El Logos Solar, Cristo y los Cátaros

El autor, en el Prat des Cremats, al pie de Montségur
El autor, en el Prat des Cremats, al pie de Montségur

Los caminos del Langedoc-Rousillón francés son maravillas sinuosas entre montes y bosques. Fueron jornadas donde la Historia casi me sepulta: Carcassone, Rennes-le-Chateau y ahora, hacia Montségur. El castillo en la alta peña, casi inaccesible, refugio de los cátaros, donde los nazis buscaron afanosa e inútilmente el Santo Grial. A mi lado mi mujer, Mariela, se extasiaba ante el paisaje, esos villorrios de casitas de dos plantas y techos rojizos que salpican aquí y allá el paisaje, mientras hablaba sin parar con Maricarmen, la señora de mi amigo el escritor catalán José Luis Giménez quien no apartaba su mirada de los mandos del auto en caminos harto conocidos por él. Yo, estirando el cuello, clavaba la vista en el horizonte, recortado entre montañas, anhelando el momento que apareciera el mágico castillo. Montségur, cantado por bardos y trovadores, respetado por los Templarios, tan legendario como el Camelot del rey Arturo…

16 de marzo de 1214. Es apenas el día siguiente al equinoccio de primavera cuando doscientos cuarenta y cinco “cátaros” bajan cantando del castillo de Montségur, en el Languedoc francés, donde durante meses resistieron el asedio de las tropas mercenarias enviadas por la Iglesia de Roma y el Rey de Francia, el que sería conocido alguna vez como “San Luis”. Cantando caminaron cuesta abajo el empinadísimo camino y cantando, tomados de la mano, aceptaron su destino: ser empujados, atados de a tres, de a cuatro, dentro de un gigantesco foso rodeado por una

Ascendiendo al castillo de Quéribus
Ascendiendo al castillo de Quéribus

empalizada donde hacía horas ardía una monstruosa fogata. Quemados vivos, así comenzó el principio del fin para la “herejía cátara”, en lo que hoy todavía se llama “Prat des Cremats” (“Campo de los Quemados”), en provenzal. Un fin que se externdería hasta 1256, en que cae su último refugio en tierra hoy francesa, el castillo de Quéribus. En el ínterin, persecuciones en masa, decapitaciones masivas (sólo en Bèziers, las tropas al mando del sanguinario Simón de Montfort masacraron a veinte mil habitantes, mucho de ellos que sin ser cátaros se habían negado a traicionar a sus vecinos, responiendo la orden del representante papal, Arnaud Amaury, quien ante la consulta de Montfort respecto a cómo reconocerían a los herejes de quienes no lo eran, respondiò aquella célebre frase: “Matadlos a todos; Dios reconocerá a los suyos”.

Pero, ¿quiénes eran los cátaros?

Está instalada la idea que eran llamados así por la palabra “khatarii”, en griego, que significa “puros”. Ellos simplemente se llamaban a sí mismos, cristianos. Y el resto del pueblo, cálidamente, los llamaba “les bones hommes” (“los hombres buenos”). También conocidos como “albigenses”, erróneamente interpretado esto por considerarse que su fuerte era la ciudad de Albi (lo que no es verdad; allí eran pocos y, de hecho, muchos nativos de Albi no tuvieron inconveniente en conchabarse como cruzados en su contra por una buena paga); al parecer el término se les empleaba en un juego de palabras con la pureza (“alba”: blancura, sinónimo de inocencia).
¿Cuál era su credo?. Ellos se consideraban herederos de Cristo, pero de un Cristo distinto al Jesucristo aceptado por el Vaticano. Fuertemente dualistas, consideraban que Dios, siendo puro Amor, no podía haber creado este mundo donde impera la maldad. Por consiguiente, el mundo debiò haber sido creado por el Diablo. Toda creación material,

Castillo de Montségur
Castillo de Montségur

nosotros mismos por caso, compartimos ese grado de maldad, por lo que Cristo no podía haber nacido de mujer, ni vivido como hombre, porque esa sola condiciòn lo habría hecho impuro. En consecuencia, ellos sostenían que Cristo, el verdadero, era una manifestación exclusivamente espiritual y divina, y que las historias sobre la vida de Cristo Jesús eran simples alegorías para ilustrar a las masas. Por lo tanto, cuestionaban la realidad histórica del Nazareno, y así explicaban, por ejemplo, las contradicciones que los mismos textos testamentarios presentaban. Además de esto eran pacifistas, vegetarianos (aunque se permitían comer pescado por el hecho de no nacer de una cópula) y totalmente desprendidos de ritos y de posesiones. Andaban por el mundo predicando su doctrina, poniéndose a trabajar por voluntariado con cuanto granjero, artesano, albañil encontraran en su camino sólo a cambio de algo de comida y un lugar caliente para pasar la noche. Se distinguían por un hábito azul o negro atado con una cuerda basta a la cintura y un mínimo de sacramentos y liturgias. Sólo la imposición de manos para curaciòn y el “consolamentum” a quienes se aproximaban a la muerte.
Su organización era sencilla: los “creyentes”, personas que llevaban una vida normal pero asistían a sus enseñanzas y cuidaban ser solidarios, pacíficos y vegetarianos, y los “Perfectos”, que vivían consagrados al servicio, en castidad y trashumantes.
Todo esto soliviantaba a la Iglesia, porque esa regiòn –con fuertes tendencias independistas, que se conocía a sí misma como “el país de Oc”, que hablaban y escribían una lengua propia, el occitano, con más afinidad con los reinos del norte de lo que alguna vez sería España que con la entonces paupérrima París, y, sobre todo, desconfiados de la dinastía de los Capeto –que estaba en el poder- justamente ellos, los occitanos, que se sabían herederos de los legendarios visigodos. Y la soliviantaba porque ponía en ridículo el propio afán de posesiones y poder del Papado, porque desnudaba a un clero absolutamente ajeno a las cuitas y necesidades del pueblo, sólo interesado en disfrutar su posición social y atenazar a los vasallos con impuestos.
Pero algo más violentaba a Roma. Los Cátaros poseían un secreto. Un secreto que podía hacer colapsar su hegemonía…

Ese secreto era, seguramente, lo que buscaban quienes sitiaron a Montségur. En un extraño gesto de misericordia que no tuvieron en tantos pueblos arrasados, los sitiadores ofrecieron respetar la vida de todos los ocupantes del castillo si renunciaban a su fe y abandonaban la plaza. En otro extraño giro, los sitiados pidieron un plazo, y, aún más raro si cabe, se les dio los quince días de plazo que pidieron. En el ínterin, está sobradamente demostrado que dos “perfectos” primero, y días después otros tres, escaparon descolgándose por los peligrosísimos precipicios que rodean al peñasco. Los primeros llevaban –se dice en los reportes del Tribunal de la Inquisiciòn- dos grandes bultos. Los segundos, un atado pequeño, “como del tamaño de un bebé”. Algunos han teorizado que podría tratarse de un “tesoro material”, lo cual es un error: de haberlo habido, en bienes materiales esos bultos no podían sumar tanto y, menos aún, valer la vida de quienes decidieron quedarse para que esos pequeños grupos escaparan. Más aún: descolgarse peligrosamente por esos abismos no sería posible con grandes y pesados bulos de riquezas. Seguramente se trataba de otra cosa: para unos, el Grial. Para otros, documentos de lo que entonces se decía “vox populi” y aterrorizaba a la iglesia católica: que María Magdalena había sido compañera y amante de Jesús, huido a las Galias y vivido allí, y que la dinastía de los merovingios –derrotados luego por los carolingios, quienes se hicieron con el poder-, los llamados “reyes brujos” por sus dones de curaciòn con las manos, eran descendientes sanguíneos de Jesús… Incidentalmente, recordemos que Bernard de Claravel, el cisterciense fundador de la Orden Templaria, fue enviaod al Languedoc a convertirles, y pese a ser tratado burlonamente y literalmente expulsado, siem pre hizo especial hincapié en que el proceder de estos “herejes” no sólo no era reprobable sino “imitable”. Fueron justnte otros cistercienses los que empujaron el genocidio en décadas posteriores, pero los propios Templarios jamás quisieron involucrarse en ello. Los Templarios, aquellos que menos de un siglo después del exterminio cátaro serían exterminados a su vez por razones presunta y extrañamente similares a las que justificaron la matanza albigense.

Delgadas ventanas del castillo perfectamente alineadas con los solsticios...
Delgadas ventanas del castillo perfectamente alineadas con los solsticios…

Sea lo que fuere, llama la atención el plazo pedido y acordado. Quince días, lo que permitiò a los cátaros pasar en el castillo el Equinoccio de Primavera que, ese año, cayó el 15 de marzo. Este es unos de los detalles que avalan mi teoría que el catarismo era algo más que “una herejía cristiana”. Eso, y el propio castillo de Montségur. Hace décadas ya que el famoso ingeniero y matemático Ferdinand Niel demostrò que sus muros y esquinas se encuentran perfectamente alineadas con equinoccios, solsticios y los “ortos solares”, es decir, el punto de salida del Sol en cada signo zodiacal.

Las alineaciones del castillo de Montségur
Las alineaciones del castillo de Montségur

Un castillo por demás extraño, muy extraño. Se sabe que toda la regiòn fue, desde tiempos inmemoriales, mágica y sagrada. Y se sospecha de anteriores edificaciones -hoy completamente perdidas- donde luego se levantara un castillo que difícilmente estaba concebido como residencia o resguardo de un gran número de personas. Un “castillo” más bien residencia de sabiduría que fortificaciòn…

Es que el Catarismo fue la herencia occidental y cristiana de las enseñanzas de Mani, un Iniciador, un maestro espiritual o “avatar” persa quien enseñara esa Dualidad de la que habláramos antes. Discípulo de Zaratustra (o Zoroastro) según la tradición, tomaban al Sol y al fuego como expresiones simbólicas de las fuerzas inteligentes que dominaban los espacios interplanetarios. Mani enseñó a sus discípulos que en esta “guerra cósmica” entre las Fuerzas del Bien y el Mal, tienen papel preponderante los “Logos planetarios”, llamados luego por los griegos “kosmokratores”, fuerzas espirituales inteligentes que son “regentes” de cada astro planetario; en nuestro caso, estaríamos protegidos por un “Logos solar” que encarna en cada ser humano una “chispa de Divinidad”: el Arquetipo Solar. Y Cristo –según entendían los cátaros, herederos del pensamiento “maniqueo”- no habría sido entonces una persona, sino el símbolo de esa “luz interior” que duerme en todos y cada uno de nosotros. Todos tenemos un “Cristo interno”, y está en nosotros, en nuestra conducta y obras, manifestarlo.
Aún hoy es para muchos difícil comprender –y mucho más, aceptar- esta doctrina, en tiempos donde el fetichismo religioso y esperar que la salvaciòn venga “de afuera” es dominante (y si no, miren a su alrededor…). Cómo no iba a ser, además de incomprensible, francamente escandaloso para aquellas mentes retrógradas que sólo entendían el lenguaje de la fuerza bruta y la satisfacción de los meros deseos materiales que ordenaron el exterminio de “los hombres buenos”…

Cualquier semejanza con la actualidad, aunque sea metafórica, quizás no sea coincidencia.

En mi perspectiva, la riqueza simbólica del Catarismo comparte con el Templarismo provocar un eco profundo cuya motivación nos resulta inconsciente pero es intensamente movilizadora. Ya lo escribì alguna vez: aún en estas tierras, tan lejanas en lo geográfico y cultural a aquellos territorios europeos de gestas históricas, uno dice “Templarios” y genera una curiosidad intensa aún entre quienes admiten, sinceramente, “no saber muy bien de qué se trata” (alguna vez comenté, por ejemplo, que en la ciudad donde radico –que no se caracteriza precisamente por una intensa y masiva tradición cultural- una conferencia mía sobre ese tema reuniòn un número de asistentes como seguramente otros pocos temas culturales e históricos han tenido en esta localidad). Lo mismo ocurre con otros íconos: El Grial, por caso. A fin de cuentas, ¿no ocurre lo mismo en muchos países con el rey Arturo, la Tabla Redonda, Camelot, pueblos muchos de ellos totalmente ajenos a la tradición cultural sajona?. Y también sucede con los Cátaros: muchos no saben bien de qué va el tema, pero experimentan una instintiva atracción por acercarse a ello.
Y esto puede tener sólo una explicación: que esos ítems codifiquen y resuenen con imágenes arquetípicas del Inconsciente Colectivo. Es en ese sentido que adquiere relevancia el Héroe Solar que duerme en cada uno de nosotros. Perseo, el caballero que rinde culto al “amor cortés” medieval, San Jorge, Cristo mismo, Quetzalcoatl, Pachacutec, Kon Tiki Wirakocha, Hermes Trimegisto, Beowulf, el Sigfrido de Richard Wagner, trascendiendo su realidad histórica (o no) son Héroes Solares. Paradójicamente (o no tanto, yin y yang laten en cada uno de nosotros, independientemente de nuestro sexo) lo son también Juana Azurduy, Juana de Arco, Rosa de Luxemburgo, Boudica, Hipatia. Y todo Arquetipo se realimenta cuando un contexto doctrinal –que es decir, un paradigma filosófico- lo acoge y estimula, es decir, lo despierta. Esos son los Cultos Solares, explícitos : desde los egipcios a los inkas, la adoración a un “sol” que sólo la frivolidad y superficialidad académica contemporánea puede suponer concebido por los ancestros como un dios por sí mismo, perdiendo la perspectiva que lo tomaban como símbolo manifiesto de otro Principio Sutil (el Logos Solar), o implícitos, donde detrás de la concepción de una Dualidad se esconde una completa cosmogonía, de fuerzas –ya lo citamos- espirituales en permanente antagonismo y con “territorialidades” manifiestas: son las “inteligencias espirituales” asociadas a los astros, los Logos, los Kosmokratores, los Genios Planetarios. Pero lo que podría parecer sólo un complicado panteísmo tiene honduras metafísicas: hay un Principio de Correspondencia que señala que emanaciones, reflejos, hálitos de esas fuerzas superiores espirituales duermen en la baja y densa naturaleza humana y –lo escribimos ya- está en nuestra Voluntad despertarles.

El secreto de María Magdalena. El Grial, improbable objeto físico. O los documentos que enseñaban a despertar el Héroe Solar particular. Cualquiera de esos elementos no sólo harían colapsar a la iglesia católica como la conocemos: sería una bomba de tiempo para los Poderes dominantes, por un colectivo de razones que he expuesto en otros trabajos. Por ello el exterminio cátaro. Pero el secreto sigue a resguardo. Y, cualesquiera sea su verdadera naturaleza, ya ha comenzado a develarse. La evidencia: todo cuanto se ha escrito, teorizado, fabulado, mentido o aseverado desde hace años sobre temas prohibidos durante siglos, ¿acaso no es evidente expresión que las pistas han abandonado los cenáculos crípticos donde estaban celosamente guardados?

Anuncios

3 comentarios sobre “El Logos Solar, Cristo y los Cátaros

Agrega el tuyo

  1. Buenisimo el post gustavo, muchisimas gracias. Quisiera agradecer a todos los seres que hicieron posible todo. Creo que asi como cada ser fue participe en un lugar en la historia de los caminos, tambien nosotros que nos toca este tiempo, somos participes conscientes y aportando lo mejor que uno puede, mas alla de lo que crea cada uno y las conclusiones que saquemos, hay algo que es inevitable e inminente, los llamados, depende de cada uno si atiende el llamado o no, pero llega y estos ultimos años siento que es mas intenso, muchas personas por lo menos empieza a questionar en profundidad todo y van tomando conciencia de ese secreto que esta a resguardo, que crece a medida que nos acercamos entre todos, creemos un poco mas cada dia y cada dia es mas cerca. Gracias.

    Me gusta

  2. Estamos en la misma senda Gustavo, solo que vos me llevas mucho camino de ventaja.- Un fuerte abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑