AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

LA CIVILIZACIÓN PERDIDA DEL URITORCO

Posted by Gustavo Fernández en 30-05-2014

El UritorcoComenzar este ensayo escribiendo algo como que los extraños giros del Destino nos llevan en direcciones impensadas trazando un camino que comenzó en la infancia y tiene un alto, sólo un alto, en la redacciòn de este artículo, sería una cursilería literaria si no fuese inevitablemente cierto. Porque cuando al reflexionar sobre las circunstancias que me llevan a teclear estas líneas se abreva no solamente en la investigación de campo que uno (el autor) ya madurito, ha realizado en el terreno, sino se nutre también de casi olvidadas anécdotas familiares que en su tiempo parecían carecer de relevancia es inevitable concluir que por más que les pese a los panrrefutadores militantes cierto ordenamiento inteligente se entreteje en la trama temporal de nuestras vidas. El Universo, la Conciencia Cósmica, Dios, Bhrama y un Arlequín cósmico jugando con nosotros; sea el lector quien elija la autoría metafísica. Yo sólo soy un mortal observador de su accionar.
Pertenezco a una familia que por tres generaciones cumplió espontáneamente un extraño ritual: cumplidos los once años de cada hijo varón –por línea paterna desde hace cuando menos cinco generaciones, sólo hemos nacido varones- éste asciende con su padre al mítico cerro Uritorco, sí, el mismo que concita el imaginario colectivo en torno a OVNIs y duendes, ciudades subterráneas y portales cósmicos, en la argentina provincia de Córdoba. Y no se trata que mi familia tenga un historial de brujas y hechiceros ni entusiasta pasiòn por lo oculto latente en heredadas bibliotecas familiares, no. Para bien o para mal, soy el primer Fernández (de ésta rama de los Fernández, habida cuenta que sumaremos algunos millones en el mundo) con profesional dedicaciòn a enigmas y misterios. Si sirve de algún parámetro, mi abuelo y mi padre, socialistas contumaces y proletarios que lograron ascender a puro esfuerzo en la escala social desde sus humildes orígenes, siempre vieron mi temprana vocaciòn por investigar “cosas raras” con una indisimulable mezcla de ternura y preocupación. De modo que esa costumbre casi arquetípica para nosotros de veranear en Capilla del Monte y que, cumplido sus once años, mi padre acompañara a mi abuelo a la cumbre del Uritorco, y que cumplidos mis once años hiciera lo mismo con mi progenitor (con mi único hermano, menor, aún discutimos la fecha exacta de su propia única ascensión; él no la recuerda, yo, por el mero hecho de mi mayoría de edad, la ubico alrededor de los mismos mágicos once años) siempre era visto por las mujeres de la familia como una curiosidad un poquitín extravagante. Hoy, desde mis cincuenta y seis años, veo en ello otra Mano, y era muy conciente cuando, siete años atrás, hice lo mismo con David, mi único hijo varón.

Aviso –quizás tardío- al lector: en este trabajo no encontrará canalizaciones cósmicas, mensajes mediumnímicos ni revelaciones supranaturales. Sólo, nada más –y nada menos- que investigación de campo. El resultado de visitar a través de los años ese mágico enclave y sus aledaños reuniendo datos, crónicas, testimonios; evaluando “in situ” las observaciones de terceros, abriéndome paso a punta de sudor entre peñas y matorrales sólo para salir de ciertas dudas. No le faltará al lector interesado decenas de publicaciones donde sus autores expondrán sus vivencias personales cuyo valor será funciòn matemática de la disposición de creer que tenga quien recorra esas páginas. Aquí hablaremos de otra cosa, de aquello que nutría una adolescencia quizás lejana pero siempre recordada: la pasiòn por preguntar, por indagar, por caminar. Recuperar más el espíritu del explorador que el del profeta. Aunque, claro, lo de “explorador” es una exageración en la bucólica sierra cordobesa donde el viandante pasea con relativa seguridad y comodidad.

En el "Valle de los Espíritus"

En el “Valle de los Espíritus”

Luego de aquel ascenso de 1969, con once años, llegué a la cima del Uritorco –hasta hoy- veintiún veces más. Varias de ellas en plan de investigación, algunas incluso en solitario. He pernoctado en la otrora “Pampita” devenida en “Valle de los Espíritus”. He visto las “luces del Uritorco”, también.
Recuerdo particularmente un ascenso del año 1986. El día era de por sí destemplado y la inminente tormenta no auguraba, precisamente, un final rutilante a la travesía. Pero munidos de irresponsable entusiasmo persistimos en la trepada, observando como algunos compañeros fumadores iban dejando pedacitos de pulmones regados por el camino para hallar, supongo, el camino de regreso.
El ascenso requiere voluntad y paciencia. Nada más. Dejando de lado el memorable paisaje, el paseo es francamente monótono y, salvo la oportunidad de un refrescante chapuzón en una vertiente, nada nos detiene hasta tocar la cruz sita en la cumbre, así como nada nos desaburre. ¿Nada?. Bueh, es un decir. En realidad debería haber aclarado nada anormal.
Porque si algo resulta gracioso en el Uritorco son sus visitantes. Recuerdo cuando ascendí por primera vez al cerro, hace casi cuarenta y cinco años, en que el grupo de tres personas del que formaba parte no encontrara ningún compañero de viaje por el camino. Hoy, a mitad del mismo, el Uritorco me recordó desagradablemente la porteña calle Florida entre Corrientes y Lavalle un lunes a las doce del mediodía. Y no con feriado bancario, precisamente.

Mieleros, buscadores de aventuras, familias con nenitos y el perro (¡Sí!. ¡Yo vi un can andinista con estos ojos cuando nadie me había convidado nada fuerte todavía!). Pero lo más, cómo decirlo… lo más ¿tierno, sería la palabra?, eran los místicos.
Me encontré ya durante el descenso y muy cerca de una explanada conocida como “la pampita” (lugar más que apto para acampar) con un parapsicólogo de la ciudad de Córdoba. El había tenido –según me contó- ciertas visiones noches anteriores de que un OVNI aparecería en la zona y de que hallaría –él, no el OVNI- una misteriosa caverna de acceso a reinos subterráneos que supongo de lovecraftiana antigüedad. Al OVNI lo había observado la noche anterior –no encontré ningún otro testigo que confirmara la especie- y la caverna también, allá lejos en un barranco. Traté de explicarle que se trataba de una fisura en la roca más que conocida por los lugareños –conclusión a la que llegué después de bajar un buen trecho por la vertiginosa ladera entre zarzas, piedras sueltas y no sé cuántas alimañas- pero el vidente, mirándome con la omnisciencia de la sabiduría divina, siguió convencido de su “revelación”.
Al día siguiente –dijo- entraría al mundo subterráneo. Hombre precavido, el parapsicólogo. Un revólver calibre 38 largo y una carabina con mira telescópica más una escopeta de doble caño del 12 y una pistola Beretta 22 lo acompañaban en su espiritual misión. Según comentó, un puma andaba rondando y yo, que algo escuché de pumas en mi vida, me pregunté que clase de felino era ése que ansiaba la compañía de seres humanos próximo a las ciudades en vez de la nutritiva complicidad de corrales monteses.
En fin, que después de convivir con tales personajes, sólo sobrevive una convicción: la de haberme encontrado con burgueses cosmopolitas que escapando de sus mediocridades cotidianas, quieren, aunque sólo fuera por un fin de semana, sentirse cercanos a Indiana Jones para tener algo que contar en las tertulias a su regreso. Como siempre, en el mar difuso de los enigmas sólo permanecen, inmarcesibles, los chiquitos temores de todos los días que soporta el hombre: su inseguridad ante lo Desconocido, su angustia existencial, su necesidad de que algo maravilloso le pase en la vida (“¡por favor, aunque sea una sola vez!”) y el erótico deseo de llamar la atención de quienes le rodeen. La vieja histeria.
Largas filas de meditantes de la “new age”. Flacos, barbudos, con cara de falopa o de “yo no fui” que trataban de trasuntar una discutible paz interior (¡anímense a cuestionarles a estos místicos sus creencias!). El “paz, hermano” marcaba cada encuentro entre las peñas, preludio de un breve diálogo donde a los gestos dispensadores de bondad, a las miradas resplandecientes de gozosa exaltación (o de fiebre) y a las declamaciones de encuentros cósmicos les seguían, inexorablemente, los eclécticos pechazos de comida, una frazada, algunos pesitos… porque en su devocional misión se habían largado con lo puesto y no era cuestión, claro, de andar molestando a los hermanos extraterrestres que tan diligentemente los habían instruido con necesidades tan vibratoriamente bajas como las de este reino material. Que para eso estábamos nosotros, después de todo, hombres del barro que no del cielo estrellado. O sea, spiritus promptum est, caro autem infirma. El espíritu está listo, pero la carne es débil.

De prestigio más próximo a lo metafísico que a lo histórico durante las últimas décadas, supuestas ”bases” de OVNIs, la leyenda de una mítica ciudad subterránea llamada Erks, pretendidos contactos extraterrestres y con entidades elementales (sobre cuya verosimilitud no debatiremos aquí) le han otorgado un protagonismo mediático a nivel internacional que seguramente no soñaron sus fundadores y consolidadotes urbanos a través de los últimos cuatrocientos años. El hecho relevante es que es tal el aluvión turístico –y el crecimiento demográfico, en brazos de personas que por razones espirituales en su mayoría, han elergido radicarse en Capilla del Monte, otrora somnoliento pueblito rumbo a convertirse en errática ciudad, sita al pie del mismo cerro- que se hace difícil suponer que allí mismo aún hoy, sobreviven evidencias de una civilización desconocida que, quizás no casualmente, eligió establecerse en los alrededores de este “radiofaro espiritual” para un segmento tan notoriamente marcado de la población. Esa misma relación quizás quite entidad científica a mi hallazgo, cosa que, si he de ser sincero, me importa muy poco: las huellas están ahí (por lo menos, a la fecha, esperando que la depredación del ser humano no acabe rápidamente con ellas) para quien quiera reverlas y dado que soy por naturaleza bastante indiferente a alabanzas y escarnios, me limito a exponer simplemente hechos. Tangibles. Inconmovibles. Tanto como la piedra de lo que están hechos.

Pero tengo la fuerte sensación que no es ajena la localización de esta civilización perdida donde hoy se establece la Meca de la Era de Acuario, no sólo para Argentina sino para un número creciente de “creyentes” provenientes de todas las latitudes del globo. Sostendré a lo largo de este trabajo que el lugar tiene una naturaleza que le hace especial, y que los mismos factores (seguramente rodeados de otra popularización) que hoy vehiculizan a tantos cosmopolitas a pasar sus vacaciones “místicas” en el lugar son radicalmente las mismas fuerzas que empujaron a ese pueblo ancestral a establecer en la zona sus centros ceremoniales. Que aún esperan, en parte confundidos bajo las construcciones impiadosas de un crecimiento urbanístico que por mucho que se abrogue una esencia de “reivindicación ancestral” los ignoró, seguramente con la inocencia del ignorante. Siguen allí, en ocasiones cubiertos por los amatorios “graffitis” de los inadaptados de siempre. Duermen un sueño de milenios bajo la mirada indiferente de turistas agobiados por el sol, y maravillados por un paisaje imponente que pasan frente a ellos con la aquiescencia de estar en presencia, solamente, de “extrañas formas rocosas”….

Extraña redacción la de este trabajo, aprovechando esperas vacías de otra propuesta saltando de avión en avión, volando de congreso a seminario, en las pausas de mi actividad de todos los días. Escribo de esta manera por razones si se quiere catárquicas y autoterapéuticas. Dejaré para la paz del hogar y el silencio recoleto del escritorio otras redacciones. Evocaré, a medida que mis dedos tamborileen sobre el teclado, mi propio sino avatárico alrededor del Uritorco. Invocaré las potestades familiares, llamaré a los espíritus de mis ancestros que tuvieron su cuota de responsabilidad en esto, y dejaré huella escrita de una vuelta de tuerca inesperada al enigma que el sagrado “Cerro Macho” viene imponiendo desde la profundidad de las eras geológicas.

En un principio estuve tentado de colocar el título entre signos de interrogación, más por respetar la objetividad investigativa que por convencimiento propio. Pero, finalmente y en lo personal, privan mis convicciones: las que dictan mi certeza de estar frente a las evidencias que, en la tan traída y llevada Capilla del Monte, en la provincia de Córdoba, Argentina, sentó sus reales, quizás miles de años atrás, una cultura megalítica aún no reconocida por la Ciencia.
Si tuviera que encontrar el eco de algo conocido, todo me remite a Marcahuasi, en Perú. Allí, como aquí, un horizonte cultural (al que Daniel Ruzzo ha denominado “masma”) modificó el paisaje, aprovechando las formaciones rocosas de esa meseta para erigir ciclópeas representaciones figurativas. Sé que aquí (como allí) detractores y defensores dividirán rápidamente las aguas y formarán en ambas riberas. La confrontación, debo decirlo, me es indiferente: prefiero el juicio de ustedes, mis lectores.
Alguien –de aquellos que duermen la siesta enroscados en la pata de la cama- podrá decir que esto es una nueva vuelta de tuerca promocional al ya místico paraje, con una larga historia de leyendas, duendes, OVNIs y la inevitable caterva de reminiscencias neoespiritualistas. Rizando el rizo, podría entonces yo decir que Capilla del Monte resultó siempre atractiva porque el lugar, desde épocas pretéritas, cuenta con una condiciòn especial que atrae las manifestaciones

Mortero ritual en la cumbre del Uritorco

Mortero ritual en la cumbre del Uritorco

espirituales, elegida por ello por los antiguos, renovado el compromiso por nuestros contemporáneos. Por cierto, no es una especulación menor: sería

"Cueva del Útero"

“Cueva del Útero”

un interesante entronque entre lo antropológico y lo sociológico analizar porqué, respetando matices, un mismo lugar, saltando barreras históricas, es visceralmente

Antiguas perforaciones junto a la "Cueva del Útero"

Antiguas perforaciones junto a la “Cueva del Útero”

tan atractivo para la expresión espiritual de generaciones tan distantes entre sí en la línea del tiempo.

Otra roca con hoyos, señalando el camino a la "Cueva del Útero"

Otra roca con hoyos, señalando el camino a la “Cueva del Útero”

Pero remitámonos a las evidencias. Sin duda, el disparador de estas elucubraciones ha sido sentarme a reflexionar, en decenas de oportunidades ya, en el “Pucará del

"Morteros" frente a la "Cueva del Útero"

“Morteros” frente a la “Cueva del Útero”

Uritorco”, hallazgo aún –como todo este material- no debidamente considerado por los (ir)responsables de siempre, y sobre el cual ya he escrito aquí.

Cabeza de Cóndor

Cabeza de Cóndor

La zona presenta también otras evidencias concomitantes, y salgo otra vez al cruce de mis detractores. Imagino el argumento: “¿Cómo es posible que en una zona con tanta afluencia turística seas vos, Gustavo, quien descubre esto?”. Yo no me llamo “descubridor”; sólo observador (y, modestia aparte, en eso creo ser muy bueno). A fin de cuentas, no tengo la culpa de ser el primero que reportó la “Cabeza de Cóndor” en el mismisimo Uritorco, junto al cual pasan miles de paseantes todos los años (para quien aún no la haya visto y quiera hacerlo en su próximo ascenso al cerro: unos cuatrocientos metros antes del “ojo de agua”, inmediatamente antes de “la pampita” (así la llamaban en mis mocedades, ahora la han bautizado más glamorosamente como “el valle de los espíritus”), a la derecha del camino y mirando hacia arriba (supongo que pocos lo habrán notado porque, a esa altura del paseo, el cansancio hace que uno avance penosamente con la cabeza gacha). O que los “morteros” de la cumbre son eminentemente rituales, con un “desagüe” para drenar líquidos en las ceremonias (de la misma manera que en el Pucará se encuentran inexplicables perforaciones que ascienden en forma sinuosa por dentro de la roca para salir por un punto superior, lo que hace suponer que los usaban para fumar algún tipo de enteógeno y así comulgar con la Pachamama, y el gran interrogante de que con qué técnica o herramienta pueden hacer una extensa perforación sinuosa por dentro del granito).

Las imágenes que quiero presentar fueron tomadas entre El Zapato y el dique El Cajón, en la meseta que se extiende al norte de éste. Son claramente discernibles:

Cabeza de lobo, perro.... o etc

Cabeza de lobo, perro…. o etc

a) la cabeza de lo que parece un lobo, con las orejas claramente echadas hacia atrás, visibles los ojos laterales, las fauces abiertas y la mandíbula inferior claramente articulada.
b) Dos “cabezas de lagarto” deterioradas pero reconocibles de apreciables dimensiones (compárese las proporciones), ambas igualmente orientadas al norte, lo que reduce las posibilidades de una formación natural.
c) “huellas de pies” y otras tallas del suelo rocoso
d) En los “aleros” que se sabe, luego tardíamente, los “henia – kâmiare” (mal llamados “comechingones”) usaban para largos períodos de ayuno y meditaciòn (y que miran hacia su cerro sagrado, el Uritorco) recortes en los mismos presumiblemente artificiosos.
e) Tres rocas –mostramos una de ellas- absolutamente naturales, claro, pero con la coincidencia que todas se apoyan sobre tres “pies” muy similares, como si se hubiera rebajado la roca para dejar esta particularidad expuesta.

Cabeza de Lagarto

Cabeza de Lagarto

Quiero sumar también dos observaciones: en Los Terrones (muy cerca del lugar de referencia) se encuentran rocas horadadas por lo que los lugareños (sin duda influidos por los académicos) denominan “morteros”, que se supone para la molienda de granos. Es risible que en ejemplos como los que muestro lo sean, toda vez que los orificios se encuentran en toda la superficie en derredor de la roca, para lo cual tendrían que haberla volteado en cada ocasiòn, teniendo tanta piedra disponible en sus alrededores…. Y, por otra parte, éstas se encuentran en el sendero que lleva a la “Cueva del Útero” que se presume sirvió para prácticas chamánicas ancestrales. Yo las supongo “mojones” de referencia simbólica.

También, recordemos que en Los Terrones se encuentran las dos columnas de roca que ilustro, absolutamente idénticas a otras dos que fotografié en Tepoztlán (Morelos, México) lugar que, por cierto, es un “eco” de Capilla del Monte.

Otra vista

Otra vista

 Ahora bien, ¿quiénes hicieron estas obras?. Como escribì, tengo la fuerte presunciòn que todo el conjunto, Pucará – Cabeza de Cóndor – Tallas de El Zapato pertenece al mismo horizonte y por lo tanto, la misma época, lo que de por sí nos sitúa unos 6.000 años A.C. Es probable que en la zona –las mismas estribaciones serranas, por caso- haya otras tallas de este tipo. Pero lo cierto es que, por definición, esto no pertenece a ninguna cultura conocida y tipificada por la ciencia académica. Y nos ubica más cerca de las leyendas arcaicas, de un Tiwanaku ancestral, del mismo Marcahuasi… Y ante la pregunta de: “¿porqué no se hallaron antes, y en otros puntos, algunas otras evidencias?” sospecho alguna catástrofe, vaya a saberse si natural o provocada, que borró todo otro vestigio más deletéreo de la faz de la tierra. Mis reflexiones me hacen sospechar esa hecatombe alrededor del 3.600 A.C. por un colectivo de razones que excede los límites de este artículo.

Como señalamos, allí están las evidencias, inevitablemente ya maltratadas por el turista desaprensivo. Esperemos, hagamos votos, para que

Otra vista

Otra vista

sean merecedoras de un estudio más acabado y su preservación antes que desaparezcan.

Pero hay algo quizás aún más interesantes. Si se proyecta imaginariamente una línea desde el pico hacia el fondo del cercano precipicio, quizás de unos cien metros, se observa lo que aparenta ser la entrada a una cueva, junto a cuyo acceso brota un raudo manatial, y señalada – o protegida- por una gran roca vertical ovoide.
Y aquí lo interesante de comentar. Señalé que nadie parece haber dado cuenta de la presencia de esta colosal cabeza, quizás de unos cuatro metros de altura. Pues tampoco, no hay registros de la cueva y, que se sepa, quien la haya explorado. Obvio es decir que ya está en nuestra agenda, y muy pronto trataremos de relevar en detalle la efigie y descender al profundo barranco. Pero queremos con este breve post dejar constancia del hallazgo, en funciòn de próximas actualizaciones.

¿Huella de "pies"?

¿Huella de “pies”?

En lo personal, no creo que hayan sido los “henia – kâmiare” sus hacedores. Estudiando en el terreno dicha cultura, he observado que desde lo tecnológico su naturaleza los llevaba a vivir de la manera más natural posible. De hecho, sus viviendas eran, en el mejor de los casos, chozas semisubterráneas (por eso los sanavirones, sus eternos enemigos, llamaron a las vizcacha “k’mchingon”, dado que ése era el grito de guerra de los henia – kâmiare -y significa “¡A muerte!”– y, una vez llamados esos roedores así, despectivamente y por analogía el término revirtió a la etnia que nos interesa por su costumbre de vivir bajo tierra o en cavernas). Aún más; su presencia es constatada desde aproximadamente el 3.000 antes de nuestra era, y ya tres mil años antes, es decir, en el 6.000 A.C. hay evidencia científica de la presencia de un pueblo aún desconocido pero capaz de grandes logros urbanísticos. La prueba es el Pucará de Pueblo Encanto datado en ese entonces por los depósitos de limonita en los orificios excavados artificialmente en el granito. Por la grandiosidad y magnificencia, estimo que la cabeza de cóndor debe haber sido obra de la misma cultura.

Aleros con apoyo

Aleros con apoyo

Muy posiblemente éste sí sea de factura comechingón, toda vez que sabemos sobradamente que este pueblo reverenciaba el lugar y ascendían al mismo con propósitos rituales. Así como muchos morteros de la zona sin duda no han tenido las aplicaciones agrícolas o culinarias que los arqueólogos académicos tratan de adjudicarle con tan poca imaginaciòn, éste en particular, con un visible drenaje, seguramente servía, por la vista impresionante de su ubicaciòn, para el consumo de hierbas o brebajes enteógenos con fines extáticos o chamánicos. Recordemos que estos pueblos tenían la costumbre de “fumar la piedra”, taladrando orificios y conductos en la roca -como las “pipas” del citado pucará- para quemar hierbas que inhalaban con fines rituales. A fin de cuentas, la práctica devocional de “fumar la piedra” que es también parte de la Pachamama así como copular con ella -otra práctica extendida por todo el orbe- pone de manifiesto el atributo humano y sensible que daban al orden natural.
Permítaseme señalar también en los cercanos Los Terrones una formaciòn, quizás natural pero con algo de… ¿portal?. Cada uno, cada una,

Columnas del "portal"

Columnas del “portal”

hágase cargo de sus suposiciones.

¿Un portal en Los Terrones?

Ante el esperable argumento que tenderá a minimizar el significado de estos hallazgos en funciòn de su casi “inserción cosmopolita” (no están en estribaciones perdidas de una cordillera o bajo las dunas de un desierto, sino allí mismo, donde pasean ancianos jubilados, familias de vacaciones, estudiantes en viaje de egresados) señalaremos que, precisamente, lo urbano actúa más como “enmascaramiento” de la extrañeza que como significante. Además, si hay lugares donde los arqueólogos menos se ven motivados a indagar en el terreno es, precisamente, en

Arriba, Los Terrones. Abajo, Tepoztlán

Arriba, Los Terrones. Abajo, Tepoztlán

zonas turísticas, generalmente bajo el exigüo pretexto que “si hubiera algo allí, ya habría sido catalogado”. Y la necesidad de reescribir la historia de Capilla del Monte –pero reescribirla en términos milenarios- demuestra lo errado de ese aserto.

Anuncios

11 comentarios to “LA CIVILIZACIÓN PERDIDA DEL URITORCO”

  1. victor de la llata said

    ¡ Hola como estas ! quien te escribe es un lector de tus investigaciones que has hecho del fenomeno ? OVNIS atraves de los largos años que llevas haciendolo en esta pagina cuyo nombre es AL FILO DE LA REALIDAD, sin embargo en todo este tiempo que llevo leyyendo tus investigaciones con respecto al Fenomeno ? OVNIS en ninguno de ellos HAS AFIRMADO LA EXISTENCIA FISICA DEL MISMO. De ahi que hoy te hago esta pregunta a modo de reflexion ¿ QUE NO ES TIEMPO YA, DE DECIRLE AL MUNDO, QUE SI EXISTEN LOS OVNIS, Y QUE SON TRIPULADAS POR SERES EXTRATERRESTRES, VENIDOS DE ALLENDE DEL COSMO, Y ADEMAS PRESENTANDO LAS PRUEBAS QUE AVALAN DICHA AFIRMACION ?…SABES PORQUE TE HAGO ESTA PREGUNTA, EN MIS 20 O 25 AÑOS QUE TENGO DE LEER SOBRE ESTE TEMA ?..
    EN LA MAYORIA DE ELLOS LA CONCLUSION ES QUE ¿ OCURRIO O NO OCURRIO ? ES VERDAD, O PRODUCTO DE LA IMAGINACION ? FUE UN MONTAJE FOTOGRAFICO ?…EN FIN TANTAS RESPUESTAS TAN VARIADAS QUE AL FINAL QUEDA…SOLO LA DUDA ¿ EXISTEN O NO EXISTEN ? DIME TU TIENES LA RESPUEST A ESTA INTERROGANTE…SI ES ASI NO TE QUEDES CON ELLA ¡ DIFUNDELA, VAYA HAZLA PUBLICA ! TU AMIGO VICK.

    Me gusta

  2. Juan Carlos said

    Hola Gustavo. este verano visité Pueblo Encanto con la esperanza de descubrir el “pucará” que tantas veces has citado en tus blogs. Sin embargo debo confesar que Pueblo Encanto, al menos para mí, fue un “desencanto”. Primero, porque para ubicarlo, a pesar de que están los carteles por todos lados, en la secretaria de turismo del municipio pedimos folletos y nos dijeron “es un emprendimiento privado, no hay información disponible (???!!)”. Dimos vueltas por Capilla y ahí nomás lo encontramos a pocos metros de la plaza. Entrada $ 60 (visita guiada $ 120). Optamos por abonar solamente la entrada. Nos dieron un folleto a color donde había un circuito a recorrer y una descriptiva de las atracciones. Bueno entonces parece que valia la pena haber pagado para ver. Pero grande fue nuestra decepción cuan comprobamos que una gran parte de los puntos de interés estaban en completo abandono o directamente no existían! cómo por ejemplo el castillo morisco para los niños… Pero en fin, lo que queríamos ver en realidad era el famoso “pucará”. Sin embargo cuan llegamos a esa parte del paseo no logramos distinguir más que un aparente muro de grandes bloques de piedra junto a un promontorio rocoso que domina el lugar. Convengamos que el lugar tiene una vista espectacular frente al Cerro. Y bien podría uno imaginarse como un lugar magnífico para un altar. Pero no hay ninguna indicación sobre el terreno que señale claramente los detalles de la ruina megalítica (si que realmente existió) Además en ese sitio hay un enorme tanque de agua que no debería seguir estando allí si se trata de un valioso sitio arqueológico. Los yuyos crecidos tapaban los faldeos. había una especie de mesa de troncos supuestamente para ser usada en las visitas guiadas o para exponer y vender souvenirs (?). Asi que luego estar casi una hora recorriendo exclusivamente este “pucará” decidimos continuar el resto del circuito dentro de la propiedad. Vimos unas cabañas para alojar turismo. Y una especie de hosteria junto al castillo morisco. Pero todo estaba con bastante abandono, a excepción de esta última parte que parecía con alguna actividad de huéspedes (turistas). Y así termino nuestra visita a Pueblo Encanto. Conclusión. Este creo, es otro de los ejemplos de las cosas anómalas que suceden en Capilla…y no me refiero a los ovnis o a entidades etéreas precisamente. Sino a aspectos cuestionables de como se administra el patrimonio de ese hermoso y misterioso sitio.

    Me gusta

  3. Hola Juan Carlos, cómo estás. Quisiera extenderme en algunas observaciones, precisamente porque, como lector “histórico”, mínimamente te merecés conocer mi punto de vista sobre esto. Es correcto que en el predio falta señalizaciòn y cuidado, y es un problema de fondos. De presupuesto. De recursos. Recordemos que, precisamente el desmalezado que permitió reconocer el “pucará”, fue postergado durante décadas por ese motivo. Desmalezar un área rocosa y de vegetaciòn silvestre no es como hacerlo, lógicamente, en el fondo de casa. Mantenerlo, tampoco. Yo he recomendado, sin ir más lejos, perimetrar el pucará con alambrado, colocar cartelas explicativas y me han respondido -con amistosa ironía- “¡muy bien”. “Podés hacerlo cuando quieras”. Porque se trata de sumas respetables d egastos que los prpoietarios no tienen en vista erogar.
    Otro tema es la “desinformaciòn” en Turismo. Hay razones políticas d epor medio, y si suponés que el bien común -turístico- debería estar por enhcima de esas pequeñeces, pues… no conocés Capilla 😉 De hecho, yo no tengo empacho en escribir que las dos últimas administraciones municipales -la actual y la que ésta reemplazó- parecen más empeñadas en reducir el flujo turístico que en incrementarlo. Parece una tontería: pero hay “fuerzas vivas” en Capilla que, sinceramente, desean volver a ser el pueblito serrano con el burrito cordobés en sus calles, si se entiende la referencia.
    Un tema distinto es que ustedes hayan optado por “ahorrar2 en el pago de la entrada. Cada uno justiprecia el conocimiento y la informaciòn a su manera. Pero esa diferencia (que los propietarios del lugar tienen todo el derecho a cobrar) HACE la diferencia. Es optar por caminar sin orden ni concierto o reencontrarse con todos esos detalles que los conocedores del lugar señalamos (y que yo he referido en los artículos que has leído). A veces, lo barato sale caro. La presunciòn de “si es que realmente existió” es la consecuencia de la lectura incompleta y sesgada de algo sobre lo cual habrías tenido una mejor aproxcimaciòn si no hubieras tratado de ahorrar… sesenta pesos.
    La “mesa para souvenires” no es ni lo uno ni lo otro: se colocó para que los grupos de prácticas chamánicas que ocupamos el lugar dispongamos elementos de trabajo (habrás notado que está inmediatamente frente a un foigón dentro del cual, por seguridad, encendemos los fuegos ceremoniales). Y la visita guiada te habría explicaod que el tanque de agua fue colocado por el conde Odilio Estévez, allá por 1895, y para cuando los estudios señalaron que el lugar era un horizonte arqueológico la cuestiòn no se resolvía tan sencillamente como enviando un par de peones a tirarlo abajo, toda vez que se decidiò dejarlo allí -apenas, con cierta redecoraciòn artesanal en la pintura- hasta tanto una prospecciòn arqueológica más prolija decidiera cómo retirarlo sin afectar el conjunto (por la misma razón que en muchos sitios arqueológicos se decide no desenterrar ciertas estructuras hasta tanto no se hacen los informes de impacto ambiental). Podemos estar de acuerdo o no, pero es decisiòn del dueño de dejarlo allí y está en su derecho. Máxime, cuando pese a que la Legislatura de córdoba lo declaró de interés cultural -habrás visto el decreto en algunos de mis artículos- no se ha movido un centavo para permitir un estudio más acabado (De hecho, el personal de la Facultad de Arqueología de Catamarca que lo relevó y evaluó fue pagado del propio bolsillo de los dueños del lugar).
    Esta extensa aclaraciòn apunta, solamente, a sugerir que quizás manejando esta informaciòn puedas en algún momento permitirte una “segunda lectura2 del lugar.
    Saludos cordiales.

    Me gusta

  4. Hola Gustavo:
    Tu relato me trajo muchos recuerdos de mis andadas por aquellos lares en busca del misterio, aunque he subida varias veces el Uritorco, recuerdo una vez que subimos después de una tormenta una amigo y yo, solo precedidos por un grupo de rescate que había subido a auxiliar a unos acampantes sorprendidos por la tormenta. Recuerdo haber caminado por los senderos rodeado por la niebla, dándole un entorno mágico al cerro.. Igual soy mas del barrio de Los Terrones y el Pajarillo, En los Terrones en la parte mas alta del recorrido, existe un lugar, una roca, del lado contrario al precipicio, donde una se sienta allí y se siente en otro mundo a nivel energía.

    Me gusta

  5. Marisa said

    ME ENCANTÓ TU MODO EXPLICATIVO, SE NOTA QUE SOS HUMANO Y QUE DISFRUTAS ESTA VIDA, APRECIAS TODO LO QUE DESCUBRÍS AL ANDAR Y TE DIVERTIS OBSERVANDO A TUS PARES, ABRAZO ENORME Y QUE SIGAN TUS ANDANZAS O MAS BIEN TUS AVENTURAS!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: