AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

Archive for the ‘Los Illuminati’ Category

PókemonGo y La Matrix

Posted by Gustavo Fernández en 05-08-2016

Hace rato que me he ganado –y con respeto- el mote de “conspiranoico”, así que si hay algo que no me moverá uno solo de los pocos pelos que me quedan es el vendaval (que preveo) de críticas mordaces por estas reflexiones. La mayoría, aunque no lo confiesen, de inevitables usuarios de este jueguito virtual. Y allá ellos con su parecer; y aquí yo (con algunos de ustedes) con estos pensamientos, que la sempiterna Grieta entre Paradigmas no se soslayará con infusos debates en las redes sociales.

Tampoco seré quizás demasiado original, pues ésta no es una información a la que he accedido subrepticiamente mediante el crackeo de sitios gubernamentales ni militares, sino, simplemente y como dice una habitual contertulia mía, acudiendo al San Google nuestro de todos los días. Pero (esto es lo importante) serán devaneos cuasi metafísicos basados en hechos: y éstos, aunque duelan, son la verdad.

Es innecesario a esta altura describir en qué consiste el PókemonGo: inevitablemente, los lectores lo deben estar padeciendo a diario con sólo mirar, en la vía pública, a su alrededor. Esa cotidianeidad me permite pasar directamente a lo que postularé: esta aplicación es una nueva vuelta de tuerca al Ojo del Gran Hermano Illuminati.

pokemon-go-portada-starterConversaba con algunos conocidos estos días que me señalaban que no tenía mucho sentido “escandalizarse” por este inmiscuirse de los recursos de “espionaje” (aunque fuere comercial) a los que alegremente accedemos cuando usamos Facebook, GPS, o el simple y benemérito correo electrónico. Empero, creo que aquí se va un paso más allá y es sobre lo que quiero advertir: quienes manejen el sistema tras bambalinas de esta aplicación, tienen así la capacidad de ver lo que ustedes están viendo cuando corren por las calles a la caza de pokemones. ¿Se nota la diferencia?. Es inevitable (salvo que nos encapsulemos en un termo) que aunque firmemos (bah, hagamos un click) en pretendidos “contratos” que aseguran reservar nuestros datos, éstos están absolutamente disponibles para todos quienes manejan el Sistema. No otra es la razón por la que te llaman por teléfono de bancos a los que nunca siquiera enviaste una pregunta para ofrecerte paquetes de servicios, o que cuando navegas por Internet, o usas Facebook, el tipo de publicidades que te aparecen a ti no son los que en un mismo sitio le aparecen a tu pareja que, unos metros más allá y en otra notebook, visita la misma página. La magia de los algoritmos. Y esto implica detenernos un momento y hablar sobre el sentido de estar “dentro” o “fuera” de La Matrix.

La expresión Matrix -se hizo popular, ya saben porqué; la alegoría de las películas homónimas donde, tras la exageración conceptual y estética, se dejaba traslucir la idea que en este mundo no solamente somos títeres sino engranajes funcionales a maquinarias para producir específicos resultados. Y a partir de allí, se viene instalando acalorados debates sobre si uno está o no dentro de ella. Malas noticias: si estás leyendo estas líneas, estás adentro. Me inspiran cierta tierna simpatía la ingenuidad de aquellos que diatriban que “no caerán en La Matrix” mientras whatsappean desde sus smartphones o compran su boleto aéreo con su tarjeta de crédito. Creo que esa gente se tomó demasiado literalmente la película y deben suponer que estar “dentro” es que te implanten un chip (y a eso vamos…). Pues no: estás dentro del Sistema, de La Matrix, por el sólo hecho que pagues tu hipoteca o que estés en un empleo estable, con seguro social y aportes jubilatorios. Estás en La Matrix cuando visitas al médico. Estás en La Matrix cuando compras tu entrada al recital o al partido de fútbol.

Alguien dirá entonces: “Pero…. ¡eso es una exageración. ¡Entonces nadie puede estar fuera de La Matrix”!. Es que de eso se trata. Salvo que rompas ya tu smartphone, vendas todos tus bienes, vayas al medio de una cordillera o alguna isla perdida (porque si, otra vez, compras un lote de terreno en algún paraje alejado has vuelto a estar…. Bueno, ya sabes dónde) vivas de lo que cultivas, la caza y la pesca, salvo que, repito, hagas todo ello, estamos en La Matrix. Y aún, aunque lo hiciéramos, satélites, chemtrails, residuos químicos y gaseosos, como espasmos sonambúlicos de un gato dormido a tus pies, te seguirían tocando.

La Matrix, con todo lo malo y con todo lo bueno (¿qué?. ¿Acaso hay algo bueno en ella?. Bueno, dado que lo “malo” o lo “bueno” es según la perspectiva y absolutamente relativo, sí puede haberlo) es parte de la ola evolutiva de la Humanidad. Ustedes acotarán que entonces esa evolución fue “dirigida”, en el sentido que no es “natural”, y estarán inevitablemente en lo cierto. No se puede “elegir” la evoluciòn, simplemente sucede. Pensemos por ejemplo –especialmente en este Tercer Mundo- la resistencia, avalada por algunos “opinólogos” de tanta informatizaciòn en todas las cadenas de servicios (accesos bancarios, retiro de bienes, etc.) ante la cual las personas mayores de edad se encuentran “analfabetas” digitalmente hablando. Y entonces surge cierto clamor de regresar a los viejos métodos de atención personalizada, de cumplimentar obligaciones en sitios físicos. Puede demorarse, puede acompañarse. Pero no puede detenerse. La evoluciòn (aún la “natural” o, para ser precisos, especialmente la natural) es amoral. Dura. Lo que no se adapta, se extingue. Como cuando, en tiempos de la Revoluciòn Industrial, los obreros salían a protestar (y pagaban en ocasiones con su vida ese derecho) ante el avance de las máquinas que les quitaban sus fuentes de trabajo. Fue hambre y desesperación para miles. Pero no seamos hipócritas. ¿Concebiríamos al mundo de hoy sin las máquinas?. ¿Con millones de obreros artesanales por caso?. La contaminación está matando al planeta pero, ¿regresaríamos –si pudiéramos- al caballo, el carro, la navegación a vela?. No seamos hipócritas, porque sé que desde el anonimato de Internet más de uno podría hacer un panegírico que “él (o ella) sí”.  Y luego se va al trabajo lo más campante en su automóvil, o de vacaciones en aviòn, o enciende el horno eléctrico para cocer su alimento. El ambiente de la New Age, el pensamiento ecológico y la seudo espiritualidad está lleno de estos hipócritas…

Déjenme contarles una anécdota personal. En diciembre de 2012 (sí, cuando algunos estaban esperando el fin del mundo) me invitaron como conferencista al Segundo Encuentro Internacional de Sabidurías Ancestrales, realizado en Cantona, estado de Puebla, México. Cierto día asistí a la charla de un compatriota, oriundo de la provincia de Mendoza y experto en Permacultura, quien disertaba sobre las bondades de volver a vivir en “uniòn con la naturaleza”. Explicaba como caminaba todo lo posible y no tenía vehículo y en su casa, su familia cocinaba los alimentos sobre fuego de leña (si siete mil millones de personas nos ponemos a cocinar o calefaccionar con leña…) en ollas de barro cocido, y hasta comían con las manos, para evitar el contacto del metal trabajado con sus alimentos…. Bien, la cosa es que al finalizar la charla y en un aparte con un par de conocidos, se suscitó (bah, suscité) este diálogo bizarro:

Yo: “Che, muy bueno lo tuyo. Al margen, ¿cómo llegaste al congreso”?

Él: “Pero Gustavo, ¿olvidaste que te dije que en el mismo vuelo que vos, y como no te conocía no me acerqué a conversar antes?”

Yo: “Cierto. En el mismo aviòn…. No, porque me quedé pensando si te habrías venido al congreso a lomo de mula o caminando. En seis o siete meses, llegabas”

Él (luego de unos segundos de tratar de entender a qué me refería): “Ah, bueno!. Tampoco seamos exagerados!”

Yo: “Ah, bien. O sea, cuando conviene al discurso comemos con las manos. Y cuando conviene, tomamos un aviòn…”

¿Se entiende lo que quise decir?

Entonces, ¿qué hacer?. Estamos, lo querramos o no, dentro de La Matrix. Por lo tanto, eso no está en discusión. Pero aún podemos hacer mucho. Que es ser conscientes (o no) de ello, y actuar en consecuencia. Para ponerlo sencillo: ¿qué permito, me permito, dentro de La Matrix?. ¿Porqué hago, o empleo, determinada cosa?. La diferencia la establece la toma de consciencia. Y la acciòn personal en consecuencia. Para poner un ejemplo hasta tonto: a mi mujer le costó años convencerme de cambiar mi viejo –pero eficientísimo- modelo de teléfono celular. Me bastaba para hablar y mensajear. Hasta que en un momento me di cuenta que podría brindarme otros beneficios. No, no jugar on line, o compartir emoticones sino usos que yo necesitaba para subordinarlos a otras funciones. Es sólo un caso.

En consecuencia, lo que propongo es que en vez de enredarnos en la discusiòn inútil si estamos dentro o fuera, seamos conscientes de qué nos permitimos en el “dentro”. Y el actuar “en consecuencia” no significa discursear sofísticamente porqué lo cambio todos los años sino hacer un uso racional del mismo.

Corre, Pókemon, corre

En este ir y venir de compartir opiniones, algunos me han comentado que es exagerado venir ahora a escandalizarse de este jueguito cuando hace rato que empleando otras redes sociales (como Facebook) los operadores del Sistema ya saben de nosotros todo lo que quieren saber. Cuéntenme algo que no sepa. Y por la razón expuesta más arriba, tampoco creo que la actitud adecuada sea “no tengo Facebook” porque quedate tranquilo que van a saber de vos por mil otros conductos. Cuando vas a un cajero automático bancario, cuando llenas los formularios de tu información tributaria obligatoria, cuando ……… (completar por la línea punteada con todo lo que se les ocurra). Yo mismo no he tenido problemas, por caso, cuando abrí por primera vez mi sitio en algunas de estas redes, en dar información biométrica, precisamente porque ya sé que es inútil hacerme el Anonymus y mentir edad, ciudad de residencia, sexo. Ya saben de mí lo que quieren saber, y un poco más también. Otros amigos, por el contrario, prefieren “mantener su intimidad” disfrazando esos datos, y están en todo su derecho.

Lo que me interesa a los efectos de este artículo no es que a través de PókemonGo obtengan datos de nosotros. Tu smartphone, tu laptop o computadora de escritorio, en este momento, está repleta de bots y troyanos que como laboriosas hormiguitas van y vienen al Gran Hormiguero llevando información (si crees que no, o que con habilitar un “antivirus” y un “cortafuegos” estás protegido, o es que eres muy ingenuo o hace rato no llevas tu aparato al técnico). Lo que realmente me interesa es que los dueños de la aplicación están viendo en tiempo real todo lo que tú estás viendo cuando tratas de cazar a uno de esos simpáticos bichitos (porque en eso vamos a estar de acuerdo: son simpáticos). Quienes diseñan el software de la aplicación, por el camino inverso que en tu pantalla aparece superpuesta la imagen virtual del Pokemon sobre el fondo real, reciben esa información real en tiempo real. Las cámaras y Ojos orwellianos que a todos miraban y vigilaban, las cámaras de seguridad, domos y sistemas de vigilancia interconectados que de por sí eran fuentes de información se ven potenciados entonces por millones de involuntarios agentes de espionaje corriendo por la vía pública sobre toda la faz del mundo civilizado.

Ésta es una de las condiciones que ustedes aceptan al bajar la aplicación:

pokemon

“Podemos revelar toda la información sobre usted (o menores autorizados) que está en nuestra posesión para el control del gobierno”

Pokemon Go fue creado por Niantic, empresa propiedad de un tal John Hanke. Ahora, Hanke también fue parte del proyecto “Ojo de Cerradura”, un sistema de espionaje informático adquirido por Google en 2004, peor que fue originalmente creado con fines militares por una empresa llamada In-Q-Tel, empresa de “capital de riesgo” vinculada a las agencias de Defensa de Estados Unidos. Insisto, éstos son hechos.

Si estuviéramos sosteniendo esta charla en altas esferas de decisiòn, sé que alguien me confiaría un supuesto argumento: ante el avance del terrorismo en todo el mundo, ya no bastan los métodos habituales de vigilancia e inteligencia. Es preciso tener “ojos” frente a cada ciudadano porque (ya hemos visto) cualquier ciudadano puede ser un asesino masivo en potencia. Buen argumento. Pero que no resiste la inversiòn de la carga de la prueba. Como que creando la necesidad (el temor real, el peligro “allá afuera”) es fácil vender a muy buen precio una potencial soluciòn…

Pero, ¿saben que es lo que más me perturba, hoy?. Que cuando comencé estos días a compartir mis primeros comentarios, con una gracia mezclada con preocupación llegaran opiniones de algunos criticando que critique (valga la redundancia) a esta aplicaciòn, con el argumento que es “oscurantista” oponerse al “avance de la tecnología” (estoy tentado a apostar que son los primeros que se bajaron la app). Increíble que uno tenga que estar todavía explicando que el problema no es la tecnología sino el uso (o mal uso, o abuso) que se de a la misma. Más penoso que confundan “tecnología” con “inteligencia”. Me recuerda a esa periodista televisiva en Montevideo que cuando me hacía una entrevista y yo hablé de la Sabiduría Ancestral como “tecnología espiritual”, se enojó porque, según ella, “tecnología” era usar celulares, wifi, cohetes… (la “tecnología” es “el conjunto de procedimientos ordenados que permiten satisfacer necesidades”)… En fin: comentarios de ese tenor creo que, inevitablemente, demuestran que estoy en lo cierto. Lo verdaderamente preocupante, entonces, es que los “defensores” del “avance de la tecnología” necesiten explicaciones tan sencillas y obvias…

 

Posted in Illuminatis, Los Illuminati, Política y Esoterismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | 7 Comments »

La “apertura Illuminati” del túnel de San Gotardo

Posted by Gustavo Fernández en 15-06-2016

Dios CernunnosSe ha “viralizado” en internet la presentación del acto de apertura formal del túnel San Gotardo, el –ya sabemos- más largo del mundo, que corre bajo montañas suizas. Esa viralización ha estado acompañada de numerosos comentarios, en su inmensa mayoría, escandalizados ante lo que ya se califica como un descarado “acto público” de los ubicuos Illuminati. Era cuestión de tiempo que numerosos amigos pidieran mi opinión al respecto. Aquí está.

Va de suyo para quien conoce mis escritos mi propia autoreivindicación como “conspiranoico”, si fuera necesario. Y mis reflexiones y análisis de los Illuminati, que indudablemente me posicionan, si no con cierta autoridad, por lo menos con cierto oficio.

Vi el video (acompaño un link a uno de los tantos subidos a Youtube) varias veces, así como me tomé el tiempo necesario para leer decenas de opiniones posteadas. Y es sobre todo ello que opino así:

Hay una cosa que tengo clara: el estereotipo de lo “satánico” con cuernos y demás es, justamente, una estigmatizaciòn de la iglesia en tiempos ya arcaicos para generar rechazo en la poblaciòn respecto de los cultos ancestrales. Y hoy en día, seguir persistiendo en creer que lo “satánico” (si existe) responde a esas mismas estereotipaciones es propio de fundamentalistas, más próximos a los pentecostales y al “Pare de Sufrir” que a una mirada equilibrada de la historia del pensamiento religioso de la humanidad. Me resulta llamativo (y en cierto modo preocupante) que algunas personas enroladas en una Espiritualidad que pretende ser más abierta reaccionen con rechazo a esos símbolos por adjudicarles una naturaleza “satánica” sin advertir que, así, son funcionales a las filas más conservadoras y retrógradas precisamente de esa misma iglesia

 El tema Illuminati abunda en autores un tanto paranoicos: no se te ocurra hacer un triángulo con el pie en la arena de la playa porque uno que pasa al lado va a comenzar a gritar “¡Illuminati!”. Y, por ejemplo, todos esos opinadores se escandalizan que en un momento en esta presentación se quitan los disfraces y quedan “en paños menores” (¡horror!!!! ). Ellos, que seguramente no se pierden mina semidesnuda en Showmatch….

 Así que mientras observaba el video, fui tomando nota de algunas observaciones:

 Observación nº 1: la próxima inauguraciòin, para hacer eso, llámenme a mí. Les hago la mitad de precio.

Observaciòn n´º 2: Sin duda hay símbolos Illuminati. Hay DEMASIADOS ( y tan obvios) símbolos Illuminati, que estoy pensando que el coreógrafo lo hizo adrede para que estemos como giles hablando de él y viralizando su trabajo.

Observaciòn nº 3: le dicen “cultura” a cualquier cosa…

Observaciòn nº 4: me causa una gracia infinita ver tantos comentarios en esos cuelgues de youtube de gente escandalizada porque se ponen en paños menores. De esto comenté líneas arriba. Agrego: ¿Pero no eran los curas los que se escandalizaban de la gente semidesnuda?.

Observaciòn nº 5: los que se asustan con esto nunca estuvieron en un happening de Marta Minujin en el Di Tella a fines de los ’60…

 Observaciòn nº 6 (y final por hoy): quédense tranquilos, muchachos. Si ESTO es lo mejor que pueden dar los Illuminati, se extinguirán inexorablemente muy pronto….

 Conclusión: cada uno tiene el derecho a creer lo que desee. Pero suponer que esta –a mi juicio- mediocridad artística es un “guiño Illuminati” implica algo peor que cierta paranoia: implica desconocer –precisamente- el accionar Illuminati, siempre hábilmente disimulado. Significa ser funcional a quienes desde el fanatismo o la postura reaccionaria abrevan en los miedos simples de la gente (funcionales ellos también, que duda cabe, a los verdaderos Illuminati). Implica una simpleza de análisis preocupante, quizás basada en una estructura de creencias fuertemenente cristiana. No está mal tenerla; sí lo está, si la misma, disfrazada de “denuncia conspirativa” sólo revela la superficialidad fundamentalista de rechazar lo que no entra en sus estrechos cánones mentales. Un ejemplo entre tantos: una comentarista que escribe: “No hay mucho que analizar; sólo con ver los símbolos se nota que no son Trabajadores de la Luz”. Penoso discurso seudo espiritualista que disfraza una matriz (una Matrix, a ver si se entiende) reaccionaria propia del Opus Dei.

¿Qué muestra, en puridad, esa presentación?. Una recreaciòn de los mitos y creencias alpinas y celtas, donde la presencia del dios Cernnunos es casi omnnipresente. Claro que, con cierta resignaciòn, preveo algunos lectores (de aquellos que cuando escribo en consonancia con sus propios pareceres soy aplaudible pero no cuando les contradigo) que tal vez concluirán que, después de todo, me he “vendido” a los Illuminati…. Paso, amigos: estar convencido de esa realidad (la de la existencia del Poder en las Sombras, no que yo me haya vendido) no me obliga a creer por creer cualquier cosa. A “comprar cualquier buzón”, como decimos por estas tierras.

Posted in Illuminatis, Los Illuminati | Etiquetado: , | 3 Comments »

LA DOBLE MORAL DE LAS IGLESIAS: Redescubriendo la Diosa Primordial

Posted by Gustavo Fernández en 05-06-2016

A veces me pregunto cuántas veces será necesario repetir la misma aclaración. Y me respondo: todas las necesarias, quizás por siempre cada vez que regrese sobre el tema. Así que, resignado, ahí va: no olvide el lector que aquí hablaré de “Iglesias”, no de “religiones”. Ya sabe usted las diferentes etimologías. Aquello de “religare” (“unirse a sí mismo en Dios”, según los latinos) y “ekklesía”: helenismo para “reunión de hombres”. Es decir, lo institucionalizado). Dedico entonces estas líneas —y, sin duda, otras más esclarecidas que seguirán en el futuro— a reclamar la atención de mis lectores sobre lo demodé, lo poco espiritual y lo disfuncional desde el punto de vista del crecimiento personal de estas organizaciones eclesiásticas.

 Advierto con certeza que alguien defenderá la inserción social de las mismas, por ejemplo, en lo educacional, en lo contencioso, como estructura orgánica para vehiculizar asistencia a carecientes —si en forma barrial o global, es sólo anecdótico— y mi respuesta es que sí, que ello es innegable: sólo que sospecho que los gestos correctos de un individuo o una entidad no soslayan lo inmoral de las acciones que tenga en otro momento. Lo contrario sería proponer, en un balance, una especie de “resarcimiento compensatorio” donde sacáramos cuentas y sostuviéramos que, en un momento dado, a la Humanidad deberían resultarle soportables los errores de instituciones que se subrogan la autoridad moral sólo porque extienden una limosna. No ignoro también que hay pastores, sacerdotes, monjas, imanes y un largo etcétera de gente que honestamente cree en su accionar: sólo señalo que mis comentarios van más arriba, a los que entreveo aliados del Poder en las Sombras[1].

 Porque de lo que aquí deseo escribir es plantear cómo estas multinacionales de la fe son, en realidad, una herramienta más del sistema de manipulación, coerción y dominación —en este caso, mental y espiritual— de las masas. Acudiendo a aprovecharse de las estructuras psíquicas erróneas de la gente común —en algunos casos, culturales, en otros, familiares, acullá, personales— urgida por las necesidades cotidianas y sin tiempo ni ganas mentales de cuestionamientos profundos, ahogados en la mediocridad de un discernimiento eclipsado por la sensación de que el Mal está allí afuera y la autocompasión como chupete espiritual.

 La compasión de uno mismo es la más destructiva de todas las prácticas negativas, y bloquea el sendero a todo progreso y consecución. Quien se compadece de sí mismo reconoce, al obrar así, que es un fracasado y que las circunstancias son demasiado fuertes para él. Al compadecerse de sí mismo evidencia que no tiene fe en el poder interno que es más grande que todas las circunstancias adversas.

 Esta es muy a menudo la única causa del fracaso de algunas personas. No tienen fe, porque no tienen nada en qué creer. Tales necesitan darse cuenta que tienen un poder interno que es parte del Poder Infinito, Único, Omnipotente. En cuanto se dan cuenta de ello y buscan y confían en tal poder hallan que no hay dificultad que no se pueda vencer, ningún desastre que no se pueda reparar, ningún fracaso que no pueda convertirse en un peldaño a un éxito mucho más grande que jamás se creyó posible antes. Todas las limitaciones del ser humano son debidas a sus dudas o miedos, a su falta de creencia en el poder interno. El ser humano limita lo Ilimitable por sus pensamientos, por su falta de fe y por su perspectiva terrenal. Tiene el Infinito a su disposición; si se diera cuenta de esto hallaría que “todas las cosas” son posibles.

 Y aquí aparecen las Iglesias para negarle esa posibilidad. El Dios debe estar Allá Arriba, lejos del mortal común que estira el cogote cuando mira hacia el cielo esperando que el buen Dios repare en él, creyente que para hablarle al Padre Celestial se necesitan códigos que sólo una casta de elegidos conoce. Intermediarios con la Divinidad, comisionistas del Señor, consignatarios del Espíritu Santo.

 No es ocioso, entonces, que a través de los siglos de la “historia oficial” las Iglesias sistemáticamente hayan demonizado a la mujer, cosificándola y tratando de subordinarla —por la fuerza, en innúmeras ocasiones— al poder patriarcal y machista. Porque la mujer, en quien adivino la sutil sensibilidad y afinación néurica de los felinos que admiro, ha sido milenariamente la gran contestataria, defensora de la Vida —como procreadora de la misma que es— de la paz, del hogar, de la esperanza. Y si las Iglesias “modernas” querían hacerse con el poder, necesitaban alentar historias de odio, nacionalismo vengativo, beligerancia, fanatismo y discriminación. Observen, entonces, la historia: del hombre y la mujer, en síntesis cuantitativa, ¿quién ha sido más comúnmente exponente de esos defectos del espíritu?. El hombre, sin duda. Ergo, una religión femenina, de haber existido antes, no permitiría el avance de esos tumores de la moral. Era necesario, por tanto, desplazar a la mujer de su arcano papel protagónico. Con ella en la cúpula de las decisiones —desde domésticas cuestiones familiares hasta neurálgicas situaciones de Estado— la guerra sería raramente posible…

La “cosificación” de la mujer y la destrucción de la Antigua Religión matriarcal y lunar

 ¿Cuál era la naturaleza de la antigua religión que fue suplantada por el judaísmo?. Se trataba probablemente de una religión de la fertilidad, en la cual la adoración a la Luna desempeñaba un importante papel. Generalmente, una religión nueva suprime aquellos elementos de la religión suplantada que no es capaz de absorber. Y el hecho de la fama del número 13 y que haya sido sistemáticamente evitado en el Antiguo Testamento sugiere que ese número debía tener algún significado especial en la Antigua Religión. Trece es el número de Casas que tiene el zodíaco lunar —en el transcurso del año solar se producen trece lunas llenas— y por lo tanto representa un número de capital importancia en la adoración a la Luna.

 Algunos pasajes del Antiguo Testamento revelan que, paralelamente al judaísmo, se cultivaba una floreciente tradición de adoración lunar. En Isaías (Capítulo I, versículos 13 y 14, por ejemplo) Dios dice a través del profeta:

 

  • “No me traigáis más ofrendas inútiles; el incienso es para mí abominable, las Lunas Nuevas y los sabbaths, el convocar asambleas, no puedo tolerar todo eso; es algo injusto, aunque sea solemne”.
  • “Mi alma odia vuestras Lunas Nuevas y vuestras reuniones; son un peso para mí, estoy cansado de soportarlas”.

 Y en Oseas (Cap. 2, versículo 13) al hablar de la situación injusta del judaísmo, dice:

 

  • “Haré cesar toda su alegría, sus fiestas anuales, sus novilunios, sus sábados y todas sus solemnidades”.

 Volviendo a lo que en un principio parecen pruebas contradictorias, existe una importante relación entre el número 7 —que ocupa un lugar preferente en la Biblia— y el 13, que ha sido sistemáticamente evitado. El 7 se encuentra en el punto medio entre el 1 y el 13:

1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7 8 – 9 – 10 – 11 – 12 – 13

Los puntos centrales son extremadamente importantes en todo el pensamiento esotérico, como por ejemplo, la medianoche, los solsticios, el mediodía, el Medio Cielo (Médium Coeli) astrológico. El origen de esta preocupación por los puntos centrales se encuentra probablemente en el solsticio de invierno (¿volverá el Sol a revivir este año?) y en la medianoche (¿volverá el Sol que se ha escondido?).

El punto medio entre 1 y 7 es 4:

1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Al multiplicar entre sí los dos números centrales y el 13, es decir, 7 x 4 x 13 se obtiene 364, que es casi el número de días de un año completo. Necesitamos el 365 y por esto los antiguos cultos y leyendas se refieren no a “un año” sino a “un año y un día” (esta costumbre sobrevive en la jurisprudencia, donde las raíces de la lex romana permanecen no sólo en el espíritu sino en ciertas “supersticiones” —en el sentido etimológico de la palabra, es decir, “lo que sobrevive”— de dictar penas y sentencias de x años y “un día”). Este punto lo ha fundamentado el formidable historiador Robert Graves[2]. Es más: el número de fases de la Luna es 4 x 7 = 28 y 28 es la duración media del ciclo menstrual de la mujer, punto clave de todo lo relacionado con la fertilidad (y que si una “religión patriarcal” deseaba erradicarla nada mejor que invertir los valores, asignándole a algo sagrado, como el ciclo menstrual, la característica de “impuro”, algo propio del judaísmo y otras religiones).

 Las más antiguas tumbas egipcias, de alrededor del 3.000 AC, contienen curiosos utensilios mágicos o “tableros de ajedrez”. En estos tableros hay solamente espacio para las piezas, pero no para moverlas. A cada lado del tablero hay siempre 7 o 13 piezas (49 o 169 en conjunto) y, lo que es más significativo, estas piezas tienen siempre forma de media luna. Osiris, a cuyo culto pertenecen estos elementos, fue un ejemplo de “dios con cuernos”. Pero Robert Graves cuenta que, originariamente, Isis no era la hermana de Osiris sino su madre, y que la figura de ella prevalecía sobre la de él.[3].

Friso de Beit Alpha

Friso de Beit Alpha

 El investigador norteamericano James Vogh, conciente de que podía haber un zodíaco lunar más antiguo que el conocido zodíaco lunar, se dispuso a buscar el treceavo signo del zodíaco lunar. Encontró que se trataba de Aracne, la diosa araña cretense. Una de las pruebas más evidentes de su hipótesis fue un mosaico que representaba el zodíaco de una sinagoga gnóstica judía, Beth Alpha, en el valle de Jezrael, en Israel. Está claro que éste había sido modificado y que contaba con un espacio zodiacal de más. En el centro se hallaba una figura en forma de araña, Aracne, con 13 elementos en sus vestiduras y la Luna Creciente sobre su hombro izquierdo.

 Vogh también quedó fascinado por el gran número de antiguas leyendas en las cuales se utilizan los hilos para retirar a la gente de los laberintos y por su relación con las telas de araña. Uno de los más importantes laberintos del mundo antiguo fue el de Cnosos, que surgió con la civilización minoica alrededor del año 2500 AC. Se creía que en el centro del laberinto vivía una extraña criatura híbrida, conocida como el Minotauro, hijo de un toro y de Pasifae —la esposa de Minos, rey de Creta— que a su vez era hija de la Luna. Vogh analizó el nombre “Minotauro”, lo desglosó e invirtió el orden. El resultado fue “taur” y “min”; la “o” restante, según Vogh, podría representar la Luna.

 De éstas y otras evidencias anuncia en su libro “Aracne; el treceavo signo del zodíaco”, 1977, que el signo de Aracne debía encontrarse originariamente entre Tauro y Géminis.

 Personalmente, sostengo otra teoría, adecuada al criterio enunciado por la astróloga argentina Norma Palma y su hipótesis de las “Eras astrológicas”, que sostiene que períodos de aproximadamente 2.000 años están caracterizados por religiones, sistemas ideológicos, costumbres, etc., simbólicamente asociables al signo que lo caracteriza. Como el zodíaco retrograda, tenemos:

 4000 DC – 2000 DC: es ésta, llamada por eso la Era de Acuario.

2000 DC – 0 DC: Piscis (signo primitivo de los antiguos cristianos, religión y sistema filosófico y político dominante en esta era).

0 DC – 2000 AC: Era de Aries, el carnero, símbolo característico del judaísmo entre otros.

2000 AC – 4000 AC: Era de Tauro, época en que crecen las religiones taurinas en Creta, celtas, Etruria.

4000 AC – 6000 AC: Era de Géminis, la era del dios bifronte, los dioses hermafroditas y andróginos, las “parejas divinas”.

6000 AC – 8000 AC: era de Cáncer (¿comienzo de la religión lunar?).

8000 AC – 10.000 AC: Era de Leo (recordemos que las modernas investigaciones ubican temporalmente la construcción original de la Esfinge de Giza con su rostro de león alrededor del 9.000 AC).

Etc.

 Según nuestra apreciación, el símbolo-leyenda del Minotauro puede encerrar el dato del comienzo del conflicto entre lo solar y lo lunar, entre los patriarcados y los matriarcados, entre Tauro y Géminis en cuanto eras astrológicas, es decir, alrededor del 4.500 a 3.500 AC.

Varias pruebas de distintos orígenes sugieren que la Diosa Araña, la diosa Luna y la universal Madre Tierra —que al parecer apareció algo más tarde que las dos primeras— son una misma cosa.[4]. Pero tal vez lo más importante es otra sugerencia de Vogh: en su opinión, muchas de las cruces precristianas constituyen en realidad arañas estilizadas. La variante de la cruz que llamamos swástika es quizás la que más directamente sugiere la imagen de una araña; y Vogh ha localizado varios amuletos-araña procedentes de la América del Norte precolombina que tienen dibujado sobre la reverso un círculo con una cruz en su interior.

 Numerosos estudios científicos han demostrado que la Luna está directamente relacionada con el ciclo menstrual de la mujer, una mujer que tiene la menstruación es una mujer fértil, y pocas cosas había más importantes para los pueblos antiguos que un nacimiento regular de niños para asegurar la continuidad del clan o la tribu. Las mujeres, durante la menstruación, parecen más sensibles a los ensueños que en otros momentos, y en todo caso las relaciones entre menstruación y misticismo son muy numerosas. Robert Graves dice que “el maléfico rocío lunar de las brujas de Tesalia” era la primera sangre menstrual de una joven recogida durante un eclipse lunar. El sabbath y el aquelarre fueron originariamente la fiesta de la Luna, diosa de la menstruación. Todos los pueblos primitivos creían que la tierra roja que se encuentra esparcida por el mundo era sangre que manó de la diosa Luna cuando ésta dio a luz el planeta Tierra. En todas partes se considera esta tierra como una sustancia mágica. Algunos autores han considerado como una extensión de esta idea la ceniza del miércoles de Cuaresma y la “piedra filosofal” que podía transformar los metales poco nobles en oro o plata.

 Parece más probable, sin embargo, que esta creencia constituya un confuso recuerdo de la sangre de los sacrificios y de la sangre menstrual, así como de la diosa que cada año convertía el campo muerto del invierno en el radiante campo de la primavera y el verano. La plata y el oro, que los alquimistas llamaban metales nobles, tienen además la correspondencia con el Sol y la Luna.

 En resumen, al parecer persiste un recuerdo confuso y distorsionado de una religión muy antigua, una religión de la fertilidad en la cual el culto lunar ocupaba un lugar predominante.

 Dirijamos ahora nuestra atención a una serie de leyendas y cuentos de hadas. Por ejemplo, el de la Bella Durmiente: un poderoso rey invita a doce hadas buenas al bautismo de su hija. Cada una otorga un don a la niña. Pero otra hada, maligna y treceava, que no había sido invitada, se presenta allí y le lanza una maldición: “Morirá si alguna vez se pincha un dedo”. A pesar de todas las precauciones tomadas ello ocurre, y la joven cae en un sueño eterno. Todo a su alrededor queda como muerto. Pero un día un valiente caballero logra penetrar en el castillo, y en cuanto besa a la princesa ella y todo su reino vuelven a la vida.

 El rey Arturo de Britannia tiene en su castillo una mesa redonda alrededor de la cual se sientan él y sus doce caballeros más ilustres (13 en total). Todos son leales, excepto el rebelde y traidor Mordred. Mientras Arturo está ausente, Mordred le usurpa el trono y se casa con Ginebra, esposa de Arturo. A su regreso, él y Mordred luchan infligiéndose mutuas heridas mortales. Sin embargo, el rey Arturo no habría muerto, sino caído en un sueño eterno del que algún día despertará para volver a gobernar a su pueblo.

 En la mitología escandinava, la historia de la muerte de Balder, el más querido de los dioses, es como sigue: En el Wahalla tiene lugar un banquete al que han sido invitados 12 de los dioses. Cuando la fiesta se halla en su punto álgido, Loki, el espíritu de la rivalidad y la perversidad —que no había sido invitado— se presenta como el huésped número 13. Da al ciego Höder una flecha de muérdago y logra que éste la dispare; Balder cae muerto[5]. En la versión sajona de esta historia, Balder resucita y empieza la edad de oro de la humanidad.

 Cristo conduce un grupo de 12 discípulos (haciendo 13 en total). Es entregado por un débil y traidor miembro del grupo, Judas[6], y ejecutado. Sin embargo, dos días más tarde resucita. La muerte y resurrección de Cristo constituyen para la humanidad un signo de redención y promesa de vida eterna.

 El paralelismo entre estas historias es obvio. En todas ellas el ser más querido muere por la acción de un malvado o débil miembro de un grupo de 13; muere y provoca gran desconsuelo y anarquía, pero recobra la vida y retorna la felicidad. Parece claro que estas historias representan metafóricamente los ciclos del año. Se trata siempre de la historia del Sol, al que cada año la Luna mata y resucita de nuevo para que nos traiga otro resplandeciente verano. El año lunar consta sólo de 12 ciclos lunares completos y medio. El treceavo mes lunar es corto y débil, y es durante este mes “débil” cuando muere el Sol.

 La confirmación de esta interpretación nos llega a través de la versión sajona de la historia de Balder, donde Balder y Höder mueren luchando por la mano de la virgen Luna. Además, en la mitología escandinava Balder representa el “dios Sol de medianoche”, mientras que Höder representa “la oscuridad y el invierno”.

 Cualquier análisis sensato del Nuevo Testamento pone de manifiesto que el papel de María Magdalena ha sido sensiblemente modificado —precisamente para ser funcional a ese plan milenario de “cosificación” de la mujer[7]— pero también es posible que ella fuera el símbolo de un culto de adoración a la Luna y la historia de la crucifixión de Jesús quizás sea la historia de un sacrificio ritual, reliquia de tiempos en que se creía necesario sacrificar al rey para asegurar la continuidad de la fertilidad del país. El Priorato de Sión[8] custodia hasta la actualidad esta antigua tradición de culto a la Luna.

 Por algún extraño mecanismo que todavía no comprendo, sectas cristianas fuertemente machistas mantienen costumbres interesantes desde nuestro enfoque: el caso de los llamados “adventistas” por ejemplo, que observan la sacralidad del sábado, no del domingo, al igual que los judíos. Sábado viene de “sabbath”, la importante festividad hebrea —esto no asombra a nadie— pero pocos saben que este término deriva a su vez del acadio shabattu o shapattu que se traduce como “festival de la diosa de la Luna que menstrúa”.

 ¿Por qué en los milenarios cuentos de hadas —recordemos que los Grimm de todas las épocas son dudosamente originales, ya que acudieron a miles de relatos transmitidos oralmente por ancianos aldeanos— la bella y virginal muchacha a ser rescatada es siempre rubia (símbolo solar) y la bruja malvada de pelo negro (símbolo de la noche o lunar)?.

Visto desde la Tierra, Venus realiza un perfecto pentáculo

Visto desde la Tierra, Venus realiza un perfecto pentáculo

 Pero la Antigua Religión, feminista —o mejor aún, andrógina— y lunar conocía otras particularidades cósmicas que incorporaba en su culto y que, de alguna manera, se han perpetuado al presente bajo la forma de conocimientos herméticos, creencias populares y datos perdidos en las enciclopedias. Por caso, y aquí es necesario conocer el componente astrológico necesario de esta observación, ya sabían que el planeta Venus trazaba un pentáculo perfecto en la Eclíptica cada ocho años. Tan impresionados quedaron los antiguos al descubrir ese fenómeno, que Venus y su pentáculo se convirtieron en símbolos de perfección, de belleza y de las propiedades cíclicas del amor sexual. Como tributo a la magia de Venus, los griegos tomaron como medida su ciclo de cuatro años para organizar sus Juegos Olímpicos. En la actualidad, son pocos los que saben que el hecho de organizarlos cada cuatro años sigue debiéndose a los medios ciclos de Venus. Y menos aún los que conocen que el pentáculo estuvo a punto de convertirse en el emblema oficial olímpico, pero que se modificó en el último momento (las cinco puntas pasaron a ser cinco aros formando intersecciones para reflejar mejor el espíritu de unión y armonía del evento, aunque sospecho que esa modificación quizás se debiera o bien a que los fundadores de la época moderna de estos juegos sabían de sus connotaciones filosóficas, que quisieron evitar, o, más próximamente en el tiempo, no desearon que se relacionara con el símbolo en rojo de la naciente Unión Soviética[9]).

virgen-de-lujan Y es oportuno señalar aquí, como un índice de la perpetuación de la creencia mistérica lunar Virgen_de_guadalupe1—aunque ahora en un sentido negativo— que las imágenes de muchas advocaciones de la Virgen presentan a la misma pisando una media luna (en algunos casos, ésta simplemente está equilibradamente puesta al pie del conjunto alegórico; en otras, directamente María apoya su pie sobre la misma). Con el antecedente de otras representaciones marianas donde el pisar la serpiente significa metafóricamente (pero contundentemente, de cara al lábil inconsciente colectivo de los creyentes) la supremacía del culto católico sobre el pagano, no es forzado descubrir que aquí también se ha transmitido un mensaje simbólico: la victoria del culto mariano (y católico, por extensión) sobre el lunar. De la misma manera, en otras representaciones María está de pie sobre doce estrellas.

"Venus" prehistórica

“Venus” prehistórica

Finalmente, recurramos a las evidencias arqueológicas que demuestran que en la Prehistoria la

"Venus" prehistórica

“Venus” prehistórica

Divinidad era definitivamente femenina: la exclusiva representación de figuras femeninas en el arte mobiliar y rupestre durante los últimos 45.000 años de la Prehistoria, antes de la Edad del Bronce y por tanto reflejo de que se adoraba al Principio femenino y sólo habría representantes del mismo género (incluso desde hace medio millón de años, ya que se ha encontrado en África la más antigua manifestación artística humana: la “Venus de Tan-Tan”, objeto de piedra de unos seis centímetros de largo encontrado en 1999 cerca de la ciudad de Tan-Tan, Marruecos, entre 500.000 y 300.000 años, de mayor antigüedad que la Venus de Berekhat Ram, Palestina, que hasta ahora había sido considerada la obra de arte de mayor antigüedad (datada en 250.000 a 280.000 años). Es decir, son exclusivamente femeninas las figuras antropomorfas del  Paleolítico, como lo evidencian las cerca de 200 “Venus” exhumadas y otras muchas “Venus” grabadas o pintadas en paredes de piedra o en plaquetas de hueso o piedra, o dibujadas en paredes de arcilla. Como comenta Lorblanchet: “Los prehistoriadores empiezan a admitir que «mujeres de Gönnersdorf» pueblan las paredes de otras cuevas.”

 Durante todo el Neolítico persistió similar representación exclusiva de figuras femeninas en todas las culturas del universo, hasta que aparecieron las masculinas al final, cerca de la edad del Bronce. Delporte lo confirma de la cultura de Canaán, Palestina e Israel: “Es interesante señalar que en la cultura de Beershéba, más reciente que las que hemos observado más arriba, las estatuillas femeninas se presentan acompañadas por algunas figuraciones masculinas; este hecho es relativamente normal en las culturas de Oriente Medio, a partir de la fase final del Neolítico, correspondiendo quizá a las modificaciones del sistema socioeconómico, particularmente referidas a la organización de la familia”; e imágenes femeninas que representaban a la Diosa, la más antigua Divinidad que adoró la humanidad, o a las Sacerdotisas, Magas, a su servicio. Asegura Atienza: “Las primeras manifestaciones de carácter claramente religioso que se conocen, procedentes de aquellas remotas edades, tienden a la divinización de un elemento generador femenino primordial, representado por vulvas más o menos esquematizadas y por figuras femeninas de atributos sexuales extremadamente marcados: pechos, caderas y órganos externos.” Pirenne: “En torno de la diosa madre, antes de la restauración del régimen patriarcal, parece haberse formado el primero de estos sistemas. Representaba a la vez la tierra y el cielo, la diosa madre es el universo entero, la diosa principal.” Confirmado por la cita aportada por Delporte de Saccasyn Della Santa del arte mueble antropomorfo paleolítico: “Figuran magas, sacerdotisas o vestales.” Y sólo al final del Neolítico (según lo ilustra el arte) empezó el varón a compartir con las Sacerdotisas, representantes de la Madre Naturaleza, el culto. Y para ello, como representante castrado del paredro castrado de la Diosa Madre, se convertía en eunuco. De ahí que al final del Neolítico aparezcan imágenes de humanos itifálicos cayéndose o heridos: reflejan el momento antes de la castración (y a la vez reflejan el paredro de la Diosa que moría castrado antes de resucitar). Son ejemplos: el personaje itifálico del pozo de la Cueva de Lascaux (que sería pintado al final del Neolítico igual que los similares de España: de la Cueva de los Moros de Cogull, Lleida, datado hace VII milenios y el de la Cueva de la Pileta de Benaoján, Málaga; similar al pintado en Adjefou, Tassili, Argelia, también del Neolítico; y el grabado en Noruega ya en la Edad del Bronce en Leirfall, Hröndelag del Norte). Y varones castrados que participaban en el culto junto a las Sacerdotisas, a partir de la Edad del Bronce en culturas de Egipto, Etiopía, Sudán, Mesopotamia, Asiria, Canaán / Israel y Palestina, Elam / Persia, Anatolia / Asia Menor, Suiza, Italia, Grecia, La India, China…, antes de que la religión evolucionara hacia el patriarcado y los Sacerdotes / Chamanes les quitaran a las mujeres el protagonismo en el culto. Por lo que se deduce que las imágenes antropozoomorfas paleolíticas de las que existe duda en cuanto al género, difícilmente pueden ser consideradas masculinas, porque no es coherente con el 99 % de las restantes (unas 250 femeninas) y porque el sacerdocio masculino no existía ni en el Paleolítico ni en el Neolítico. Y desde luego, estas figuras antropozoomorfas / híbridas o zoomorfas / animalísticas, son reflejos de la Diosa Madre y sus máscaras animalísticas, que podían ser de la fauna con cuernos como los bóvidos, o con colmillos como los félidos, o con pico y alas como los pájaros, acorde a lo afirmado por Laviosa: “Así la madre no sólo se identificaba con el toro sagrado, con la serpiente, con las palomas, con los pájaros, etc., cuyo aspecto tomaba, sino también con el árbol, con las plantas, en las que está implicada la divinidad.”

 

[1] Para más información acerca del Poder en las Sombras, vea la serie de artículos sobre los Illuminati.

[2] En su libro “La Diosa Blanca”

[3] Este es el momento de recordar que las más antiguas imágenes religiosas, en yacimientos de hasta 30.000 años atrás, son femeninas en todos los casos y, lo que es más, obesas damas conocidas como “Venus parturientas”.

[4] Un dato muy pero que muy sugestivo: Freud sostenía que la “aracnofobia” —repulsión a los arácnidos— se debía a conflictos reprimidos y no resueltos con la señora madre del o la paciente.

[5] Pero los dioses no pueden morir; por lo tanto, Balder ha de caer en —otra vez— un “sueño eterno”.

[6] En la versión oficial. En lo personal, como he escrito en otra oportunidad, creo que Judas actuó irresponsablemente pero que en realidad buscaba provocar una situación crítica para forzar a Jesús a hacer contra los romanos los milagros que había visto prodigar a su pueblo. No contaba, obviamente, con la férrea convicción, el trágico destino o la tozudez —depende como se vea— del Cristo en permitir que la historia siguiera su curso.

[7] Si una nueva religión no puede absorber algo de la antigua, lo destruye. ¿Qué mejor manera que destruir la reputación de la mujer que acompañó a Jesús y quizás fue su pareja para que, si la vida de Jesús se transforma en paradigma de lo que debe ser la vida de la Iglesia Católica —recordemos a franciscanos y dominicos discutiendo si el morral de Jesús “era o no era de él”, pues de demostrarse lo primero, esto avalaría las pretensiones de posesiones materiales por parte del Vaticano— la de la Magdalena estigmatizaría a toda mujer per secula seculorum.

[8] Que nada tiene que ver con “Los protocolos de los sabios de Sión”.

[9] Este es un buen momento para llamar la atención sobre la “casualidad” de que tanto la estrella roja de los soviéticos como la estrella distintiva en el uniforme y los equipos militares estadounidenses, ambos comparten el pentáculo como diagrama significativo.

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo, Illuminatis, Los Illuminati, Política y Esoterismo, Psicología Esotérica, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | 3 Comments »

Podcast AFR Nº 163: La Matrix médica y farmacéutica (Parte 2/2)

Posted by Quique Marzo en 24-02-2016

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

En este episodio de Al Filo de la Realidad…

  • Comentarios preliminares. El caso de la disfunción sexual femenina. Un medicamento para la epilepsia (Neurotim). Un medicamento para la gripe (Tamiflú). Los anti-inflamatorios. Jung no tenía pacientes sino colaboradores. El contexto de la sanación. Las terapias alternativas. El monopolio médico. ¿Dónde están las opciones? ¿Está el verdadero problema en la Medicina?
  • Actividades de Gustavo Fernández durante marzo en Chile. Luego en Uruguay. Mayo en España. Setiembre en México. Y tal vez noviembre en Ecuador.
  • La salud es equilibrio energético. Reflexiones sobre el abordaje terapéutico alternativo. Avances en Parapsicología anulados por los Illuminati. Reiki. El experimento del sulfato de cobre. La muestra testigo. Radiónica, Radiestesia, Psicotrónica. Principio de Correspondencia. Anécdotas de la “resistencia cultural” con gente escéptica.

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in General, Los Illuminati, Parapsicología, Podcast, Terapias, Vivir Mejor | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | 2 Comments »

Un Illuminati en Entre Ríos, Argentina

Posted by Gustavo Fernández en 07-01-2016

Johann_Salvator_Austria_Toscana_youngJuan Salvador Nepomuceno María Anunciada José Juan Bautista Fernando Baltasar Luis Gonzaga Pedro Alejandrino Zenobio Antonino de Habsburgo-Lorena es el rimbombante (y difícilmente memorizable) nombre de quien la Historia guarda registro, simplemente, como Juan de Habsburgo, Príncipe de Toscana y Archiduque de Austria –por lo tanto, perteneciente a una de las más poderosas y, sobre todo, antiguas casas reales de Europa, precisamente la de los Habsburgo cuyos antecesores son rastreables hasta siglos antes de Cristo- nació el 20 de noviembre de 1852 en Toscana, Italia, hijo de Leopoldo II de Toscana y de María Antonieta de las Dos Sicilias. Amigo íntimo del príncipe heredero Rodolfo, único hijo del emperador Francisco José y la emperatriz Isabel de Baviera (la famosa Sissi), llegó a general (pues se volcó a la carrera militar) muy joven en el Ejército Imperial de Austria Hungría.
Esto es lo que llana y aburridamente cuentan los libros de Historia. Disimulan su verdadera pasiòn por el Ocultismo y el hecho que perteneciò a distintas Órdenes y Sociedades Iniciáticas (las más obvias: Masonería, Rosacruces…) en las cuales no invirtió ni demasiado tiempo ni esfuerzos, seguramente porque pronto encontró lo que le interesaba (sea lo que fuere) en otras más secretas, quizás clandestinas. Recordemos aquí que la Casa de Habsburgo es depositaria responsable de la Orden del Toisón de Oro, que se dice hermana con la Orden del Dragón (de inexcusable filiaciòn Illuminati) y heredera -cuando menos legendaria- del Velloncino de Oro. Sí, el del mítico Argos y sus Argonautas. Y eso nos retrotrae a ese bastiòn templario junto a un inesperado río “Argos” en Murcia, España…

Lo cierto es que en 1889 decide abandonar sorpresivamente todo (vínculos familiares, títulos, se dice que hasta sus enormes recursos financieros –aunque esto, como se verá, tal vez sea dudoso-) y en un gesto que tiene mucho de simbolismo místico, decide cambiar su nombre, pasándose a llamarse Jean Orth (“Orth”, era el nombre de la localidad donde su madre poseía uno de sus castillos).

No se dedica –cuando menos, no inmediatamente- a viajar por el mundo, frecuentar lugares vacacionales o retirarse a algún monasterio, sino que encamina sus pasos hacia la pequeña y entonces ignota localidad francesa de Rennes Le Chateau (sí, ésa misma, donde el cura Bérenguer Sauniére se hizo millonario de la noche a la mañana al descubrir “algo” que remitía a secretos sobre María Magdalena, Jesús o Los Templarios) donde se vuelve íntimo amigo del famoso sacerdote vinculado al “enigma sagrado” de María Magdalena. Estuvo casi un año completo. La fuente no es únicamente la memoria popular de Rennes que conoció al Archiduque como “el extranjero”, sino, sobre todo, los archivos de los servicios de inteligencia -en concreto del Deuxiéme Bureau- para los cuales no pasó por alto la presencia de un miembro de la familia real de una potencia extranjera y, además, enemiga. Juan Salvador fue interrogado por los funcionarios sobre los motivos de su presencia en Rennes. “Turismo” contestó…

Algunas referencias dicen que viaja entonces a Girona, Catalunya. Y lo hacen responsable (cuando menos, financiero) de la erecciòn de una réplica casi exacta de la famosa “Torre Magdala” de Rennes le Chateau pero en esa otra ciudad, con fin y utilidad que se desconoce. Luego se dirigió a Fiume, Italia, donde realiza a consciencia un intenso curso de pilotaje de navíos y obtiene su licencia de “patrón de yate”. Compra una nave de tres mástiles, a la que bautiza como “Santa Margarita”, contrata tripulaciòn (veinte hombres) y navega a Londres, donde contrae matrimonio con la que fuera su amante durante años, la cantante y bailarina Ludmille Millie Stereubel. Luego, continúa con su barco hacia Sudamérica, mientras Millie lo hace en un navío de línea comercial.

La Raíz Illuminati

Debo recordar aquí algunos conceptos para definir la idea de “Illuminati” y que la misma sea asequible al lector.
1) Los Illuminati son una alianza creada por vínculos fundamentalmente sanguíneos y, en segunda instancia, matrimoniales –aunque éstos sirven para entretejer los primeros- que desde hace 400 años fácilmente comprobables (pero posiblemente algunos miles de años por inferencia racional) operan más allá de ideologías, religiones, nacionalidades con el fin de controlar el decurso de la historia de la Humanidad (en todos sus frentes: geopolítica, economía, religiones).
2) Este Poder en las Sombras refuerza sus vínculos perteneciendo a Sociedades Secretas de fuerte raigambre espiritualista (o seudo espiritualista), ocultista o mística. Así, se les encontrará siempre circuambulando –nunca abierta o manifestadamente- “sitios de poder”, personas con secretos arcaicos o espacios trascendentes. Y se identificarán con signos, símbolos o actitudes de hondo contenido críptico.
3) Algunos críticos sostienen que de existir tales alianzas no necesita de la consanguinidad. Permítaseme afirmar lo contrario: el parentesco y, más aún, los afectos personales, obligan como ningún otro tipo de pacto. El argumento de la “obligación de sangre” explica tanto por un lado el racismo de las élites y por otro, la discriminación de algunas etnias en funciòn de otras.
4) Una línea de vanguardia en el ambiente “conspiracionista” (el que avisa no es traidor: yo, entre ellos) señala que estos Illuminati podrían tener algún tipo de relaciòn con entidades no humanas (si extraterrestres o espirituales, cada maestrito con su librito) con las que se vinculan precisamente a través de las prácticas rituales de esas Sociedades que integran. Esas entidades les proveen medios de manipulación global y colectiva (tanto cuantitativamente como a través de los tiempos) y a cambio del poder terrenal y mundano que les significa, generan aquello que a esas entidades les es funcional (desde víctimas humanas “secuestradas” –abducciones- hasta energía emocional liberada por las masas que sería parte de su alimento).
5) Son síntomas de la “naturaleza Illuminati” no solamente su obsesiòn desmesurada y aparentemente infinita por el poder y el dinero (cuando alguien reúne un capital por el cuál podrán vivir como jeques árabes sus hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y choznos, ¿qué sentido tiene?) sino que elaboran estrategias para cien o más años hacia delante, siendo evidentemente así funcionales no a sí mismos, si a una organización atemporal a la que se deben.

Llegando a Entre Ríos

Tenemos entonces a este hombre de la élite aristocrática europea, fuertemente ilustrado en cuestiones esotéricas, que pasa un tiempo considerable en un lugar emblemático de antiguos misterios y que tiene con su cambio de nombre un guiño claramente ocultista. Pero no finaliza allí: En Buenos Aires se reunió con su esposa, quien había viajado en un barco diferente. Allí reemplazó la tripulación de su barco por marinos inexpertos y sorprendió con declaraciones como “aunque muera, seguiré viviendo” o “jamás me volverán a ver, aunque no haya muerto”. Pocos gestos más esotéricos que este, que remite al concepto “Iniciático” de la “muerte espiritual”, cuando el Iniciado decide salir del mundo profano (por lo tanto, rastreable) fingiendo su propio deceso.
El 12 de julio de 1890 zarpó nuevamente rumbo a Valparaíso, Chile.. Fue la última vez que Juan, su esposa y la tripulación de la nave fueron vistos. El emperador promovió varias búsquedas infructuosas del buque y el archiduque Juan fue declarado desaparecido. La Gran Duquesa-viuda María Antonieta siempre se negó a llevar luto por Juan, convencido de que su hijo seguía vivo. Y hay evidencias. Entrerrianas, en este caso.

Informes de José Boglich, jefe de policía de Concordia, provincia de Entre Ríos, dan cuenta de la presencia en esa ciudad en 1899 de “Jean Orth, austríaco, comerciante, cuarenta y seis años aproximadamente, calvo, algo canoso el bigote, barba corta. Camina militarmente.” Posteriores pesquisas lo ubican en Yeruá y en el Chaco entre 1899 y 1905, y los rumores daban cuenta de su partida a Japón antes de la guerra con Rusia.
El Senador Argentino Eugenio Garzón, afirmó haberlo encontrado en Concordia, provincia de Entre Rios, entre 1899 y 1903. Trabajó en los astilleros Nino y luego marchó a Villa-Rey en Paraguay.

En 1906, otra fuente, el periodista francés George Sacour, publicó un artículo en la revista “Je sais tout” en la que afirmaba que en el curso de un viaje desde Concepción del Uruguay a Buenos Aires, le acompañó en el tren un extraño personaje que conocía perfectamente la vida palaciega de las dos ramas de los Habsburgo. Por lo demás su parecido físico con las últimas fotos que constaban del Archiduque era extraordinario y a pesar de que negó serlo, el periodista no albergó la menor duda sobre quién se trataba.

Si se trataba en estos casos del misterioso Archiduque de Habsburgo, devenido en “Jean Orth” que luego de fraguar su muerte en el mar, en el lejano sur, retornó para vivir unos quince años en nuestra provincia de Entre Ríos… ¿qué podría ser de tanta importancia para traerlo aquí?.

Dos datos accidentales pero importantes: hay referencias que en los inicios del “Hotel Edén”, en La Falda, provincia de Córdoba (cercana al mítico cerro Uritorco, para más precisión) se le supo ver. Y también: recordemos que la Casa de Habsburgo mantiene entre sus títulos nobiliarios (aunque imprácticos), hasta hoy, el de “Rey de Jerusalén”.
A partir de aquí serán sólo suposiciones. Pero esta provincia tiene algunos apasionantes enigmas que –unos, habiendo recibido sobrada publicidad periodística. Otros, por el contrario, permaneciendo sólo en el conocimiento de unos pocos entendidos- pueden dar una pista. Vamos a hacer ese listado:

– El “portal de apariciones OVNI” en la ciudad de Victoria y alrededores. En las afueras, “casualmente” los benedictinos levantaron hace un siglo una abadía. Y algunos investigadores (como el argentino Eduardo Fuentealba, asesinado en extrañas circunstancias por lo demás) sostuvieron que la misma fue construida para actuar como “custodia” de algunas galerías subterráneas de maléfica naturaleza.

– En las afueras de Rosario del Tala, también desde hace un siglo, existe una infusa “estaciòn experimental agrícola” (hoy desactivada, pero de ingreso prohibido) de capitales extranjeros, fundamentalmente ingleses, en un punto también “caliente” de observación OVNI y de mutilaciones de ganado.

– Apenas finalizada la Segunda Guerra Mundial, corriò el rumor que un aviòn nazi se habría estrellado en las proximidades de Gualeguaychú, portando secretos tecnológicos.

– Y ya que hablamos de Gualeguaychú, de todos es conocida en esa ciudad la historia del historiador local Juan Carlos Almeida, querido y respetado en vida por las fuerzas vivas de esa ciudad, homenajeado en más de un ocasiòn. Pues bien, Almeida sostenía que sobre el río homónimo habría detectado restos de un puerto y una embarcación… fenicios (!). Ignoro el fundamento de sus afirmaciones, pero vale recordar que incluso la Municipalidad de esa ciudad supo contactar al gobierno nacional en varias ocasiones solicitando apoyo logístico y humano para realizar las correspondientes prospecciones. Y por razones que desconocemos (¿illuminati?) pese a las respuestas positivas “en el papel”, nunca llegaron a esa ciudad ni los recursos ni los medios para ello…

Posted in Esoterismo, Illuminatis, Los Illuminati, Política y Esoterismo, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | Leave a Comment »

Incómodas reflexiones sobre remotos extraterrestres, reyes-sacerdotes y geopolítica actual

Posted by Gustavo Fernández en 25-11-2015

El archiduque Johann Salvator von Habsburg (de la casa real de los Habsburgo) renunció a sus títulos y honores en 1889. Se recluyó en Rennes Le Chateaux, nada menos, donde el cura Bérenguer Saunièré había accedido a misteriosos secretos centenarios que aún se discuten. “Murió” oficialmente poco después, pero como muchos maestros del conocimiento secreto decide “morir” para el mundo y, con renacida identidad, reconstruirse en otra vida. Para esta nueva vida, llamándose Jean Orth, elige la Argentina.

Jean Orth, el ex archiduque, conocía el secreto: Jesús no había muerto en la cruz sino, sobreviviendo a la misma, había emigrado con su mujer (conocida a través de los tiempos como María la de Magdala; la Magdalena) y su hija al sur de Francia donde, asentada y protegida la familia, parte luego él hacia el norte de la India a la búsqueda del conocimiento de Agharta con el fin de consolidar su legado que hasta entonces, más allá de la historia oficial, era más político que espiritual. Jeshua ben Josef, Jesús, hijo de José, de la casa de David y la tribu de Judá, era un rey-sacerdote sin reino y sin religión, heredero genético de una primitiva manipulación no humana para producir una estirpe de terrestres gendarmes de otros terrestres, un ente no humano, no terrestre, quizás no físico, cuyo verdadero nombre era la pronunciación aproximada de “Yehow” (demostrado está hace rato que era una “deidad ctónica” de quien Jetro, el suegro de Moisés, era sacerdote). Este grupo —cuya pureza racial estaba asegurada por la íntima convicción que instrucciones divinas imponían la segregación de los “goim”— sabe que es sólo cuestión de tiempo que una limitada numéricamente pero poderosa geopolítica y económicamente sociedad secreta, el Priorato de Sión (quien salga a afirmar que el mismo “es un fraude” sólo muestra con esa conclusiòn qué efectiva fue la manipulaciòn de la informaciòn), entronice en los Estados Unidos de Europa a un descendiente sanguíneo de aquél que, por carácter transitivo, aparecerá ante los “gentiles” como uno más, cuando en realidad responde a una programación arquetípica que los propios judíos, en su gran mayoría, desconocen a sabiendas. En las sombras, un poder detrás del poder —los Illuminati— conoce este entresijo y perpetúa en el mundo material la alianza con beneficios recíprocos hecha con inteligencias de Fuera de nuestro común Tiempo y Espacio.

Porque, ¿es sólo una casualidad que esa sociedad secreta elija, precisamente, llamarse Priorato de Sión, y “sionismo” sea la expresión politizada y segregadora del judaísmo?.

Sobre Pedro (petrus: piedra) se funda la Iglesia cristiana. Todos los evangelios vuelven constantemente sobre la categoría fundacional de una piedra. En el 2004 excavan la torre Magdala, en Rennes le Chateau, mandada construir por el padre Sauniéré, y donde el radar de profundidad hacía presumir la quizás presencia de un arcón con documentos o un cofre con tesoros… sólo se encuentra una piedra, cúbica y basta, que los arqueólogos dejan a un lado enfadados frente a las cámaras mismas de televisión del mundo entero. Jesús, la piedra angular del Templo, la Roca kaabade Sión. La roca cúbica de la obra masónica. El “sarcófago” de la Gran Pirámide (también quebrado en un ángulo, para simbolizar que la tarea humana puede aproximarse a la perfecciòn divina, pero nunca igualarla). Pero también la Kaaba islámica que, además, es meteorítica reafirmando su procedencia de los cielos.a propósito, en la Kaaba se encuentra una roca, presuntamente meteorítica, guarnecida en un relicario de plata…. sospechosamente similar a una vagina. Dice el Islam que “llegó de Venus”. ¿Extraterrestre o un guiño a la Diosa?). Y de los “cielos”, de “arriba” desciende según la tradición una energía que, ingresando en nuestro campo áurico a través del “chakra” coronario, vitaliza nuestro cuerpo energético. Jesús, el rey-sacerdote, se perpetúa en el tiempo a través de la dinastía merovingia y se han encontrado cráneos de monarcas de ese linaje que muestran en la coronilla lo que parece ser una incisión o agujero ritual. Incisiones parecidas se encuentran en los cráneos de sumos sacerdotes de los primeros tiempos del budismo tibetano. La tonsura clerical posterior, aun hoy, es un residuo de la práctica merovingia, lo cual expresa muy claramente que algunas personas en el Vaticano no sólo conocen su funcionalidad energética sino que la aprueban y estimulan, privando al común de la gente de esta información. Y si dos o más personas comparten un conocimiento y lo esconden a sus congéneres, es el germen de una conspiración del silencio.

Los merovingios eran llamados los “reyes brujos”. Se los consideraba capaces de curar por imposición de manos, siendo iniciados en ciencias arcanas y dignos rivales de Merlin, su contemporáneo por otra parte. Estas propiedades ¿genéticas? desaparecían si se interrumpía la secuencia de transmisión sanguínea, ya sea por parte de padre o madre (lo que explica tantos casamientos interparentales en Europa hasta época reciente, buscando reforzar esa cualidad genética) y de allí el origen del atributo “divino” de la nobleza. Una nobleza que históricamente es calificada como de “sangre azul”, curiosa particularidad fisiológica que pone manifestamente de relieve la intervención artificiosa que hace a estos humanos no tan iguales a otros humanos.

De manera que tenemos aquí dos posibles lecturas: o los reyes merovingios (y sus descendientes legítimos, que aún existen) son la continuidad de Jesús, hijo de Dios, y la realeza tiene derecho espiritual a reivindicar el poder temporal aún hoy, o cierta nobleza desciende de Jesús, rey-sacerdote sin poder pero con la lucidez de comprender que su estirpe debía perpetuarse para imponerse en el mundo futuro, imposición temporal que sus seguidores aceleraron disfrazando la conquista política de revelación religiosa. Y la experiencia religiosa camuflando un programa diseñado desde tiempos inmemoriales para controlar (al decir de Salvador Freixedo) la granja humana.

Si la historia del Priorato de Sión es cierta y Jesús tuvo descendencia, los cristianos deberían admitir la carnalidad de Jesús y hacerle descender un escalón de su “divinidad”. Sería, entonces, sólo un “avatar”. Pero las masas no lo comprenderían y ¿qué religión se beneficiaría (de las más importantes) por tener de suyo muchos profetas? (lo más parecido a “avatar” que la gente puede entender): los musulmanes. Recuerden cómo muchos grandes esoteristas (René Guénon, por caso) terminan volcándose al Islam (los propios templarios en secreto).

La "piedra negra" meteorítica

La “piedra negra” meteorítica

Pero si se disemina el Islam, la posibilidad de que la gente explore el camino de “avatares menores” también crece. El Islam, con su “despersonalización de imágenes” y su sensualidad, liberaría institucionalmente otras energías en la humanidad, más “eróticas” (ya que la represiòn sexual que tanto obsesiona a los cristianos es por definiciòn, “thanática”. Liberaciòn de enerde masas que bien puede ser el “alimento” de entidades no físicas). Entonces, hay que demonizarlo. ¿Quién mejor que un musulmán que desencadene tragedias en nombre del Islam (Osama bin Laden, DAESH)?. Pero, en este caso, hay pistas: “la base” (la traducción de “Al Qaeda”). Los grupos fanáticos verdaderamente musulmanes jamás dejarían de usar nombres sagrados, como Jihad, Hamas, Jezbollah y Al Fatah) y los atentados en los propios países musulmanes. Si la afirmación de George W. y sus acólitos fuera cierta, el Islam atacaría más en Occidente que en Oriente. Pero es exactamente al revés. Sólo que de este lado, la sangre tiene más televisión.

Posted in Contacto Extraterrestre, Esoterismo, General, Illuminatis, Investigación OVNI, Los Illuminati, Ovnilogía, Ovnilogía Esotérica, Política y Esoterismo, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , | Leave a Comment »

TÁCTICAS PARAPSICOLÓGICAS DE MANIPULACIÓN ILLUMINATI (Primera parte)

Posted by Gustavo Fernández en 04-11-2015

A lo largo de diversos artículos he abundado –por lo que evitaré repetirme aquí- en señalar que el grupo de Poder en las Sombras que genéricamente llamamos “Illuminati” (1) tiene una “componente espiritual” muy marcada y de doble vertiente: por una, sus referentes emplean tácticas y estrategias espirituales para controlar ese poder. Y por la otra, están sujetos y responden a entidades no físicas.
Sobre esta última observación, quiero acotar aquí solamente esto: sin duda no es “políticamente correcto” ese comentario (en verdad y para mí, una conclusión). Sería mucho más social (y periodísticamente) digerible sindicarlos meramente como ávidos acumuladores de fortunas multimillonarias y poder político. Que también lo son, claro. Pero no únicamente. Mi teoría, estos años, es que estos Barones del Poder en las Sombras responden y se subordinan a otros Poderes, más sutiles. En realidad, más “parafísicos”. No humanos. Y vuelvo sobre el comentario: en bastantes ocasiones he podido comprobar en carne propia el resquemor que a comunicadores sociales reputados como “serios” les producía el vincular un tema que les interesaba –el del Poder Oculto en el mundo- con estos andurriales espiritualistas, y concluir (un servidor) que habría tenido más adhesión pública de haberme quedado limitado a o que llamaría la “línea político-económica” de estos Illuminati, sin entrar en extrapolaciones casi parapsicológicas. Pero así también digo: ya estoy demasiado grande para conformarme con medias tintas al expresar mis opiniones, sobre todo cuando uno advierte que el ser coherente es una de las pocas cosas que le hacen sentirse bien. Mucho mejor, seguramente, que la mera palmada complaciente del periodista de turno.
Un día, debería escribir sobre nuevos “memes” (además de los ya referidos por mí en distintos espacios) que voy observando sobre el camino. Por ejemplo, El Meme de la Correcta Respetabilidad Periodística. O el Meme de la Espiritualidad Institucionalizada…
En consecuencia y para un panorama más amplio, remito al lector interesado a los enlaces dados al pie. Y vamos al punto de esta nota.

Va de suyo que es imposible resumir en un solo artículo –a menos que tome proporciones librescas- todas las tácticas que, presumiblemente, hemos identificado como empleadas por los Illuminati. Y, sin duda y por el simple hecho de no pertenecer a esa facción, se nos escaparán otras. Sea entonces esta serie escalonada de trabajos algo más que apenas un índice que estimule otras reflexiones.

En este caso en particular, me detendré en considerar cómo un bien conocido fenómeno parapsicológico, el “punto de anclaje”, y otro, los “egrégoros”, pueden ser articulados con fines predeterminados. Y esta aplicación apunta a los grupos de poder en las estructuras de la Iglesia Católica y el Vaticano. Seguramente es innecesario aclarar –pero prefiero curarme en salud- que esto no significa equiparar los Illuminati con la Iglesia Católica; pero sí, como he señalado muchas veces, que los Illuminati se infiltran y cooptan toda estructura que les permita administrar poder. Gobiernos, multinacionales financieras o industriales, farmacéuticas, Masonería… e Iglesias. Y que no tienen problema en mudar de organización o de geografía como de vestimenta.

El “punto de anclaje” define un lugar, objeto –o persona- que “ancla” (de allí el nombre) energías, especialmente las densas. Así como un objeto cualquier expuesto al calor del fuego conservará el mismo un tiempo aunque lo alejemos de él, así como la pared interna de una vivienda, calentada por un calefactor eléctrico, al apagarse éste conserva un tiempo ese calor, así ciertos componentes energéticos, como los “paquetes de memoria” (especialmente los “thanáticos” (2)) , tienden a “adherirse” –lo dicho: a “anclarse”- en determinados lugares, objetos o personas que, en vida, significaron para ese componente transpsíquico un fuerte componente emocional. La vivienda que ocupó y alrededor de la cual construyó su historia de manera posesiva y egoísta, los objetos que atesoraba ávidamente, las personas que consideraba, cosificándolas, casi como de su “propiedad”, son, para esa energía residual, los puntos referenciales a los que busca retornar y en los que trata de permanecer. Así, una vivienda con “poltergeist” puede estar asociada a un “paquete de memoria thanático” anclado en ese lugar (resistiéndose a abandonarla) y de allí las perturbaciones a las que somete a eventuales nuevos ocupantes. Y los objetos “malditos” (quizás el más famoso, el “diamante Hope”, esa joya a la cual se asocia la tragedia financiera o personal de prácticamente todos sus propietarios históricos) serían perturbadores “por contacto”. En el caso de las personas, pobre gente con dificultades para recuperar su reinserciòn –por ejemplo, amorosa- luego de la muerte de alguien posesivo, autoritario y brutalmente dominante en su vida.

Reliquia en Notre Dame

Reliquia en Notre Dame

En este contexto, pensemos en las “reliquias”: miles, decenas de miles de trozos de huesos, de tela, de espinas, de maderos, repartidos en iglesias de todo el mundo y objeto de veneraciòn, devociòn y peregrinaje de millones de personas. Nadie discutiría la utilidad “propagandística” de las mismas. Manteniendo las autoridades de esa Iglesia una actitud felonamente prudente de subordinar todo a la “fe” (sin expedirse así sobre la autenticidad histórica de esos elementos, habida cuenta que de algunos, como los trozos de la pretendida cruz de Cristo, de reunirse, al decir popular, “harían un bosque”) han sido empleadas durante siglos para concentrare masas crecientes de personas en lugares específicos y aún más, en fechas específicas.
Y ahora recordemos el concepto de “egrégoros”. Una entidad psíquica, con cierto grado de autonomía de sus generadores, producida por la concentración de un número indeterminado de individuos identificados con ciertos intensos contenidos emocionales. El miedo, la desesperación, el amor o la fe. Esos “egrégoros”, como dije, tienen cierta autonomía, pero mínima; como un poderoso ente energético pero un tanto lelo intelectualmente, es plausible de ser manipulado. Dirigido. Controlado. En consecuencia, verdaderos “egrégoros” se forman alrededor de las reliquias. Una concentración de energía colectiva, una “masa” –en términos no físicos, más cercano a lo que socialmente entendemos por esa palabra- manipulable por quienes, en primer lugar, sepan de sus existencias. Y como implementarlas. Porque hay un manual de uso para dirigir esas energías, y que tiene que ver con la adecuada articulación de símbolos de los que, obviamente, iglesias y religiones –como espacios físicos y como estructuras doctrinales- están repletas.
Por supuesto, alguien puede sostener que los “egrégoros” pueden ser positivos y su uso, favorable. Es cierto. La pregunta –conociendo desde los entresijos del Vaticano hasta las reacciones de sus feligreses llevados al fanatismo (3) , pasando por la intrínseca contradicción de un “dios” propuesto como puro amor pero que se jactaba de ser celoso y vengativo, que pedía que se le presentaran extrañas ofrendas rituales consistentes en animales descuartizados puestos al fuego, que ordenaba robos y quemar mujeres vivas, que asesinaba sin compasión a niños de pecho por faltas cometidas por los padres de éstos. Extraño dios de amor, éste.
En consecuencia y en este paradigma, permítanme enarca una ceja con suspicacia al suponer las intenciones que podría tenerse al manipular un egrégoro…
Y continuando por la más obvia de las manipulaciones: “trabajarás y sudarás y el premio en el más allá”, condenando a la gente común a ser permanentes profanos, porque el Iniciado tiene como deber el disfrutar la vida y el cumplimiento del deber como aspiraciòn.

Y para finalizar –sólo este primer artículo de una serie- Este es un parecer absolutamente personal, pero me inspira cierta incomodidad un Papa que exhorta permanentemente al “recen por mí”. Algunos lo verán como un guiño de humildad. Yo puedo verlo como una consentida forma de vampirismo energético.

(1) Una vez más, ya sabemos que –sin duda- no se identifican con este nombre, sobre todo por el hecho que, si así fuera, este grupo “secreto” habría dejado de serlo por definición. Acudimos entonces a este término solamente porque pone al lector en contexto sobre de qué va la cosa.

(2) Como ya hemos explicado en infinidad de referencias literarias, podcasts, cursos, etc., “paquete de memoria” es la definicón correcta y técnica que la moderna Parapsicología emplea en lugar de los infusos –y equivocados- “fantasma” o “espíritu”. “Eróticos” y “thanáticos” son dos categorías de “evoluciòn” de los mismos; los primeros desapegándose tras la transición del plano material y los segundos permaneciendo en éste. En los “puntos de anclaje”, precisamente.

(3) Mis notas en blogs están llenas de comentarios de “creyentes” que tras recordarme el amor infinito de su dios, me pronostican un futuro sombrío, exponiéndome a conocer su cólera, o arrepintiéndome cuando “ya sea demasiado tarde”…

Para leer más:

“¿Qué es un “egrégoro”?”

“El Egrégoro de la camioneta blanca”

“Memes: tácticas de manipulaciòn colectiva”

“La manipulaciòn “Illuminati” de la “religión OVNI”

“Racismo, Espiritualidad e Illuminati”

“La manipulaciòn Illuminati que se viene”

“Illuminati y las raíces espirituales de la delincuencia”

“La Matrix Illuminati”

“No hay nada más lindo que la familia unida: Monsanto, Bill Gates y los Illuminati”

“La intoxicaciòn en las Paraciencias: Memética e Illuminati”

“Los Illuminati, el Vaticano y la renuncia de Ratzinger”

“Los Illuminati hoy en Latinoamérica”

“Genocidio indígena y códigos Illuminati”

“Illuminati: el poder secreto detrás de la Historia”

“Guardianes de la Luz, Barones de las Tinieblas”

Posted in Illuminatis, Los Illuminati, Política y Esoterismo | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

Podcast AFR Nº 157: Entrevista sobre médiums y fantasmas

Posted by Quique Marzo en 30-10-2015

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

En este episodio de Al Filo de la Realidad…

  • Comentarios preliminares de Gustavo Fernández sobre los sucesos inusuales en la emisora, sobre Uri Geller y Eusapia Paladino. Trucos y realidades.
  • La supervivencia de la “energía psíquica” a la muerte. Nuestra mente puede atraer o repeler estos fenómenos. Los experimentos del Apolo XIV. Un estado de evolución del espíritu. La manipulación a través de la ignorancia, el temor y el ridículo. Paquetes de memoria eróticos y tanáticos. ¿Qué es un médium?
  • Virginia Rizzi entrevista a Gustavo Fernández, para su programa “Sin Estrés” de Radio Estudio Cooperativa 91.7, de Mendoza, Argentina.
  • Respondiendo a los podescuchas. Los Illuminati y otros temas.

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX (también estamos en iTunes).

Pueden descargar el podcast de “Al Filo de la Realidad” directamente a sus teléfonos móviles suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox (para iOS y Android).

¡No olviden recomendarnos!

Posted in Entrevistas a Gustavo Fernández, Los Illuminati, Parapsicología, Podcast, vida después de la muerte | Etiquetado: , , , , , , , , , | 1 Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.112 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: