AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Ovnis, Civilizaciones Desaparecidas, Parapsicología y Esoterismo.

Para estar actualizado con “Al Filo de la Realidad”…

Posted by Gustavo Fernández en 04-03-2014

Puedes suscribirte a este blog (haciendo click en el ícono RSS (ícono naranja) que encuentras en la columna de la derecha, o suscribiéndote gratuitamente en nuestra lista de informaciòn, yendo a:

http://www.egrupos.net/grupo/afr/alta

De esta manera, te llegarán las notificaciones de actualizaciones en este blog. Y si lo haces en la lista, con el beneficio agregado que también recibirás informaciòn sobre nuestros otros espacios, “Movimiento Chamánico” e “Instituto Planificador de Encuentros Cercanos”, además de noticias sobre nuestras actividades.

Posted in General | Leave a Comment »

Podcast AFR Nº 167: Umbanda, Quimbanda y Otros cultos afrobrasileños

Posted by Quique Marzo en 01-05-2016

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

En este episodio de Al Filo de la Realidad…

  • Hay una variedad de sabidurías ancestrales, pero… ¿son sólo creencias o hay detrás un conocimiento? Umbanda y Quimbanda. El Espiritismo de Allan Kardec. Su origen en 1918. Utilizan las imágenes católicas pero con pequeñas diferencias. El Candomblé. La experiencia del Exú Tirirí y la perra. A la Umbanda se ingresa pero no se sale. Campo fértil para la producción de fenómenos parapsicológicos.
  • Respondiendo a los podescuchas: Libros de Louis Pauwels y Jacques Bergier. Libros para descargar gratis del CAI. La vida después de la muerte.

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in General, Parapsicología, Podcast | Etiquetado: , , , , , , , , , | Leave a Comment »

“Historia del Tarot”, en ediciòn digital, gratuita

Posted by Gustavo Fernández en 24-04-2016

Tarot antiguoQuerida gente: con enorme placer informamos que tenemos para distribuir gratuitamente la ediciòn digital de la investigaciòn “Historia del Tarot”, del Lic. Javier Paul. Javier es psicólogo, profesor en Teología, profesor en Parapsicología Aplicada y profesor en Tarot del Centro de Armonizaciòn Integral. Precisamente, para un trabajo de investigaciòn solicitado por nuestro instituto realizó esta aproximaciòn, rigurosa, objetiva y metodológicamente académica, y ha tenido la enorme amabilidad de ponerlo a disposiciòn de todos los lectores de nuestras redes. Interesad@s, tienen que enviar un mail a: caintegral@yahoo.com.ar , Asunto: “Historia del Tarot”, y lo recibirán a vuelta de correo.  Sé que lo disfrutarán tanto como nosotros.

Posted in Esoterismo, Parapsicología, Psicología Esotérica | Etiquetado: , | Leave a Comment »

HOMBRES-LOBO, “LOBIZONES”, “WEREWOLVES”: ¿MITOS CULTURALES O ENTIDADES ASTRALES?

Posted by Gustavo Fernández en 22-04-2016

WerewolfEstamos aquí ante uno de esos temas sobre las cuales la sociedad, toda, tiende a tener una actitud maniquea, extremista por donde se la mire. O se le considera un absurdo total, una fábula nacida en las peores pesadillas o en el peor de los casos bajo el influjo del alcohol o los alucinógenos o, en el otro extremo, se cree intensamente en ellos bajo la sombra del temor y la angustia. Unos y otros tienen sus justificaciones. Los primeros, ante el alto índice de extrañeza de esa “leyenda”, sostienen que sólo puede ser fruto de la ignorancia o, en el mejor de los casos, del desconocimiento de fenómenos (naturales, biológicos, psicopatológicos) desconocidos por los testigos. Los segundos acuden a lo que para ellos es irrefutable: lo han visto, o personas de su máxima confianza lo han hecho. Unos y otros se encierran en el búnker inexpugnable de su convicción. Por ende, soy perfectamente consciente que estamos ante uno de esos temas sobre los cuales muchos lectores –o muchos que sólo opinen por el título, lo que no es lo mismo- pensarán que se trata simplemente de un delirio de mi parte. Como los conspicuos, los lectores de siempre, saben, me tiene sin cuidado. Así que avancemos con la teoría.

Lo que aquí propondremos –a la luz de las más antiguas claves de reinterpretación esotérica y la lectura con suficiente amplitud intelectual de los hechos históricos es una “tercera posición” que tal vez no resultará aceptable para unos ni para otros. Y eso ya no sería nuestro problema.

Porque lo que sí lo es, es el tratar de categorizar lo que aquí nos ocupa. En lo personal, estoy convencido que no existe el fenómeno desde un paradigma estrictamente biológico. Es decir, no hay tal transformación física de personas en lobos (o perros). Pero, con la misma convicción, estoy seguro que no puede negarse su realidad histórica y tesytimonial. A fin de cuentas, ¿qué diferencia hay entre estos seres mutantes y vehículos pretendidamente extraterrestres, manifestaciones angélicas, poderes supernaturales?. En todos estos casos, los hechos descriptos resulten violentos para la cultura instalada. En todos estos casos, esos hechos parecen “imposibles”. En todos esos testimonios, sin embargo, persisten con insistencia a través de los siglos y las culturas, y sus testigos y protagonistas tienen la certeza irrevocable de su propia experiencia. Si un OVNI es más “creíble” que un hombre lobo o un duende, es sólo por el paradigma cultural dominante, donde lo tecnológico (aunque alienígena) parece mucho más inmediato que lo feérico.

Dicho esto, alguien podrá acudir a la explicación “fisiopsicopatológica” que se ha popularizado como “licantropía psiquiátrica”. Es decir, la persona acusa una perturbación mental que le impulsa a comportarse como un animal. Desgarra sus vestiduras, se desplaza a gatas, muerde, gruñe. Algunos especialistas quizás exageran un poco la teoría al asociarla con cierto hirsutismo, es decir, el crecimiento exagerado del vello corporal (este desarreglo hormonal no es necesariamente asociable a la conducta licantrópica). Un tipo con mucho vello en el cuerpo, corriendo en cuatro patas y pegando aullidos, y he ahí, en la penumbra, al hombre lobo, dicen quienes buscan así un maridaje entre la creencia y la ciencia. Maridaje siempre deseable, pero no siempre posible.

Porque en el caso concreto de los “hombres lobo” uno tiene que tomar los relatos en su contexto completo. Es decir, el ser ataca, “es” un lobo (o un perro gigantesco, o algo híbrido entre ellos) y herido, el lugar de la misma se reproduce en el cuerpo de la persona que se supone se ha “transformado”. No olvidemos el efecto que en ellos tienen las balas y cuchillos de plata, así como la Luna llena en su aparición. Ah, y también como nota de color, el ser séptimo hijo varón.

A propósito de esto último, en muchos países –el nuestro, sin ir más lejos- se conserva la tradición que el Presidente de la Naciòn debe apadrinar al séptimo hijo de toda familia que así lo requiera. ¿Saben de dónde viene esta costumbre?. Pues precisamente, de épocas de hombres-lobo.

Porque desde la Antigüedad se afirmó que los Reyes y Emperadores tenían capacidades naturales de sanación espiritual. Quizás como recordatorio de su supuesta delegaciòn divina (en tiempos contemporáneos, del Dios de los cristianos, pero en todos los tiempos y culturas el rey era el depositario de los Dioses Arcanos de siempre). Por eso y hasta en tiempos tan recientes como el siglo XVII, el rey salía ciertos días del año a las puertas de su palacio a tocar los enfermos que le llevaban, precisamente por la creencia en esa capacidad de “sanación mágica”. Asimismo, era padrino de bautismo de todo séptimo hijo, para protegerle y prevenirle de la conversión en hombre lobo. Y con el advenimiento de las democracias, la costumbre real se transformó en costumbre tradicional de algunos Jefes de Estado.

Invocaba párrafos atrás antiguas enseñanzas esotéricas. Concretamente, cito dos fuentes: Dion Fortune, H. P. Blavatsky y Eliphas Levi. Pero también podría acudir a otras. Sin ir más lejos, el Conocimiento Ancestral de los originarios americanos. Pues para este último caso, el concepto del “nagual”, el “animal de poder” correspondiente, como reflejo en la Naturaleza, de cada ser humano, tiene imbricaciones similares.

¿Y qué es lo que dice la “hipótesis astral?. Ello obliga primero a repasar algunos conocimientos, diría que elementales, de Esoterismo.

En primer lugar, tener en cuenta la afirmación que lo que llamamos “cuerpo astral” (sí, el mismo que vehiculiza los tan mentados “viajes astrales”) es un plano de existencia extremadamente sutil que interpenetra –y casi duplica- el cuerpo físico y en realidad es la “correspondencia” en este cuerpo de todo un Plano Astral que imbrica, sostiene y se presenta como un entramado del Universo físico tal como lo conocemos.

En segundo lugar –tal como saben los estudiantes de Teosofía sin ir más lejos, pero no es exclusivo de esa escuela- el “Cuerpo de los Deseos” de nuestra naturaleza y el Cuerpo Astral son la misma cosa. Es decir, lo que se manifiesta como “deseos” en nuestra naturaleza es la manifestación perceptible del comportamiento del cuerpo astral. Acotaciòn al pie de página: si lo que percibimos como “deseos” es manifestación del cuerpo astral, se comprende mejor la universal y arcaica afirmación de todas las creencias en el sentido que el Amor es la fuerza más poderosa del Universo porque lo que entendemos –y expresamos- como “amor” (en cualquier de sus variantes) es el “tono” más elevado de manifestación de ese Plano Astral imanente a aquél.

Tercero: un individuo de vibraciones muy bajas en el sentido de sus deseos (ya saben, de deseos extremadamente primitivos, casi bestiales) teñirá a su cuerpo astral de esa misma naturaleza.

Cuarto y por consecuencia, la exteriorizaciòn de su cuerpo astral puede adoptar las características simbólicas (de representación) de ese tipo de vibraciones, porque…

… en quinto lugar y por Ley Universal del Mentalismo (ver mi libro “Fundamentos Científicos del Ocultismo”, interesados solicitarlo gratuitamente en ediciòn digital a: caintegral@yahoo.com.ar ) siendo todo lo existente emanación, ora sutil, ora grosera, de un Primer Principio (“Atman”), una entidad astral suficientemente “baja” no sólo será visible: será tangible (aquí deberíamos repasar los casos de “fantasmogénesis” y “ectocoloplasmías” de la literatura parapsicológica mundial).

La Luna y la plata

 Cualquier aficionado a la pesca sabe lo que ocurre si capturadas sus piezas bajo la Luna llena las deja expuestas unas horas “al sereno”: lisa y llanamente, se descomponen. La luz polarizada de Selene tiene efectos muy particulares, y todo médico emergentólogo sabe que en períodos de Luna llena aumenta la tasa de accidentes y de suicidios. Y a los perturbados psíquicamente, se les llama “lunáticos”, porque esa luz moviliza fuerzas del plano astral. Recordemos que el “hombre – lobo” se manifiesta durante esos períodos. Bien, hagamos un alto aquí y citemos (el lector lo sabe muy bien) que la única manera de “matar” al “hombre – lobo” es con un cuchillo o bala de plata. Incidentalmente, recordemos también que los “vampiros” (otra mitología que en su momento deberíamos revisar) tienen repulsión por los espejos. Recordemos que antiguamente el reverso de los espejos era cubierto con ázogue de plata. Sigamos recordando, por ejemplo, como llamaban las abuelas a los espejos: “luna”.

Histórico es el conocimiento que la plata es la “correspondiente” de la Luna, es decir, que al elemento astrológico Luna le corresponde la plata. Y es Eliphas Levi quien en su texto “Dogma y Ritual de Alta Magia” enseña: “las puntas de plata impiden la condensación de la luz astral”. Es decir, la manifestaciòn de la sustancia astral. Dejando de lado la experimentación empírica que uno mismo pueda aportar (que es mucha) aquí se pone de manifiesto no sólo el aspecto práctico (un cuchillo o una bala es una “punta de plata”) sino la naturaleza astral de los “hombres- lobo” al ser lo único que los combate, es decir, lisa y llanamente los disgrega.. La mítica «varita mágica» era —y es— una rama de avellano, abedul, milenrama, membrillo o sándalo, con un capuchón de plata en un extremo (obsérvese que las varitas de los ilusionistas de circo conservan la costumbre de un extremo blanco, como recuerdo desvirtuado de su origen).. Por eso el operador mágico siempre lleva una pequeña punta de plata consigo.

Finalmente, ¿porqué la “herida” en ese ente astral de deseos condensados se manifiesta como “herida” en el cuerpo del individuo?. Por cumplimiento del Segundo Principio Universal: la Ley de Correspondencia (al texto citado me remito para evitar ser aburridamente redundante aquí).

Como reflexión final otra pregunta: ¿Y si otras “entidades” tuvieran similar naturaleza?. ¿No les llama la atenciòn -por caso- que pese a la miríada de testimonios calificados de “yetis”, “piegrandes”, “sasquatches”, “chupacabras” -perdón, “Intrusos Esporádicos Agresivos”, para adoptar la seria terminología de algunos investigadores que si no se enojarán conmigo- y de rastros de sus apariciones nunca han sido capturados, eliminados “convencionalmente” (simples armas de fuego) y mucho menos encontrados cadáveres físicos?. (Recuerdo mi nota sobre el “Pombero”, aquí).  Alguien acotará que en muchas ocasiones esas apariciones están asociadas a observaciones de OVNIs. Y sería correcto. Pero incompleto, colegir de ello una presunta naturaleza extraterrestre, habiendo toda una dimensiòn “espiritual” también en esta fenomenología que ameritaría ser estudiada.

 

Posted in Contacto Extraterrestre, Esoterismo, Investigación OVNI, Ovnilogía Esotérica, Parapsicología | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | Leave a Comment »

Podcast AFR Nº 166: Conversaciones con Gustavo Fernández

Posted by Quique Marzo en 21-04-2016

Escuchá AFR, con Gustavo Fernández

Para ir a iVoox, clic en la imagen.

En este episodio de Al Filo de la Realidad…

Una larga entrevista a Gustavo Fernández en el podcast de la “Asociación para el Desarrollo de la Paz Interior“.

  • ¿Qué es el Centro de Armonización Integral?
  • ¿Cómo empieza G.F. en el mundo de la investigación paranormal?
  • Su encuentro con el abuelo Tlacaelel. Casa del Cóndor, el primer kalpulli argentino. La Toltequidad.
  • La práctica del temazcal. El temazcal terapéutico y el temazcal guerrero.
  • Cualidades del guerrero: La palabra dada y la impecabilidad.
  • El encuentro en Cantona: rescatemos lo ancestral pero vivamos en el siglo XXI.
  • Artículo: Nueva era Light vs Nueva era Revolucionaria.
  • Cambiar el individuo para poder cambiar la sociedad. La espiritualidad como herramienta de transformación propia y de la sociedad.
  • El hartazgo de la gente con la “espiritualidad” cosmética, mercantilista y mentirosa, anticipa un cambio trascendente.
  • Los cientificistas versus los espiritualistas.
  • ¿Cobrar por enseñanzas espirituales? ¿Conviene dar enseñanzas gratuitas? “Cobrar o no cobrar, that’s the question, che“.
  • ¿Qué es la “Autodefensa Psíquica”? Documental en nuestro canal de YouTube.
  • Vampirismo energético. Celos. Envidia.
  • Sexualidad, alimentación, y los condicionamientos de la Matrix. ¿Por qué elijo lo que elijo y cómo lo elijo? La mentalidad grupal y los egrégoros. La Sombra.
  • La Masonería.
  • Audiolibro: “Chamanes de las Estrellas. Hacia una lectura esotérica y espiritual del Fenómeno OVNI“.

 

Para escuchar en línea, dejar comentarios o DESCARGAR el audio en formato mp3, diríjase a NUESTRO SITIO EN IVOOX

Más opciones (email, RSS, iTunes) en: http://www.ivoox.com/s_p2_3844_1.html

También puede descargar el podcast “Al Filo de la Realidad” directamente a su teléfono móvil suscribiéndose (gratis) desde la app de iVoox –para iOS y Android– (consígala a pie de página en: www.ivoox.com).

¡No olvide recomendarnos en las Redes Sociales!

Posted in Entrevistas a Gustavo Fernández, Podcast | Etiquetado: , , , , , , , , | Leave a Comment »

NUEVA Formaciòn de Instructores en Autodefensa Psíquica en CHILE

Posted by Gustavo Fernández en 21-04-2016

ataque

Querid@s amig@s: La gente de Casa Huitzilinkalli, de Santiago de Chile, nos ha invitado a dicvtar una nueva Formaciòn, con lo que éste será el quinto viaje en menos de tres años con estos objwetivos a la hermana república. Compartimos la info que ellos están difundiendo, invitando a sumarse:

El crecimiento sostenido en el mundo de la práctica de la Autodefensa Psíquica impone la generaciòn de nuevos núcleos de Instructores autorizados. Gustavo Fernández, el más conocido referente hispanoparlante sobre la especialidad (autor del “Manual de Autodefensa Psíquica, productor y conductor del documental homónimo, profesor de más de un centenar de Instructores en siete países, Director del Centro de Armonización Integral)
La “Autodefensa Psíquica” es la disciuplina que estudia cómo prevenir, diagnosticar y abordar las perturbaciones sufridas por el ser humano provenientes de planos no físicos.

Temario:
·Contra qué luchamos: Vampirismo energético, Envidia , Larvas astrales, Cascarones astrales, Egrégoros, Remanencias psíquicas, Vórtices psicoespirituales, Paquetes de Memoria Thanáticos, Violación del Albedrío, Karma Universal y Karma Mundano, La Sombra, Ataques Psíquicos Conscientes
·Mantrams y Mudras de protecciòn
·Arquetipos visualizados, personalizados e idealizados
·Campana de Protecciòn Energética,
·Armonización por Cromoterapia Esotérica.
·Envenenamiento Mental, celos y celopatías. –
·Erotizaciòn de Paquetes de Memoria Thanáticos. –
·Diagnóstico de cuadros en base a herramientas radiestésicas.
·Símbolos. Símbolo de la Policía Astral
·Pequeño Sellado
·Gran Sellado. Empleo de puntas de plata

Fechas: Sábado 23 de 15:00- 20:00 hrs y Domingo 24 de 10:00 – 15:00 hrs Octubre 2016.
Lugar: Casa Colibrí. San Alfonso, cajón del Maipo, RM, CHILE.

La formación tiene un valor total de $180.000, incluye materiales y alimentación saludable. Si quieres alojar acá debes traer carpa y saco de dormir.
Matricula: $50.000 a descontar del total. Preguntar por facilidades de pago.

Info e inscripción al mail Espaciohuitzilin@gmail.com

Facilita: Gustavo Fernández, Temachtiani (Consejero) de la Agrupación Difusora de Conocimiento Ancestral “Casa del Cóndor” (Argentina), visita nuevamente Chile para una nueva Formaciòn de Guías de Temazcales. También, para compartir el primer taller de Tonallin (Yoga Tolteca).
Además de sus actividades al frente del Kalpulli (hermandad de transmisiòn de conocimiento) “Casa del Cóndor” y coordinador del “Movimiento Chamánico” (www.movimientochamanico.com.ar ) ha sido invitado a disertar en conferencias, congresos y dictar talleres en México, Colombia, Perú, Chile, Uruguay y España, además de distintos puntos de Argentina.

Importante: el Instructor en Autodefensa Psíquica cuenta con el aval del Centro de Armonizaciòn Integral, pero NO está sujeto ni subordinado de ninguna manera al mismo. Esto significa que puede ejercer libremente la actividad, dictar sus propios talleres sobre el tema sin ningún tipod e relaciòn o dependencia directa o indirecta ni económica con el CAI.La Formaciòn habilita al alumno o alumna para que, sin vinculaciòn alguna con la academia instructora, pueda dictar sus propios talleres y atender problemáticas de terceros.

L@s esperamos con el corazón abierto! ❤

OTRAS FORMACIONES QUE ESTARÁ DANDO GUSTAVO FERNÁNDEZ:
Formación Guías de Temazcal
https://www.facebook.com/events/1709779472637730/

Seminario de Tonallin (yoga tolteca)
https://www.facebook.com/events/1584979981813634/

Posted in General | Etiquetado: , | Leave a Comment »

RAPA NUI (ISLA DE PASCUA) CON GUSTAVO FERNÁNDEZ; Del 8 al 17 de febrero de 2017

Posted by Gustavo Fernández en 20-04-2016

1Una viaje Iniciático: acompaña a Gustavo Fernández a los sitios ceremoniales y sagrados de Rapa Nui. Conoce lo que esconden sus “ahus”, deslúmbrate con los enigmas de los “moais”, conoce la magia de sus volcanes, bucea en las aguas más transparentes del Pacífico, visita sus islotes donde el mito del “Hombre Pájaro” arroja desafíos al hombre y la mujer contemporáneos. Y participa activamente, diviértete en la “Tapati”, su fiesta anual, la más importante de la Polinesia.
 
Itinerario:
Día 1: salida desde Buenos Aires, escala en Santiago de Chile
Día 2: Recorrida por Hanga Roa, visita al Ahu Tahai, cementerio, Museo Antropológico. Por la noche, Tapati
Día 3: Visita a Puma Pau, Ahu Akivi, Hanga Ki’Oe. Noche libre (Tapati)
Día 4: Visita de día completo al volcán Rano Raraku (donde se tallaron los Moai) con su lago interno, Ahu Tongariki, Te Pito Te Kura y su misteriosa Piedra Sagrada Magnética y playa de Anakena.
Día 5: día completo en playa de Anakena (quien lo prefiera, día libre)
Día 6: Visita al volcán Rano Kau, la aldea Ceremonial de Orongo y Ahu Vinapú.
Día 7: Buceo (optativo). Por la tarde: visita náutica a los Motus (islotes).
Día 8: Libre. Por la mañana, sugerida caminata a Ana Kakenga -5 km- visita a Cueva Dos Ventanas. Tarde: Cierre de Tapati, sugerimos “producirse” de acuerdo a la cultura local.
Día 9: Regreso
 
IMPORTANTE: la organizaciòn se reserva adelantar (o retrasar) un máximo de 48 horas el esquema ya que puede ocurrir que los organizadores de la Tapati también hagan modificaciones de fechas. Tambi`´en, la redistribuciòn de la actividad de acuerdo al clima o disponibilidad de vehículos.
 
tahaiINCLUYE: pasaje en aviòn ida y regreso (si hay modificaciones de horarios por parte de la compañía aérea puede implicar una noche en Santiago), ocho noches de alojamiento en Hostal ATARIKI (en pleno centro de Hanga Roa) con desayuno incluido (o similar), Boleto Único de Acceso a Sitios Arqueológicos, transportes a sitios arqueológicos. Transfer in/out aeropuerto. Guía de Gustavo Fernández
Nota: el hostal Atariki no es de los más lujosos, pero siendo Isla de Pascua un destino turístico caro -tengan en cuenta que prácticamente todos los abastecimientos tiene que ser trasladado desde el continente- lo elegimos -como en anterior visita- por la cordialidad de sus propietarios, su inmejorable ubicaciòn y tener las comodidades suficientes y necesarias.
 
NO INCLUYE: otras comidas. Alojamiento en Santiago en caso modificaciones de horarios de vuelo obliguen a hacer noche, trtansfer in/out en este último caso desde y hacia aeropuerto. Seguro médico.
 
ARANCEL TOTAL: $ 28.000 (veintiocho mil pesos argentinos)
 
Concurrentes de otros países: deben gestionar por sus medios llegar a Isla de Pascua desde donde nos encargamos de la organizaciòn.
 
PASOS A SEGUIR: por estrictas cuestiones de organizaciòn, EL CIERRE DE INSCRIPCIÓN será el lunes 8 de agosto de 2016, con un único pago de $ 6.000 para reservar su plaza. Del saldo, el 60 % antes del 12 de setiembre (puede ser con tarjeta de crédito y en cuotas, este marcado anticipo del viaje es para congelar el precio del boleto aéreo). Saldo restante, al llegar a Rapa Nui.
La organizaciòn no se responsabiliza por modificaciones tarifarias de pasaje aéreo.
 
Desde Argentina:
Cuenta Banco Nación:
Caja de Ahorro
C.AH.: 2650-3907270516
CBU: 01103906 – 30039072705165
CUIL: 20-21512438/0
 
Desde el exterior:
Por Western Union a nombre de:
Apellido: Fernández
Nombres: Gustavo Mario
Doc de identidad: 12.154.716
Argentina
Enviando mail a: caintegral@yahoo.com.ar con nombre y apellido completos, fecha de nacimiento, teléfono personal, otro teléfono de referencia familiar, domicilio, número de documento o pasaporte, medicaciòn y posología (si se hace uso)
Para saber más:
 
 

Saludos cordiales

El Equipo de AFR

Posted in Arqueología Revisionista, General, Revisionismo histórico | Etiquetado: , | Leave a Comment »

EL MENSAJE DE LAS CALAVERAS DE CRISTAL (primera parte)

Posted by Gustavo Fernández en 14-04-2016

Sitio arqueológico de Chavín de Huantar

Sitio arqueológico de Chavín de Huantar

Inevitable escribir esta historia en dos partes. Porque una, la primera, ésta, tiene que ver con algo que fue. La segunda, con lo que vendrá en pocas semanas. Y no se explicaría la una sin la otra. De manera que invito a mis lectores a repasar esta historia (repasar, porque en buena medida ya la he contado) como necesario prolegómeno a la lectura que -paciencia mediante- deberá esperar a mi próximo viaje programado en julio a otro enigma para con él tratar de explicar este misterio: Chavín de Huántar. Insisto (porque nunca falta el distraído que pregunta lo obvio) : vuelvo a escribir sobre un tema que ya lo he hecho, sólo porque han pasado tres años (y apuesto doble contra sencillo que hasta quienes lo leyeron en su momento posiblemente lo han olvidado) y porque su desenlace en ese entonces tan infuso en la lejanía, hoy está muy próximo. Lo que me eximirá, cuando vuelva sobre este tema, a extenderme en prólogos e introducciones.

Soy plenamente conciente que mi razón de ser (cuán grande queda el término “misiòn”) en estos andares es la investigación. Y que la misma, si se precia de objetiva, debe tratar de tomar distancia de la propia emocionalidad vivencial aunque gracias al Principio de Indeterminaciòn uno (yo) experimenta cierto alivio cuando descubre que, después de todo, nunca se podrá dejar de ser subjetivo e interactuante.

Tres años atrás, un viaje. Uno de tantos otros, a México me permitió encontrarme con varias de las “calaveras de cristal” (así llamadas aunque no son necesariamente de esa sustancia), momentáneamente en custodia de la profesora Susana Rivera Vázquez en la ciudad de Puebla (gracias a la amabilidad de los queridos amigos Alma Briseida Álvarez Lomán y Christoph Motzet). Una vez más –aunque esto es sólo un comentario de color- tuve que volver a preguntarme, como alguna vez lo hiciera en tierras francesas en mi propia búsqueda del Grial, si había una sutil y casi jocosa fuerza oculta que me abría puertas y ponía en el camino de eventos sorpresivos para no permitir que jamás se agote mi capacidad de asombro.

Estudiando las calaveras de cristal

Estudiando las calaveras de cristal

 Para comprender el contexto, refiramos que la amiga Susana no es alguien desconocido y carente de representatividad intrínseca. Dirige la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias “Mashach”, (www.medicinasalternativas.edu.mx ) la primera institución en México reconocida oficialmente en el dictado de Terapias Holísticas, con Diplomaturas de validez oficial. Además de bellísima persona, tiene sobre sus espaldas el mérito y la responsabilidad de ser no solamente la cara visible más académica de estos abordajes complementarios sino el eje de inflexión entre los mismos y los estamentos educativos formales. Que no es poca cosa. Razones que –colijo e intuyo- pesaron lo suyo para que por distintas vías los objetos de nuestro interés llegaran a sus manos.

  Mencionemos un hecho no menor- este material es parte del patrimonio certificado por el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia), la entidad oficiosa que en México tiene absoluta autoridad sobre cuestiones arqueológicas. Rivera Vázquez es entonces custodia, depositaria; no propietaria. Esto implica dos aristas interesantes: primero, que autentica la validez histórica del material, eliminando la posibilidad de fraude –o que haya sido víctima de alguno, y en segundo lugar, ubica las piezas en un contexto arqueológico, por lo tanto, ancestral.

Un siglo de preguntas

   Desde que en 1927 Mitchell-Hedges encontrara en Lubaatún el famoso cráneo –aunque el Museo Británico tiene otro en su colecciòn desde 1897- la polémica entre “creyentes” y “detractores” signó este misterio como a tantos otros. No abundaré aquì en la polémica por ser sencillo encontrar abundantísimos referencias en Internet; sólo permítaseme decir que los argumentos “en contra” me parecen forzados, más enfocados a buscar dibilidades en los argumentos “a favor” que en hechos concretos. Y ciertas “evidencias”, como el hallazgo de “residuos de abrasivos modernos” en la calavera del Museo Británico me parecen sospechosos. Primero, porque “ensucian” la credibilidad del artefacto pero no explican por sí mismos el misterio de su fabricación. Y segundo, porque tengo fuertes razones para sospechar que desde hace unas décadas a esta parte hay una verdadera “contraconspiraciòn” en ciertos ámbitos académicos para descalificar mediante robos, manipulaciones, etc., toda prueba de “ooparts” (“out of place artifacts: artefactos fuera de lugar”). Si esta “operación” es producto de la “intelligentzia” académica o hay una mano Illuminati detrás –o ambas, funcionales la primera a la segunda- es una reflexiòn que excede el ámbito de este artículo.

 Fue empero en años recientes que comenzó a circular la versiòn de la existencia de “otras” calaveras, y de alguna manera, todas vinculadas, si no en origen cuando menos en finalidad, entre sí.  Para bien o para mal, la última película de Indiana Jones abundó en ese contexto. Y si bien la exageración visual de la cinta enturbia la idea primigenia, ésta es correcta: el fin de la multitudinaria existencia de calaveras –porque existen cientos en todo el mundo- es ser reunidas para producir “algo”. Pero qué es ese “algo”, es materia de opinión.

O de vivencias.

El Tlatoani (frente)

El Tlatoani (frente)

 En puridad, no son todas de cristal. Las reunidas en Puebla, por ejemplo, son de cuarzo blanco, cuarzo verde, cuarzo café y ciertas formas de mármol. Una, incluso, apodada “el Tlatoani” (“máximo jefe”, en nahuatl) es un cráneo humano recubierto de obsidiana, malaquita, jade, nácar…). Según su custodia, estas siete en concreto deberán servir de “disparador”, de poder convocante de otras muchas, hasta más de quinientas, que deberáan encontrar la forma de reunirse.

  Aquí es donde debemos hacer un alto en un ámbito aún no agotado, y plantear preguntas claras como punto de partida.  Por ejemplo, su origen geográfico. Alguna, como la del Tlatoani, extraída de la zona del Templo Mayor de Tenochtitlan, en pleno México DF. Otras, provenientes de la zona maya. Históricamente, de un período en todo caso prehispánico y quizás, como la llamada “Quetzalcoátl”, de sospechados cuatro milenios. Por cierto y en el caso de esta última, además del interrogante de la belleza de su confecciòn en tiempos en que se supone las herramientas eran más que toscas –y obsérvese que casi

El Tlatoani (lateral)

El Tlatoani (lateral)

todas ellas tienen delicados trabajos en sobrerrelieve, con lo intrigante que resulta la dificultad del mismo frente al más sencillo bajorrelieve- cabe preguntarse: habida cuenta de la habilidad técnica de esos pueblos para reproducir con fidelidad patrones, medidas y configuraciones humanas, el gran tamaño de esta calavera…. ¿es una licencia del artista o representaba a un ser cuyo cráneo tenía precisamente esas proporciones?.

Ya saben hacia donde apunto. ¿Imaginería artística?. ¿Objetos de culto?. ¿O imágenes perennes de visitantes extraterrestres?.

   Y aquí viene el que fuera mi dilema. Estudiar las calaveras significaba ser permeable a la idea de experimentar con ellas. Era lo que me pedía Susana que hiciéramos, todo mi grupo  y yo mismo. Dejando de lados prejuicios a favor o en contra de experiencias místicas, había que permitírselo, por educación y respeto y por objetividad investigativa. Pero a sabiendas que cierto público siempre elogia mi supuesta objetividad analítica y no prestarme a “divagues” de tipo místico, hizo que luego de esa noche me preguntara si haría bien en comentarlo públicamente, porque cualquiera tendría el derecho de pensar que fuera invento mío. La duda me duró, debo admitirlo, sólo un rato. Luego me encogí de hombros y concluí que mi obligación, precisamente para con mis lectores, es contar la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad. Y que cada uno piense lo que desee.

"Quetzalcoatl"

“Quetzalcoatl”

 De modo que, solo, caminé frente a las calaveras y comencé a tomar una a una.

 “Quetzalcoatl” llamó poderosamente mi atención, porque la fidelidad de sus rasgos –que hablaban de una cuidadosa atención puesta en obra por el artista que la hizo- se contradecía con su tamaño desproporcionado, lo que me hizo preguntar si no remitiría a un “guiño” de origen extraterrestre. En efecto, si tan pulcros y puntillosos habían sido sus elaboradores en los detalles anatómicos, ¿por qué no ser igual de prolijos al respetar el tamaño?. E hipotetizo: porque el original –vivo o no- de donde se tomó el modelo tenía, precisamente, esas desmesuradas proporciones.

Una consideración similar podíamos tener con la denominada “la princesa”, es decir, la más pequeña. Y respecto a las otras, es oportuno señalar aquí que su custodia les da “nombres propios”. Por ejemplo y si la memoria no me falla, “Isamar” es el dado a la de cuarzo verde. Cuenta nuestra anfitriona que los mismos, asociados a particulares vivencias, ocurrieron en su vivienda en tiempos recientes de reunir las mismas, y aquí es donde la racionalidad objetiva debe tomarse un descanso.

 No soy yo quien pondría en duda las manifestaciones de la profesora Rivera Vázquez. Pero ustedes me conocen: fiel

"La princesa"

“La princesa”

a mi espíritu que “no puede explicarse un enigma con otro misterio”, considero que las “canalizaciones”, “videncias” y otros fenómenos son plenamente dignos de consideración pero no me presentan evidencias palpables. Por lo que en ese momento, escuchaba con atención las palabras de nuestra amiga mientras –esto s importante- videogrababa a la misma. Hacía largos minutos que había comenzado a reportar todo en imágenes, hasta con los detalles formales de interrogar inicialmente a la paciente Susana en cuanto a sus propios datos filiatorios, circunstancias por las cuales las calaveras habían llegado a sus manos y un largo etcétera.

Las vivencias

 Susana nos propuso, simplemente, que tomáramos las calaveras y nos concentráramos en ellas, tratando de “conectarnos” y esperar “a ver qué pasa”. Primero lo hicimos individualmente –y sobre ello escribiré- Luego, tras una meditaciòn guiada, grupalmente. En cuanto a experiencias personales, sé que todos y todas –hablo de mi grupo: Mariela, Nora, Estela, David, Sebastián, Joaquín- tienen algo que contar pero por discreción no relataré lo que ellos me confiaron; sólo me remitiré a mis propias vivencias.

"La princesa"

“La princesa”

 Era quizás inevitable que la custodia de las calaveras me honrara indicándome ser el primero; así también era ciertamente inevitable que la situación me incomodara un tanto. Nunca me creí un buen canalizador de nada. No convivo con contactos preternaturales y mis convicciones, y las enseñanzas que transmito, no son el fruto de mensajes de otras dimensiones, sino del estudio, la investigación y la reflexión. Así que por educación y respeto acepté la incómoda situación, pero críticamente escéptico de que, por lo menos a mí, me pasara algo. De modo que mientras me levantaba de mi asiento y caminaba al frente, iba organizando mentalmente la excusa que daría al rato, conformando y no hiriendo susceptibilidades. Suelo ser bastante convincente, y mientras tomaba en mis manos la primera calavera –la más grande, la que llaman “Quetzalcoátl”- me dije que, después de todo, terminar la experiencia sugiriendo con una sonrisa que nada me había pasado además de evitar una “disparada” de misticismo del resto de los presentes que permanecían expectantes –mi gente y un nutrido grupo de allegados a la casa- conllevaba también la convicción que nadie es culpable de su abotagada mendiumnidad, y entonces…

 “Nunca te alejarás de la Toltequidad”

Demoré unos segundos en reaccionar. Lo había escuchado claramente; pero mirando los rostros atentos de la

"Isamar"

“Isamar”

concurrencia era obvio que nadie de ellos había pronunciado la menor palabra. Miré la calavera frente a mí, y se estaba riendo. Se estaba riendo de mí. Tardé otro par de segundos en darme cuenta que la pétrea mueca de aquella en nada había cambiado y lo que ocurría es que estaba sintiendo que la calavera se reía de mí. No escribiré aquí la típica frase de escritores venidos a menos: “En ese momento pensé que estaba volviéndome loco”, quizás porque alguno diría que tal vez lo he estado siempre. Allá ellos: creo no estarlo y, por cierto, ni siquiera lo pensé en ese momento. Simplemente (¿simplemente?) la calavera me había hablado por medios no físicos y parecía divertida a costa mía. Sólo eso.

La frase “escuchada” merece una explicación que deberá orillar cuestiones muy personales. Lo explico brevemente aquí, sepan disculpar la indiscreción, pero necesito que comprendan el contexto. Precisamente en esos días era tema recurrente, en lo personal y en diarias conversaciones con mi señora, la posibilidad de alejarme gradualmente de la Toltequidad y el Chamanismo, dándolo como un camino ya recorrido. Era la decantación de un proceso que comenzara unos tres años atrás, cuando un par de “jefes” de la Mexicanidad  llevados por mí a Argentina en contubernio con una patética mujer local traicionaron mi confianza y me estafaran económica y moralmente y, no conformes con ello –o tal vez temerosos que en alguna ocasiòn mi denuncia pública afectara sus oscuros intereses en mi misma ciudad, captando incautos ignorantes de que, nunca tan bien empleado, el hábito no hace al monje, con promesas de “espiritualidad indígena”- insistieran durante en algún tiempo en ponerme algunas piedras en el camino. No cederé aquí, por lo menos ahora, a la tentaciòn de desnudar sus miserias morales y personales; baste saber que fuera de las acciones legales que tengo en proceso mi poca paciencia se vio harta de tanta “toltequidad de cotillón”.

"Isamar"

“Isamar”

De modo que era un período de reflexiones personales que de una u otra manera se desenvolverían en esa direcciòn cuando llega esta calavera a mi vida y me dice lo que me dijo. Tres años después, las consecuencias son para mí más que evidentes: no solamente no me he alejado de la Toltequidad, sino que he llevado la difusión de la misma a geografías impensadas, y nuestra Agrupaciòn Difusora de Sabiduría Ancestral “Casa del Cóndor”, con sede en Paraná, se ha transformado en un inevitable referente internacional sobre el tema.

      Dejé al irreverente Quetzalcoatl sobre la mesa tratando que mis facciones no delataran mi sorpresa y pasé a la siguiente, la simpática con cara de primate. Ahora no fue una frase textual lo que percibí, sino un “concepto” (no sé de qué otra forma definirlo): no debería preocuparme por mi mano. Quizás algunos de ustedes sepan que unos meses antes había sufrido una muy grave quemadura en mi mano izquierda. Había mejorado notablemente, pero tenía ciertas limitaciones y, para peor, soy zurdo. Íntimamente –ni siquiera se lo había confesado a mis seres queridos- temía en esos días que nunca se recuperara completamente su funcionalidad; es obvio que fuera lo que fuera que se expresaba a través de la misma opinaba distinto. Hoy he recuperado absolutamente su función.

   Fue entonces el turno de la de cuarzo blanco. La levanté, la apoyé en mi frente con los ojos cerrados, en silencio.

La de cuarzo blanco. De ella percibí la frase: "Busca el lanzón"

La de cuarzo blanco. De ella percibí la frase: “Busca el lanzón”

Abrí los ojos, perdiéndome en las profundidades de esas cuencas vacías y entonces, sí, “oí” mentalmente, otra vez, una frase:

 “Busca el lanzón”

Ni la menor idea entonces a qué se refería. La dejé en su lugar y continué con las demás sin que nada particular ocurriera. Se me ocurre que si fuera sólo juegos de mi imaginación, ésta es lo suficientemente creativa para que con las otras tuviera algo que contar. Tres sobre siete no es un buen promedio, pero la escasez de resultados, por otro lado, me convence que “algo”, exterior y objetivo, tuvo que ver con los mensajes.

       ¿De qué “lanzón” me hablaba?. Cuando finalicé la ronda comenté con todos los presentes lo sucedido, pensando que alguien podría darme alguna sugerencia sobre ese bendito lanzón –no tanto sobre los otros dos casos, que se explicaban solos- Todos, unánimemente, dimos por sentado que se refería a alguna lanza de gran tamaño, y recuerdo que alguna de las damas sugirió que quizás el “Tlatoani” –la calavera humana recubierta de obsidiana, jade y nácar- pedía que buscara algún arma de su pertenencia. Pero rápidamente descartamos esa posibilidad, toda vez que no me ocurriò con ducha calavera y por otro lado, ambas, la humana y la de cuarzo blanco, provenían de regiones geográficas e históricas bien diferenciadas.

  Al día siguiente visitamos el sitio arqueológico de Cacaxtla, donde aún se conservan frisos de tiempos teotihuacanos

Cuarzo café.

Cuarzo café.

o toltecas. Mientras paseábamos por el templo mi gent eme llamó a los gritos para señalarme una de las figuras, un guerrero que enarbolaba una ostentosa lanza. Sugirieron que podría ser el “lanzón” del día anterior. No me convenciò.

      Al atardecer, de regreso a nuestro hotel, decidí lanzarme a una furibunda búsqueda por Internet –que la noche anterior no me había sido posible pues la tertulia terminó en una inolvidable cena entre amigos hasta horas muy tardías- No tuve que buscar mucho: rápidamente, las primeras referencias me confirmaron lo que en el viaje de regreso del sitio arqueológico venía barruntando: que se refería a El Lanzón, monolito pétreo sumamente misterioso que se encuentra en las profundidades cavernosas bajo otro sitio arqueológico, éste en Perú: Chavín de Huántar.

 ¿Qué son las calaveras?

Cuarzo café. Inscripciones.

Cuarzo café. Inscripciones.

    Trascendiendo estas experiencias personales, he invertido bastante tiempo en meditar exactamente “qué” son las calaveras. Es decir, cuál sería, específicamente su funciòn. Y mi conclusión es que los Ancestros, profundos conocedores del manejo d elos “planos sutiles” –como lo he demostrado en mis referencias a su conocimiento y empleo de las Energías Telúricas- las emplearon como “puntos de anclaje” en el más estricto sentido parapsicológico del término.

¿Qué es un “punto de anclaje”?

  En Parapsicología llamamos así al lugar, objeto o persona donde se “adhiere” –ancla” una cierta carga de energía psíquica. “Puntos de anclaje” son cooptados por los Paquetes de Memoria

 Adherimos aquí a la hipótesis del biólogo francés Jean Jacques Delpasse: sus “paquetes de memoria”. Delpasse habría demostrado que las moléculas de la consciencia sobreviven a la descomposición del tejido nervioso, base biológica de nuestros procesos mentales. Que esos “quantum” de energía que codifican la memoria, el yo, la personalidad (en suma, la consciencia) aglutinados como un racimo de letras que portarían toda la información adquirida a lo largo de toda una vida –no otra cosa sería nuestra entidad consciente– podrían seguir insertos en el Universo perpetuando nuestra existencia, no como un espíritu adimensional incapaz de interaccionar con la materia y, por lo tanto, incompatible con nuestros modelos físicos, mucho mejor elaborados que esos ingenuos esquemas teológicos, sino como glóbulos de energía condensada: los “paquetes de memoria”.

  En consecuencia, “ronda” aquello que permanece en su consciencia subliminal como última referencia espacio-temporal, el lugar donde reposan sus restos, o donde falleciera por enfermedad o accidente, su vivienda, objetos o sus seres queridos. A todos ellos los denominamos “puntos de anclaje”.

De derecha a izquierda, mi mujer, Mariela, Susana Rivera Vázquez y un servidor

De derecha a izquierda, mi mujer, Mariela, Susana Rivera Vázquez y un servidor

  Sospecho fuertemente que los antiguos habitantes de esas tierras anahuacanas, al igual que en casi paralelos momentos históricos otros antiguos, egipcios en este caso, conocían como crear objetos que sirvieran de “vasos comunicantes” entre entidades de planos sutiles y este plano tridimensional. Es posible que la “inteligencia” que se manifiesta a través de las calaveras sea el “paquete de memoria” (“espíritu”, para acudir a un término fácilmente entendible pero que no termina de convencerme en este contexto)  de alguien que habitó en envoltura carnal y ahora contacta desde “otro plano”. Es posible también que las calaveras vehiculicen una información que esté registrada en “planos akhásicos” y nuestra conciencia, a través de ese mecanismo de defensa yoico que es la Racionaloizaciòn, la reconstruya psíquicamente como un “discurso” y una carga emocional que le de “sentido” (de la misma manera que la interfase gráfica de su computadora le permite ver en forma de letras, dibujos, fotos, videos, lo que es sólo una inmensa avalancha de “bits”). Y también es posible que sean el interruptor que comunica dos momentos del Espacio-Tiempo, el “aquí y ahora” y el “allá” de seres que desde algún lugar comparte este momento. En lo personal, tiendo a adscribir más bien a la primera de estas tres hipótesis.

 Finalmente, sólo me resta esperar, en este hilo de Ariadna que me lleva por la vida “tropezando casualmente” (nótese la sutil ironía) con situaciones y objetos extraños, las sorpresas que no dudo aguardan su turno para maravillarme. Qué bueno es, a pesar de mis años (aunque más pesa el kilometraje que el modelo) haber descubierto que no soy capaz de colmar mi capacidad de asombro.

En pocas semanas, estaré dirigiendo mis pasos a Chavín de Huantar, ese enclave que alguna vez se supuso de los más antiguos de América. Sitio de iniciación mística de un pueblo cuyas características aún permanecen en las sombras de la Historia, en sus profundidades, en el cruce de dos pasajes subterráneos, sigue durmiendo su sueño de milenios esta columna, cubierta de grifos, de sentido y razón de ser aún desconocido. Solo, penetraré en las profundidades de la tierra y con la mera compañía de la luz de mi linterna, iré a mirar de frente al Lanzón. Tal vez (sólo tal vez) encuentre alguna respuesta.

Será el momento, entonces, de compartirlo con ustedes.

Sinopsis visual de estas calaveras: https://www.youtube.com/watch?v=xoqE9uVHg-k

Posted in Arqueología Revisionista, Contacto Extraterrestre, Indigenismo, Investigación OVNI, Ovnilogía Esotérica, Revisionismo histórico | Etiquetado: , , , , | 4 Comments »

FENG SHUI: la milenaria ciencia china de armonizar el hábitat

Posted by Gustavo Fernández en 11-04-2016

"Feng Shui: armonizando las energías d ela casa y el comercio", Editorial 7 Llaves, Buenos Aires, año 2000

“Feng Shui: armonizando las energías d ela casa y el comercio”, Editorial 7 Llaves, Buenos Aires, año 2000

Escribo este artículo con ánimo introductorio: los lectores de “Al Filo de la Realidad” están acostumbrados a investigaciones y reflexiones de otra extensión y profundidad en estas temáticas; pero considerando que el Feng Shui no tiene aún la difusiòn que su eficacia amerita, he ahí la razón de estas líneas, con el interés de acercar a otros espíritus inquietos a estos estudios (lo mismo que me llevara, en su momento, a escribir aquél libro sobre Feng Shui que la editorial 7 Llaves de Buenos Aires editara años atrás).

Cualquiera sean nuestras desgracias o dificultades cotidianas, ninguna técnica de abordaje de las mismas es útil si el individuo afectado carece de un entorno que lo armonice, que lo equilibre y al cual pueda correr a refugiarse cuando las presiones excedan su capacidad de resistencia. Porque ni las técnicas de protección espiritual, ni los sistemas más avanzados de abordaje analítico pueden sobrevivir al embate furioso de semanas, meses y en ocasiones años de desdichas.

En ese momento, es cuando se hace imperativo contar con un “oasis”, un refugio donde recargar las baterías y potenciarse, anímica, intelectual, emocional, física y espiritualmente, para salir a enfrentar la nueva batalla de cada día. Y si ese oasis es la propia casa, mejor.

Algo parecido puede decirse del lugar de trabajo de uno. Algunos somos lo suficientemente afortunados para poder trabajar en lo que queremos y donde queremos, con lo cual tenemos toda la comodidad de ambientar el lugar de acuerdo a nuestros gustos y, en este caso, de acuerdo a nuestros conocimientos. Pero otros se ven constreñidos a desempeñarse en ámbitos que les son ajenos, donde apenas pueden aportar algún que otro detalle: la posición de tal escritorio o mesa, algún adorno, una pequeña planta, sugerir un tipo de iluminación o de colores de las paredes. Y en estos últimos casos, lo que debería tratarse de un ambiente de estimulación positiva se va transformando, lenta e inexorablemente, en un “agujero negro” de la energía del trabajador.

Para revertir estas situaciones, potenciar al máximo nuestro rendimiento y transformar el espacio físico en que habitualmente nos desenvolvemos en un foco de positividad, está el milenario arte del “Feng Shui” chino, una disciplina que entiende que por la superficie de la Tierra discurren todo tipo de energías (o, deberíamos decir más exactamente, una sola gran energía, el Chi que según la orografía del terreno y la disposición de los ambientes de una vivienda, tiene manifestaciones, ora positivas, ora negativas) que pueden ser manipuladas, dirigidas y/o neutralizadas, según las circunstancias. Una disciplina que contó con el favor de emperadores, incapaces de decidir la instalación de una nueva ciudad, un templo o una fortificación sin que los geománticos de la corte decidieran primero su emplazamiento.

Antecedentes históricos

El Bagua

El Bagua

La idea de que la Tierra está recorrida por flujos de energía que interactúan con la vida biológica y obviamente con el hombre, ni es original ni personal de los chinos; si bien desde tiempos tan remotos como el 4000 AC los habitantes del imperio del Dragón Celestial vienen desarrollando una técnica del “viento y del agua” (que es lo que significa “feng shui”, llamada así por ser los dos elementos de la naturaleza que mejor expresan los conceptos de adaptabilidad y fluidez, características comunes a toda energía), y siendo seguramente quienes desarrollaron estudios más profundos en ese sentido (fueron los primeros en señalar que así como el ser humano tenía líneas energéticas en su cuerpo –los “meridianos” de acupuntura- el planeta los tenía sobre su superficie –las así llamadas “venas del dragón”) casi todas las grandes civilizaciones, en distintos momentos de la historia, llegaron a similares conclusiones. No podemos olvidar el uso de tales conceptos entre los druidas y tal vez pueblos preceltas de Europa (el moderno descubrimiento de las “líneas ley” –llamadas así porque en Inglaterra, lugar de su descubrimiento, unen poblaciones con las partículas “ley” o “leigh” en sus nombres) y entre los incas (donde los “caminos reales” eran trazados cuidadosamente por los astrólogos).

Por otra parte, es muy interesante observar que la geomancia era una disciplina sumamente respetada entre todos los pueblos antiguos, tanto como método de conocimiento del futuro así como sistema para determinar los lugares energéticamente favorables o no, lo que la moderna geobiología viene a redescubrir. Hoy en día, la radiestesia (véase al respecto las lecciones correspondientes en este curso) aunada a la  física permite, con abordaje científico, reinsertar en el conocimiento contemporáneo los descubrimientos de los sabios de la antigüedad.

Cada casa es un microcosmos en estrecha relación con sus habitantes. De ahí que la armonía o la falta de equilibrio en su ubicación, y la situación de los objetos en su interior puedan influir en nuestras vidas. La milenaria técnica china del Feng Shui puede ayudarnos a reciclar de forma positiva los espacios donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, transformando nuestro hogar en un foco de radiaciones altamente favorables para todos los aspectos de nuestra vida, y aún matizando en nuestro lugar de trabajo las consecuencias energéticamente desfavorables y llegando a revertirlas en forma de cambios, pequeños pero significativos, en al decoración, permitiéndonos recuperar la energía que perdemos inadvertidamente.

Es un hecho considerado por todas las “disciplinas alternativas” que todos los aspectos de nuestra vida, desde el económico al afectivo, desde la salud del cuerpo hasta nuestras relaciones con los demás, desde el éxito en los exámenes hasta la comunicación con nuestro hijos, son aspectos meramente parciales de un equilibrio holístico que debe mantener el ser, interpenetrando lo energético y lo espiritual. Sobre la composición y realidad de los campos energéticos no nos extenderemos aquí; ya lo hemos hecho en otras obras a las cuales remitimos al lector. Baste señalar que, respondiendo a la Ley Cósmica de Correspondencia, donde lo microcósmico se identifica con lo macrocósmico, es un hecho que si estamos desequilibrados energéticamente es dable esperar que nos desequilibremos y perturbemos económica, afectiva o socialmente.

Para ponerlo de otra forma; cuando usted atraviesa una circunstancia enojosa de cualquier naturaleza, si sólo busca la solución en el mismo terreno aparente donde se ha producido el problema, sólo conseguirá minimizarlo o suspenderlo provisoriamente; tarde o temprano, los males regresarán. ¿Acaso no ha observado usted numerosas veces en su vida a muchos conocidos que, a través del tiempo y más allá de cuántas soluciones busquen, siguen teniendo inexorablemente los mismos problemas a través de los años?. ¿Nunca pensó que una circunstancia desfavorable estaba aparentemente solucionada hasta que, como maleza perniciosa que crece en cualquier intersticio, reapareció en el momento en que menos lo esperaba, como un virus latente aguardando en su organismo la ocasión propicia para manifestarse?. Es una verdad contundente que toda expresión de un desequilibrio (falta de dinero, problemas con nuestros superiores, separación de ser amado) es apenas la expresión, en el grosero mundo material, de desequilibrios preexistente en planos más sutiles, como el mundo espiritual y el mundo de las energías.

Con esto no queremos decir que con una mera armonización solucionará todos sus problemas. Queremos significar que, para que las soluciones implementadas (laborales, familiares o de la naturaleza que sea) sean definitivas deben ir acompañadas de una armonización del lugar donde usted se desenvuelve. Y que para evitar en el futuro tales desagradables contingencias, debe mantener la armonía preestablecida.

Porque el Feng Shui sintetiza las tres exigencias de la sabiduría hermética de la Antigüedad; se alimenta de aspectos espirituales, satisface la investigación experimental y además es un arte que desemboca en el placer visual de la estética de la vida.

¿Pueden mejorar nuestras relaciones afectivas por poner una planta en la esquina derecha del dormitorio?. ¿Influye en nuestra existencia el lugar de entrada a nuestra casa?. Por increíble y trivial que parezca, aquellos que han experimentado la influencia del Feng Shui así lo afirman. Expertos en estas técnicas han comprobado reiteradamente sus efectos. Para ellos, al igual que para los antiguos sabios chinos, nuestra casa es una segunda piel que nos protege del exterior. Es también un organismo vivo que, como nosotros, tiene boca, ojos, órganos internos cuya energía bloquearse y provocar todo tipo de problemas y malestares en nuestra vida, o bien circular con fluidez, en cuyo caso el espacio que nos rodea se convierte en un poderoso imán que atrae hacia nosotros el equilibrio y la armonía.

El Feng Shui se basa en la paciente y minuciosa observación de la naturaleza que los filósofos chinos han practicado durante milenios. Quizás cueste creer en algo tan intangible, pero cuando los practicantes de Feng Shui realizan cambios en sus hogares, comprueban que esos cambios se producen también en sus vidas. Y es que, aunque pensemos que estamos aislados de lo que nos rodea, formamos parte del mapa energético de nuestro entorno. Como la física ha demostrado, todo en el universo es vibración. Hay una vibración entre las viviendas y los seres que las habitan, de tal modo que en toda casa se reflejan los patrones de conducta de sus ocupantes.

Desde este punto de vista, de nada servirían la meditación, las dietas sanas y todas nuestras buenas intenciones de vivir en armonía, si habitamos o trabajamos en el interior de lugares perjudiciales por su orientación o contenido para nuestra salud, mientras que conseguir el máximo de bioenergía en los espacios en que nos desenvolvemos mejorará nuestra existencia cotidiana.

Ya escribimos que los efectos de las energías invisibles sobre el ser humano son, por otra parte, claros y cuantificables, como lo han demostrado la Radiestesia y la Geobiología que estudia las energías terrestres. De hecho, aunque no sean las mismas, Geobiología y Feng Shui son complementarios. Elementos como la electricidad, el ruido, la televisión o la compactera se han ido incorporando a nuestras vidas y tales disciplinas nos permiten calcular los efectos sobre el ser humano.

Si alguna duda aún existiera sobre estas afirmaciones, el reciente y polémico descubrimiento que la exposición durante años a líneas de media o alta tensión –las que habitualmente alimentan amplias zonas residenciales, tendidas a través de torres metálicas que cruzan barrios enteros- aumenta la incidencia de distintos tipos de cáncer –especialmente linfático y sanguíneo- viene a corroborar esta afirmación.

 El comunismo chino puso al Feng Shui en la lista de supersticiones, pero ha sido imposible desarraigar esta disciplina de la sociedad. Actos como determinar el trazado de carreteras, construir edificios, demoler un muro o erigir una estatua en una plaza se rigen aún, en China, por ella. La profunda veneración que los chinos profesan a sus antepasados, y que precisamente fue origen del Feng Shui –encontrar un lugar idóneo para las tumbas era primordial pues si los muertos están contentos derramarán bendiciones para los vivos- continúan tan vigentes que los chinos de Hong Kong visitan incluso las tumbas de los extranjeros para no desatar las iras de los difuntos. Los hombres de negocios de la mítica ex colonia inglesa tienen tanto miedo de no respetar las reglas del Feng Shui, que el edificio de cuarenta y cinco pisos construido recientemente por el célebre arquitecto Norman Foster, como sede de un gran banco, se realizó según los consejos de Koo Pak Ling, un afamado geomántico, y se suprimieron por ello los pisos cuarto y decimocuarto, cuyos nombres en chino son de mal agüero, pues se parecen demasiado a “muerte” y “muerte súbita”.

En las últimas décadas las reglas del Feng Shui se han extendido hasta 0ccidente. Hombres de negocios como Richard Branson, el excéntrico multimillonario inglés fundador de las tiendas “Virgin”, no tienen reparos en confesar que no dan un paso en sus negocios inmobiliarios son consultar a un experto en Feng Shui. Y el controvertido cantante británico Boy George –vocalista del grupo pop Culture Club– quien recurrió al Feng Shui cuando su vida estaba a punto de derrumbarse, ha declarado abiertamente haber terminado con muchos aspectos neuróticos de su personalidad al ordenar su casa siguiendo las leyes de este arte.

Su filosofía tiene en cuenta fundamentalmente dos aspectos: primero, que todo cuanto hay sobre la Tierra es un burdo reflejo de lo que pasa en el cielo y en segundo lugar, la unidad dual compuesta por dos fuerzas opuestas, el yin y el yang. Hallar el equilibrio entre el cielo y la tierra, yin y yang, es la meta de todo practicante de Feng Shui. Este propósito se reflejó primeramente en la antigua China en un Feng Shui del paisaje, necesario para la feliz ubicación de tumbas, poblados y casas, que tenía en cuenta lo que se ha dado en llamar las energías del Dragón celeste (yang) y el Tigre blanco (yin), dos corrientes magnéticas distintas, masculina o positiva la una y femenina o negativa la otra, que representan las energías del cielo (yang) y de la tierra (yin). El Dragón se manifiesta en las elevaciones del terreno, colinas, montañas, etc., mientras que el terreno llano y ondulante simboliza la energía terrestre del Tigre. El lugar donde ambas se cruzan, donde no hay preponderancia de ninguna de las dos, es el favorable para situar una tumba o una casa, siempre y cuando haya además un equilibrio entre el resto de los elementos presentes. El punto central de una cadena de colinas en forma de herradura, por ejemplo, sería el sitio ideal para fundar una ciudad, y en tal enclave es donde se encuentra la ciudad china de Cantón, como ejemplo significativo.

Finalmente, quiero hacer una observación personal: en los últimos años ha cundido en nue4stro medio una vertiente de la llamada “Escuela de la Brújula” (sólo una; justo es señalar que en esa corriente no todos opinan igual) denominada “del Hemisferio Sur”, que sostiene que para este hemisferio debe girarse literalmente 180º las interpretaciones milenarias porque, aparentemente, “se invertirían las polaridades”. Si bien es cierto que el comportamiento de ciertos cambios rota -por ejemplo, el drenaje de un remolino de agua, como el de la bañera, gira en sentido opuesto en el hemisferio sur a como lo hace en el norte) no hay inversión de polaridades en sentido estricto: hemisferio norte o hemisferio sur, el norte es el norte y el sur es el sur, donde, en definitiva, apunta la brújula, ya que se trata de “direcciones cardinales” y no “polaridades”, por lo que es obvio que en nuestros sureños países la aplicaciòn de los rumbos del Feng Shui debe ser, universalmente, la misma.

Posted in General | Etiquetado: , , , , , , | 2 Comments »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.090 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: