AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

Para estar actualizado con “Al Filo de la Realidad”…

Posted by Gustavo Fernández en 04-03-2014

Puedes suscribirte a este blog (haciendo click en el ícono RSS (ícono naranja) que encuentras en la columna de la derecha, o suscribiéndote gratuitamente en nuestra lista de informaciòn, yendo a:

http://www.egrupos.net/grupo/afr/alta

De esta manera, te llegarán las notificaciones de actualizaciones en este blog. Y si lo haces en la lista, con el beneficio agregado que también recibirás informaciòn sobre nuestros otros espacios, “Movimiento Chamánico” e “Instituto Planificador de Encuentros Cercanos”, además de noticias sobre nuestras actividades.

Posted in General | Leave a Comment »

DE PIRATAS Y TEMPLARIOS EN AMÉRICA

Posted by Gustavo Fernández en 25-05-2016

Los  Templarios, en una maniobra milimétricamente calculada, en el amanecer del viernes 13 de octubre de 1307 en toda Europa fueron masivamente capturados, encarcelados, enjuiciados y pocos años después, masacrados en las hiogueras, por orden del rey francés, Felipe “El Hermoso” y su alianza con el Papa Clemente VII, dadas las enormes deudas que el primero tenía con aquellos y no podía pagar (y la ambiciòn de posesionarse de sus dominios y riquezas) y el segundo por lo incontrolable que la Orden resultaba para el Papado (y también por sus riquezas). Casi todos los Templarios cayeron, pero un grupo logró llegar al fortificado puerto de La Rochelle, donde tenían su flota y partir con sus navíos con rumbo desconocido. Seguramente América. Recordemos que ellos inundaron Europa con ingentes cantidades de plata que ingresaban con esa misma flota procedentes de lugares desconocidos, y muchos nos preguntamos si es ese lugar no era nuestro continente. Esa es la razón por la que las carabelas de Colón llevaban pintadas en sus avíos la “cruz pateada”, símbolo histórico de los Templarios: quizás con la intenciòn que si los mismos –o sus descendientes- las avistaban, no huyeran de su presencia o, mejor aún, atacaran (habida cuenta de sus innegables y legendarias dotes de estrategas militares que hubieran hecho desaparecer la escuálida expedición colombina en un santiamén).

"Mandiles" -pequeños delantales que forman parte d elos atributos-masónicos. El primero a la izquierda del segundo renglón es el de los Caballeros Templarios

“Mandiles” -pequeños delantales que forman parte d elos atributos-masónicos. El primero a la izquierda del segundo renglón es el de los Caballeros Templarios

Los Masones se constituyen en 1704. Designan a uno de sus máximos grados con el nombre de “Caballeros Templarios” y para ese grado adoptaban como símbolo una calavera sobre dos tibias cruzadas. Esto tiene una razón.

Cuando en 1312 se sustancian los procesos contra los Templarios en Francia, una de las leyendas que se exhuman como prueba de “necrofilia” son sus propios relatos, de puño y letra, que retrotraen a dos siglos atrás cuando un caballero de la Orden del Temple, enamorado de una doncella, ante la muerte por enfermedad de ésta no puede resistirse y exhuma el cadáver con el que tiene relaciones sexuales. Luego, para que nadie vuelva a mancillarla, decapita el mismo, y coloca su cabeza sobre sus piernas entrecruzadas. Años después, cuando oficiales del rey abren la sepultura, encuentran (¿adivinen qué?) el esqueleto desmembrado pero, ostensiblemente, las tibias cruzadas y sobre ellas, la calavera de la infeliz joven.

Esta crónica que peca de ingenua fue sin embargo una de las “evidencias” de sus “prácticas diabólicas”. A cualquier interesado en Hermetismo y Alquimia no se le escapará que en realidad tenemos aquì la descripción de todo un proceso de transmutación (suponer lo contrario sería como suponer que los textos alquìmicos medievales, cuando nos hablan de la “muerte tras los esponsales”, describen morbosamente un asesinato post nupcial…). El hombre que busca su evoluciòn espiritual debe aceptar el fin (la muerte) de sus creencias habituales (“inocente como una virgen”) para enfrentar y penetrar (“la consumación sexual”) lo desagradable de una verdad que, sobre todo, es Verdad: detrás de la Cruz (las tibias cruzadas) hay un secreto que no es apto para el vulgo (la calavera).

La "jollie" (bandera pirata)

La “jollie” (bandera pirata)

Y cuando a fines del siglo XVII y principios del XVIII los “piratas” comienzan a asolar el Caribe (en tiempos en que estaban gestándose las sociedades masónicas) algunos (no todos; como vemos, había distintos tipos de “Jollies Rogers”, denominación popular de las banderas piratas) eligen como símbolo, precisamente ése: porque era una señal críptica entre hermanos, a los que se buscaba o se les suponía en algún lugar de la geografía americana. La “Jollie”, sobre la que (y sus dueños) Borges escribió: “Te aguarda incorruptible tu tesoro: la vasta y vaga y necesaria muerte”

Pero esto último ya era sabido por algunos miembros conspicuos de la Curia católica (siempre hubo ocultistas que se sumaron a las filas vaticanas, ya sea por ser una protecciòn –la mejor- para sus entonces arriesgados estudios, ya sea porque en sus archivos encontraban el material que tanto necesitaban para trabajar), esoteristas de cuño que trabajaban de curas en horario laboral. Recordemos, sin ir más lejos, cuántos sacerdotes católicos resultaron ser, al paso de los años, masones. De hecho, sospecho que fue en el seno del propio Vaticano donde la Orden Templaria –cuando menos, sus enseñanzas,- se perpetuò con los más variopintos disfraces.

Catedral de Cuernavaca

Catedral de Cuernavaca

Y vinieron a “evangelizar” a América. Pero quizás, también, a establecer contacto con los viejos templarios que se sabía huidos a estas tierras. Y por eso, en algunos lugares, ya en 1535 inscribían, en frontispicios de catedrales como la de Cuernavaca (Morelos, México) en el lugar más visible posible, las tibias cruzadas y la calavera: porque sabían inevitable que a esos centros depositarios del saber y la política europeos, para hacer contacto o simple espionaje, los herederos de los templarios americanos habrían de acercarse…. Recordemos que es precisamente ésa, la zona central del actual México, donde proliferó la cultura Tolteca, la que en sus “Órdenes” de “guerreros – águila”, “guerreros- jaguar” y “guerreros- serpiente”, en realidad, sacerdotes y guerreros a la vez, tanto nos hacen acordar a los Templarios.

En estos contextos, no resultan tan extrañas las investigaciones del ingeniero argentino Fluguerto Martí y su gente quienes dicen haber hallado, en las patagónicas costas del Golfo San Matías, los restos de una “factoría templaria”,

Frontispicio

Frontispicio

ruinas simplemente conocidas como “El Fuerte” y sobre las cuales los arqueólogos no logran ponerse de acuerdo. O los trabajos del desaparecido Jacques De Mahieu, que hablan de presencia templaria en un Paraguay prehispánico….

Posted in Arqueología Revisionista, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , | Leave a Comment »

EL TAROT Y LA ORIENTACIÓN ESPIRITUAL

Posted by Gustavo Fernández en 22-05-2016

 Tarot   Hay certezas de las que no se habla pero se imponen por su obviedad. Entre otras muchas, ésta: las artes mánticas en general y el Tarot en particular, más allá de displicencias jurídicas o censura de edictos policiales, existirá siempre y siempre encontrará la gente a quien acudir y dónde hacerlo. Suponer que una “educación científica”, estimulando el raciocinio y la intelectualizaciòn pondría coto al “pensamiento mágico” refleja sólo la ingenuidad (o el fundamentalismo académico) de quienes lo dicen. Es ignorar la enorme cantidad de intelectuales, profesionales, individuos vistos como “racionales y lógicos” por sus pares que acuden en las sombras a nuestros gabinetes. Es desconocer que cuanto más logicidad habrá más magicidad, porque a lo que te resistes, persiste.  Simplemente, es elegir haber quedado fuera de la luz del entendimiento. Porque las mancias son sistemas astrales de información. Y funcionan.
    Sin embargo, aún por largo tiempo (por más que creamos encontrarnos en umbrales cuánticos)  el Tarot (pues de él hablamos aquí, aunque la observación puede ser extensible a otras disciplinas, otras filosofías, otros saberes) seguirá deambulando en la umbrosa periferia de lo socialmente aceptado. Así, cuando entusiastas pero ingenuos colegas suponen inminente la intrusión universitaria de tales hermetismos, cometen el error conceptual de no comprender que toda disciplina que reivindique la intuición, la percepción extrasensorial, que sugiera la incidencia del espíritu no tiene lugar en las instituciones monopólicas de la educación. Salvo que acepten la etiqueta de “creencias y cultos” y, como tales, se subordinen a la mirada, ora compasiva ora disciplinatoria, de esas otras creencias, las institucionalizadas. Las religiones.

    A este pantano epistemológico contribuye –qué duda cabe- un número importante de “tarotistas”, más creídos en su “don especial” o en su necesidad de rapiñar unos billetes que en la credibilidad que le dan –o le quitan- al Tarot. Mercachifles ambulantes de la ilusiòn, son al arcano y respetable Esoterismo lo que un puesto callejero de pollo frito es a cualquier  nutricionista: intrusionismo desleal y un peligro social.
De resultas de esta “mèlange” nace la confusiòn de un público necesitado que duda a quien acudir y, fundamentalmente, para qué. Porque los motivos que él o ella crea tener para hacer una consulta de Tarot en ocasiones no son lo que realmente necesita saber en ese momento. Lo que nos enfrenta de lleno al espíritu de esta nota: la orientación espiritual.

    En efecto, ¿qué es el Tarot sino eso, entiéndase lo que se entienda como tal?. Sin duda la gente acuda por inquietudes pedestres e inmediatas: el ser amado, problemas laborales, un viaje, estudios. Al Tarot, como filosofía de vida, le importa un bledo si no pagas tu renta, te peleas con tu pareja o fracasas en tus estudios, pues todo ello es “maya”, ilusiòn efímera de la vida cotidiana. Pero esa misma filosofía entiende claramente que si no estás bien afectivamente, te angustia tu situación económica o te deprime no concretar proyectos, todo ello conspirará contra tu disposición de ánimo para la vida espiritual, porque es un hecho que la mayor parte de la gente no sabe nutrirse y aprender precisamente de las mejores lecciones que son los obstáculos. ¿Quién pensará en la ultrafísica del espíritu si no sabe si el dinero le permitirá llegar a fin de mes?.  Por lo tanto, el Tarot nos nutre de orientaciones pero siempre (cuando menos, deberían serlo) subordinadas al aprendizaje espiritual.
Por ende, el/la tarotista que sólo responde lo inmediato, lo funcional, flaco favor le hace al saber que dice amar. Porque toda orientación cotidiana honra al Tarot cuando el “tallador” (técnicamente, “quien echa las cartas”) emplea esa información sobre lo inmediato como trampolín para llevar la atención de consultante a los ecos espirituales de su vivencia material. Y es mentira que quien acude por mal de amores, dificultades financieras o disputas familiares le importa poco lo espiritual. Sin duda no tiene disposición para sentarse a escuchar una conferencia magistral pero siempre –siempre- se es sensible al eco metafísico, si sabemos llamar la atención sobre él. Día a día veo en el brillo de la mirada de mis consultantes la chispa del interés cuando el contexto pragmático se ilumina con la referencia trascendente. Que está en la capacidad de cada uno, de cada una, saber hacer resonar la cuerda adecuada.

    Hay un cierto matiz psicoanalítico en la entrevista de Tarot. Desde el hecho inevitable que una parte sustancial de los consultantes necesitan “alquilar por hora” un oído que les escuche, hasta la tranquilidad que les trae la mera reflexiòn desapasionada y momentáneamente distante (en la calma del gabinete del tarotista) de sus hechos. Pero no debemos subrogarnos una funciòn que no nos corresponde: muchos colegas carecen de la formación psicológica mínima y si a ello le sumamos la pedantería salvatífera de quien se cree “especial”, la tentaciòn de influir sobre la vida del otro es grande. Pero también reconozcamos una verdad que hiere la piel de psicólogos de toda laya: la gente que acude a un tarotista NO lo haría a un psicólogo. Con seguridad, no por no confiar en ellos, sino porque el consultante de Tarot lo es en tanto y en cuanto (salvo excepciones) el agua le llega al cuello. Necesita instrumentar acciones ya, ahora, mañana. Y no hay abordaje terapéutico que den pautas para el “ahora”. Y también porque –aunque algunos psicólogos más freudianos que Freud salten a mi yugular- la experiencia de tantos años me demuestra que en el momento en que el analista calla para que el analizando reflexione solo, el consultante de Tarot comienza: él necesita el dedo digitador, el consejo paternalista, que le respondan el “decime qué hago” demandante. Y es un hecho: no cualquiera necesita terapia en cualquier momento, y muchos y muchas si necesitan al hermano mayor.

    Por eso, por la necesidad de un hermano mayor, es improcedente (además de infantil) esperar que los y las tarotistas se formen e ilustren para el consejo y orientación psicológicos (pero soy improcedente e ingenuo: aspiro que mis colegas, todos, se obliguen a eso); pero deben, debemos, asumir, todos, nuestra responsabilidad moral. Espiritual. De escuchar a los hermanos menores y aconsejarles con afecto y contenciòn. Fraternidad que sólo tendrá su alquimia si cada uno, de este lado de las cartas, hace autocrítica de su propia vía espiritual.

 

Posted in Esoterismo | Etiquetado: , | Leave a Comment »

SAN LA MUERTE: ¿ENTIDAD ESPIRITUAL, SUPERSTICIÓN O EGRÉGORO?

Posted by Gustavo Fernández en 19-05-2016

Introducción

Nuestro Director, Gustavo Fernández en 1994, frente a un altar de San La Muerte en el más popular "templo doméstico"de Barranqueras, ciudad de Resistencia, Chaco(Arg.).

Nuestro Director, Gustavo Fernández en 1994, frente a un altar de San La Muerte en el más popular “templo doméstico”de Barranqueras, ciudad de Resistencia, Chaco(Arg.).

Desde hace treinta y cinco años me vengo dedicando al estudio de lo parapsicológico. En ese tiempo, no sólo he tenido la oportunidad de acumular conocimientos teóricos, sino fundamentalmente –y esto es lo que trato de rescatar permanentemente– aplicaciones prácticas de esos conocimientos. He transitado desde la más rígida formación universitaria, que me impulsaba a rechazar con una sonrisa de falsa superioridad todo lo que se catalogara como “superstición”, hasta la humildad de saber escuchar al curandero, al manosanta o al brujo indígena que tanto tienen aún que enseñarnos a nosotros, autosuficientes hombres de ciudades.

He aprendido, sobre todo, que detrás de la palabra “superstición” se esconde una enorme sabiduría perdida. A fin de cuentas, superstición viene del latín “supérstite” (lo que sobrevive). Sin duda, lo que sobrevive de un saber perdido…

En todos estos años, muchas veces me he encontrado en una encrucijada que, hasta hoy, pude sortear con bastante fortuna. Si la Parapsicología es de por sí algo “maldito” en ciertos círculos, y a mí (como al resto de la gente) no me gusta que me miren socarronamente, ¿debía ampararme exclusivamente en lo “científico” –o en lo que la opinión pública entiende, a veces equivocadamente, como tal– y despreciar el saber popular, o arriesgarme al descrédito y la burla afirmando que en las creencias de la gente sencilla –y por eso, puras– había “algo” que merecía ser investigado?. Hasta hoy, decía, pude evitar enfrentarme a esta cuestión trascendental. Ya no.

 Porque andando muchos caminos –como cantara el catalán– conviviendo con campesinos bajo noches consteladas de estrellas donde el misterio linda la selva, uno tiene la sensación de que el autoritarismo displicente y el dedo digitador de quien pontifica desde un estrado o detrás de un escritorio, sin haberse embarrado jamás los zapatos, respecto a qué es “serio” y qué es “ridículo”, pierde consistencia y se diluye en la soberbia académica. Que lo “científicamente aceptable” adquiere otra dimensión. Y que para criticar las creencias populares, primero hay que haberlas conocido y practicado. Porque lo absurdo o lo ridículo –suelo escribir a menudo– nunca es el tema en sí. Lo absurdo o lo ridículo será el método –o la falta de él– con que encaremos su estudio. Así que voy a reivindicar el culto a San La Muerte. Pero con claras salvedades.

Así que encare la lectura con ánimo, amigo lector, porque, después de todo, “nullum essen librum tam mallum, ut non aliqua parte prodesset” (“no hay texto tan malo, que no tenga alguna parte aprovechable”).

Edificio del club de fútbol "Chaco for Ever" con los colores típicos de San La Muerte: negro y blanco

Edificio del club de fútbol “Chaco for Ever” con los colores típicos de San La Muerte: negro y blanco

Un “santo popular”, del cual, es necesario decirlo, nadie se ocupó realmente de hacerle mejor imagen pública. Su nombre y su figuración esquelética –producto de una sincretización que los indígenas absorbidos por las enseñanzas jesuíticas hicieron de un personaje descriptivo que de la muerte física hacían sus maestros con una deidad de su cuño, muy antigua– llevan gratuitamente a muchas personas a pensar que su devoción sólo acarrea desgracias –para el promesante o para el destinatario de sus odios y rencores– o que la entidad exige a cambio de sus “favores” morbosos pactos sangrientos. Nada de ello he podido encontrar en los miles de kilómetros que he recorrido investigando este culto (y que volqué en mi libro “San La Muerte: Tradición, Rituales y Oraciones, Ediciones Kan, 1997), y sí descubrir, para mi sorpresa, que esta creencia que sospechaba reservada a los escalones culturales más bajos de las sociedades de las provincias argentinas de Corrientes, Chaco, Formosa y San La MuerteMisiones, el Paraguay, parte de la República Oriental del Uruguay y sur del Brasil, también existe, aunque clandestinamente, entre intelectuales, gobernantes, profesionales de toda extracción… y hasta un popular equipo de fútbol (Chaco Forever) ha pintado el edificio central de sus instalaciones con los colores característicos del santo: blanco y negro, una obvia alusión a su simbolismo de complementariedad, de yin y yang.

Entre la realidad y la leyenda

En Corrientes, el sol ya puede ser impiadoso a mediados de octubre. El aire caliente reverberaba sobre el pajonal mustio y yo, apoyado en el alféizar de la única ventana de ese rancho, luchaba a brazo partido con la modorra que comenzaba a invadirme. El paréntesis de la siesta se hacía interminable y mientras descansaba la vista siguiendo el vuelo de un zumbón tábano, comencé a experimentar la incómoda sensación de haber sido burlado. Tres horas llevaba oteando el paraje, en realidad un gran lote baldío entre modestísimas viviendas dispersas donde el viejo curandero de la sonrisa burlona me prometió una experiencia insólita. Se trataba, nada menos, que de tomar contacto con el “pombero” (“yacíyareté también saben llamarlo, aunque algunos señalan que se trata de dos entidades distintas), ese duende pequeño, rubio, que silba en las siestas, secuestrando “gurises” (niños) y doncellas para liberarles días después y ayuda o perjudica al paisano, dependiendo una u otra cosa de la manera en que éste le trate o se refiera a aquél. Pero el pombero puede ser también “itirá”, esto es, un compañero invisible y omnipresente de quien se congracia con este personaje ¿mítico?. Para ello, a la hora señalada por el curandero, había que dejar en medio del campo un “charuto” , un cigarro encendido, un vaso con caña, aguardiente y miel y una cazuela de porotos negros fritos. Si el pombero se los lleva, es señal de que acepta la ofrenda y, a partir de entonces, el agraciado tiene un ángel de la guarda, claro que un poco ersatz.

Así que allí estaba yo, tratando de autoconvencerme de que nada iba a pasar y todo se reducía a un experimento folklórico, esperando –más bien, vigilando, porque no descartaba que la “ofrenda” fuera sustraída por algún colaborador del manosanta de marras, aunque nada me había cobrado; en nada iba a ganar el mismo– alguna “señal”, cuando la sarmentosa mano del anciano sobre mi hombro me sobresaltó. Dijo apenas:

Vamos, m’hijo. Ya es hora.

Y salimos caminando a campo traviesa.

 Que el charuto estuviese totalmente consumido no era de extrañar. Que el vaso estuviera vacío, ya lo era un tanto. ¿Evaporación?. Quizás. ¿Pero podía hacerlo el espeso brebaje en tres horas?. Y en cuanto a los porotos, ¿habría sido alguna alimaña, deslizándose tan a ras del piso que no hubiera podido verla desde mi atalaya, a cuarenta metros de distancia?. Con una rodilla en tierra, revisé el suelo a la búsqueda de alguna huella, humana o animal, que respondiera a mis interrogantes, tratando de no prestar atención a la mirada suspicaz y burlona del viejito. No encontré ninguna. ¿Hormigas?. Podrían haberlo sido, pero… mansas hormigas las que hubieran sido capaces de limpiar medio kilogramo de legumbres.

Me incorporé, observando a mi alrededor. Las explicaciones convencionales llevadas a un extremo podían servir, pero la duda flotaba como un nimbo sobre mi cabeza.

Nunca supe lo que pasó, si es que pasó algo. Pero desde esa oportunidad, hace unos catorce años, he pasado innumerables situaciones de riesgo físico, me he encontrado aislado en pueblos desconocidos sin un peso en los bolsillos y en todos los casos y en contra del cálculo de probabilidades, salí bien parado. Suerte, dicen mis amigos. “Itirá porá” (“compañero lindo”) dirían los correntinos y chaqueños.

Ese mismo día, el mismo curandero –expresión ésta que empleo en su más amplio contexto de respeto– asombrado, según dijera él mismo, por la prontitud de la respuesta del pombero, decidió iniciarme en otro de los misterios de la idiosincrasia guaranítica: el culto a San La Muerte. En esos momentos –en que aún no me había hecho las reflexiones sobre tarde tan extraña que sabría hacerme años después– decidí tomar concienzuda nota por un mero interés sociológico. Así, aprendí las oraciones y rituales para movilizar situaciones empantanadas a mi favor, o revertir depresiones económicas, o combatir a mis enemigos. Las anoté, decía, con fervor de bibliotecario, pero burlándome de la idea de usarlas alguna vez. Tiempo después, casi con desconfianza y mucha incredulidad, las apliqué. Y, para mi asombro, funcionaron.

San La Muerte. Señor de la Buena Muerte. Señor de la Paciencia. San La Paciencia. Señor La Muerte. San Justo Nuestro Señor de la Muerte. Nuestro Señor de Dios y la Muerte. San Esqueleto. Señor Que Lo Puede Todo. San Severo de la Muerte. O San, simplemente. Distintas denominaciones para una misma entidad arquetípica que –huelga decirlo– es sólo “santo” en la mentalidad simple pero profunda del pueblo, pues no lo registra el santoral católico. Cubierto con una capa negra y guadaña, con guadaña y sin capa, o en la versión más sugestiva de un esqueleto acuclillado y con las manos sosteniendo la barbilla, este payé o amuleto debe estar hecho preferentemente de plomo –mejor aún si es de la bala que mató o hirió a algún ser humano–, de hueso humano, o, en su defecto, madera o yeso. No debe tener más de quince centímetros de altura y si los sobrepasa, el altar que lo guarde no debe estar expuesto a miradas indiscretas.

Otra vista del altar. Arriba, al centro, la pequeña y centenaria imagen de oro macizo con ojos de rubíes de San La Muerte

Otra vista del altar. Arriba, al centro, la pequeña y centenaria imagen de oro macizo con ojos de rubíes de San La Muerte

De su origen recogemos dos versiones. Una, dice que hace mucho tiempo existía un cacique que administraba justicia en forma ejemplar. Cuando murió, Dios lo llamó a su lado para que lo ayudara en una difícil tarea. Le dijo Dios que habiendo sido tan justo en sus actos sobre la Tierra, le encomendaría el cuidado de la vida y la muerte de los humanos. Le condujo a un lugar del cielo donde le ofreció un trono, y alrededor del mismo se extendían hasta el infinito cantidades innumerables de velas, algunas recién encendidas y otras a punto de apagarse. Dios le dijo que las que estaban por terminar de arder eran de los hombres que debían morir y que él debía bajar a la Tierra para recoger sus almas. Así, por orden divina, se convirtió en el ayudante de Dios para controlar la existencia de los hombres.

 La otra versión es más –¿cómo decirlo?– aleccionadora. Es particularmente útil para explicar la imagen de cuclillas de San La Muerte, así como su denominación de Señor de la Paciencia. Y sapientísima, pues enseña que todo hombre cuenta con un arma –una sola, sí– poderosísima para trascender, aun frente al fracaso, la cobardía de su naturaleza carnal. Y que el mayor sacrificio –vencer al egoísmo frente a la propia muerte– puede transformar esa voluntad en una energía omnisciente y omnipotente. Dice la leyenda indígena que un brujo, un arandú (literalmente, “los que escuchan cosas del cielo”) se agachó cierto día junto a un curso de agua, prometiendo no levantarse hasta probarse, aun a riesgo de su vida, sus poderes adivinatorios, que todo lo que el pueblo reverenciaba y alababa tanto en él realmente merecía consideración.

            No lo logró.

¿Será un egrégoro?

En un artículo de mi autoría ya he desarrollado la posibilidad de que la mente colectiva, de la Humanidad o de un grupo dentro de esa Humanidad, genera cargas psíquicas autorreferentes pero parasitarias de ese inconsciente colectivo. Es decir, que así como el Inconsciente Personal tiene “complejos”, también los puede tener el Inconsciente Colectivo; grandes hechos traumáticos para el psiquismo de la humanidad que llevaron a expresar simbólicamente en figura de “dioses”, “santos”, etcétera, situaciones de gran carga afectiva. La escisión entre ciencia y religión, en un momento dado y por razones que sería largo enumerar aquí, está admirablemente expresada en lo que podríamos denominar “el arquetipo de San Jorge”, donde el “dragón” (en ciertas versiones, una “serpiente” que si se la vincula con el diablo es por una desviada interpretación del texto bíblico) o la serpiente que da de comer a Eva los frutos del Árbol de la Ciencia representa el pensamiento analítico, racional, contra la actitud meramente intuitiva, casi feérica, de los hasta entonces habitantes del Paraíso. Toda la historia humana expresa a la serpiente o el dragón como símbolo del pensamiento científico: los dragones celestes de China, Quetzalcóatl (la “serpiente emplumada”) de México, el caduceo de Hermes (aún hoy, símbolo histórico de la ciencia médica, sin que por eso a nadie en su sano juicio se le ocurra por ello considerarla satánica), donde el dragón y la serpiente, decíamos, son muertos de un lanzazo por el santo.

Y entonces, concluimos que más allá de la realidad histórica del santo del ejemplo –ya que esto no es realmente importante a estos fines– existe en el Inconsciente Colectivo de la Humanidad un “reservorio” de energía psíquica al que llamamos “arquetipo de San Jorge”. Y como cada uno de nosotros reproduce en su psiquis la estructura holística de ese Inconsciente Colectivo, significa que yo puedo “conectarme” como si de una batería suplementaria de energía espiritual se tratara, a ese “complejo arquetípico” cuando necesito fuerza, consuelo o paz. Los rituales, las oraciones, son los “enchufes” para entrar en la red energética de los arquetipos colectivos. Esto, aun cuando el invocador no sea católico y solamente esté valiéndose, pragmáticamente, de una energía espiritual que, sin ser de esa confesión religiosa en particular, igualmente le corresponde por derecho de conciencia: el de ser humano.

Escribe nuestro amigo el doctor Antonio Las Heras (en su fundamental y de inexcusable lectura “Manual de Psicología Junguiana”): “… los arquetipos aparecen de manera particularmente apremiante en la religiosidad. Por lo tanto, la religiosidad es una actividad psíquica normal y hasta tiene un contenido equilibrador indispensable. La neurosis estaría vinculada a un debilitamiento o a una expresión unilateral o tergiversada de ella. Jung insiste en que la salud psíquica y la estabilidad del ser humano dependen de la correcta expresión de la función religiosa natural del hombre, y establece una interesante relación entre salud psicológica y verdadera religiosidad…”.

Debemos entender entonces que la relación que durante la invocación establecemos con un ente es sincrética; recordemos que fue precisamente Jung quien estableció la existencia de un “principio de sincronicidad”, es decir, la existencia de hechos simultáneos en esencia en puntos distintos del espacio-tiempo. Así, la telepatía se explicaría como dos imágenes mentales idénticas sin relación causal directa que se hacen presentes simultáneamente en dos psiquismos. Y una premonición, percepción de un hecho futuro, sería el evento práctico en sí que ocurre (ocurrirá) en un tiempo por venir, y su reflejo degradado ocupando el aquí temporal en nuestra mente.

En síntesis: el resultado de las invocaciones no hará “descender” al ente convocado, sino que producirá en nosotros las cualidades distintivas del mismo que, en este caso, serán los Arquetipos dormidos en el inconsciente colectivo de la Humanidad.

Además, ciertos inconscientes grupales (una etnia, una común ideología religiosa, artística, etc.) hasta un simple grupo de amigos pueden conformar su propio “mini” Inconsciente Colectivo y, voluntaria o involuntariamente, recrear sus propios arquetipos. Pero también, por extensión de aplicación de las leyes del Kybalion (de imprescindible lectura para los estudiosos de estas disciplinas) alimentar imágenes comunes hasta recrear una entidad psíquica, autónoma, pero que no subsiste más allá de la persistencia del grupo: un egrégoro. En tal sentido, San La Muerte puede ser un egrégoro del Inconsciente Colectivo guaranítico.

Y finalmente, que no importa si San La Muerte es “real” o no (ya que el mismo concepto de “realidad” es sumamente discutible). Lo que importa es que al paso de los siglos, generaciones crecientes de correntinos, chaqueños, formoseños, brasileros, paraguayos, misioneros, uruguayos, etc., creyeron en él, levantaron templos, lo alimentaron con sus angustias y sus devociones, crearon y forjaron un mito que perdura egregóricamente. Porque esa es la verdadera fuerza del Ocultismo: que no interesa realmente si estas cosas alguna vez existieron, ya que al sostenerlas, creerlas y extenderlas al paso del tiempo ello terminó haciéndolas realidad, con la fuerza indomable de la creencia folklórica, la intensidad del mito, la energía del arquetipo con el cual “sintonizamos” (y junto con él con su energía, su intensidad y su fuerza) mediante, según señalara, el ritual y la oración.

Las técnicas

 Los escépticos pueden desconfiar de la realidad de lo que a partir de ahora llamaré Arquetipo Protector así como de sus adaptaciones culturales (arcángeles, ángeles, santos, etc.) y seguramente explicarán tanto su presencia en el Inconsciente Individual así como en el sustrato cultural de un pueblo o un grupo de personas en base a argumentos psicologistas convencionales. Pero en este terreno, como en el de toda la religiosidad, debemos andarnos con cuidado.

 Leemos nuevamente a Las Heras: “… el sentimiento religioso tiene una génesis muy particular. Jung, por ejemplo, acepta inicialmente el punto de vista de Freud sobre el origen del sentimiento religioso: las representaciones de la divinidad tienen sus orígenes en la imagen del padre, que dotada de una fuerza extraordinaria influye desde el inicio de la vida psíquica del niño hasta su represión en el inconsciente al sucumbir al complejo de Edipo. Como consecuencia de la pérdida de la figura paterna, las virtudes se desplazan a la idea de un Dios Todopoderoso y los defectos a la idea del Diablo. Pero, ¿cómo encauza el niño esta energía?. ¿Cómo se forma la imagen de Dios?. Jung considera que el padre, singularmente considerado, no basta para explicar esta imagen, sino que es mucho más importante para ello el esquema inconsciente que la constituye. Detrás de los recuerdos sumergidos en los acontecimientos de la vida particular, hay un patrimonio de la especie que se manifiesta en imágenes arquetípicas. De esta manera, para Jung, se abre el camino para la concepción de Dios, no ya como sustituto del padre, sino por el contrario, es el padre físico el primer sustituto que el niño encuentra de Dios…”.

Como ya hemos visto, y basado en estas investigaciones, Jung concluye que el hombre posee una “función religiosa natural”, necesaria e inevitable expresión del dinamismo psíquico, cuya función es dar expresión conciente a los arquetipos.

Pero, ¿porqué ejercen efecto en el mundo material?. Porque, según hemos visto, tales arquetipos son vórtices psico-espirituales con un gran potencial de energía latente. El punto pasa, en consecuencia, por evaluar de qué forma ha de manifestarse esa energía.

Ya hemos analizado que si trabajamos sobre simples imágenes exteriores (estatuillas o estampas) o simplemente seguimos mecánicamente la oración del rito dirigido por un tercero, esa pasividad, esa falta de iniciativa generatriz personal puede ser considerada como dotada de aspectos thanáticos  en el sentido de que la pasividad significa involución, y veremos así reducidos sus verdaderos efectos. Pero (y atención a esto) si reconstruimos mentalmente el arquetipo concentrando nuestra atención en él y en su conducta, será tan poderosa la generación de energía mental que alcanzaremos, ampliamente, los objetivos que nos hemos propuesto.

Nótese que distintas escuelas de pensamiento oriental (incluídas algunas de Budismo Zen y Tantrismo) tienen, como parte de su entrenamiento, el pasar horas pensando, imaginando, reconstruyendo hipotéticamente combates con poderosos enemigos o monstruosos animales. La experiencia de siglos ha demostrado que ese trabajo mental (que puede sorprender a más de un occidental convencido de que el desarrollo psíquico está, cuanto menos formalmente, reñido con la violencia, aunque ésta sea imaginaria) desarrolla el “chakra” del entrecejo (vulgarmente conocido como “tercer ojo”) que pasa así a convertirse en el foco energético catalizador de nuestras intenciones.

Por otra parte, alguien puede cuestionar la realidad de la visión arquetípica, alegando que al modelarla con la imaginación carece de identidad objetiva. Pero, como he dicho, es tan ambigua la palabra “realidad” y tan discutible el concepto materialista que podemos tener de ella, que es cuanto menos observable que aquello que existe en nuestra mente no existe fuera de ella. Recuerden al poeta chino: “Anoche soñé que era una mariposa que volaba por el campo. Y hoy, no sé si soy un hombre que ha soñado con ser una mariposa, o una mariposa que sigue soñando que es un hombre”.

¿Qué es lo que nos asegura que nuestro estado de vigilia conciente es más real que el sueño?. ¿Acaso la materialidad?. Lo dudo. En nuestros sueños, los seres allí presentes (incluidos nosotros mismos) tenemos experiencias muy vívidas, aun sensorialmente hablando. Lloramos, sufrimos, gozamos, comemos, olemos, hacemos el amor… para comprobar, después, que todo ha sido un “sueño”. ¿Cómo puedo estar seguro de que en este mismo momento yo mismo –y ustedes– no somos el sueño de un ser infinitamente superior?. ¿Acaso la objetividad de las cosas que me rodean o la Historia pueden ser pruebas?. Racionalmente en absoluto, ya que las “cosas” de nuestros sueños son igualmente tangibles, y los seres que por ellos pululan tienen su propio pasado e incluso viven días o meses de sus vidas (hacen su Historia) en sólo segundos del tiempo objetivo del durmiente.

El hecho fundamental es éste al recrear mentalmente al Arquetipo (en este caso, San La Muerte, pero puede ser también cualquier otro de similar arraigo) latente en el Inconsciente Colectivo y nuestro Inconsciente Individual. Este reflejo conlleva la transferencia de un cierto potencial energético, por supuesto menor que el que anida en el original (de todas formas ninguna mente humana por sí sola podría almacenar siquiera un segundo toda la energía que duerme en un Arquetipo), de la misma forma que una imagen reflejada en un espejo lo es porque buena parte de la luz que enmarca al objeto se reflecta sobre aquél, perdiendo a su vez buena parte de su luminosidad original.

Por supuesto, a cualquiera puede ocurrírsele variar las características del arquetipo o del ritual, pero a tales experimentadores les comento que supongo que con ello sólo conseguirán agotar sus energías sin otro resultado: es la pureza del ritual la que asegura el mismo, porque es el ritual el que al conservarse y repetirse a través del tiempo activó como un feedback (un sistema de retroalimentación) el arquetipo, fortificándolo. El ritual será, entonces, algo así como un “transformador” que permitirá que la inmensa energía latente en el arquetipo pueda ser transferida a nuestra persona sin “fundir” nuestros sistemas.

Un hallazgo significativo

 Obsérvese que la “leyenda indígena” sobre el origen de la creencia era –hasta ahora y por lo menos para mí- sólo un “dato oral”. Ello, sin desmerecer (al contrario de lo que suelen hacer los academicistas) la validez de la transmisión generacional y oral, en tanto resignifica la tradición como “viva” y especialmente es un recurso hábil en horizontes culturales sin escritura. Pero habría de esperar varias décadas –más precisamente, hace pocos días atrás y que “dispara” la redacciòn de este artículo– para hallar una evidencia arqueológica.

La vitrina del museo con el hallazgo de referencia

La vitrina del museo con el hallazgo de referencia

Fue en ocasión de una visita a las minas de Wanda, en la provincia de Misiones. Las mismas cuentan en su predio con un pequeño pero interesante Museo, gemológico, paleontológico y arqueológico de hallazgos durante las excavaciones. Y allí, en una vitrina, junto a una etiqueta que decía “Hallado en un cementerio indígena de las proximidades”, un pequeño San La Muerte, de madera, en posición acuclillado.

El Museo no permite fotografías, de manera que la que ofrezco tuve que obtenerla a hurtadillas. Si bien no fecha la antigüedad del hallazgo, el hecho que haya sido en un osario indígena le da relevancia. ¿Porqué?. Porque ya en tiempos modernos –aún coloniales- los infdígenas aculturalizados eran sepultados en cementerios cristianos. Si es un cementerio indígena, pertenecía a un grupo étnico que ni se integró a la “civilización” ni –mucho menos- a las “reducciones” jesuíticas que supo haber en Misiones (aunque no en esos parajes). Es decir, aunque su antigüedad –especulando- sea de doscientos o trescientos años apenas, refleja por su virginidad cultural la idiosincrasia pura de esos ancestros. Y si sepultaron a uno de los suyos con esta imagen, es porque la creencia en esa entidad (que seguramente llamaban de otra manera) estaba plena y viva entonces. Más

Ampliación

Ampliación

aún la representación acuclillada, habida cuenta, como vimos, que la postura erecta del esqueleto con una guadaña sí es una “intoxicación cultural” que llegó con los jesuitas.

 La correspondencia mexicana

Nadie ignora la intensidad del culto a la Santa Muerte que existe en México. Sin entrar en hollar en el mismo, me pregunto si esta correspondencia –al igual que en el culto que nos ocupa, pueden rastrearse sus raíces hasta antes de la llegada de los españoles- se debe a una creencia que se difundiò por todo el continente en tiempos arcaicos o se trata de la expresión de un mismo Arquetipo Colectivo en contextos socioculturales e históricos absolutamente disímiles, pero más o menos simultáneos.

Addenda

 Recientemente cayó en mis manos, como parte de mis lecturas cotidianas, un “Ensayo sobre Budismo”. Y yo, que no creo en las casualidades sino en la causalidad, no puedo dejar de participar a los lectores de un pequeño pero sugestivo hallazgo en esas páginas que, tangencialmente, se vincula con el espíritu de San La Muerte.

Dice dicho tratado que Buda (más propiamente, el príncipe Siddharta Gautama, ya que ser “buddha” es una condición espiritual) después de buscar infructuosamente al maestro que le revelara el sentido último de la vida, supo tomar una drástica decisión: se sentó al pie de un árbol, jurando no levantarse hasta que la Suprema Verdad le fuera revelada.

 Uno no puede menos que admirarse de esta correlación con una de las dos leyendas que nos narran el origen de San La Muerte (ver aquella del sabio acuclillado a orillas del arroyo), con esa repetición arquetípica de la preeminencia de la voluntad hasta por encima de la propia vida.

Sólo que el Buda tuvo más suerte que el ente esquelético: la verdad le fue revelada al día siguiente.

 

 

 

 

Posted in Arqueología Revisionista, Esoterismo, Indigenismo, Parapsicología, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , , , , | 7 Comments »

Podcast AFR Nº 168: Los orígenes esotéricos de Capilla del Monte

Posted by Quique Marzo en 17-05-2016

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

En este episodio de Al Filo de la Realidad…

  • Al pie del mítico Cerro Uritorco. Aspectos comprobadamente históricos de la traza fundacional. ¿Existe la ciudad de “Erks”? La “capilla neotemplaria”.
  • Respondiendo a los podescuchas: acerca del podcast anterior sobre religiones afrobrasileñas. Los medios masivos de comunicación están para desinformarnos. Iglesias mediáticas: Pare de Sufrir. Las incorporaciones y despachos de Quimbanda.

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in Arqueología Revisionista, General, Podcast | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

(Audiolibro) Chamanes de las Estrellas – Capítulo 2 (4ª parte): Malinterpretando a propósito: Lawson y la “conexión uterina”

Posted by Quique Marzo en 11-05-2016

ebook y audiolibro Chamanes de las Estrellas

Para descargar el Audiolibro, clic sobre la imagen.

Audiolibro: Chamanes de las Estrellas. Hacia una lectura esotérica y espiritual del Fenómeno OVNI

Autor y lectura: Gustavo Fernández

Capítulo 2 (4ª parte): Malinterpretando a propósito: Lawson y la “conexión uterina”

 

Reflexionando sobre abducidos, contactados y chamanes.

 

Para conseguir los capítulos:

Suscríbase a los avisos por email: http://www.egrupos.net/grupo/afr/alta

Visite: http://www.alfilodelarealidad.com.ar

Más opciones (email, iVoox, iTunes, RSS) en: http://www.ivoox.com/s_p2_257205_1.html

También puede descargar el audiolibro directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in Audiolibro, Contacto Extraterrestre, Esoterismo, Ovnilogía Esotérica | Etiquetado: , , , , | Leave a Comment »

PIRIÁPOLIS MÍSTICO: Spa y Espiritualidad

Posted by Gustavo Fernández en 08-05-2016

Spa y EspiritualidadTe invitamos a compartir cuatro días para mimarte y tratarte bien, no sólo tu cuerpo sino tu mente y tu espíritu. Un nuevo Viaje Grupal a la mística Piriápolis, en la República del Uruguay, ciudad creada por el millonario y alquimista Francisco Piria, para conocer secretos e historias del lugar y su esotérico creador. Nos alojaremos en el exclusivo Hotel & Design de Punta del Este, donde tendrás acceso a baños sauna, finlandés, masajes, hidromasajes, es un ambiente de absoluto relax y confort, en uno de los considerados tres mejores hoteles de la ciudad. Guiará estos días Gustavo Fernández, con quien tendrás un Taller de Alquimia Espiritual (exclusivo para los participantes del grupo) y dispondrás de tiempo libre para recorrer la ciudad y sus paisajes o salir de compras.

 ¿Qué es la Alquimia Espiritual?

Hay dos clases de Alquimia, entendida ésta como la técnica de Transmutaciòn de quien la practica: la Espagiria o química (la conocida de laboratorio) y la espiritual, que busca y alcanza los mismos objetivos mediante meditaciones guiadas, posturas corporales y sitios de especial energía espiritual. Es en este sentido que Pioriápolis es lugar propicio para este aprendizaje.

 ¿Porqué Piriápolis?

No conocida ésta su característica por el gran público, Piriápolis fue concebida para optimizar la energía del lugar en base a disposiciones cabalísticas de su urbanización, arquitectura, etc., donde los conocimientos de Alquimia y Esoterismo de su fundador (iniciado de prosapia) son evidentes a cada paso para quien tiene ojo avizor para ello. Nos acompañará en la recorrida el amigo Carlos Rodríguez, geobiólogo, hermetista, radiestesista y profundo conocedor de los recovecos místicos del lugar.

Si quieres ir profundizando, esta nota lo sorprenderá: https://alfilodelarealidad.wordpress.com/2016/02/04/los-misterios-alquimicos-de-piriapolis/

 FECHA: 18 al 21 de julio de 2016

 Programa:

 Lunes 18, por la mañana: partida en buque de Buquebus desde Retiro, Buenos Aires, hacia Punta del Este. Conexiòn con bus en Colonia hasta Piriápolis. Arribo aproximadamente 18 hs. Resto de la tardenoche, libre

 Martes 19: Excursiòn a Piriápolis. Recorrida mística guiada por la ciudad, con prácticas en el terreno. Almuerzo incluido. Retorno a Punta del Este

 Miércoles 20: Día de Spa. Hidromasajes. Sauna. Baño Finlandés. Optativo: masajes personalizados (descuentos promocionales). Por la tarde: Taller de Alquimia Espiritual.

 Jueves 21: Mañana libre. A primera hora de la tarde, regreso hacia Buenos Aires.

 INCLUYE: Pasajes BsAs-PDE-Bs As. Alojamiento en Awa Hotel Boutique & Design (base habitación doble). Desayunos incluidos. Almuerzo Pîriápolis. Traslado PDE-Piriápolis-PDE. Honorarios y movilidad en tour místico en Piriápolis. Derecho a descuentos promocionales en masajes personalizados. Taller de Alquimia Espiritual.. Acceso a Baños Sauna, Finlandés, Hidromasajes.

 NO INCLUYE: Otras comidas. Propinas.

 ARANCEL (Base habitación doble): $ 11.000 (once mil pesos)

Habitaciòn single: $ 14.000

 FECHA LÍMITE DE INSCRIPCIÓN: viernes 24 de junio de 2016

 CÓMO PARTICIPAR:

 Abonando el 50 % del monto en esta cuenta

 Cuenta Banco Nación:
Caja de Ahorro
Alberto Enrique Marzo
C.AH.: 2650-3907270516
CBU: 01103906 – 30039072705165
CUIL: 20-21512438/0

Enviando número de transferencia y datos personales (nombre y apellido completo, fecha de nacimiento, teléfono de contacto, domicilio, número de documento de identidad) a: caintegral@yahoo.com.ar donde también daremos curso a toda consulta.

 Saldo al partir de Retiro.

 Saludos cordiales

El Equipo de AFR

Posted in Esoterismo, Terapias, Vivir Mejor | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

¿Dónde quedó la investigaciòn parapsicológica?

Posted by Gustavo Fernández en 08-05-2016

En busca de la credibilidad perdida

             Apenas un llamado a la reflexión. Y una propuesta de trabajo, quizás más individual e interna que colectiva, pero no por ello menos expresable en actos cotidianos. Porque de no replantearnos grupalmente estas consideraciones, lamento participarles el inminente deceso de la Parapsicología, como Ciencia o como Disciplina Alternativa.

            Años ha –ya demasiados- el status de parapsicólogo remitía, en el inconsciente social, a la visualización de una comunión entre el espíritu investigador y el laboratorio o la experiencia de campo fenoménica, siempre en el límite del conocimiento, siempre casi en trasgresión con el saber establecido pero manejando el mismo lenguaje y los mismos códigos. El parapsicólogo era –supo ser- un estudioso, ante todo. Quizás monástico, siempre imbuido de pasional curiosidad por ir un poco más allá. Hoy, decir “parapsicólogo” invoca instantáneamente las imágenes de verborrágicos y dudosamente creíbles personajes que ante una cámara de televisión o el micrófono de una radio hablan hasta por los codos de personas embrujadas y amarres amorosos, siempre detrás del desesperado que, harto de no poder generar sus propias soluciones, esperar encontrar a alguien con el número del celular de Dios. Siempre detrás de generar la consulta arancelada del día, lo que quizás no esté mal pues todos necesitamos la diaria pitanza que nos provea vivir, pero perdiendo en el camino el afán por el estudio constante –algunos parapsicólogos parecen saberlo ya todo- y el progresar, con método e intuición hermanados, en la búsqueda de respuestas. Peor aún: la

Investigando apariciones en una casa abandonada en Tezanos Pinto, Entre Ríos. Veinte años atrás. (Tenía pelo; eran otros tiempos...)

Investigando apariciones en una casa abandonada en Tezanos Pinto, Entre Ríos. Veinte años atrás. (Tenía pelo; eran otros tiempos…)

Parapsicología se ha bastardeado al punto que la opinión pública –que no es siempre la opinión publicada- creo hoy que parapsicólogo es aquél personaje con poderosas dotes mediumnímicas o de “videncia” antes que el analista o el…. “desarrollador” (si este neologismo no existiera, habría que inventarlo) de aquellas. Casi, casi –y no es casualidad- como la misma opinión pública cuando subtitula a un “contactado” como “ovnílogo”. El fenómeno pasa a ser, entonces, la cualidad en lugar del objeto de conocimiento. Y así, con las honrosas excepciones de muchos investigadores que hoy fruncen el ceño si se les llama –con afán meritorio- “parapsicólogos”, la gran masa que por otra parte disfruta con usar el término cumplen alguna mínima formación –sólo en contadas ocasiones-, jamás amplían el horizonte de sus conocimientos y se vuelcan compulsivos a abrir consultas.

            Entonces, ¿dónde quedó la investigación parapsicológica y el orgullo de llamarse tal?. ¿Porqué, mientras el conjunto de las Disciplinas Alternativas parecen convocar a los intelectualmente más capaces, un congreso de parapsicólogos se transforma en un furioso vedetismo orlado por la compra – venta de títulos y honores?. ¿Porqué –especialmente en estos países latinoamericanos- los parapsicólogos cada vez parecen estar más próximos en gestos y recursos a los “pais” y “mais” de umbanda que a –por simple ejemplo- reikistas y psicólogos transpersonales?.

            ¿Estaremos a tiempo de recuperar la credibilidad perdida?

Posted in Parapsicología | Etiquetado: , , | 3 Comments »

A DISTANCIA PROFESORADO EN PARAPSICOLOGÍA APLICADA, CURSADA 2016

Posted by Gustavo Fernández en 06-05-2016

Estimados amigos:

    Tal como prometimos, estamos llegando a ustedes con toda la info sobre esta ediciòn del PROFESORADO EN PARAPSICOLOGÍA APLICADA A DISTANCIA

Con el exclusivo aval legal del Centro de Armonización Integral, entidad inscripta en la Superintendencia de Enseñanza Privada dependiente del Ministerio de Educación de la República Argentina.

El envío de lecciones comenzará según el método de pago elegido. El tutorial, seguimiento, respuesta de dudas y consultas las efectuará directamente su profesor, nuestro Director Gustavo Fernández. La duración del curso será proporcional a la modalidad de pago adoptada (por ejemplo, quienes lo adquieran de contado lo recibirán en un solo envío, en dos, el 50 % de las lecciones contra cada pago, y así sucesivamente) y al finalizar la remesa de las mismas se distribuirá una evaluación escrita. Esta podrá ser solicitada en cualquier momento por el alumno, ya sea apenas reciba todas las lecciones o en cualquier momento subsiguiente, sin límite de tiempo. Respondida la misma a satisfacción se remitirán los Certificados correspondientes (diez, uno por materia), el Diploma de Profesor/a, El envío de certificados es sin cargo por correo electrónico, y si se desean por vía postal se cobrará un cargo de $ 900 novecientos pesos argentinos) o U$S 150 (ciento cincuenta dólares) para impresión y envío certificado.

A cada inscripto se le enviará una copia digital del libro “Normas Jurídicas para el Ejercicio legal de la Parapsicología”

Inscripción: Enviar un mail a caintegral@yahoo.com.ar con nombre completo, fecha de nacimiento, domicilio y teléfono (datos estrictamente confidenciales y sólo para nuestro Fichero de Alumnos) indicando la modalidad de pago adoptada y los datos del pago (o primer pago) como Número de Depósito o de Transferencia, nombre completo del remitente y localidad desde donde se hace.

CIERRE DE INSCRIPCIÓN: LUNES 23 DE MAYO.

COMIENZO DE ENVÍOS: MIÉRCOLES 1 DE JUNIO


Temario
Ámbito profesional del Profesor en Parapsicología

Ante la desmesurada proliferación de pseudos parapsicólogos (en realidad, oportunistas escudados detrás de un título llamativo), un Profesor en Parapsicología cuenta con una extensa preparación, además del apoyo y seguimiento de sus profesores del C.A.I., habilitándosele para:

Atender consultas personales en el específico ámbito de su competencia profesional.
Asesoramiento y orientación comercial y empresarial.
Dictado de cursos sobre todas las disciplinas de su conocimiento.

Estructura del curso
Ciento cincuenta lecciones, una evaluación final escrita y la entrega de diez certificados (uno por materia), un Diploma y una matrícula de acreditación.

ELEMENTOS DE PARAPSICOLOGÍA APLICADA

Introducción al concepto de Parapsicología
Antecedentes históricos. Introducción al pensamiento mágico.
Detección de la propia capacidad parapsicológica. Test Zenner.
Molinillo Rillner. Sistema Schieleren. Clarividencia. Premonición. Retrocognición. Telepatía. Telekinesis. Experiencias individuales.
Clasificación de fenómenos parapsicológicos. Paranormalidad y parapsicología.
Concepto de campo bioplasmático. Chakras. Nadis. Shushunna. Armonización de chakras.
Piramidología. Empleo de réplicas a escala de la pirámide de Keops.
Ondas de forma. Aplicaciones y precauciones a considerar en las pirámides.
Fotografía del pensamiento. Su aplicación y técnica.
Gemoterapia y gemoarmonización. Cromoterapia y cromoarmonización. Aromoterapia y aromoarmonización (osmodinamia).
Batería piramidal. . Dibujos teleinfluyentes para armonizaciones a distancia.
La vida después de la muerte. Paquetes de memoria, su detección y neutralización. Puntos de fuga y fontanas blancas.

INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA Y PRÁCTICA DEL OCULTISMO

El Cosmos y el Kosmos. Leyes Universales y sus influencias en la vida cotidiana. Ejemplos de: ley del Mentalismo, ley de Correspondencia, ley de Causalidad, ley de Sincronicidad, ley de Vibración, ley de Polaridad, ley de Serialidad. Principios espirituales que rigen la vida del hombre.
La Kabbalah. El poder del sonido y la palabra. Los sephirot y las manifestaciones divinas en la naturaleza.
El Mal como entidad espiritual. El efecto “boomerang”.
Los chakras esotéricos. Tantra y Kundalini. Agni: el fuego interior. Antakharana: el puente de comunión mística hacia Hastinapura.
Simbología ocultista superior. Principios Masónicos y Rosacruces.
El Sendero de la Mano Derecha y el Sendero de la Mano Izquierda.
Satanismo y posesión. Obsesión. Diablo, demonios, ángeles, arcángeles y haiöth-haködesh.
Niveles del Universo y energías y fuerzas inteligentes que en él operan.
Condiciones generales de las operaciones mágicas. La Alta Magia Blanca como ciencia de la Voluntad. Sincretismo. Magia mental y magia ceremonial. Valor universal de las liturgias.
Reglas relativas a la práctica operatoria. Grados de aptitud mágica. Cuadro de las moradas de la Luna. Claves, clavículas y grimorios.
Alfabetos mágicos. Su empleo.
Numerología mística y sagrada en la vida diaria. Práctica de ceremoniales mágicos. Fórmulas. Oraciones. Textos a utilizar.
Pantáculos y talismanes. Su fundamentación y preparación.
Contramagia, brujería, hechicería y fetichismo. Artículos de santería: velas de forma, po, aceites, fragancias. Su racionalización y empleo.
La magia en el nazismo. Discusión filosófica sobre el Ocultismo: (a) como restos de un antiguo Saber perdido, de civilizaciones desaparecidas; (b) Conocimiento de origen extraterrestre; (c) Desprovisto de supersticiones, no contradice sino complementa las religiones. La Antigua Religión.

CONTROL MENTAL ORIENTAL

Concepto de Control Mental. Diferencias con otros sistemas. Lo importante del “para qué” subordinado al “cómo”. Qué podemos y qué no podemos esperar del Control Mental. Objetivo final: la densificación del pensamiento.
El “buen egoísmo” y el “mal egoísmo”. Cómo desapegarnos afectivamente de las cosas y de la gente sin desatendernos de los demás. Ocuparnos de los problemas sin preocuparnos.
Reducción eidética de los problemas.
Oxigenación cerebral. Equilibrio entre cuerpo-mente-campo bioplasmático.
Guía de ejercicios. Eliminación de jaquecas y dolores bucales. Campana de protección. Relajación psicofísica progresiva profunda.
Mantrams. Respiración abdominal secuenciada. Respiración Idá y Pingalá.
Incremento del intelecto y control de las emociones por el control de la respiración. Incremento de potencialidades psíquicas. Tratamiento psíquico y energético de enfermedades. Anulación total del dolor.
La esquizofrenia social y familiar.
Disfunciones bronquiopulmonares y gastrointestinales.
Memorización y concentración. Las ondas cerebrales. El control de “Alfa” y el control de “Theta” y sus usos.
Programación controlada de objetivos. Biofeedback.
Método fosfénico de relajación psicofísica con imagen post-retínica.

AUTODEFENSA PSÍQUICA

Reglas básicas de la Autodefensa Mental. Contra qué luchamos.
Larvas astrales. Paquetes de memoria thanáticos. Remanencias psíquicas. Usos indebidos del Control Mental. Vórtices psicoespirituales. Enlazado con psíquicos. Corporizaciones ectocoloplasmáticas. Grupos satanistas.
Efecto de acumulación. Violación del libre albedrío.
Empleo de imágenes arquetípicas como defensa. Arquetipos idealizados y arquetipos personalizados.
Egrégoros. Detección y neutralización.

TAROT ESOTÉRICO

Historia del Tarot. Aspectos psicoanalíticos y parapsicológicos. Lo simbólico y lo intuitivo.
Arcanos Mayores. Definición de cada arcano.
Arcanos Menores. Definiciones.
Tiradas: general o piramidal, económica, afectiva o intelectual, de salud, algebraica, por casas astrológicas, cortesana, en cruz, de cruz celta, septenaria, de estación, etc.
Ejemplos y prácticas.

RADIÓNICA

Qué es la Radiónica. La “prehistoria radiónica” (amuletos y talismanes).
Radiónica, Psicotrónica y Psiónica.
Activas y pasivas.
Construya usted mismo 10 modelos pasivos.
Construya usted mismo 10 modelos activos.
Aplicaciones (terapéuticas, de protección, apertura de caminos, etc.).
El Heptagrama radiónico y los Arquetipos.
Antecedentes históricos.
La Radiónica frente a la Ciencia Oficial.
Radiónica y Radiestesia.
Radiónica y Piramidología (agua piramidal y batería piramidal).
Diseño de propios sistemas radiónicos.
Radiónica en su PC (como usar la computadora como equipo radiónico).
Radiónica y Feng Shui (la concepción del flujo de geoenergías según el Feng Shui para concebir el espacio físico como un sistema radiónico).
Radiónica y Ciencias Herméticas (la Magia Ceremonial como proto-radiónica).
Radiónica y Aura Humana: técnicas de visión directa.
CONSTRUYA SU PROPIA CÁMARA KIRLIAN y aplíquela en Radiónica.
Radiónica y Bioenergética y sus efectos sobre el grupo social.
Radiónica y Mentalismo.

BIOENERGÉTICA

La coordinación psicomotriz y el equilibrio psicosomático.
Manejo de energías endógenas y exógenas al individuo.
Flujos energéticos aferentes y eferentes.
Posiciones básicas. Zanzei. Bashen-jee. Loto y medio loto.
Danza de la Grulla y Danza del Dragón.

ELEMENTOS DE PSICOLOGÍA Y PSICOPATOLOGÍA

Estructura de la psiquis. Consciente. Preconsciente. Inconsciente individual y colectivo.
Instancias primarias: Ello – Yo – Superyo. Mecanismos de defensa.
Agentes perturbadores y labilidad de los mecanismos de defensa. Clasificación general de neurosis, psicosis y psicopatías. Esquizofrenia: hebefrénica y paranoica.
Comportamiento histérico. Traumas, complejos, manías fobias. La personalidad y el carácter. Los roles.

RADIESTESIA

Fundamentos científicos. Estudios y ensayos académicos que justifican la viabilidad de estos sistemas. La horqueta.
Por qué funciona el péndulo. Una aproximación parapsicológica.
Rayos fundamentales. Distintos tipos de radiaciones exteriores al sujeto que actúan sobre el péndulo. Su naturaleza y forma de interacción.
Fenómenos psíquicos asociados, “convención mental” y prevenciones. Todos los aspectos de la preparación personal de Radiestesista.
Características del péndulo. Distintos Tipos (Espiralado, del Valle de los Reyes, Mermet, etc.). El Péndulo de Frecuencias.
Gemodinamia y Radiestesia. Empleo de piedras semi preciosas en la preparación del péndulo.
Péndulo Testigo.
Resonador Schumann.
Aurámetro.
Dualrods.
Empleo del Biómetro de Bovis con fines clínicos.
Chakras y Radiestesia. Evaluación e interpretación.
Energías negativas y Radiestesia. Prospección de lugares físicos. Radiaciones Telúricas Nocivas. Red de Cathie. Redes Hartmann. Neutralización.
Descarga de lugares físicos con péndulo testigo.
Descarga de personas con péndulo testigo.
Relevamiento de viviendas a distancia con péndulo. Telerradiestesia. Empleo de “dibujos teleinfluyentes”. Búsqueda de objetos perdidos.
Radiestesia con calculadora de mano.
Localizaciones y Triangulación.
Búsqueda de metales preciosos. Vetas de agua, etc.
Búsqueda de personas.
Compatibilidades astrológicas en la Radiestesia. Tablas Astrológicas aplicadas. Relaciones personales, laborales y sociales.
Radiestesia y Salud. Radiestesia y Homeopatía. Evaluación vibratoria de abordajes terapéuticos.

RADIÓNICA

Qué es la Radiónica. La “prehistoria radiónica” (amuletos y talismanes).
Radiónica, Psicotrónica y Psiónica.
Activas y pasivas.
Construya usted mismo 10 modelos pasivos.
Construya usted mismo 10 modelos activos.
Aplicaciones (terapéuticas, de protección, apertura de caminos, etc.).
El Heptagrama radiónico y los Arquetipos.
Antecedentes históricos.
La Radiónica frente a la Ciencia Oficial.
Radiónica y Radiestesia.
Radiónica y Piramidología (agua piramidal y batería piramidal).
Diseño de propios sistemas radiónicos.
Radiónica en su PC (como usar la computadora como equipo radiónico).
Radiónica y Feng Shui (la concepción del flujo de geoenergías según el Feng Shui para concebir el espacio físico como un sistema radiónico).
Radiónica y Ciencias Herméticas (la Magia Ceremonial como proto-radiónica).
Radiónica y Aura Humana: técnicas de visión directa.
CONSTRUYA SU PROPIA CÁMARA KIRLIAN y aplíquela en Radiónica.
Radiónica y Bioenergética y sus efectos sobre el grupo social.
Radiónica y Mentalismo.

CLÍNICA PARAPSICOLÓGICA

Estrategias, praxis y gnoseología en la atención profesional parapsicológica.
El manejo de la entrevista. Técnicas de abordaje. ¿Creer o no creer en el consultante?
Tests simples e ilustrativos de la personalidad del sujeto.
Elementos de Programación Neuro Lingüística (PNL). Cómo deducir verdad y mentira del discurso del sujeto por su actitud y respuestas.
Discusión de testimonios reales. Diagnóstico. Ética del diagnóstico. Implementación de la solución. Límites del albedrío.
Identificación temprana de cuadros psicopatológicos. Limitaciones de la Psicología convencional. Propuesta integradora de la Parapsicología.
Fases del Síndrome Parapsicológico. Demonopatías.
Oportunidad de la sugestión, la hipnosis y la regresión inducida. Técnicas introductorias.
Adaptación de la estrategia a la psicología del consultante. Métodos mánticos, “científicos” y mentalistas.
Tabla de métodos de exploración o consulta; la oportunidad de cada uno. Interrelación descriptiva con las lecciones del Profesorado en Parapsicología aplicada (correspondencia).
El síndrome del gurú. Prevenciones.

(155 Lecciones. Si se imprimen, 1.500 páginas).

Algunos contenidos:

formasLA “ENERGÍA DE LAS FORMAS”
No abundaré aquí sobre la naturaleza y múltiples aplicaciones de las réplicas a escala de la Gran Pirámide de Keops (Mayores precisiones sobre su empleo pueden hallarse en mi libro “El correcto uso del péndulo y la pirámide”, Editorial 7 Llaves, buenos Aires, Argentina, 1999.). Tan sólo baste señalar que existe un hecho irrebatible: construido un objeto de forma piramidal respetando ciertas proporciones, materiales y orientación, se genera en su interior una cierta “energía” (empleamos este término por carencia de algún otro más feliz, si bien no cumple con las condiciones de todas las energías físicas, no siendo siquiera detectable por los instrumentos normales de medición) con efectos diversos. Un objeto que no cumpla esos requisitos no producirá ninguna consecuencia, y, como ya señalé, no depende de la “creencia” o “sugestión” previa del experimentador que el fenómeno se manifieste o no. He aquí una energía que no se comporta como otras que conocemos, que no es registrable, y que sólo se materializa cuando construímos objetos de una “forma” (debería decir “una topología”) determinada. No sabemos qué es, aunque sospechamos que sólo es una densificación particular de las energías cósmicas. Y a falta de mejor definición, la llamamos “energía de las formas”.

No sólo la produce la pirámide; hemisferas, conos, helicoides desarrollables y hasta dibujos (sí, simples dibujos) dan cuenta de ella, siempre y cuando se respeten determinadas concepciones, en buena parte asociadas a la numerología históricamente sagrada. A fin de cuentas, un dibujo es una forma de dos dimensiones, de donde podemos suponer que los amuletos y talismanes, desde tiempos inmemoriales masivamente usados por la humanidad pero ridiculizados por la intelectualidad científica, no actúan por ser meros mecanismos “mágicos” sino porque, tomando en consideración el momento de fabricación, los elementos empleados y los diseños sobre ellos trazados, se transforman en condensadores de esa energía cósmica, como acumuladores de energía de las formas, claro que un tanto “ersatz”.

radiónicaRADIÓNICA. Es la materia de Parapsicología que enseña a construir y aplicar equipos “caseros” para acumular y dirigir energía cósmica, psíquica, etc. En la foto, la llamada “Bomba C30” que de explosivo, nada: su fin es energetizar medicamentos que se colocan en su ámbito de influencia.

rad2CONSTRUYE TU PROPIA CÁMARA KIRLIAN. Como ya es popular, la “cámara Kirlian” permite fotografiar el aura. Pero su precio suele ser prohibitivo, ya que pocas firmas, en el mundo, la fabrican. En este curso te enseñaremos cómo construir tu propio equipo, con un costo mínimo y algunas habilidades (o puedes encargárselo a cualquier técnico conocido).

tarotPOR SUPUESTO, TAMBIÉN TAROT. Si bien el Centro de Armonizaciòn Integral tiene formaciones más amplias, este curso incluye como materia el Nivel Básico de Tarot Marsellés, para entrenar al alumno en esta maravillosa vía de conocimiento.

magiaY aplicando los contenidos de “Introducciòn a la Filosofía y Práctica del Esoterismo” aplicando en una ceremonia las prácticas compartidas en confraternización.

biogenerBIOGENERADOR PSICOTRÓNICO, desarrollado en Radiònica por Wilhem Reich, que se enseña a preparar para proteger las viviendas de Radiaciones Telúricas Nocivas

ceromanLA CEROMANCIA -como parte de la materia “Introducciòn a la Filosofía y Práctica del Esoterismo”, sus fundamentos lógicos, metafísicos y aplicaciones prácticas, es otro de los temas ampliamente desarrollados en este curso. (En la foto, residuo ceromántico de la práctica de un alumno)

radiestRADIESTESIA. El uso de distintos tipos de péndulos, varillas (“dualrods”) y “aurámetro” también es contenido temático de este curso.

piramOTRO DE LOS TEMAS DE SIGNIFICATIVA IMPORTANCIA EN ESTE CURSO: el empleo de pirámides a escala y su energía.

lakowRADIÓNICA (II): el “oscilador Lakhowsky”, para drenar energías negativas. También es parte de la materia homónima (“Radiònica”) cuyo demás contenido invitamos a ver en la “info” ubicada en la página principal de este evento.

angSERES ESPIRITUALES, ÁNGELES, GENIOS PLANETARIOS y otras entidades de los planos sutiles también son estudiadas en este Curso; sus relaciones astrológicas, invocaciones, efectos en nuestra vida, fundamentaciòn de su existencia, categorías, etc.

ARANCELES

Arancel en pesos:
$ 4.500 (o 2 pagos de $ 2.400; o 3 pagos de $ 1.650 , o 4 pagos de $ 1.300; o 6 pagos de $ 900; o 12 pagos de $ 600)
Arancel en dólares:
1 pago de u$s 650; o 2 pagos de u$s 350; o 4 pagos de u$s 200; o 6 pagos de u$s 150

FORMAS DE PAGO

Importante: Obsérvese que en varios cursos el costo para Argentina es inferior a la conversión de moneda extranjera; esto se debe a que, en esos cursos, bonificamos a los estudiantes locales.

Mediante depósito en:
Banco de la Nación Argentina
Caja de Ahorro Nº 2650-3907270516 (Sr. Alberto Enrique Marzo)
Transferencia electrónica:
CBU: 01103906 – 30039072705165
CUIL: 20-21512438/0
(notificar por este medio, junto con sus datos personales, el número de depósito).

O bien:

Mariela Ester Astrada
Caja de Ahorro BERSA
Nro cta 001-428238/5
CBU: 3860001003000042823857
CUIL: 27-18243822-2

Desde fuera de Argentina:

Por Western Union a:

Apellido: Fernández

Nombres: Gustavo Mario

9 de Julio 162, 6ºD
3100 Paraná
Pcia de Entre Ríos
Argentina

PARA ESPAÑA:
Transferencia bancaria a:
NUMERO DE CUENTA 3058/0411/03/2720007288 (Cajamar)
TITULAR: Sergio Chorro Rocamora
MAIL: sergiochorro@gmail.com (con copia a: caintegral@yahoo.com.ar )

(No olvidar remitir por correo electrónico el número de transferencia otorgado en la operación, así como nombre completo de remitente y localidad, datos sin los cuales es imposible el cobro).

 

Socios APTEHNA (Asociación Civil Argentina de Profesionales en Parapsicología, Terapeutas Holísticos y Naturópatas): 20 % de DESCUENTO

 

El Equipo de AFR

 

Posted in General | Etiquetado: | Leave a Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.091 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: