandes conspiraciones del siglo XX.

 

Lectura recomendada: Humanoides entre dinosaurios

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Anuncios

Posted in Arqueología Revisionista, Entrevistas a Gustavo Fernández, Los Illuminati, Ovnilogía, Podcast, Revisionismo Histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , | Leave a Comment »

Podcast AFR Nº 188: Humanoides entre dinosaurios

Posted by Quique Marzo en 28-07-2017

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Glen Rose, un pequeño, típico pueblito al noroeste de Dallas (Texas, EE.UU.), dos horas de carretera. En el limo fosilizado del lecho del río Paluxy hay huellas de dinosaurios… mezcladas con otras humanas. Pareidolias… ¿de pies gigantes… y calzados? ¿Hubo una humanidad anterior a la nuestra o extraterrestres? Creacionismo. Museo de la Creación. Un martillo de 140 millones de años. ¿Por qué estas evidencias están en ese museo? ¿Se molestan los académicos en ir al museo y verlas?

Comentarios de los oyentes (también a través de audio) y reflexiones finales.

 

Lectura recomendada: Humanoides entre dinosaurios

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in Arqueología Revisionista, Los Illuminati, Ovnilogía, Podcast | Etiquetado: , , , , , , , , , | Leave a Comment »

CLAVANDO UNA PICA EN ROSWELL

Posted by Gustavo Fernández en 21-07-2017

Frente a uno de los “dummies”

Promediaba el siglo XVI y transcurría la guerra de España contra los Países Bajos por el territorio que entonces se llamaba Flandes cuando una frase comenzó a hacerse popular: “clavar una pica en él”. Remitía a una operación difícil pero que se justificaba por hacer acto de presencia en el lugar. No resolvía el conflicto clavar una “pica” (una lanza corta de infantería) en el lugar, pero era dejar una impronta. Y sentar un precedente con la intenciòn de articularlo con acciones posteriores. Y

Sala para ufólogos

desde entonces, la frase –que estimo deliciosa por historicidad y remembranzas) se emplea para aquellas acciones que si bien no resuelven definitivamente nada ni aportan respuestas, son más un logro personal, una remisiòn al “yo estuve allí”.

Yo he clavado mi propia pica en Roswell

Clavando un alfiler en Roswell

El hecho es mundialmente conocido. Entre el 4 y el 5 de julio de 1947 (el dato es indefinido), durante una tormenta estival, algunos habitantes de Roswell y el ranchero Marc Brazel vieron caer del cielo algo que definieron como “un bólido de fuego” estrellándose, no en Roswell (como perdura en el ideario popular) sino en Corona, a unos 50 kilómetros del pueblo. Si citamos a Brazel es, precisamente, porque en sus tierras halló los restos que

La biblioteca

despertarían tanta controversia, y éste es un detalle al que regresaremos luego, por ser fundamental.

Llegando al museo

En rápida y por ello, necesariamente incompleta e injusta síntesis, podemos decir que informados por Brazel los oficiales de la cercana base aérea (el Batallón 509 de Bombarderos, mismo que fue responsable de arrojar la bomba atómica sobre Hiroshima) con el hoy famoso Jesse Marcel a la cabeza, se dirigieron al lugar y durante varios días estuvieron recogiendo los “restos metálicos extraños” que se habrían eocntrado. La misma base emite un primer comunicado diciendo que la USAF había encontrado los restos de un “platillo volante”, pero dos días después se obliga al oficial Marcel a aparecer públicamente desmintiendo esa información y, atribuyéndose un “error personal”, decir que lo hallado era un “globo sonda” de investigación metereológica, exponiéndose así a un escarnio que no desapareciò con las décadas. Durante años la cosa pareciò esfumarse, hasta que pasadas un par de décadas y de la mano de investigadores OVNI recupera exposición pública. Es cuando, en los años ’70, la USAF reaparece con otra explicación (en tiempos en que comienza a correr el rumor que además de los

Miradas del museo

restos se habría recuperado los cadáveres de presuntos tripulantes extraterrestres): se trataría de “dummies” muñecos de plástico y madera símil humanos que habrían caído de un globo de experimentación estratosférica y confundidos con alienígenas. Y en los ’80, la misma USAF, olvidando sus explicaciones anteriores, vuelve a aparecer en escena afirmando que en realidad se trataba de un globo del “experimento Mogul”, un experimento ultrasecreto destinado a detectar desde las capas altas de la atmósfera los efectos de experimentos nucleares igualmente secretos de la Unión Soviética.

Fueron los tiempos de la mediáticamente difundida (y tan denostada) “autopsia de un extraterrestre”, comercializada a nivel mundial por Ray Santilli. Tiempos en que un ex mayor del ejñército norteamericano, Phillip Corso, publicaba su libro “El día después de Roswell” donde iba más lejos aún, sosteniendo que buena parte de la tecnología tan doméstica hoy (microondas, fibras ópticas, etc.) devino de lo recuperado en ese accidente de una nave extraterrestre. Y se intensificó un debate mundial que solamente no ha cesado (aunque cada parte cree tener todas las respuestas) sino que continúa presentando aristas interesantes. Así que ahora, con el permiso de los presentes, vengo a sumarme.

 

Afilando la punta de la pica

 Fue la oportunidad gesta del amigo Orlando Rodríguez y su esposa Carmen, de Tyler, Texas, que desde hace años vienen bregando por una conferencia mía en su ciudad. Y este año, materializaron el proyecto, donde esa conferencia es apenas una anécdota al lado de lo que me resultó tanto más enriquecedor: compartir una quincena de viajes e investigaciones en el

Miradas del museo

sur de Estados Unidos –allí íbamos, sumando millas, este adorable matrimonio, su hijo Orlandito y yo- de las cuales era un hito especial visitar Roswell. Y ver qué podíamos averiguar.

No me hacía demasiadas expectativas, toda vez que hace años que he aprendido que la mejor manera de no desilusionarse en la vida es no ilusionarse primero. Quería conocer el famoso “Museo UFO”, más por cholula curiosidad turística que en espera de encontrar algo nuevo. Y me sorprendí gratamente. Pero no nos adelantemos.

No soy tan ingenuo para sostener que una vista de un día me hará un agraciado del Universo descubriendo todas las respuestas. Pero sostengo –por ello lo hago- que estar “en el lugar”, hacer una “inspecciòn ocular” permite construir el “teatro” de la información tantas veces leída o visualizada, cruzar contextos, mirar a los ojos a personas del lugar. Y modificar perspectivas, ratificando o rectificando algunos tips. De eso, hubo mucho.

El museo me sorprendió. Sumamente profesional –en términos turísticos- en su concepción, no es (como escépticamente creía a priori) una modesta edificación con algunos recortes periodísticos y un par de maquetas. Extenso, bien distribuido, combina con acierto los dioramas para el turista de poca exigencia (aliens y ovnis luminosos en animatronics lanzando gases y luces) con mucha documentación de época, reportajes visuales a testigos del incidente aún vivos hasta hace unos años, material y fotografias recogidos sobre el terreno. Y algunas sorpresas:

En el museo se explica detalladamente cómo una expedición conformada por arqueólogos profesionales visitara el sitio de la caída en setiembre de 2002. El equipo pertenecía a la Universidad de Nueva Méjico, y su informe final decía, parcamente, haber encontrado “evidencias indefinidas de posible validez histórica”. William Doleman, jefe del equipo, se negó a aceptar públicamente que se trtara de rstos de una nave extraterrestre, por lo que cierto periodismo –tendencioso o de lectura ligera, vaya a saberse- concluyó que todo “era un fiasco”. La verdad es otra: como se explica detalladamente en el museo, las excavaciones –centradas en tamizar la tierra removida en 1947- encontró más restos, éstos dorados –aquellos primitivos eran color plata- que se derivaron para análisis. Los resultados simplemente señalaron que se trataba de “aleaciones de extremo grado de pureza” y todo pareciò haber cáido en el olvido.

Pero realizar esa explortaciòn, financiada por la Tv norteamericana, costó ciertas negociaciones: en 1998 las extensísimas propiedades –que alguna vez fueron de Brazel- fueron compradas por una firma, “L&S Cattle Co.”, dedicada a la explotaciòn ganadera, la que, hace unos cuatro años, decidiò no volver a permitir el acceso público al lugar.

Pero regresemos al museo. Además de esa parte “turística” ya mencionada, lo que me asombró particularmente es que está concebido como un espacio para la investigación. Efectivamente, el mismo cuenta con dos amplísimas salas colaterales, una de ellas una biblioteca disponible para todo público (calculo con un par de miles de libros en inglés) y otra más, con colecciones de material donados a través del tiempo por investigadores: publicaciones imposibles de conseguir en Internet, fichas manuscritas de casuística OVNI de cuatro o cinco décadas, fotocopias, millares de fotocopias amarillentas de reportes, recortes periodísticos y un interminable etcétera. En ambas salas, dos enormes mesas para conferencias y cómodos asientos esperan a los ufólogos que decidan instalarse unos días en la ciudad y acometer el trabajo de bucear en ese ingente inventario de materiales documentales. Y debo detenerme aquí. Porque si ustedes piensan que el museo es sólo ocasiòn de una visita rápida, unas fotos y comprar algún “souvenir”, están completamente equivocados.

Tiene respuestas. Sólo que hay que saber mirar. Y helas aquí.

Respuesta número 1: Como dije anteriormente, la USAF planteó en los años ’70 la “explicación” que los cuerpos pretendidamente extraterrestres se trataban, en realidad, de “dummies”, es decir, de muñecos para evaluar consecuencias de impactos y otras exigencias de la investigación aérea. Los dummies exhibidos en el museo son de esa época. Lo que la explicación oficial olvidó mencionar (y los medios periodísticos que la recogieron obviaron investigar) es que los dummies fueron empleados a partir de 1953 (de hecho, el proyecto de creación de los mismos es de 1952) y el caso que nos ocupa es de… 1947.

Respuesta número 2: “Pero –se me dirá- ese error es comprensible porque, como años después la misma Fuerza Aérea explicó, aún entonces era secreto el proyecto Mogul, sólo que había que dar una explicación”.

Explicaciòn para nada convincente. Ya que la historia de los dummies fue una rápida e imprecisa respuesta al cuestionamiento de la presencia de cuerpos, no de restos metalizados…. Que es lo que trata de explicar el proyecto Mogul.

Y entramos de lleno en esta “explicación”.

Los globos de este proyecto eran llenos de helio –gas no inflamable, es importante recordarlo- y de una larga cuerda colgaban tetraedros de papel aluminio montado sobre armazones de varillas de madera. Sí, esa misma “varilla” que, según dicen, presentaba cinta adhesiva con detalles dibujados de color púrpura que sería lo que algunos testigos, al verlos, confundieron con “escritura alienígena”. Globos de –repito- gas no inflamable, larga cuerda, tetraedros de papel aluminio y listones, varillas de madera. Cuando Jesse Marcel hace su segunda aparición frente a periodistas es lo que exhibe como “prueba” de lo hallado.

Pero….

En el museo de Roswell no solamente es posible leer los originales, verdaderos recortes periodísticos de esos días. También, escuchar en off la grabaciòn de la emisora radial local, las dos tandas informativas previas a la conferencia “explicativa”. En una, informa la observación de la caída de aquél “bólido de fuego” (¿recuerdan?). En otra, el hallazgo de los restos por Brazel.

Esa caída, la noche previa al hallazgo, fue vista por Dan Wilmout y su esposa, sentados en mecedoras en el  porche de su casa. Por Steve Robinson, que conducía un camiòn lechero de regreso a su hogar. Por el propio Marc Brazel, también sentado frente a su rancho en el desolado desierto viendo llegar la tormenta. Precisamente porque lo vio caer, es que supo al otro día dónde buscarle en una extensión tan inhóspita. Búsqueda que no hizo solo: primero se acercó al rancho más cercano, de su vecino apellidado Proctor, preguntádole si quería acompañarle y ante el desinterés de éste, invitas –y s ele permite- llevar a Dan Proctor, hijo del mismo, con quien encuentra los restos. Es luego cuando se dirige  la base militar y comunica a los oficiales el hallazgo.

¿Y qué es de todo esto tan importante, dirán ustedes?. ¿Es que nadie se ha dado cuenta?. Un globo, Mogul o sonda, no estalla y cae como un “bólido de fuego” a tierra. El helio es incombustible. El papel o tela metalizada, también. ¿Las varillas de madera?. ¿Acaso puede suponerse que si esas varillas, por el motivo que fuere, se incendiaran a miles de metros de altitud, llegarían aún encendidas a tierra?. ¿Y semejarían un “bólido de fuego”?. Precisamente porque en esa tormentosa noche cerrada cayó así es que Brazel lo advirtió y pudo buscarle. Está claramente explicado en los recortes de la época. Si hubiera sido un globo habría caído en silencio y oscuridad, y vaya a saberse cuánto tiempo transcurrido hasta ser hallado.

Los mismos militares, en la “versiòn oficial” señalan esto: Brazel “ve caer restos incendiados”, busca, halla lo que no entiende avisa a la base y ellos identifican al “globo”. ¿Brazel mintió y no vio caer nada “incendiado”?. ¿Porqué los militares admiten a los periodistas de la época que sí lo había hecho?. ¿Si no estaba en llamas, qué le habría llevado a buscarle al día siguiente?.

Déjenme hacer una ambientaciòn antes de continuar. Como escribí y en contra del error popular, el objeto no cae en Roswell, sino en Corona. Buena parte de la carretera hacia allá es asfaltada pero otra buena parte es de tierra, de terracería, concretamente la B020. Tardamos dos horas y media en llegar, en nuestra moderna camioneta con la mitad de camino de una carretera que no existía en aquél entonce. Todo es un inmenso, inconmensurable desierto. No cruzamos ni una persona en todo ese tiempo. Pero a seis millas del lugar, una cerca prohíbe hoy el paso. Aquí ocurriò lo que en el museo y otros comercios de la ciudad nos habían advertido: los actuales propietarios –o el Gobierno, según las fuentes- no querían accesos públicos al lugar. Hoy, es lo más cerca que se puede llegar, y a unos seiscientos metros está aún el que fuera el rancho de Brazel desde donde sin duda se vigila si alguien tratara de entrar subrepticiamente. Y con la policía de Texas no se juega.

Ahora bien, la inmensidad es tal que si Brazel no hubiera tenido una referencia previa no habría pasado “por casualidad” por el lugar. Pero luego contaremos algo más sobre el sitio. Volvamos al museo.

Respuesta número 3: ¡Qué poco se habla de esa expediciòn arqueológica!. Y, sin embargo, es un hecho: “algo” encontraron, de dudosa naturaleza, según sus propias palabras, pero que “amerita investigaciones posteriores”, lo que es una forma de decir la fuerte presunciòn que en el sitio del “ufocrash” aún espera algo más.

Respuesta número 4: Hay notas de color en ese museo. Por ejemplo, la desconfianza y recelo que después del acontecimiento Marc Brazel despertó entre los otros habitantes del lugar. ¿Porqué?. Porque este ranchero, quien era descripto –está allí, en las amarillentas páginas de exposiciones frente a la policía hechas en los años 70 por hijos de algunos testigos de la época, exposiciones certificadas por el “Marshall”- quien era descripto como “carente hasta de un nickel” (una moneda) sorpresivamente aparece con una camioneta nueva, reluciente, hace exhibición de dinero y durante unas semanas es prudentemente seguido a distancia por un vehículo militar. Tiempo después, Brazel vende la propiedad y se muda del condado, y jamás vuelve a hablar del episodio.

Respuesta número 5: Es conmovedor leer, en los paneles del museo, las declaraciones y ver las fotografías, en película ya envejecida como que son de los años 80 y 90, de los entonces habitantes ancianos de Roswell que en las postrimerías de su vida ratificaban tantas historias: la presencia de cuerpos extraños en la base, los rumores asustadizos y angustiados que personal civil de aquella comentaba en voz baja en bares y comercios en los días siguientes, la desaparición de un par de ellos que parecen haber hablado demás: allí están el ayudante del sheriff, el propietario de la casa mortuoria, tantos nombres y historias repetidos hasta el cansancio pero aquí avalados por quienes, conscientes de su cercanía a la muerte, sabían que pronto estarían lejos de cualquier amenaza militar. La filmaciòn de un ya muy anciano Jesse Marcel, diciendo que por fin podía hablar de lo que había callado en tantas décadas, y que ratificaba sus primeras declaraciones… sólo se me ocurre pensar que el desconocimiento –si no una mediocre mala fe o un seudo escepticismo de aparecer como “científicos”- puede llevar a algunos ufólogos a desmerecer lo que ocurriò allí.

Pero había que ir allí.

 

 En medio de la nada

Camino al desierto

 Sabíamos que seguramente no podríamos llegar al mero sitio, pero la idea era aproximarnos lo más posible. Como dije antes, lo hicimos en extraña, completa soledad. O no tan extraña: es muy particular la psicología del norteamericano medio. Cuando visitamos el museo había un buen número de visitantes (pero yo era apenas el segundo argentino en hacerlo, por lo menos, eso parecía indicar el alfiler clavado en el mapa mundial de visitantes) procedentes de las partes más diversas de USA. Algunos de ellos también consultaron sobre el sitio del accidente, y recibieron las mismas respuestas que nosotros: soledad, lejanía y prohibición. Y bastó para desalentar a (casi) todos. El norteamericano medio emprendería esa travesía dotado de un equipamiento ultra sofisticado, cómo no (mientras que nosotros, bien latinomericanos, nos bastaba con unas botellas de agua y el tanque de combustible lleno) y, menos aún, si el “gobierno” u otra umbrosa fuente prohibía el acceso. Como ya he anticipado, a seis millas, unos diez kilómetros de donde el GPS no señalaba el sitio de la caída, una cerca, cerrada, nos prohibía el acceso. Pero el estar ahí también sumó otras respuestas:

La cerca

Respuesta A: Brazel no estaba entonces lejos del sitio donde cayó el objeto no identificado, lo que explica que en la mañana, en pocas horas, pudiera localizar el lugar. Si su rancho hubiera estado más alejado, como los otros de la regiòn, difícilmente hubiera determinado con precisiòn el punto, en una geografía monótona con difíciles referencias visibles.

Respuesta B: Comenté que la extensísima propiedad pertenecía desde 1998 a una empresa: “L&S Cattle Co”, dedicada a actividades ganaderas. Pues bien: sólo se observan doce vacas. No es zona de pastizales por miles de kilómetros cuadrados, y no se entiende semejante extensión para un número tan exigüo de animales. Pero hay más, una búsqueda en Internet muestra la presencia de otras empresas “L&S”…. pero ésta, en Nuevo Méjico, cuando menos en la web, no existe con sitio propio, apenas una referencia en páginas de indexaciones comerciales o estadísticas del estado.. Estoy totalmente convencido que es una “tapadera”, una cubierta de otras operaciones.

Frente al portón cerrado

Tomamos unas fotos en el lugar, grabamos algún audio y tiramos un video, y nos regresamos. Con la firme determinación (y un plan en mente) de obtener medios para ingresar más adelante. Pero, cuando menos, estaba clavada la pica en Roswell.

Ah, bien. ¿Conclusiones?. Alguna vez me pregunté si se trataba de prototipos de los tan mentados “ovnis nazis” re-experimentados en la zona. No me terminaba de convencer la “hipótesis extraterrestre”, por ejemplo, por la gran cantidad de “accidentes de ovnis” en la regiòn en trece años que pasan a ser esporádicos y repartidos en toda la

El próximo campo de aviaciòn, que aún conserva un área militar, opera con avanzadoa tecnología que sobrevuela el lugar.

superficie del globo luego de 1952. Pero hay cosas que viendo el material son evidentes: no había otros grupos militares buscando nada; sólo los del 509º recogiendo restos. Es evidente también, el enorme esfuerzo militar y gubernamental en tapar algo, esfuerzo no solamente de esos años sino de décadas siguientes, y aún hoy. Deentonces, admitir que -nuevamente- la hipótesis de caída d euna nave extraterrestre recupera méritos

A la distancia, el rancho que fuera de Brazel

propios. Tantos, como para regresar, posiblemente en un año, a seguir investigando.

 

Posted in Investigación OVNI, Los Illuminati, Ovnilogía, Ovnis y militares, Revisionismo Histórico | Etiquetado: , , , , , | 4 Comments »

OFICIAL: LOS CHEMTRAILS EXISTEN

Posted by Gustavo Fernández en 16-04-2017

“Es paranoia”, nos decían. “No tiene sentido fumigar la atmósfera con químicos”, nos decían. “No tiene validez científica” nos decían.

Y ahora, según informa el periódico inglés “The Guardian”, ocurre que, oficialmente, sí existen.

Los profesores de Harvard, David Keith y Frank Keutsch quieren fumigar el cielo con óxido de aluminio y otros químicos para “experimentar” con geoingeniería. Lo llaman Solar Radiation Management (SRM), Gestión de Radiación Solar, ya que el propósito de estas fumigaciones es tapar el sol para supuestamente combatir el cambio climático.

Tal como informa el periódico británico, The Guardian:

 

“Científicos americanos realizarán pruebas de inyección de aerosoles en la estratosfera de la tierra, a una altura de 20 km, en el mayor programa de geoingeniería solar hasta la fecha con el objetivo de estudiar el potencial de una solución tecnológica para paliar el calentamiento global.

El proyecto ha recibido 20 millones de dólares y en unas semanas será puesto en práctica con la intención de valorar si la tecnología puede simular de forma segura los efectos de enfriamiento provocados en una erupción volcánica por si en un futuro fuese necesario su uso para proteger el planeta.Los científicos afirman que el planeta podría ser recubierto por un escudo solar por 10 millardos de dólares al año.

La propuesta llega por un plan de las Naciones Unidas llamado “Iniciativa gubernamental de geoingeniería” y de otra propuesta del Carnegie Council llamada “Iniciativa gubernamental de Geoingeniería Climática Carnegie”. Igualmente, el director de la CIA, John Brennan, ha propuesto que se fumiguen los cielos con el programa Solar Radiation Management (Gestión de Radiación Solar) para combatir el cambio climático”.

Por supuesto, ahora nos dirán que estos Chemtrails no tienen nada que ver con la teoría de la conspiración que supone tanto la modificación del clima (pero no con fines benéficos y humanitarios, sino, por el contrario, para desbalancear economías), el control de la conducta humana, etc.

Si ya mintieron una vez, ¿podemos confiar que no seguirán haciéndolo?

Posted in General, Los Illuminati, Ovnis y militares, Política y Esoterismo | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

Podcast AFR Nº 182: Planeta Alcatraz

Posted by Quique Marzo en 12-03-2017

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

En este episodio de Al Filo de la Realidad:

  • Reflexiones sobre la mal llamada “globalización”. Cerrar las fronteras no es proteger a la gente ni evita el control. Hemos colocado al científico en el lugar del sacerdote de hace 500 años, consensuando la Matrix. El cambio es individual. ¿Dónde están los Illuminati? En control de la información.
  • ¿Cómo operan los guardiacárceles? Interpretando la tapa de “The Economist”. Bush, Clinton, Obama y Trump. Papa Francisco. El espionaje electrónico. Reflexiones finales.
El Mundo en 2017.

El Mundo en 2017.

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in General, Los Illuminati, Podcast, Política y Esoterismo, Vivir Mejor | Etiquetado: , , , , | Leave a Comment »

LA GLOBALIZACIÓN EN UNA TIRADA DE TAROT

Posted by Gustavo Fernández en 01-03-2017

2017En diciembre de 2016, y como todos los fines de año, la prestigiosa revista “The Economist”, una patriarcal publicación inglesa (fue fundada en 1843) y que es hoy el “rostro público” de una de las familias más poderosas del planeta: los Rotschild, asombró al mundo (lego y especializado en economía) con una portada atípica: una tirada de Tarot, y una referencial tangencial al “planeta Trump”.

Diversos especialistas (o no tanto) en cuestiones herméticas han arrojado explicaciones tentativas de su significado. Navegando en Internet, uno encuentra muchas “lecturas”, algunas gratuitamente audaces, otras sugestivas. En unos casos, por estudiosos de este antiguo método oracular que es el Tarot; en otros casos, lisos y llanos “conspiranoicos” o vendedores de ilusiones buscando promociòn.

Querer hace una extrapolación geopolítica y macroeconómica nos excede, toda vez que no es nuestra formación. Pero como estudiosos del Esoterismo en general y el Tarot en particular, podemos tratar de inferir cuál es el “mensaje” enviado por los Rotschild a través de esta portada.

Y ello no es una afirmación gratuita. Todo apunta a señalar (yo mismo lo he volcado en numerosos trabajos) que esta poderosa familia se encuentra íntimamente ligada a lo que, simbólicamente, llamamos “los Illuminati”: un Poder en las Sombras, una organización, secreta y esotérica, que a través de los siglos (sin duda identificados con otro nombre porque, si ése fuera la denominación de esa sociedad secreta, ya no sería tan secreta), una alianza sanguínea y matrimonial de familias que manejan el mundo de manera que los “poderosos” visibles son apenas sus CEOs. Y continuando en esa línea, “The Economist” es “la voz” de los Rotschild, que es como decir entonces, la cara pública y “maquillada” de los Illuminati.

Algún exégeta podrá decir que la portada en cuestiòn es apenas una “licencia artística”, una forma un tanto “naif” de llamar la atención. Quien lo diga cometería el error de ignorar cómo proceden los Illuminati pero, más gravemente, de cómo procede “The Economist”. Y por si no fuera suficiente: la característica de esta revista es que sus artículos no son firmados, porque, todos, representan la opinión consensuada del Consejo de Administraciòn. Una vez más, de los Rotschild. Todo ello nos lleva a la conclusión que esta portada es un metamensaje, un mensaje críptico y simbólico no al “gran público” potencialmente comprador, sino a “quien tenga ojos para ver”. De allí, la importancia que asignamos a su interpretación.

Habrán observado que me he referido hasta aquí en primera persona del plural: “nosotros”. Porque éste no es un trabajo individual. Junto a Cristina Magno y Javier Paul, un servidor, en el seno del debate de la Logia “Ad Lucem Per Voluntatem” de la R . : Orden Hermética y Pitagórica a la que pertenecemos, sometimos a estudio, reflexiòn y meditaciòn (el triple arco de las herramientas iniciáticas) la mirada a esta Tirada. Y acercamos estas conclusiones proviusorias.

2017bLo primero que es evidente es que los ilustradores se inspiraron en el Tarot Raider Waite, de Oswald Wirth (1889), lo que no es un dato menor, pues el mismo pertenecía a la sociedad esotérica Golden Dawn a la que, por otras parte, habría pertenecido Walter Bagehot, yerno de James Wilson, fundador de The Economist, y director él mismo durante unos años de la publicación.

Luego, es aún más significativo que este Tarot ha sido modificado, señalándose estas observaciones:

-. La Torre parece indicar una clave: los intereses de los grupos económicos siempre sobreviven a las formas históricas que adquieran las estructuras sociales, políticas e institucionales sobre las que se sostengan. La imagen divide a la sociedad entre capitalismo y comunismo, o al menos, demonizando al comunismo, una forma moralizante de identificar a los “buenos” y a los “malos”.

– Sigue El Juicio con un Trump sentado en el trono como El Emperador, pero envestido de los atributos que corresponden a La Emperatriz. Una clara referencia a la defensa d elos propios intereses y el rol de “tercero en discordia” masculinizado aquí, que impone autoridad de manera expeditiva aún allí donde no se le pide, pero no sin antes “ordenar el frente interno” si es necesario con dureza. Empero, lo verdaderamente significativo es ese “Emperador” del mundo sobre la carta del Juicio que dice que el Emperador no sólo asume el poder mundano sino se arroga el poder moral. Y aún más, esta carta está inclinada respecto de la línea de cartas, lo que resalta su simbolismo: perversión, en el sentido de “desvío de lo correcto”.

– La siguiente, la Estrella, una carta habitualmente “espiritual” que aquí es degradada a condiciòn materialista por su sugerente similitud a los Oros de los Arcanos Menores y por su referencia numérica a la carta El Diablo. Los rostros anónimos podrían ser interpretados como la subordinación de lo personal a los intereses materiales.

– En las cartas originales de El Juicio y la Estrella los personajes aparecen desnudos, símbolo esotérico de verdades reveladas. Aquí no: vestidos, señalan que hay cosas que deben continuar permaneciendo “veladas”.

 – Entre estas dos cartas se desarrollan una serie de ideas secundarias que indicarían los medios necesarios para hacer efectiva una consigna: que el “valor económico” rutile en el cielo de la humanidad como único “valor”. Han cambiado las reglas del juego, pero el Juego seguirá siendo el mismo. El Bien y la Verdad corresponderán a las propias convicciones y los propios intereses, y cada vez se depreciará más el concepto de una “moral” y una “ética” como valores ponderables en sí mismos. En consecuencia, ya no será necesario el ocultamiento de las verdaderas intenciones, ya que estas terminarán no sólo siendo resignadamente aceptadas sino en un extraño giro del “síndrome de Estocolmo”, hasta deseables y admirables por parte de los sometidos. La rotura de acuerdos o alianzas ya consensuados que no se cumplirán (esto, de hecho, ha comenzado a ocurrir para cuando estamos redactando este artículo)  y vínculos que deberán interrumpirse en forma brusca sin importar las consecuencias.

– La carta de El Ermitaño muestra una “masa popular”, protestando, reclamando, pero inevitablemente conducidos por las estrechas márgenes de una quebrada o garganta: protestan buscando cambios, pero están condenados a moverse en una direcciòn prefijada. Desde la altura, el Ermitaño observa solitario la escena: sólo quien alcance la “luz” del discernimiento y se aparte del conjunto podrá tener una perspectiva objetiva de todo el escenario.

El Mago es todo un hallazgo: el Mago, manteniendo en alto el Cetro de Poder, “produce” en serie viviendas, mientras tiene la cabeza cubierta con un casco de… realidad virtual. El Mago es USTED, quien consulta esta tirada: su perspectiva de la Realidad es “virtual”, es Matrix, mientras creyendo ser “libre” (el Cetro en alto) oprime frenéticamente el botón de la maquinaria que da, a usted y los suyos, seguridad y estabilidad (¿hay alguna imagen más icónica –y engañosa a la vez- de seguridad que el “meme” de “la casa propia”?).

La Rueda de la Fortuna nos muestra a la Uniòn Europea y sus personajes prominentes, torturados y siempre al temor que “les parta un rayo”, sometidos al verdadero Poder, frente al cual, la “voz del pueblo” expresada en las urnas carece de significado alguno (obsérvese que los votos, en las urnas, están marcados con “X”, símbolo de anulaciòn).

El Mundo muestra, en esta “licencia”, libros abiertos y cerrados (el Conocimiento y el Saber será accesible a unos sí, a otros no) mientras en la tragedia de la vida (representada por los rostros de la Comedia y la Tragedia representados como máscaras), El Saber (universidad), la Religiòn (templo) y el Poder Oculto (pirámide) sientan las bases de los lazos que conectan e interrelacionan todos esos factores.

– Finalmente, esa Muerte, a caballo y acompañada de insectos (símbolo de Putrefacciòn) se acercan a un árbol que tiene mucho de hongo atómico. La Muerte, el temor a la Muerte Global, rondará, deberá hacerse rondar, pero no llegará.

Para concluir, de manera lineal: Es necesario acrecentar la divisiòn ilusoria de las ideologías, de la gente, para que amoralmente quien se haga de los “atributos” necesario imponga la “disciplina” del materialismo y los propios intereses, mientras férreamente se controla la información y la percepción de la Realidad, aceptando que siempre habrá “anomalías en la Matrix” (disculpen la inevitable referencia a la película homónima …. Si es que a ustedes s eles escapó el enorme simbolismo implícito en la misma). Todo ello deberá continuar a la sombra del Temor Permanente, buscando “entretener” al Mago (si el Mago está entretenido y distraído, olvida o desconoce sus poderes de Mago, es decvir, de quien puede cambiar “su” mundo a su sola voluntad) poniéndose la atención en mantener a la Uniòn Europea en un estado de zozobra constante, haciéndoles perder las oportunidad de recuperar un espacio de autoridad mundial que subvirtiera los intereses de… ya saben quiénes.

Posted in Esoterismo, Los Illuminati, Política y Esoterismo, Psicología Esotérica | Etiquetado: , , , , , | 1 Comment »

Podcast AFR Nº 180: Influencias sobrenaturales en la geopolítica mundial

Posted by Quique Marzo en 08-02-2017

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

En este episodio de Al Filo de la Realidad…

  • Explicando el contexto de lo sobrenatural. La complejidad del fenómeno trasciende a lo extraterrestre. Las creencias tras la interpretación de la realidad. Las inteligencias no humanas. Todas las organizaciones vinculadas a los Illuminati realizan prácticas esotéricas iniciáticas. Agendas centenarias nos llevan a pensar en entidades no humanas.
  • El análisis se basará en dos contextos: 1) La influencia directa y explícita sobre los hechos o los personajes que digitan la geopolítica mundial. 2) La mirada sobrenatural sobre hechos, eventos y personajes de la geopolítica mundial. Consideraciones sobre el Papa Francisco y la Iglesia Católica. La situación en Oriente Medio. El “Libro del Conocimiento”. James Hurtak y el fundamentalismo.
  • Comentarios acerca de Donald Trump, actual presidente estadounidense. Portal Cobra. La Hermandad de la Estrella. La Hermandad de la Serpiente. El reverdecer de la Teoría de la Tierra Plana y otras, como campaña de desacreditación de movimientos alternativos de cambio de conciencia. El facilismo y la verdadera evolución espiritual.

 

 

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in Los Illuminati, Parapsicología, Podcast, Política y Esoterismo | Etiquetado: , , , , , , , , | Leave a Comment »

UNA MIRADA HOLÍSTICA POST TRUMP

Posted by Gustavo Fernández en 08-02-2017

Trump         La globalización es irreversible, quizás porque el tiempo se mueve sólo en una dirección y el concepto de “nación” pase a la historia como pasó a la historia el condado feudal. Entonces, encerrarse en sí mismos y “vivir con lo nuestro” no solo es impracticable en términos económicos; lo es más en términos del devenir histórico.

         Lo peligroso de la globalización, para el individuo, no es la misma sino esa etapa primigenia de toda nueva organización social: antes de las democracias, del pueblo expresándose y ejerciendo sus derechos –el no menor la elecciòn de sus representantes-  hubo caciques, reyezuelos, señores de la guerra, emperadores y el camino no pasó por destruir la nación sino cambiar la forma de gobierno.

         Por ende, esta globalización tiene organizaciones que ya actúan como embriones de un Poder Ejecutivo, un Poder Legislativo y un Poder Judicial mundiales. Entonces, el peligro está en que esas organizaciones sean autoritarias, dictatoriales, aristocráticas. Imperiales.

         Por ello no se trata de oponerse a la globalización, ni la reacción infantil y anárquica de renegar de la mera existencia de esas instituciones, como no puede renegarse de la existencia de formas de gobierno. La simple anarquìa es ilusoria. Se trata de preparar a los individuos, a las sociedades, a saber de qué se trata, a prestar atención, a informarse y reflexionar objetivamente, a buscar los caminos de llegar a esos poderes para que las voces de los pueblos estén presentes. Para que en algún momento estas organizaciones elitistas y autoritarias devengan en más o menos democráticas.

         Mientras existan las fronteras (y les aseguro que las habrá aún por mucho tiempo) arrojar piedras en las reuniones del G – 20 sólo da más poder a lo que se detesta. Buscar los caminos para que las voces alternativas sean escuchadas en ese G – 20 sería una propuesta. No me digan que “no será nunca posible; no lo permitirán”. Es seguramente lo que les habrán dicho, en tiempos de reyes y señores feudales, a quienes soñaban con un ascenso social participativo en el gobierno. Recuerden a Gandhi.

         Me dirán que fue una excepciòn; replicaré que fue un hecho histórico. Me dirán que las circunstancias eran distintas; replicaré que eran peores (a fin de cuentas no tuvo Internet, Facebook ni Twitter, entre otras cosas no menos importantes, porque si algún lector considera las mismas “poco importantes” no tiene la menor idea del momento histórico en que está parado y el verdadero poder de la información canalizada por allí). Me dirán que la idiosincrasia de su gente era muy particular; replicaré que era un mosaico increíble de razas, religiones e idiomas. Me dirán que era un “espíritu grande”. Y allí no podré replicar nada, porque será irrefutablemente cierto.

         Por todo esto y más, la ola que vaticinamos (porque la pregunta no es “si” vendrá; sino “cuándo”) será tanto más lenta o acelerada en proporciòn a la maduraciòn política de las personas. Cuando seamos globalmente capaces de debatir con hechos y datos, no con pulsiones emocionales. Cuando comprendamos primero, para modificar después, cuántos congéneres llaman “opinión política” a la repetición de románticas consignas adolescentes que suenen a música pero luego son impracticables o insostenibles. Cuando tanto político y periodista deje de ser “mediáticamente correcto” y hable de los hechos sin sesgo de conveniencia. Cuando yo y el otro comprendamos que partimos de paradigmas personales de creencias. Me dirán que es una utopía. Y sólo sonreiré.

         Por ello, el advenimiento de Trump al escenario mundial tendrá un posterior efecto positivo. Porque desnuda lo más básico del mirarse el ombligo, de la negaciòn a la globalización, del deseo irrealizable de un retroceso feudal. Es cuestión de tiempo que los mismos desaguisados sirvan de educación y recordatorio al resto del planeta. Aprender que el “terrorista que atenta contra nuestro civilizado, moderno y occidental modo de vida”, comete diez veces más atentados en sus propios territorios, y veinte veces más víctimas, que los que lleva a Niza, París, Berlín. Y que usted no lo sepa, demuestra hasta qué punto lo “mediáticamente correcto” es, periodísticamente hablando, anteponer las “víctimas de primera” a las “víctimas de segunda”, aunque la distancia que hay desde su casa a París sea la misma que hay hasta Alepo.

 Y así como en otros horizontes, el nuestro por ejemplo, se cree “progresista” al paternalismo estatal, inmadura concepción de la dinámica mundial con más base en la psicológica carencia de afectos y necesidad de soluciones mágicas que reflexión sobre los propios procesos de crecimiento (individual y social) sin observar que, paradójicamente, ese “progresismo” deviene recesionista, en el futuro la misma franja q votó al millonario desde su simpleza aprenderá que las soluciones mágicas no existen y que en el ombligo sólo hay pelusa. Como, lentamente, va aprendiendo la humanidad toda.

Más nos vale.

Posted in Los Illuminati, Política y Esoterismo | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: